Por Monseñor Francisco Pérez / Infocatolica.com - 14.05.2018

 

Foto: Freepik 

 

La pornografía daña al cerebro. Es como una droga que crea adicción y es muy difícil de erradicar. Se consume y siempre se quiere más y nunca se sacia. Cuanto más se consume, más grave es el daño al cerebro. Crea una situación en la que la persona se enfrasca y se aficiona de tal forma que el cerebro no tiene capacidad de reaccionar con libertad, está atado como la presa en la trampa.

 

Tal vez ante las ofertas tan diversas y tan uni­ver­sa­les que se dan en la sociedad y de modo especial en los medios de comunicación uno de los grandes problemas, que apuntan los sicólogos y siquiatras, es el consumo de la pornografía. Está haciendo verdaderos estragos desde el punto de vista sicológico como desde la perspectiva humana y espiritual. Los frutos que conlleva esta dependencia son desastrosos y el alcance de violencia que engendra son desbordantes. Creo que se confunde con mucha frecuencia este modo de proceder como si fuera una liberación de lo que antes era una opresión. La sociedad actual se enfrenta a una infinidad de tentaciones que buscan esclavizar al ser humano a través del pecado. El Catecismo de la Iglesia Católica define «la lujuria como un de­seo o un goce desordenados del placer venéreo. El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades de procreación y de unión» (Nº 2351).

 

La pornografía daña al cerebro. Es como una droga que crea adicción y es muy difícil de erradicar. Se consume y siempre se quiere más y nunca se sacia. Cuanto más se consume, más grave es el daño al cerebro. Crea una situación en la que la persona se enfrasca y se aficiona de tal forma que el cerebro no tiene capacidad de reaccionar con libertad, está atado como la presa en la trampa. De ahí se llega al comportamiento extremo donde se desnaturaliza el acto sexual y se convierte en un juego normalizado considerándolo como algo común y sin relevancia en aspectos morales. «Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno vie­ne a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Es una falta grave, Las autoridades civiles deben impedir la produc­ción y la distribución de material pornográfico» (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2354). Y esto por el bien de la persona; después no nos lamentemos.

 

La pornografía mata al amor. Estudios recientes han encontrado que después que un individuo ha estado expuesto a la pornografía, se califican a sí mismos con menor capacidad de amor que aquellos individuos que no tuvieron contacto con la pornografía. El verdadero amor que da relegado puesto que la pa­sión se convierte en utilizar a la otra persona como un objeto de placer y nada más. Por eso es una mentira que bajo capa de satisfacción y consideración del otro, se utiliza de tal forma que se cosifica y se despersonaliza. No existe el amor puesto que es un placer lleno de egoísmo.

 

La pornografía conduce a la violencia. Nunca produce efectos positivos. Es violenta y es una de las fuentes de la violencia de género. Al maltratar el cuerpo, se maltrata a la persona. Da ideas torcidas sobre el sexo y se propaga con intereses creados. Los medios de comunicación están –a través de los móviles o tabletas- propagando el fenómeno del sexting (envío de contenidos eróticos). Es un grave momento que requiere poner freno pues de lo contrario se llegará, como ya sucede, a perder la dignidad humana. El auténtico humanismo nada tiene que ver con este pecado muy grave que se ha convertido en un divertimento.

 

Hay instituciones que trabajan para atajar esta vorágine que no sabemos hasta dónde puede llegar. La educación en el amor requiere una pedagogía sana y sin ambages poniendo como finalidad la auténtica castidad. Se requiere retomar las catequesis que el Papa Juan Pablo II hizo sobre el amor, la sexualidad humana y el amor. Como dice el Papa Francisco: «La castidad expresa la entrega exclusiva al amor de Dios, que es la roca de mi corazón. Todos saben lo exigente que es esto, y el compromiso personal que comporta. Las tentaciones en este campo requieren humilde confianza en Dios, vigilancia y perseverancia». Para el que ama a Dios nada hay imposible porque «todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Fil 4, 13).

 

*Por Francisco Pérez. Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme