ReL/AllProDad - 12.10.2018

 

Foto: freepic.diller 

 

Ser padre nunca ha sido fácil, ni en el siglo XXI ni en la época en que se fueron escribiendo los libros de la Biblia. La Sagrada Escritura tiene mucho que decir sobre esta tarea para la que no prepara la escuela ni el mundo empresarial o laboral. En la web AllProdDad han seleccionado 10 versículos que pueden aplicarse en todas las épocas y en todas las familias.

 

1. Sé el primer maestro de tus hijos (Proverbios 22,6)

 

Es responsabilidad de los padres "formar al niño para que siga el buen camino". No es responsabilidad del Estado, la escuela ni el gobierno, sino de los padres.

 

2. Los padres han de dar ejemplo de cómo se vive bien (2ª Corintios 3,2-3)

 

La Escritura enseña que la forma en la que vivimos es como una "carta de Dios", una carta que leen nuestros hijos, cada día.

 

3. Aporta lo que necesita la familia (1ª Timoteo 5,8)

 

Incluso un padre de familia que está sin empleo o que apenas puede aportar dinero al hogar, puede aportar su corazón y deseo. Solo con ser padre y estar al alcance, se aporta más que con el alquiler o la comida. Los padres tienen el deber de proveer las necesidades materiales, pero incluso cuando económicamente es difícil, pueden y deben proveer mucho como padres.

 

4. Los buenos padres imparten disciplina a sus hijos (Proverbios 13,24)

 

El padre que ama a sus hijos "cuida de disciplinarlos", dice la Escritura. Eso también se relaciona con el liderazgo proactivo de los padres en el hogar.

 

5. Los padres pasan tiempo con sus hijos, y no es tiempo vacío (Deuteronomio 6, 6-9)

 

"Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa"... La Escritura pide a los padres implicarse en conversaciones profundas, corazón a corazón, que aporten sabiduría, y no solo datos. Es bueno planificar (con fecha, hora) "paseos para conversar" con los niños, de uno en uno. Es tiempo familiar que vale la pena.

 

6. Tener compasión es una característica paterna

 

Un padre tiene compasión por sus hijos, como apunta el Salmo 103,13: “así el Señor se apiada".

 

7. Dedica recursos a lo que dices valorar

 

En la carta del Apóstol Santiago (Santiago 1,22) leemos: "no os limitéis a escuchar la Palabra, ponedla por obra, no os engañéis a vosotros mismos".

 

8. No exasperéis a vuestros hijos (Efesios 6,4)

 

No exasperéis a los hijos, dice la Escritura, sino "más bien educadlos con la disciplina y enseñanza que viene del Señor". Lo que propone la Biblia es educarlos para que sean jóvenes de fe.

 

9. Los padres nunca se rinden en lo que toca a sus hijos

 

La historia del hijo pródigo (Lucas 15, 20-24) es la de un padre que nunca pierde la esperanza y está listo para recibir de nuevo a su hijo con los brazos abiertos. Educar, disciplinar, pedir que rindan cuentas... pero nunca rendirse.

 

10. Los padres rezan por sus hijos (1º de Crónicas, 29, 19)

 

"Señor, concédele a mi hijo Salomón un corazón íntegro para que pueda cumplir tus mandamientos, preceptos y leyes, poniéndolos todos en práctica", rezaba el Rey David. En AllProDad añaden: "los niños que saben sin duda alguna que sus padres rezan por ellos cada día tienen una sensación profunda de amor y seguridad".

 

 

 

Victoria Prooday - 03.10.2018

 

Foto: Freepik 

 

Ante los últimos casos de suicidios de jóvenes y adolescentes sucedidos en diferentes países, es importante revisar qué está pasando y qué soluciones surgen al respecto. A continuación, compartimos un artículo escrito por la terapeuta ocupacional con amplia experiencia en la infancia Victoria Prooday, el cual se ha vuelto viral, más de 10 millones de personas lo han leído y el número sigue aumentando. 

 

La terapeuta comienza su escrito haciendo esta advertencia: "Sé que muchos preferirían no tener que enfrentarse a lo que digo en el artículo, pero sus hijos necesitan que ustedes escuchen lo que quiero decir. Incluso a quienes están en desacuerdo con mi perspectiva, les ruego que pongan en práctica las recomendaciones que comparto al final del artículo. Cuando vea los cambios positivos en la vida de su hijo, ¡entenderá por qué digo lo que digo!"

 

***

 

Hay una tragedia silenciosa que está ocurriendo ahora mismo, en nuestros hogares, y que afecta a las joyas más preciadas que tenemos: nuestros hijos. Después de tratar a cientos de niños y familias en mi trabajo como terapeuta ocupacional, soy testigo de una tragedia que está sucediendo frente a mis propios ojos. ¡El estado emocional de nuestros hijos es horrendo! He hablado con profesores y profesionales y tienen preocupaciones similares a las mías. Lo que es peor, en los últimos 15 años, las investigaciones han generado estadísticas alarmantes de un aumento brusco y constante en enfermedades mentales en niños, que ya es casi una epidemia:

 

• 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental

• El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) aumentó en un 43%

• La depresión adolescente aumentó en un 37%

• La tasa de suicidio en niños de 10 a 14 años aumentó en 100%

 

¿Cómo solucionar este problema?

 

Si queremos que nuestros hijos lleguen a ser individuos felices y saludables, tenemos que despertar y volver a lo más fundamental. ¡Todavía es posible! Lo sé porque cientos de mis clientes ven cambios positivos en el estado emocional de sus hijos en semanas (incluso días en algunos casos) después de aplicar estas recomendaciones:

 

• Establezca límites y recuerde que usted es la madre o padre de su hijo, no su amiga o amigo.

 

• Provea a sus niños de un estilo de vida equilibrado basado en lo que necesitan, no sólo lo que quieren.

 

• No tenga miedo de decir «NO» a sus hijos si lo que ellos quieren no es lo que necesitan.

 

• Proporcione alimentos nutritivos y naturales.

 

• Pasen 1 hora al día en espacios verdes andando en bicicleta, caminando, pescando, observando aves e insectos.

 

• Disfruten de una cena familiar sin tecnología todos los días.

 

• Jueguen un juego de mesa al día. 

 

• Que sus hijos cumplan con una obligación al día (doblar la ropa, guardar los juguetes, colgar la ropa, guardar los alimentos después de comprarlos, poner la mesa, etc.)

 

• Establezca una rutina para irse a la cama, que garantice que su hijo duerma largo tiempo en un dormitorio sin nada de tecnología.

 

• Enseñe responsabilidad e independencia. No los proteja en exceso contra pequeñas equivocaciones. Ayúdeles a adquirir las habilidades necesarias para superar los mayores desafíos de la vida.

 

• No prepare la mochila de su hijo, no le lleve la mochila, no le traiga a la escuela el almuerzo o la agenda que olvidó, y no pele el plátano para un niño de 5 años. Enséñele habilidades a sus niños en lugar de hacer las cosas por ellos.

 

• Enseñe a que posterguen la gratificación, y otorgue oportunidades para que se «aburran», ya que el aburrimiento es el momento en que la creatividad despierta. (Leer también: Por qué debes permitir que tu hijo se aburra)

 

No sienta que usted es responsable por el entretenimiento de su hijo.

 

No use la tecnología como una solución contra el aburrimiento.

 

Evite usar tecnología durante las comidas, en el auto, restaurantes, centros comerciales. Utilice dichos momentos como oportunidades para entrenar el cerebro de sus niños y aprendan a funcionar en «tiempos aburridos».

 

Ayúdeles a crear un «botiquín de primeros auxilios contra el aburrimiento» que contenga ideas de actividades para cuando «estoy aburrido».

 

• Esté disponible emocionalmente y comuníquese con sus niños, enséñeles habilidades sociales y cómo controlarse a sí mismos.

 

Apague el teléfono hasta que los niños estén en la cama, evitando así que usted se distraiga con una herramienta digital.

 

Conviértase en el entrenador de las emociones de su hijo. Enséñeles a reconocer y lidiar con la frustración y la ira.

 

Enséñeles a saludar, tomar turnos, compartir, tener empatía, modales en la mesa, conducir una conversación.

 

Conéctese emocionalmente: sonría, abrace, bese, cosquillee, lea, baile, salte o gatee con su hijo.

 

¡Es necesario que hagamos cambios en la vida de nuestros hijos antes de que toda esta generación de niños esté sumida en medicamentos! Aún no es demasiado tarde, pero pronto lo será ...

 

Por Victoria Prooday, Terapeuta ocupacional. Traducción al español por Johanna Perez Ray. Publicado en su Blog

 

 

 

Lavidalucida.com / 03.09.2018

 

Foto: Freepik 

 

Cada palabra que sale de nuestra boca tiene un impacto en la vida de nuestros hijos, incluso cuando creemos que ellos no nos están escuchando… 

 

La Programación Neurolingüística se ha encargado de enseñarnos la relación que existe entre el lenguaje y el cerebro, comprobando cada vez más que las palabras tienen un poder enorme en nuestra vida, así como explica Joanna Prieto, experta en coaching y empoderamiento: “Con un lenguaje más positivo y constructivo podamos ´atraer´, o al menos motivar, acciones, sucesos o personas para nuestras vidas con base en lo que queremos o deseamos. A los educadores y padres de familia, por ejemplo, nos aconsejan siempre dar retroalimentación positiva, amorosa y respetuosa a nuestros aprendices e hijos evitando el uso de palabras negativas o destructivas que puedan afectar la emocionalidad del ser”. 

 

Trata de ofrecerle siempre a tus hijos frases que empoderen su carácter, como por ejemplo estas que nos comparten desde el portal Lavidalucida.com

 

1. “Trata a los demás como quieras que te traten”

 

La regla de oro. Enseñar a un niño la regla de oro a una edad temprana, puede ayudarles a entender lo importante que es tratar a los demás con amabilidad y respeto. Demasiadas personas carecen de la capacidad de aceptar a los demás por lo que son y tratarlos con respeto. Como adulto, tus palabras y acciones deben mostrarle a tu hijo que tú practicas lo que predicas. Si tratas a los demás con amabilidad y respeto, tu hijo comenzará a entenderlo. En lugar de ser un bully o señalar a otros, será un pacificador y un líder.

 

2. “Escucha antes de hablar”

 

Esta lección puede tomar algunos años para que un niño pequeño aprenda, pero vale la pena enseñarla. Ser un oyente activo, puede ayudar a tu hijo en todos los aspectos de la vida. La escucha activa mediante la concentración, la comprensión y la respuesta, no siempre es fácil. Recuerda suavemente a tu hijo a escuchar antes de hablar, para enseñarles la importancia de la comunicación respetuosa.

 

3. “Piensa pensamientos positivos”

 

Esta frase es simple, pero puede terminar siendo una lección poderosa. Mantener una actitud positiva puede ser extremadamente difícil, especialmente a medida que se envejece y la vida comienza a suceder. Si tu hijo aprende a mantener una actitud positiva cuando es joven, incluso cuando las cosas son difíciles, esta lección se quedará con ellos durante toda su vida adulta.

 

4. “La bondad es el regalo más grande que puedes dar”

 

Una de las mejores lecciones que puede enseñar a tu hijo es ser amable. En un mundo lleno de gente que juzga y carece de compasión, encontrar a alguien genuinamente bondadoso y compasivo puede ser difícil. Enséñale a tu hijo lo importante que es mostrar bondad a los demás en cualquier circunstancia. Un acto amable puede hacer un mundo de diferencia en la vida de otra persona.

 

 

Por LaFamilia.info - 24.09.2018

 

Foto: Freepik 

 

La felicidad es un aprendizaje como cualquier otro, pues en gran medida, ésta depende de nuestra actitud y voluntad para alcanzarla y no como se suele pensar que está sujeta a factores externos. Así que en casa, podemos hacer de la felicidad una "asignatura" más. En LaFamilia.info te damos las siguientes estrategias. 

 

Antes que nada, hay que tener presente que para educar a los hijos en la felicidad, es importante propiciar un ambiente ambiente positivo y alegre, no olvidemos que los niños son como "esponjas" que absorben el clima emocional que les rodea. Por consiguiente, los padres debemos afrontar de la mejor manera nuestro estrés laboral, las situaciones complicadas o los problemas matrimoniales que se presenten en el camino; es un gran reto pero se puede lograr. 

 

"Manos a la obra" 

 

Enseñarles a los hijos a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, de las situaciones sencillas pero enriquecedoras, de los regalos que nos da la naturaleza… Hay que volcar la mirada hacia el tablero blanco sin detenerse en el minúsculo punto negro. Estas son algunas estrategias para educar a los hijos en la felicidad, el positivismo y motivarlos a ser emocionalmente fuertes: 

 

1. Invitar a los hijos a que valoren la vida con sus días de color y sus días grises, poniendo una actitud positiva y sacando provecho de las situaciones difíciles.

 

2. Enfatizar en realizar adecuadamente los procesos, más allá de los resultados obtenidos. Hacerle mayor énfasis al esfuerzo y la perseverancia.

 

3. La gratitud es una de las vías que conducen a la felicidad. Es importante enseñarles a los hijos a agradecer todo lo que reciben y que por momentos se les hacen invisibles: los alimentos, la familia, los amigos, la posibilidad de estudiar, de compartir con otros, de aprender, de respirar… Para fomentar este valor, se aconseja que los hijos observen las experiencias de personas con menores posibilidades que las suyas y aún así son alegres con la vida que tienen.

 

4. La autoestima es otro elemento determinante para ser feliz. Educar a los hijos bajo el amor, la autoridad asertiva, la seguridad en ellos mismos y la auto aceptación, serán primordiales en esta misión.

 

5. Brindarles las herramientas para que sepan afrontar sus propios retos, dejando que sean ellos los que resuelvan a la medida de sus posibilidades; cada edad tiene sus desafíos. Del mismo modo hay que dejar que se equivoquen y que desarrollen la capacidad para tolerar sus frustraciones.

 

6. Proveer un ambiente alegre, optimista, en el que diariamente haya espacio para el juego, las risas y el humor; es tan beneficio para los adultos como para los chicos.

 

7. El sentirse amado es otra de las fuentes de la felicidad. Los padres deben expresar el amor a sus hijos a través de gestos cariñosos como abrazos, besos, caricias… tanto a las hijas como a los hijos varones.

 

Está claro que para lograr que los hijos sean alegres y optimistas, los padres deben poner toda su voluntad para lograrlo, y cuanto más temprano comience esta labor mucho mejor. Igualmente no se debe bajar la guardia a medida que los hijos crecen; la adolescencia a pesar de ser una etapa con altibajos, es cuando los hijos más necesitan de un ambiente positivo, comprensivo y alegre.

 

 

Aprendemosjuntos.elpais.com - 14.09.2018

 

Foto: Eva Millet - Aprendemosjuntos.elpais.com

 

Periodista y escritora especializada en educación y crianza, Eva Millet advierte de los efectos en niños y jóvenes de la “hiperpaternidad”, un modelo que surgió en Estados Unidos con la primera generación “milenial” y que ya ha llegado a España. Este nuevo fenómeno va “de la sobreprotección al control excesivo, tanto en casa como en el aula”, desautoriza a los profesores e invade el espacio de los niños en la escuela. Millet ha investigado este cambio en la educación a través de entrevistas a psicólogos, pedagogos, educadores, padres y maestros, a quienes da voz en sus libros “Hiperpaternidad” e “Hiperniños”. La autora señala que este sistema de “crianza monstruosamente intensiva” está creando una generación de jóvenes ansiosos, impacientes, dependientes, con miedos y baja tolerancia a la frustración, que además se refleja en su aprendizaje y rendimiento académico. Millet propone que “las madres tigre, los padres apisonadora o helicóptero” den paso hacia un modelo que les permita relajarse, confiar en el sentido común y en los hijos, y no apostar solo por la acumulación de experiencias y conocimientos, sino por una “educación del carácter” que refuerce su empatía, resistencia, valores y tolerancia a la frustración.

 

Los dejamos con este video de la colección "Aprendemos juntos" del BBVA y El País. 

 

 

Ver también: 

VIDEO: "Prepara a tu hijo para la vida, no la vida para tu hijo”. Tim Elmore

VIDEO: "Sed los entrenadores emocionales de vuestros hijos". Elsa Punset

VIDEO: “La atención es el nuevo cociente intelectual”. Gregorio Luri

VIDEO: "Poner una etiqueta a un niño es muy fácil; quitársela no". Alberto Soler

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme