Por LaFamilia.info

 

20162507m 

Entre tantas creencias alrededor del tema de la infidelidad conyugal, vale la pena desmitificar las que se apartan de la realidad y que por el contrario, pueden ocasionar más daño a una situación que de por sí, ya es dolorosa. Estas son algunas falsas ideas populares que hay que desterrar.

 

1. "Las aventuras pueden salvar el matrimonio"

 

Falso. Pensar que una tercera persona va a hacer que el matrimonio salga del aburrimiento, es una idea completamente falsa. Con la infidelidad no sólo se puede romper la rutina, sino también el amor, la confianza y el compromiso que los cónyuges han construido. La mejor forma de mejorar el matrimonio, es cambiando la relación, no la persona.

 

2. “Es sólo una aventura”

 

Falso. “Es sólo una aventura” dicen algunos, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos, la infidelidad pasa a mayores y los implicados se involucran más de lo que quieren, tanto que se les dificulta poner punto final a su relación de infidelidad. Mientras más estrecha y duradera se vuelva la relación del cónyuge infiel con su amante, más daño causará al matrimonio.

 

3. “Es lógico, porque el infiel ha dejado de querer a su pareja”

 

Falso, la infidelidad nunca es lógica. La desaparición de los sentimientos amorosos no justifica la infidelidad. Más bien habría que procurar recuperarlos. Además, no siempre el infiel ha dejado de querer a su cónyuge, pueden jugar otros factores, por ejemplo falta de voluntad y de carácter, incapacidad para establecer prioridades como también, defender sus criterios y respetar su dignidad.

 

4. "La infidelidad pasa porque `falta algo´..."

 

Falso. Es otra de las creencias comunes, no obstante, las debilidades de las personas y de las relaciones, no deben convertirse en motivos para quebrantar algo tan sagrado y serio como es un matrimonio. Ninguna relación es perfecta, y mucho menos lo son las personas, por eso cuando se presenten crisis o dificultades, lo mejor es afrontarlas y ojalá en la etapa inicial antes de que aumente como bola de nieve. Muchas personas, a pesar de reconocer que existen inconformidades en su matrimonio, no optan por la infidelidad y en cambio se sienten enamorados de sus cónyuges.

 

5. "El que fue infiel una vez, lo seguirá siendo"

 

Falso. Todos nos podemos equivocar y aprender de los errores. Cuando hay verdadero amor, arrepentimiento y voluntad para enmendar los daños, lo más lógico es que no se vuelva a repetir.

 

6. "Separarse es la mejor solución"

 

Falso. Son muchos los esposos que deciden afrontar esta falta grave -valiéndose de diferentes ayudas-, y logran perdonarse, perdonar y además reconstruir su relación. Investigaciones señalan además que los que han sido infieles se arrepienten de haberle fallado a su pareja y a sus hijos si los hay, y una vez concluyen su relación extramatrimonial buscan volver a recuperar su familia.

 

7. "Se perdona todo, menos la infidelidad"

 

Falso. Nunca digas “de esta agua no beberé”. Muchas personas aseguran que jamás perdonarán a sus parejas, pero cuando viven la experiencia las cosas cambian. Acabar un matrimonio no es tan fácil, solo quienes lo viven puede dar fe de ello. 

 

La infidelidad es un problema que puede tener solución si hay de por medio arrepentimiento, compromiso y voluntad, así poco a poco se logrará el perdón. Nadie ha dicho que es fácil, pero tampoco es imposible. No olvidemos que algo tan maravilloso como es el matrimonio, no puede dejarse vencer por el mal. Vale la pena luchar por el amor y la felicidad de toda una familia.

 

Más de este tema > 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme