Convivencia, Elegancia y Cortesía
24/32
La servilleta y los cubiertos

La servilleta debe ir encima del plato o a su derecha. Una vez sentado y antes de que sirvan el primer plato, ésta se debe desdoblar y colocárnosla sobre el regazo. Nótese que en las únicas ocasiones en que se debe poner en pecho, es cuando se sirven crustáceos a los que se deben separar las patas de las colas, ya que esto salpica bastante.

La servilleta no se debe utilizar demasiado pues no comemos para ensuciarnos. Se emplea secando por presión sobre los labios y no frotando sobre la boca. Se debe utilizar una mano para hacer esta operación, con el apoyo de la otra que sujeta por debajo la servilleta.

Al terminar la comida, se deja la servilleta sobre la mesa al lado derecho del plato, nunca encima de éste. Debe dejarse doblada, pero no perfectamente.

En cuanto a los cubiertos, hay reglas que se deben conocer y aquí enumeramos las más importantes:

  • Los cubiertos se cogen y no se empuñan como se hace con un puñal
  • Los cubiertos de introducen a la boca de frente y no de lado, aunque si girar demasiado la muñeca.
  • Al finalizar cada plato, los cubiertos se dejan dentro de éste con la punta en el fondo del plato y la empuñadura apoyada justo en el borde y apuntando hacia nosotros.
  • La cuchara se introduce en la boca ligeramente ladeada y si contiene líquido, no se deben hacer ruido al sorber. Debemos evitar el roce y el golpe de ésta con el plato.
  • El cuchillo no se debe coger como si fuera un lápiz. Es conveniente recordar que solo se debe usar para cortar los alimentos y no como instrumento para llevarse la comida a la boca. Sin embargo se puede utilizar como ayuda para pinchar el alimento con el tenedor.
  • Los alimentos blandos como pasta, canelones, verduras, huevos, etc., no se deben cortar con cuchillo, sino con el tenedor.
  • La regla más práctica para coger los cubiertos adecuados es usarlos según el orden en que han sido puestos en la mesa, empezando de afuera hacia adentro.
Inicio < Anterior Siguiente >