Padres e hijos | Problemas de los hijos

padres e hijos
Los problemas de los hijos

Inapetencia infantil

Entre los dos y cinco años, los niños presentan constantes episodios de inapetencia, lo cual crea una gran preocupación en los padres. ¿Cómo saber cuándo es enfermedad y cuándo capricho?

Es común ver que los padres ensayan toda clase juegos, piruetas, regalos, para hacer que los niños coman y se alimenten bien, y a pesar de todos sus esfuerzos ninguna estrategia surge efecto. Además, los adultos se desestabilizan un poco al ver que los chiquitos comen muy bien un día pero al otro no quieren probar bocado. Adicional a todo lo anterior, a veces pareciera que pasan demasiado tiempo sin comer y eso refuerza la angustia.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado en la forma en que afrontamos esta situación, pues la preocupación de la familia puede ocasionar actitudes de alimentación inapropiadas o medidas disciplinarias que pueden agravar el rechazo por el alimento.

¿Qué sucede en los niños de dos a cinco años?

Por lo general, los niños en esta etapa sufren un normal “desgano fisiológico” característico de la edad, lo cual ignoran los padres y por eso se atormentan con el hecho de ver que su pequeño no quiere comer nada.

Realmente, son muy pocos los casos en donde se halla una verdadera enfermedad que causa la inapetencia, pues además de que va acompañada de otros síntomas, es una conducta permanente, no esporádica como suele suceder en los niños de dos a cinco años.

La mayoría de los niños que rechazan comer tienen un apetito apropiado para su edad y su ritmo de crecimiento. Durante estas edades, el estándar normal es que los niños aumenten entre 1 y 2 kilos por año, a diferencia de cuando estaban en su primer año. Como consecuencia, ahora necesitan menores requerimientos nutricionales y sienten menos apetito.

A estas edades, los niños están más interesados por el mundo que los rodea que por los alimentos. Ellos están descubriendo cosas nuevas, su única ocupación es el juego y la aventura, por ende, las comidas le quitan tiempo valioso a su actividad predilecta. Igualmente, ellos aún no son conscientes de que el cuerpo humano necesita alimentarse para su sano desarrollo, y por eso no le dan la importancia que requiere. Los adultos serán los responsables de ir inculcándoles aquellos hábitos en un lenguaje apropiado a su nivel de comprensión.

Por lo tanto, forzarles a comer un determinado alimento puede ocasionar graves consecuencias, dejando un precedente en la comida y haciendo que esta experiencia se vuelva negativa y poco placentera. Además, una presión excesiva también puede llevar al rechazo del alimento.

Recomendaciones para los padres

Para los niños, su principal modelo de conducta es la familia. El ejemplo de sus padres y hermanos es fundamental para que ellos adquieran unos buenos hábitos alimenticios. Si los pequeños observan que sus padres tienen una mala actitud hacia la comida, o rechazan algún alimento, ellos imitarán su comportamiento. Así que lo primero que debe hacer es observarse y corregir posibles errores.
Establezca horarios que le permitan a los niños tener una rutina y organizar sus horas de comida. Es importante que entre las tres comidas principales hayan pequeños refrigerios nutritivos como frutas o lácteos. Evite darles golosinas o “comida chatarra”, mucho menos antes de las comidas.
Es clave que los padres demuestren paciencia, disciplina y firmeza. Convertir las comidas en momentos de forcejeos, luchas y ruegos, lo único que provoca es un mayor rechazo por parte del niño hacia los alimentos. Se debe buscar que la hora de la comida sea un rato amable, alegre y placentero.
Se recomienda no dejar que el niño vea televisión ni jugar mientras come, pues terminará despintándose de su objetivo principal.
Medir adecuadamente las cantidades de comida, no se le puede servir abundantemente pues de solo verlo, sentirá llenura y terminará refutándolo.
Convertir los alimentos en castigos, súplicas, sobornos y premios, es un error que no deben cometer los padres. Estas técnicas de alimentación erróneas provocan un rechazo en los niños.
Todo entra por los ojos, los diferentes colores y formas son muy estimulantes. Ponga a volar su imaginación para hacer recetas gustosas y atractivas a la vista. Además, el olor, la variedad de los alimentos, la compañía y la atmósfera que se crea alrededor de la comida son también factores determinantes.
Es muy buena táctica, invitar a que los pequeños participen en la preparación de las comidas, ellos se divertirán y querrán comer lo que resultó de su obra.
Por último, tenga muy presente elogiar y felicitar al niño cuando se alimenta bien, ellos necesitan ese reconocimiento cuando su comportamiento es el adecuado.

Fuentes: abcdelbebe.com, guiainfantil.com, consumer.es
Imagen: Getty Images

Video complementario



Mis papás se divorciaron, ¿qué hago?

Por: Elizabeth Aguilar Lizano (Psicóloga)
enfoquealafamilia.com

Cuando tus padres se divorcian, se dan muchos cambios alrededor de tu vida y de la vida de tu familia, y uno de ellos es la vivencia del duelo. Un duelo no solo se experimenta cuando alguien muere, sino que es un proceso que se atraviesa con cada pérdida en la vida. Durante esta situación, es probable que experimentes una etapa de negación en la que creas que el conflicto no es nada grave, que todo se va a resolver pronto y que tus papás no se van a divorciar. También, es posible que pases por periodos de enojo, en los que sientas que todas las personas están en tu contra, que “las cosas malas” solo te pasan a vos e incluso, que sientas rabia contra uno o ambos de tus padres por la situación que te están haciendo vivir. Aunado a esto, te puedes sentir culpable, y creer que el conflicto de tus papás se dio por algo que hiciste; también puedes estar triste y confundido al no saber porqué se están separando ellos ni qué va a pasar con tu familia. Por ello es importante que conozcas la mejor manera en que puedes sobrellevar el divorcio de tus padres.

Lo primero es entender que lo que se está terminando es la relación de ellos como pareja, y no la relación de ellos como padres con respecto a vos como hijo(a). Lo ideal sería que tus padres te comenten con honestidad las verdaderas razones del porqué se están divorciando, pero si eso es un tema difícil en tu hogar, es recomendable que trates de no asumir la responsabilidad por las decisiones que ellos, como adultos, han tomado. Quizá haya detalles que no vale la pena que conozcas, pero trata de escuchar lo que ambos tienen que decir al respecto, porque cada persona visualiza los conflictos desde su propia perspectiva y si te quedas con la versión de solo uno de ellos, es probable que no logres entender la dimensión total de los motivos que llevaron al divorcio.

De esta manera, es fundamental que procures mantener una comunicación fluida tanto con tus padres como con el resto de la familia, y que no te aísles; recuerda que toda tu familia está atravesando una crisis y que es importante que puedan mantenerse unidos para darse apoyo. Ahora bien, este apoyo no debe interpretarse como "tomar partido" con uno de tus padres. Puede ser que esto resulte un poco difícil, ya que es probable que alguno o ambos traten de buscar "aliados", principalmente si el divorcio se da en un marco poco amigable. En este caso, y como se decía anteriormente, es recomendable que te enfoques en que a pesar de que la pareja se disuelva, los dos seguirán siendo parte de tu vida.

Como hijo(a) es de esperarse que desees que tus padres sigan juntos y por lo tanto, quizá sientas la responsabilidad de hacer algo para que eso suceda. Así, es probable que pienses que eres culpable de los conflictos de ellos y esto te lleve a modificar algunas de tus conductas para "quedarles bien"; asimismo, puede ser que intentes arreglar momentos para que ellos vuelvan a compartir como pareja, o incluso puede ser que te enojes y comiences a comportarte con rebeldía y desobediencia. Pero es posible que no obtengas los resultados que esperas, porque recuerda que no eres el motivo por el cual tus padres decidieron divorciarse o separarse; así que los cambios en ti no van a tener repercusiones positivas en ellos como pareja.

En este sentido, es mejor que tu comportamiento vaya dirigido a no sumar más conflictos dentro del ambiente familiar, y que por el contrario procures espacios para mantener tu paz emocional. Para esto, puedes acudir a personas de confianza que puedan darte apoyo y consejo, tales como profesores, los padres de tus amigos o personas en tu comunidad e iglesia. También puedes conversar con algunos de tus amigos que hayan pasado por situaciones similares; si ellos superaron el conflicto de una forma adecuada, o sea, sin recurrir a drogas y a la rebeldía, es posible que puedan orientarte a hacer lo mismo. De igual forma, es importante que continúes con tu vida, que te dediques a tus estudios y a actividades recreativas, deportivas o artísticas; aunque la situación en tu hogar sea tensa, recuerda que es una etapa que va a pasar y que luego de que se supere el duelo, el enojo y la confusión, la vida de todos en tu familia seguirá su curso, así que no te dejes envolver por completo por un conflicto que, aunque te afecte directamente, está solo en manos de tus padres.

Otro aspecto que debes tener en cuenta, es que cuando alguno de los progenitores deja de vivir en la casa, es usual que alguno o varios de los hijos deseen o se vean obligados a cumplir funciones que no les corresponden. De esta forma, puede suceder que ante la ausencia de tu papá desees ser "el hombre de la casa", o ante la salida del hogar de tu mamá quizá creas que tienes que ser la mamá de tus hermanos, y así comiences a tener actitudes que no son adecuadas ni para ti ni para tu familia. Estas son reacciones esperables, y si tu sentido de responsabilidad es muy alto, o bien si algunos miembros de tu familia te colocan en esa posición, es probable que asumas roles que les corresponden a otras personas. Lo mejor en este caso es recordar que tu función es la de ser hijo(a) y como tal no puedes ni debes "ponerte los zapatos de alguien más". Es cierto que con la salida de uno de tus padres, la familia completa se va a ver desequilibrada por un tiempo, pero como grupo es preferible que entre todos asuman parte de ese rol que queda sin representante. Así, es recomendable que colabores más en los quehaceres del hogar, que ayudes en la economía familiar (apagando luces que no necesitas, ahorrando agua, no hablando largas horas por teléfono, etc.), y sobre todo, que te comprometas aún más en las funciones que sí te corresponden, tales como el estudio.

Ahora bien, cuando todo el proceso de divorcio ha concluido y las fases del duelo (negación, enojo, frustración, confusión) han ido mermando es importante que consideres dos aspectos fundamentales. El primero tiene que ver con tu perspectiva sobre las relaciones de pareja. Es cierto que la experiencia que has vivido con tus padres no puede dejarte un panorama muy agradable, y esto no solo va a depender de las causas que llevaron al rompimiento, sino también a la forma en que tus padres encararon la situación; no obstante, si comprendes que cada matrimonio y cada relación de pareja es única y particular, y que eres una persona con personalidad propia, podrás comprender que el tipo de relación que establezcas con otras personas dependerá, en gran medida, de las decisiones que ustedes tomen. Si en el matrimonio de tus padres no puedes encontrar un modelo a seguir, mira a tu alrededor y busca adultos que sí hayan logrado tener un compromiso saludable con su pareja (tíos, abuelos, vecinos) y pídeles orientación. Asimismo, es posible que puedas aprender de los errores que cometieron tus padres y decidas no repetir esos modelos, y dejarte las enseñanzas positivas.


La dura realidad de la intimidación escolar

Lamentablemente, este tipo de violencia escolar cada vez es más común en todo el mundo. Según el amplio estudio realizado por la Red de Padres y Madres - Red PaPaz, para el año 2005 en Estados Unidos cerca del 28% de los estudiantes entre los 12 y 18 años de edad, reportaron haber sido víctimas de intimidación en el colegio. En otros países las cifras son similares o superiores.

Aunque el “bullying” se presenta desde hace mucho tiempo, se puede afirmar que actualmente hay más agresividad en los niños debido a un vacío en la educación de los pequeños, quizá la falta de atención, amor y comunicación por parte de los padres u otros factores, influyen para que los chicos crezcan en ambientes hostiles que impulsan su mal comportamiento.

De otro lado, los niños intimidados también pueden tener problemas en su personalidad como inseguridad, baja autoestima, etc. Es por eso, que tanto educadores como padres de familia, deben trabajar por ponerle freno a esta situación, educar a los niños en la paz, convivencia, tolerancia, respeto, compañerismo, entre otros valores.

¿Qué es el acoso escolar?

“Bullying”, acoso, hostigamiento o intimidación escolar, es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico que se produce entre los compañeros escolares de manera sistematizada y continua.

Es una especie de tortura en donde el agresor, con la ayuda de sus cómplices, toma como blanco de sus hostigamientos a un compañero de estudio, llegando a tal nivel de intimidación, que la víctima no se atreve a pedir ayuda, enfrentar el problema o comentárselo a sus padres y/o profesores.

La mayoría de las veces, la víctima suele ser más débil física o socialmente que sus abusadores, quedando expuesto a posibles agresiones con poca posibilidad de defenderse. El “Bullying” suele presentarse entre los estudiantes que están en la etapa de la pre-adolescencia y adolescencia, alrededor de los 8 a los 18 años.

Tipos de intimidación escolar

El hostigamiento escolar se presenta mediante varias figuras:

Verbales: insultos, humillaciones, críticas, burlas, rumores o chismes, comentarios desagradables; que buscan arruinar su imagen ante los demás, debilitar, fomentar inseguridad y provocar una angustia constante en la víctima.

Psicológicas: constantes amenazas que atormentan al oprimido. Aislamiento social, marginando, ignorando su presencia y no contando con él/ella en las actividades normales entre amigos o compañeros de clase.

Físicas: peleas, pequeñas acciones insignificantes pero que ejercen presión sobre el individuo al hacerse de forma reiterada. Pequeños hurtos de sus pertenencias para dificultarle aún más su estadía en la escuela.

Señales de alarma

Tanto padres y profesores, deben estar atentos a las siguientes señales que pueden revelar que su hijo está siendo víctima de intimidación escolar:

Es común que el hostigado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana.
Baja autoestima, inseguridad, ansiedad y depresión.
Expresiones de agresividad como respuesta a sus problemas.
Descenso del rendimiento académico y desmotivación por las cuestiones escolares.
Llega frecuentemente a casa golpeado, con moretones u otros signos de agresión física.
Llega a la casa con la ropa, libros u otras pertenencias dañadas o rotas.
No tiene amigos o tiene un solo amigo.
Tiene pesadillas y le cuesta dormirse.
No lo invitan a fiestas o reuniones de sus compañeros.
Se le pierden sus objetos sin ninguna justificación.
Regresa a casa sin dinero y no tiene claridad en qué lo gastó.
En casos críticos, pensamientos de suicidio.

La comunicación entre padres e hijos, una forma de prevención

Después de recorrer este penoso escenario, puede ver que la intimidación escolar es un problema serio, que se presenta cada vez con más frecuencia, el cual requiere ser atendido inmediatamente se detecte para evitar futuras lamentaciones y lograr remediar los daños causados en la persona agredida.

Una forma de prevenir que su hijo sea víctima del acoso escolar, es mantener un diálogo constante, estar alerta de su comportamiento para detectar cuando hayan irregularidades y prestarle mucha atención cuando él le quiera decir algo.

Además, hágale saber que cuenta con usted para cualquier circunstancia que se le presente, dele esa seguridad y firmeza que le falta y reiteradamente invítelo a que le cuente las experiencias que tuvo en su día escolar.

Hay varias preguntas claves que le ayudarán a entrever si se está presentando esta situación:

¿Cómo te fue hoy en el colegio?

¿Qué hiciste en el recreo?

¿Con quiénes estuviste hoy en el colegio?

¿Quiénes de tu salón de clase te agradan?

¿Hay alguien en especial en el colegio que no te agrade?, ¿Por qué?

Para más información sobre este tema ingrese a los siguientes sitios web:

http://www.redpapaz.org/kitpapaz/intimidacion.html
http://stopbullyingnow.hrsa.gov/es/indexAdult.asp
http://www.acosoescolar.info/index.htm
http://www.grupocidep.org/equipo_bull.html

Fuentes: Red PaPaz, acosoescolar.info, zonapediatrica.com, Equipo Bullying Cero Argentina.


El Trastorno Bipolar en adolescentes

El Trastorno Bipolar no es sólo para los adultos. Actualmente, es muy común ver adolescentes que padecen este desorden y de no ser tratado a tiempo puede ser muy peligroso para la salud mental del joven.

Aunque en la adolescencia es normal que se presenten cambios emocionales como pasar de un estado a otro en pocos minutos, en el Trastorno Bipolar los cambios son más extremos y repetitivos de lo común. Sin embargo, no se alarme si usted observa que el adolescente presenta uno o varios de los síntomas, ésta es una enfermedad que aparece en la niñez o adolescencia pero continúa en la adultez, por lo tanto, no es cuestión de la edad, es un problema sicológico crónico que debe ser atendido profesionalmente.

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

También se conoce con el nombre de Síndrome o Enfermedad Maníaco Depresiva. Es un desorden continúo en el estado de ánimo o humor, que oscila entre extremadamente altos (euforia, manía) y extremadamente bajos (depresión). La gente con Trastorno Bipolar puede pasar rápidamente de manía a depresión y nuevamente a manía.

Quienes sufren de este Trastorno, fluctúan entre la alegría y la tristeza, de una manera mucho más marcada que las personas que no padecen esta patología.

Esta enfermedad puede afectar a cualquiera. Algunos afirman que se debe a un desequilibrio químico de una sustancia del cerebro. Sin embargo, si uno o ambos padres tienen un Desorden Bipolar, hay mayor probabilidad de que los hijos desarrollen el desorden. La historia familiar de abuso de drogas o del alcohol puede también estar asociada con un mayor riesgo para desarrollar el Desorden Bipolar.

Características de los períodos altos (maniáticos)

Cambios de humor severos en comparación a otros jóvenes de la misma edad y ambiente: o sentirse demasiado contento, o reírse mucho, o estar demasiado irritable, enfadado, agitado o agresivo.
Imagen poco realista de la autoestima: por ejemplo, el adolescente que se siente todopoderoso o como un súper héroe con poderes especiales.
Energía desmedida: habilidad de poder estar durante días sin dormir y sin sentirse cansado.
Hablar excesivamente: el adolescente no deja de hablar y lo hace muy rápido, cambia de tema constantemente y no permite que lo interrumpan.
Distracción: la atención del adolescente pasa de una cosa a otra constantemente. Les cuesta concentrarse.
Su comportamiento es arriesgado y repetitivo: puede presentarse abuso del alcohol, drogas y sexo.

Características de los períodos bajos (depresivos)

Irritabilidad, depresión, tristeza persistente, llanto frecuente.
Pensamientos relacionados con la muerte o el suicidio.
Disminución en la capacidad para disfrutar de sus actividades preferidas.
Quejas frecuentes de malestares físicos, tales como el dolor de cabeza y de estómago.
Nivel bajo de energía, fatiga, mala concentración y queja constante de sentirse aburrido.
Cambio notable en los patrones de comer o de dormir, tales como comer o dormir en exceso.

Tratamiento para el Síndrome Maníaco Depresivo

Los trastornos del estado de ánimo, entre los que se incluye el síndrome maníaco depresivo, con frecuencia pueden tratarse de manera eficaz. El tratamiento se basa en una evaluación integral del adolescente y de la familia teniendo en cuenta:

La edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos.
La gravedad de los síntomas.
La tolerancia a determinados medicamentos o terapias.
Las expectativas para la evolución del trastorno.
La opinión de los padres o cercanos.

El tratamiento puede incluir: medicamentos que estabilicen los estados de ánimo, antidepresivos, psicoterapia, terapia familiar, consulta en la escuela del adolescente, entre otros.

El rol de los padres es vital en este proceso, gran parte del éxito de éste depende de su apoyo y entorno familiar en que el joven vive.

Fuentes: American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, University of Virginia Health System, familydoctor.org


Bulimia nerviosa

¿Qué es la bulimia nerviosa?

La bulimia nerviosa es una enfermedad que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta desproporcionada de alimentos y por una preocupación excesiva por el control del peso corporal, lo que lleva al enfermo a adoptar medidas extremas para compensar el aumento de peso. El término bulimia significa ingesta voraz y se añade nerviosa porque esta enfermedad, al igual que la anorexia, implica una serie de alteraciones psíquicas. 

La persona bulímica tiene una imagen corporal de sí misma totalmente errónea, (distorsión cognitiva), y una autoestima muy baja que intenta compensar adelgazando y controlando lo que come: no se acepta y busca una solución inmediata a sus conflictos dejando de comer para adelgazar de inmediato. Hambre y ansiedad la llevan a una ingestión desmedida de alimentos lo que genera, a su vez, sentimientos de culpabilidad y descontrol que la conducen al vómito, los laxantes y diuréticos, y a una nueva restricción de alimentos. Así comienza, una y otra vez, este círculo vicioso.

La bulimia se diferencia de la anorexia en que los pacientes de la primera presentan pesos bastante normales, aunque se considera que ambas enfermedades son dos aspectos de un mismo problema (la disorexia), caracterizado, por el temor a aumentar de peso y la necesidad apremiante de tomar y manipular alimentos.

La relación entre ambas enfermedades se observa también en el hecho de que muchas anoréxicas pueden desarrollar bulimia al cabo de un cierto tiempo. Por el contrario, las pacientes bulímicas sólo raras veces desarrollan una anorexia persistente, aunque la bulimia puede estar interrumpida por períodos de ayuno.

Durante los últimos años, la bulimia ha ido aumentando de forma considerable. Los estudios realizados en Europa señalan entre un 1 y un 3% de bulímicos de edades comprendidas entre 15 y 30 años. En Estados Unidos la frecuencia es mayor, entre un 5 y un 10% en estas mismas edades. Estos datos pueden ser más elevados debido a que este trastorno puede pasar inadvertido.

Las mujeres en edades comprendidas entre los 15 y los 24 años son las más afectadas; los varones pueden padecer bulimia nerviosa, pero no parece ser tan frecuente como en el caso de las jóvenes. La proporción es un varón por cada nueve o diez mujeres, una ratio parecida a la de la anorexia.

La sintomatología general de la enfermedad consiste en:

  • Episodios recurrentes de ingesta voraz (consumo rápido de gran cantidad de alimentos en un período corto de tiempo).
  • Sensación de pérdida de control sobre lo que se come (no poder parar de comer ni controlar qué se come).
  • Conducta compensatoria para no ganar peso (vómitos, uso de laxantes y de diuréticos, practicar dietas estrictas o ayunos o realizar mucho ejercicio).
  • La alternancia de atracones y conductas compensatorias se produce, como promedio, al menos dos veces a la semana y durante tres meses como mínimo.
  • Preocupación desmesurada por la figura y el peso.
  • Los atracones se realizan a escondidas por vergüenza ante los demás.

Consecuencias de la bulimia nerviosa

La observación de que en la alternancia cíclica de fases de dieta y ayuno disminuye el metabolismo basal, tiene una especial importancia para el comportamiento de la persona bulímica. Cuanto más se cronifica la situación más difícil les resulta a las pacientes perder peso en las fases de dieta; sin embargo, después de los atracones, se constata un rápido aumento de peso. Esto se debe a que, mientras se mantiene la limitación de alimentos, el metabolismo basal se ajusta con rapidez a los niveles calóricos bajos, ("quema menos"), manteniéndose bajo cuando se recuperan los hábitos alimentarios normales.

A causa del abuso de laxantes y diuréticos se pueden producir trastornos electrolíticos y edemas.

Los vómitos autoinducidos pueden provocar ampollas, desgarros y hemorragias en la garganta y el esófago. Los dientes acaban erosionándose y se desgasta su esmalte.

Los vómitos provocan en las manos erosiones llamadas "signos de Russell" que parecen quemaduras.

Al vomitar, los niveles de sodio y potasio disminuyen y se produce, entonces, debilidad muscular, hormigueo y entumecimiento de los dedos de manos y pies, confusión y falta de concentración, latidos cardíacos irregulares, hipotensión y lesiones renales.

Hay otras consecuencias también graves que afectan al carácter y al comportamiento. La paciente se siente culpable y con mucha ansiedad, siente vergüenza y acaba odiándose a sí misma. Las relaciones con la familia empeoran y la paciente está cada vez más irritable y manifiesta mayor agresividad, situación que se hace extensiva a los amigos y a las relaciones en el trabajo.

Causas de la bulimia nerviosa

Factores biológicos

Hay que considerar la influencia genética ya que se han encontrado correlaciones que avalarían una cierta predisposición hereditaria a padecer la enfermedad aunque no está claro qué es lo que se hereda (predisposición a la obesidad, a padecer trastornos emocionales...)

La predisposición genética a la obesidad podría influir en la aparición de la bulimia nerviosa dada la necesidad de estas personas de controlar su dieta. Se ha encontrado una cierta correlación entre el miedo a engordar y el seguir muchas dietas con el riesgo de padecer una bulimia nerviosa.

Las burlas referidas al aspecto y a la gordura tienen un impacto significativo en la autoestima, en la imagen corporal y, por ello, pueden desencadenar la enfermedad en conjunción con los demás factores.

Factores psicológicos

La imagen que dan de fuerza, independencia, ambición y autocontrol contrasta con la que tienen de sí mismas: se sienten vacías, con un estado de ánimo pesimista y depresivo, debido a sus sentimientos internos de inseguridad, vergüenza, culpa e ineficacia. La mala imagen que tienen de sí mismas contrasta con el ideal que desean alcanzar y que aparentan ser.

La paciente bulímica presenta una serie de dificultades psicológicas que tienen que ver con todos o algunos de los siguientes aspectos:

  • problemas de autonomía
  • déficit de autoestima
  • tendencia al perfeccionismo y al autocontrol
  • miedo a madurar
  • personalidad depresiva y dependiente
  • experiencias traumáticas durante la niñez

Factores familiares

Existe más probabilidad de desarrollar un trastorno alimentario en una familia en la que uno de sus miembros lo ha padecido con anterioridad. También el hecho de que uno de los padres presente un trastorno emocional aumenta el riesgo de que alguno de los hijos desarrolle una bulimia.

En los casos más severos es necesario el internamiento sobre todo si el entorno familiar es muy conflictivo y cuando existen ideas depresivas o autodestructivas.

La terapia familiar está muy aconsejada y da muy buenos resultados favoreciendo tanto la resolución de los conflictos en las relaciones y la comunicación intra-grupo como las posibilidades de apoyo a la paciente por parte de los miembros del grupo familiar.

Mª Ángeles Pérez Montero
Francisco Javier Rodríguez Laguia


El Niño Autista

Cuando al bebé no le gusta que lo abracen o que lo miren a los ojos, o cuando no responde al cariño o al ser tocado, los padres tienen razón para preocuparse. Esta falta de receptividad puede estar acompañada de una incapacidad para comunicarse con otros y de establecer relaciones sociales en cualquier situación. Muchos niños autistas no demuestran preferencia por sus padres sobre otros adultos y no pueden desarrollar una amistad con otros niños. Las destrezas de lenguaje, tanto como las expresiones faciales y gestos no las usan de manera comunicativa. Cuando un niño presenta estos síntomas, los psiquiatras de niños y adolescentes pueden considerar el diagnóstico de Autismo infantil.

El niño autista no se relaciona de manera normal con los objetos. Puede responder de manera extrema y fuera de lo corriente hacia cualquier objeto, sea evitándolo por completo u obsesionándose con él. Por ejemplo, si alguien mueve su cama de un lado de la habitación al otro, el niño autista puede ponerse a gritar histéricamente. Si un objeto se mueve, tal como un ventilador, el niño se fascina, y también puede tenerle un gran apego a objetos extraños, tales como un papel, una gomita elástica o un ladrillo.

Otra característica del autismo es la tendencia a llevar a cabo actividades de poco alcance de manera repetitiva. El niño autista puede dar vueltas como un trompo, llevar a cabo movimientos rítmicos con su cuerpo tal como aletear con sus brazos. Los autistas con alto nivel funcional pueden repetir los comerciales de la televisión o llevar a cabo rituales complejos al acostarse a dormir.

Los padres que sospechan que su niño puede ser autista, deben consultar con su médico de familia o pedíatra para que los refiera a un psiquiatra de niños y adolescentes, quien puede diagnosticar con certeza el autismo, su nivel de severidad y determinar las medidas educacionales apropiadas. El autismo es una enfermedad y los niños autistas puede tener una incapacidad seria para toda la vida. Sin embargo, con el tratamiento y adiestramiento adecuado, algunos niños autistas pueden desarrollar ciertos aspectos de independencia en sus vidas. Los padres deben de alentar a sus niños autistas para que desarrollen esas destrezas que hacen uso de sus puntos fuertes de manera que se sientan bien consigo mismos.

El psiquiatra de niños y adolescentes, además de tratar al niño, puede ayudar a la familia a resolver el estrés; por ejemplo, puede ayudar a los hermanitos, que se sienten ignorados por el cuidado que requiere el niño autista, o que se sienten abochornados si traen a sus amiguitos a la casa. El psiquiatra de niños y adolescentes puede ayudar a los padres a resolver los problemas emocionales que surgen como resultado de vivir con un niño autista y orientarlos de manera que puedan crear un ambiente favorable para el desarrollo y la enseñanza del niño.

Academia Americana de Psiquiatría del Niño y del Adolescente 


El Suicidio en los Adolescentes

El suicidio entre los adolescentes ha tenido un aumento dramático recientemente a través de la nación. Cada año miles de adolescentes se suicidan en los Estados Unidos. El suicidio es la tercera causa de muerte más frecuente para los jóvenes de entre 15 y 24 años de edad, y la sexta causa de muerte para los de entre 5 y 14 años.

Los adolescentes experimentan fuertes sentimientos de estrés, confusión, dudas sobre sí mismos, presión para lograr éxito, incertidumbre financiera y otros miedos mientras van creciendo.

Para algunos adolescentes el divorcio, la formación de una nueva familia con padrastros y hermanastros o las mudanzas a otras nuevas comunidades pueden perturbarlos e intensificarles las dudas acerca de sí mismos. En algunos casos, el suicidio aparenta ser una "solución".

La depresión y las tendencias suicidas son desórdenes mentales que se pueden tratar. Hay que reconocer y diagnosticar la presencia de esas condiciones tanto en niños como en adolescentes y se debe desarrollar un plan de tratamiento. Cuando hay duda en los padres de que el niño o el joven pueda tener un problema serio, un examen psiquiátrico puede ser de gran ayuda.

Muchos de los síntomas de las tendencias suicidas son similares a los de la depresión.

Los padres deben de estar conscientes de las siguientes señales que pueden indicar que el adolescente está contemplando el suicidio:

  • cambios en los hábitos de dormir y de comer, 
  • retraimiento de sus amigos, de su familia o de sus actividades habituales,
  • pérdida de interés en sus pasatiempos y otras distracciones,
  • actuaciones violentas, comportamiento rebelde o el escaparse de la casa 
  • uso de drogas o de bebidas alcohólicas,
  • abandono poco usual en su apariencia personal 
  • cambios pronunciados en su personalidad,
  • aburrimiento persistente, dificultad para concentrarse, o deterioro en la calidad de su trabajo escolar,
  • quejas frecuentes de síntomas físicos, tales como: los dolores de cabeza, de estómago y fatiga, que están por lo general asociados con el estado emocional del joven,
  • poca tolerancia de los elogios o los premios.

El adolescente que está contemplando el suicidio también puede:

  • quejarse de ser una persona mala o de sentirse "abominable",
  • lanzar indirectas como: "no les seguiré siendo un problema", "nada me importa", "para qué molestarse" o "no te veré otra vez",
  • poner en orden sus asuntos; por ejemplo, regalar sus posesiones favoritas, limpiar su cuarto, botar papeles o cosas importantes, etc.,
  • ponerse muy contento después de un período de depresión, y
  • tener síntomas de psicosis (alucinaciones o pensamientos extraños).

Si el niño o adolescente dice, "yo me quiero matar" o "yo me voy a suicidar", tómelo muy en serio y llévelo a un psiquiatra de niños y adolescentes o a otro médico para que evalúe la situación. La gente se siente incómoda y no le gusta hablar sobre la muerte. Sin embargo, puede ser muy útil el preguntarle al joven si está deprimido o pensando en el suicidio. Esto no ha de "ponerle ideas en la cabeza"; por el contrario, esto le indicará que hay alguien que se preocupa por él y que le da la oportunidad de hablar acerca de sus problemas.

Si una o más de estas señales ocurre, los padres necesitan hablar con su niño acerca de su preocupación y deben de buscar ayuda profesional. Con el apoyo moral de la familia y con tratamiento profesional, los niños y adolescentes con tendencias suicidas se pueden recuperar y regresar a un camino más saludable de desarrollo.

Academia Americana de Psiquiatría del Niño y del Adolescente 


Familia, adolescentes y consumo de drogas

Los estudios sobre drogas señalan tres grandes grupos de factores que intervienen en el consumo o en la prevención: factores personales, sociales y familiares.

La familia centrándonos en el último grupo es un agente clave en la prevención de conductas de riesgo ya que en ella, como ámbito natural de socialización primaria de la persona, se desarrollan los comportamientos, actitudes y valores básicos que el individuo perfeccionará a lo largo de su existencia.

La experiencia muestra que las interacciones que se producen entre los miembros de una familia acaban repercutiendo en su funcionamiento general. La piedra lanzada al lago y las ondas que van recorriendo toda la superficie del agua es una socorrida metáfora de cómo actúan las interacciones en el sistema familiar. ¿Pero cómo puede influir la familia en conductas de consumo de drogas de sus miembros adolescentes? Sin perder de vista que la adolescencia, como etapa evolutiva específica, se convierte en un periodo que favorece la experimentación con sustancias. La percepción de su invulnerabilidad, característica del adolescente, puede inducirle a probar sustancias peligrosas en un estado anímico de aparente control o de ausencia de problemas

Previamente, conviene recordar algunos conceptos sobre la utilización de las drogas.

Modelos de consumo

El consumo de sustancias puede responder a los siguientes patrones:

  • Uso: Consumo que no produce consecuencias negativas en el individuo porque no las utiliza habitualmente o las cantidades ingeridas son mínimas.
    Hábito: Consumo repetido que, aunque no implica el incremento de la dosis, sí puede conducir a la dependencia.
    Abuso: Uso excesivo o inapropiado de una sustancia.
  • Los adolescentes españoles que consumen drogas se mueven entre el uso y el hábito, y no tienen por qué estar relacionados con el mundo de la marginalidad y la delincuencia, como ocurría en los años ochenta. En la actualidad, el consumidor adolescente de drogas apenas consume heroína, que es la sustancia más estrechamente relacionada con entornos de marginalidad social.

Tipo de sustancias

Según el Plan Nacional de Drogas, en lo que se refiere a las sustancias legales, en el año 2000 un 68'5 % de los adolescentes consumió alcohol y un 25'3 % tabaco. Entre las drogas ilegales destaca el cannabis con un 28'5% de jóvenes que lo habían probado, seguido de la cocaína y de las drogas de diseño. Frente a patrones tradicionales de consumo, que primaban una sustancia principal en alternancia con esporádicas pruebas con otras, los adolescentes actuales son policonsumidores: suelen ingerir diversas sustancias en función del contexto de ocio en el que se encuentren.

Factores de riesgo en las familias

Los estudios sobre factores de riesgo asociados al consumo, señalan los siguientes factores relacionados con la familia.

  • Sobreprotección: Exceso de protección por la angustia que sienten los padres ante unos hijos cada vez más autónomos. Ésta produce en el adolescente poca autonomía, irresponsabilidad, escaso sentido crítico y dificultad para tomar decisiones ya que en todo momento va a necesitar la aprobación, deseada o no, de sus progenitores. Un adolescente que acaba asumiendo las consecuencias de esta sobreprotección puede presentar una seria dificultad para establecer relaciones grupales o hacerlo de forma dependiente, porque estará excesivamente vinculado a sus padres o asumirá que él, como individuo, debe ser objeto de aprobación en toda relación y tratará de cumplir expectativas aunque no tengan nada que ver con su escala de valores.
  • Falta de comunicación: Dificultad para escuchar o responder adecuadamente por parte de los padres. El adolescente suele quejarse de lo "poco comprendido" que es por sus progenitores, pero no es a esto a lo que nos referimos cuando hablamos de esa dificultad en escuchar o responder. El problema aparece cuando el adolescente, por su lado, y los adultos, por el suyo, perciben que se mueven en mundos totalmente incomprensibles para el otro. Entonces los padres tienden a establecer un paralelismo continuo entre sus experiencias y las que no acaban de entender en su hijo. La situación genera introversión, inseguridad y ansiedad en el joven puesto que percibe que su mundo emocional es cuestionado constantemente. Que el adolescente asuma esto como natural supondrá dependencia en las relaciones sociales, problemas de integración y excesiva subordinación al grupo ya que necesitará ganar ese lugar que no encuentra en su familia.
  • Dificultad para fijar límites: La permisividad o rigidez de los adultos son igualmente dañinos para el adolescente y aún más nociva será la oscilación entre ambos sin un motivo definido. La permisividad acarrea dificultades para interiorizar normas debido a que la ausencia de ellas en el entorno familiar impedirá, al no comprender su necesidad social, la generalización a otros medios. La rigidez genera falta de flexibilidad en el cumplimiento de las normas o una tendencia a la transgresión de las mismas, además de condenar al adulto a una actividad permanente para normativizar todo. La oscilación entre ambos extremos expone al adolescente a una situación de indefensión, en la que no sabe qué es lo que se espera de él. Esto se traduce en un liderazgo impositivo o en una inhibición relacional, dos extremos desequilibrados y despersonalizantes que impiden que el sujeto se manifieste como realmente es.
  • Situación familiar conflictiva: La relación conflictiva entre los padres produce cambios bruscos de comportamiento e incremento de la ansiedad en los hijos. Aunque el proceso evolutivo del adolescente le lleva a diferenciarse de su familia, ésta sigue siendo -aun por contraposición- la referencia central en su proceso de maduración. Una relación familiar conflictiva conlleva en el adolescente la dependencia del grupo que así intenta conseguir su amparo o la dificultad para establecer relaciones grupales que eviten el compromiso relacional que tanto dolor le causa en su familia.
  • Consumo excesivo de drogas por parte de los padres: No nos referimos exclusivamente a las drogas ilegales, el alcohol consumido por los padres puede ser una importante fuente de problemas en la familia. Asimismo hay que enfatizar que una actitud permisiva o el mismo consumo de sustancias tóxicas en los progenitores puede promover un aprendizaje por modelado y facilitar la incorporación del adolescente a grupos de consumidores.
  • Sobreexigencia: Exceso de expectativas sobre el adolescente. El afán de que los hijos obtengan éxito y logren las mejores oportunidades puede ocultar a los padres las verdaderas capacidades, necesidades y deseos de sus hijos. Y, en consecuencia, quizá estos pueden llegar a sentirse infravalorados. La sobreexigencia favorece la falta de motivación y añade dificultades para aceptar los fracasos. En las relaciones sociales, podría implicar rivalidad porque el joven sometido a sobreexigencia tenderá a pensar que se es bueno si se es mejor que otro.

Todos estos factores citados se correlacionan con el consumo de droga pero no lo implican necesariamente. Aun en el caso de que se diesen todas estas situaciones, el muchacho expuesto a ellas no está abocado a consumir, ni tan siquiera a probar, sustancias tóxicas. Es decir, no puede negarse la influencia de los factores de riesgo en el entorno familiar, pero no son los únicos, estos confluyen con otros factores individuales y sociales en el inicio y mantenimiento de las conductas de consumo.

¿Cómo proteger dentro de la familia?

No existen fórmulas magistrales para evitar el consumo de sustancias en los hijos adolescentes. Cada adolescente es diferente. Nada arreglará que hablemos de las drogas con nuestros hijos si antes no hubo un acercamiento sincero a su mundo emocional y el deseo de hacerles notar que pueden contar con nosotros cuando lo deseen y necesiten. Como dice Jaume Funes "no habrá posibilidad de ayudarles [a los adolescentes] cuando tengan problemas con el consumo de drogas si antes no se les prestó ayuda simplemente cuando tenían dificultades, cuando estaban en crisis"

En todo caso siempre podemos reconocer el mayor número de los factores de riesgo en nuestro ámbito familiar y transformarlos en factores de protección:

Protección orientada a la autonomía. Estar pendientes para evitar riesgos innecesarios pero pretendiendo que sean ellos los que vayan formando sus propios criterios. Se trata de que nuestro hijo tenga una autoestima alta y equilibrada que le permita desenvolverse sin lanzarse a riesgos innecesarios.

Comunicación. Escuchar desde las necesidades de los adolescentes. Intentar no juzgarles, invitarles a la reflexión y respetar sus decisiones.

Establecer unos límites claros y estables. Ayudarles a ser autónomos no implica permitir que hagan lo que quieran. Los límites producen, entre otras cosas, seguridad.

Coherencia. No podemos pretender que nuestros hijos no consuman sustancias tóxicas si nosotros no somos capaces de no excedernos o de mantener una posición sin ambigüedades al respecto. Los adultos quizá seamos capaces de buscar el equilibrio pero no olvidemos que la adolescencia es una etapa de extremos.

Exigencia. No se trata de pedirles lo imposible, pero tampoco de permitirles desaprovechar sus capacidades e ilusiones.

La información sobre la peligrosidad de las drogas no es suficiente y en ocasiones resulta ineficaz. La labor de los padres ha de estar orientada a establecer vínculos familiares sanos, a ocuparse y no "preocuparse" del ocio de sus hijos e incrementar la autoestima de los adolescentes para que sean ellos, desde su propia seguridad, los que puedan decir: "no".

José Luís Sancho acero


Las primeras salidas por la noche

¿Tiene usted un adolescente en casa que empieza a salir por la noche?, ¿le resulta difícil controlar las salidas de su hijo/a?, ¿suele llegar a conflictos con su hijo/a para acordar la hora de vuelta a casa después de una salida nocturna?, ¿le preocupan las amistades con las que su hijo/a frecuenta la noche? Son interrogantes que en el seno de muchas familias suceden a diario y a lo largo de la historia. Este artículo pretende reflexionar sobre este tema que puede ser más o menos escabroso dependiendo (como en otros tantos temas) de la actitud de mayor o menor comprensión de los padres ante la situación y del entendimiento que exista entre las partes implicadas.

También nos planteamos en este artículo las situaciones en las que los hijos piden dormir por primera vez fuera de casa, con su mejor amigo, con un primo... Los padres deben saber estar a la altura de las circunstancias, saber reaccionar y comprender que es un buen momento para otorgar ciertas responsabilidades a los hijos y fomentar su autonomía social. A continuación se plantean algunas pistas muy enriquecedoras.

Los jóvenes albergan la ilusión de que la noche es suya, de que en el mundo nocturno sólo están ellos sin el control de los adultos. Cuando es niño, es obligado “irse pronto a la cama”, en consecuencia un rito de “paso” a la adolescencia significa conquistar el derecho a dominar la hora de recogerse por la noche. Y por último, la posesión total de ese atributo adolescente: pasar la noche fuera de casa; este es el privilegio máximo de los jóvenes.

En las edades más tempranas de la adolescencia de los hijos, es decir, la preadolescencia, los padres deben reconocer el atractivo que tiene dormir en casa de un amigo. Se sienten tan amigos que no les basta pasar el día juntos. Es muy gratificante contarse experiencias y dormirse con estas historias y aventuras. Muchas veces los recuerdos más agradables de la infancia tienen que ver con estas vivencias. Es conveniente que los padres aprovechen educativamente esta situación cumpliendo algunos requisitos:

  1. Conocer la familia del amigo y que el ambiente sea saludable y acorde a nuestras ideas.
  2. Que el joven esté preparado para convivir con personas distintas de su familia.

En ocasiones los chicos se pueden mostrar obedientes y dóciles con nosotros y cuando no se sienten vigilados son muy distintos. Debemos enseñarle que no se puede comportar con la misma familiaridad que en su casa. Desde que son pequeños debemos habituarles a relacionarse con los demás, es cuando comienzan a ampliar su círculo y a darse cuenta que los demás pueden ser amigos suyos.

Puede que sean tímidos por lo que convivir con otros chicos/as de su edad fuera de casa les obligará a poner en práctica habilidades sociales, saludar, mostrarse amable, responder a las preguntas, etc. Esto es todo un entrenamiento para el futuro.

Un error de algunos padres consiste en pretender prolongar la infancia impidiendo a sus hijos asumir responsabilidades. Es una regla de oro en educación que los padres acostumbren a sus hijos a hacer por sí mismos lo que son capaces de hacer de acuerdo con su edad. Así cuando se planteen nuevas situaciones estarán preparados para hacerles frente.

Aquellas actividades que impliquen un cierto alejamiento de la “presencia y protección” de los padres son maneras adecuadas de conseguir “autonomía”.

Existen casos de padres que quieren ser tan amigos de sus hijos que no les dan la suficiente autonomía para dejar que se relacionen con sus iguales.

La amistad es hermosa pero los verdaderos amigos no deben ser los padres sino personas de su edad con sus mismos problemas, inquietudes e ilusiones.

El adolescente necesita la autoridad paterna y se puede armonizar con compartir con ellos valores propios de la amistad, confianza, generosidad, lealtad, etc.

En etapas anteriores a la adolescencia, los padres pueden sustituir de alguna manera a los amigos de los hijos y ocupar su tiempo libre. Sin embargo en la adolescencia esto resulta implanteable. Los puntos de contacto que quedan con los hijos serán afinidades, gustos o aficiones que hayamos sembrado de pequeños. Por ejemplo, acompañarles a algún partido que practica, salir juntos a andar o montar en bici, coleccionar cromos y colocarlos juntos en el álbum... Estas situaciones siempre se harán con “afecto desinteresado”; si le acompañamos al partido ha de ser para servirle de apoyo no para “proyectarnos” en sus jugadas. Compartir tiempo con los hijos no debe pretender entrar en su mundo de intereses propiamente adolescentes para llegar a su intimidad. A veces es más conveniente invitar al adolescente a nuestro mundo y conseguiremos además un cultivo inmejorable para llegar a su intimidad: en una mañana de natación bien aprovechada se puede conocer más al hijo que en un año de “compartir” casa.

A los 15 años las actividades deportivas tienen mucho interés para los chicos/as; plantear un partido de tenis puede tener gran éxito, pero después hay que mantener una periodicidad más o menos concreta para alcanzar esa costumbre.

Los hijos además de todo lo anterior, necesitan algo muy importante para alcanzar su autonomía e independencia: LA AUTORIDAD DE LOS PADRES. ¿Cómo conseguir que los hijos hagan caso a los padres?:

  1. Con unas pocas normas muy claras.
  2. Favoreciendo su participación a la hora de tomar decisiones.

En los últimos años la autoridad de los padres se ha debilitado, se encuentra en entredicho, pero buscar soluciones fuera de la familia no sirve de nada. Son los padres los que deben educar a los hijos. Cuando existe crisis de autoridad puede que falte alguna de estas condiciones:

  • Que exista consenso entre padre y madre.
  • Autoridad participativa llegando a acuerdos.
  • El fin a perseguir es la educación y autonomía de los hijos.
  • Coherencia con la conducta de los padres.
  • Que se apoye en valores y normas estables.
  • Que se traduzca en hechos.

Los padres que quieran aumentar o mantener su autoridad no deben discutir delante de los hijos con relación a temas que les atañen a ellos. Nunca desautorizar a la pareja.

Deben tenerse en cuenta las opiniones de los hijos y no tratar de imponer de manera despótica la opinión o punto de vista, comportándose de forma demasiado exigente mandando y obligando puesto que así conseguirán indisciplina y rebeldía. Es conveniente proponer y sugerir.

Utilizando el “no” sin complejos llegaremos a obtener el control de los hijos. Deben entender que a veces es bueno renunciar a algo. Entre mantener una actitud autoritaria o dar libertad absoluta a los adolescentes, hay un término medio. Lo realmente eficaz es actuar de manera progresiva. Dar dosis de libertad basadas en el dialogo.

Conforme se demuestre su coherencia y responsabilidad, se debe ir ampliando este margen.

En la etapa adolescente el joven debe aprender a convertirse en su propio guía. No conviene que los padres mantengan sistemas autoritarios ni tampoco excesivamente permisivos. Entonces, ¿DEBEMOS EXIGIR O NO A LOS JÓVENES? A partir de ahora depende de ellos. En la medida en que consigan autoexigirse, los padres soltarán amarras. Siguiendo a JOSÉ MARÍA LAHOZ GARCÍA en su artículo “¿Exigir a un adolescente?” podemos apuntar algunos aspectos en los que el individuo puede llegar a la autoexigencia:

  1. Dominio de impulsos y manifestaciones agudas en su carácter.
  2. Respeto de los derechos de los demás como límite a su propia libertad.
  3. Subordinar el placer y la libertad a la realidad y previsión del futuro.
  4. Liberarse de lo que impida apreciar lo que tiene realmente valor.

Comunicar los anteriores objetivos a los chicos sólo será posible si los padres son capaces de vivir la propia autoexigencia. En el momento en que no se es coherente ni hay esfuerzo por parte de los padres la autoridad ante los hijos queda anulada.

La libertad y la autonomía respecto al uso del tiempo libre, el uso del dinero, el horario de llegada o la petición de pasar la noche fuera de casa hay que otorgarla en función de la responsabilidad demostrada. Esta será la clave:

A mayor responsabilidad
mayor autonomía.
Falta de responsabilidad
restricción de autonomía.

En cualquier caso, los padres deben asegurarse de conocer dónde y en qué condiciones estarán los hijos. Lo pueden hacer aplicando pautas como las siguientes: hablar con los padres de los amigos, cuidar que no haya hermanos mayores con ambientes desacostumbrados para ellos y dejar claro que pasará cierto tiempo hasta que puedan volver a dormir fuera si este fuera el caso. Esto no debe convertirse nunca en una costumbre ni en un capricho.

BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA CON EL TEMA:

PAULINO CASTELLS y TOMÁS J. SILBER: “Guía práctica de la salud y psicología del adolescente”
Editorial Planeta S.A., Barcelona, 1998

J. URRA: “Adolescentes en conflicto” 29 casos reales
Ediciones Pirámide.

BERNABÉ TIERNO: “Educar a un adolescente: la guía con todas las respuestas”
Editorial Temas de Hoy.

JOAQUÍN CALLABED: “Conocer y ayudar al adolescente”
Editorial Tempore.

SAL SEVERE: “Cómo educar a sus hijos con el ejemplo”
Editorial Gestión 2000

OLIVEROS FERNÁNDEZ: “Autonomía y autoridad en la familia”
Editorial Ediciones Universidad de Navarra S.A.

Mª Ángeles Pérez Montero

Francisco Javier Rodríguez Laguia


La tristeza y la depresión infantil

Expresar sentimientos no es tarea sencilla. Los padres deben contribuir a que sus hijos aprendan a expresar sus sentimientos y emociones asegurándose de proporcionarles los modelos más adecuados de aprendizaje emocional y de expresión de sentimientos.

Este tipo de aprendizaje se realiza fundamentalmente en la familia porque los padres aman a los hijos y los hijos a los padres y esto es suficiente para iniciar el arte de comprender y sentir sus emociones. Este aprendizaje emocional se manifiesta en lo que los padres dicen y hacen y también en los modelos que les ofrecen para manejar sus propios sentimientos en pareja.

El PRIMER PASO para conseguir salir triunfantes en esta difícil tarea es ser capaces de escuchar con toda atención a los hijos, en cualquier situación y edad. Los padres deben transmitirles que sus sentimientos son tan importantes para ellos como para los padres.

Otro punto importante es no intervenir con palabras antes de que ellos hayan expresado totalmente sus inquietudes. Alguna expresión como “vaya”, sin emitir más palabras les dará espacio para comunicarse sin sentirse juzgados. Expresiones de este tipo manifiestan interés por lo que los hijos dicen; expresan que los padres les escuchan e intentan comprender; se trata, en definitiva de emitir respuestas abiertas (aspecto que trataremos en otro artículo).

En tercer lugar, hay que ayudarles a nombrar lo que sienten. Cuando los niños saben que son escuchados y comprendidos aprenden a fiarse de sus sentimientos, a manejar emociones como la tristeza, antipatía, vergüenza, ira o rechazo. Para tener éxito en las relaciones sociales es fundamental mantener el control de las emociones, por encima del carácter personal y ello se consigue si en la familia se lo facilitamos.

Según la profesora CARMEN HERRAR GARCÍA con los siguientes CONSEJOS PRÁCTICOS conseguiremos que los hijos lleguen a ser adultos emocionalmente estables:

  1. Escuchar atentamente sin intervenir hasta el final.
  2. Darle tiempo a que se explique y que llegue a sus propias conclusiones.
  3. Conceder credibilidad y confianza a sus sentimientos: no recriminarle ni juzgarle.
  4. No hacer juicios previos etiquetándole.
  5. Ayudarle a nombrar lo que siente. Debe reconocer y diferenciar sentimientos: temor, ira, miedo, alegría, sorpresa, disgusto...
  6. Promover en casa un ambiente general de escucha y respeto por los sentimientos de todos los miembros.

Si se observa el desarrollo emocional de los niños se pueden descubrir estadios iniciales de problemas que pueden llegar a ser serios. Hablamos de algunos síntomas como tristeza persistente, lloros. Esto puede ser una señal de alarma ante una depresión infantil, que diagnosticada tempranamente se podrá tratar con eficacia.

La DEPRESIÓN se puede definir como una situación afectiva de tristeza mayor en intensidad y duración que ocurre en un niño. Es una enfermedad causada por la condición depresiva persistente interfiriendo con la habilidad de funcionar del niño o adolescente.

Existe mayor riesgo de padecerla en niños que viven con mucha tensión o que han experimentado una pérdida traumática. También hay riesgo en niños que tienen desórdenes de la atención del aprendizaje o la conducta. Decíamos que es importante observar la conducta, o más bien, el cambio en la conducta para detectar posibles anomalías. Si un niño deja de jugar con sus amigos para pasar más tiempo sólo; si las cosas que le gustaban ya no le interesan o incluso si se empieza a portar mal en casa o en la escuela debemos dialogar de modo amigable con él para compartir lo que está experimentando y ayudarle.

Existen algunos síntomas que nos pueden dar la clave ante una depresión: tristeza, irritabilidad, anhedonia (pérdida del placer), llanto fácil, falta del sentido del humor, cambios en el sueño, baja autoestima, sentimiento de no ser querido, cambios de apetito y peso, hiperactividad e ideación suicida.

Además de los anteriores síntomas también pueden observarse conductas como las siguientes:

  1. Quejas frecuentes de enfermedades físicas como dolor de cabeza y estómago.
  2. Deterioro en los estudios o faltas en la escuela.
  3. Falta de energía y aburrimiento persistente.
  4. Concentración pobre.
  5. Desesperanza.
  6. Pérdida de interés en sus actividades favoritas; o inhabilidad para disfrutar de las actividades favoritas previas.
  7. Aislamiento social, comunicación pobre.
  8. Sensibilidad extrema hacia el rechazo y el fracaso.
  9. Aumento en la dificultad de relacionarse, coraje u hostilidad.
  10. Cambios notables en los patrones de comer y de dormir.
  11. Hablar de o tratar de escaparse de la casa.

El diagnóstico y tratamiento temprano es esencial ya que es una enfermedad real que requiere tratamiento y ayuda profesional. Algunos niños admiten cuando se les pregunta que están tristes o que son infelices. De ahí la importancia de la familia para recoger las inquietudes emocionales de los hijos y como decíamos al principio, fomentar el clima apropiado para expresar sentimientos o estados de tristeza y poder afrontarlo.

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA DEPRESIÓN INFANTIL? Existen varios aspectos:

  • Conductual: porque hayan ocurrido acontecimientos negativos en la vida del niño o ausencia de refuerzos.
  • Cognitivo: cuando el niño ha tenido experiencia de fracasos, juicios negativos o indefensión aprendida entre otros.
  • Psicodinámico: si ha existido pérdida de autoestima o pérdida del objeto bueno.
  • Biológico: si existe una disfunción del sistema neuroendocrino, disminución de la actividad de la serotonina y por efecto de la herencia.

De todos estos factores se produciría una conducta desajustada cuando interaccionan varios de ellos. En la familia el niño va a desarrollar los elementos básicos para su vida futura: el lenguaje, motivaciones, hábitos, etc. En principio, el apego del niño a la madre es fundamental en su desarrollo personal y social. Los apegos inseguros se han relacionado con todo tipo de problemas de conducta y con la depresión.

También es fundamental las buenas relaciones del niño con sus padres así como el puesto que ocupa entre los hermanos. Se sabe que la posición intermedia es la más vulnerable. Es importante que los padres construyan de manera adecuada la autoestima en los niños así como incentivar la capacidad de afrontar problemas y manejar la frustración.

Y ¿QUÉ PAPEL TIENE LA ESCUELA CUANDO SE PRESENTA ESTA SITUACIÓN? En ella se puede localizar precozmente cualquier atisbo de depresión. También el rendimiento escolar puede determinar algún problema pudiendo ser causa o efecto de la depresión. De ahí la importancia de una buena evaluación y seguimiento del maestro para detectar cambios. En cuanto a los instrumentos de evaluación de la depresión infantil (esto únicamente lo damos a conocer a los padres a título de información, no para ponerlo en práctica), se pueden encontrar pruebas de lápiz y papel: entrevistas, cuestionarios, etc., en este caso si se quieren medir conductas interiorizadas. Y en el caso de querer medir una conducta manifiesta, se hará una observación de conducta, registro de conducta y aplicación del juego infantil.

También existen pruebas de carácter endocrino para evaluar aspectos biológicos. Es de gran ayuda la entrevista a los maestros, compañeros y familia del niño.

Por último cabe hablar de ¿QUÉ TRATAMIENTO SEGUIR? En principio, por supuesto el que el especialista establezca. Sabemos que lo lógico es que sea individualizado y dependerá de la fase de desarrollo en que se encuentre el niño. Se acudirá al psicólogo para realizar terapia familiar o individual y, dado el caso, un tratamiento farmacológico puede ayudar.

BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA CON EL TEMA:

FRANCISCO XAVIER MÉNDEZ: “El niño que no sonríe” Estrategias para superar la tristeza y la depresión infantil.
Ediciones Pirámide
FRANÇOISE SAGAN: “Buenos días, tristeza”
Ediciones Cátedra
MARTIN E. P. SELIGMAN: “Aprenda optimismo”
Grijalbo Mondadori
Mª LUISA FERRERÓS:” Educar con inteligencia emocional”
Tibidabo, S.A.
MAURICE J. ELIAS, STEVEN E. TOBIAS Y BRIAN S. FRIEDLANDER: “La amistad”
Plaza & Janes Editores
FRANCESCO ALBERONI: “Guía para la salud emocional del niño”
Gedisa, S. A.

Mª Ángeles Pérez Montero
Francisco Javier Rodríguez Laguía

Envíe este artículo a alguien más:
Remitente:
Email destino:
Para enviar el artículo a varias personas separe las direcciones con comas ( , ).
05.03.2012 © Corporación CED. Colombia
www.servicont.com