Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Blogs LaFamilia.info - 09.05.2016

 

blogdoshistorias
Foto: Pixabay 

 

Dos historias en dos épocas muy distintas, siglo IV y siglo IXX; dos lugares muy distantes el uno del otro, Norte de África y Norte América; dos circunstancias y maneras diferentes de lograr el objetivo, pero una constante: La entrega generosa y el amor incondicional de la MADRE que no se cansa ni se da por vencida.

 

La historia de Mónica


Corría año 354 cuando nace Agustín en el hogar de Patricio y Mónica. Fue el mayor de tres hermanos. Para Mónica, sus dos hijos menores “fueron su alegría y consuelo, pero el mayor Agustín, la hizo sufrir por décadas.” Agustín se sumergió en ideas paganas y en una vida descarriada. Se marchó de la casa. No atendía reproches y continuó con su mala conducta. Mónica, su madre, se dedicó a rezar y rezar por él. Su oración era constante ofreciendo además sacrificios y haciendo rezar a sacerdotes y amigos por la conversión de Agustín. En una ocasión un obispo le dijo: “Esté tranquila, es imposible que se pierda un hijo de tantas lágrimas”.

 

Esto y un sueño que tuvo viendo a su hijo volver, la llenaban de consuelo y esperanza a pesar de que Agustín no daba la más mínima señal de arrepentimiento.

 

Cuenta la historia que en el año 387 cuando Agustín tenía 33 años, ocurrió su conversión, corrigió su vida, se hizo instruir en la religión y bautizar. Ya convertido se dispuso volver con su madre y hermanos. Poco tiempo después murió su madre quien se convirtió en Santa Mónica y él, al cabo de los años fue Obispo de Hipona, escribió más de cien títulos entre ellos Las Confesiones y La Ciudad de Dios. Murió en 430, sus restos reposan en Pavia, Italia. Llegó a ser San Agustín, el más grande de los Padres y Doctor de la Iglesia cuyo legado es fuente de riqueza doctrinal.


La historia de Nancy


Corría el año 1847 cuando nació en Ohio, E.E.U.U., Thomas Alva Edison, el séptimo hijo de Samuel y Nancy. A los siete años asistió por primera vez a la escuela. Duró tres meses y fue expulsado alegando el maestro, en una carta a la familia, su falta de interés y torpeza. La explicación que esta sabia madre dio a su hijo, como respuesta a la carta que traía de la escuela fue: “Aquí dicen que eres muy especial y listo, que en el colegio no pueden enseñarte nada más. A partir de ahora yo me encargaré.”

 

La madre que había ejercido de maestra antes de casarse, asumió la educación del joven benjamín de la familia, inspirando en él aquella curiosidad sin límites que sería la característica destacable de su carrera a lo largo de su vida.

 

Viendo con claridad sus intereses, descubrió su talento natural. Cuando tenía 10 años se preocupó de proveerle libros de ciencia, concretamente de física e incluso de instalarle un pequeño laboratorio de química en el propio hogar.

 

Thomas Alva Edison fue el inventor de la bombilla eléctrica. Es el inventor más prolífico de la historia, con más de mil doscientas patentes. Murió en octubre de 1931 y como homenaje fueron apagadas las luces de varias ciudades por un minuto. Al final de sus días escribió: “Soy el resultado de lo que una gran mujer quiso hacer de mi.”

 

Leyendo estas dos historias, cada una de mis lectoras encontrará escondido en su corazón, una anécdota, un sacrificio, una palabra, una lágrima, un hallazgo, un suspiro, una sonrisa, una oración y mucho más, que la hace especial ante los ojos de Dios quien premiará lo grande y lo más pequeño de la vida de una madre.

 

***

princeblogPrince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación. Más artículos de este autor >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme