Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

Blogs LaFamilia.info - 28.08.2017

 

Foto: Freepik 

 

Al abrir el buscador y colocar ¿Cuánto dura el amor? Quedé sorprendida que con este título hay cientos de artículos, estudios e investigaciones científicas que avalan “la duración del amor".

 

La principal responsable de todo lo que nos pasa cuando estamos enamorados es la dopamina, un neurotransmisor que en el estado de enamoramiento, aumenta y produce síntomas placenteros, excitantes y que tiene el poder de alejarnos de la realidad.  También se disparan otros, la noradrenalina y la serotonina. Con este coctel explosivo ya no podemos evitar estar enamorados. 

 

El problema está en que no se mantienen esos niveles iniciales de forma permanente. De acuerdo con los diferentes estudios varía su permanencia. Unos científicos dicen que un año, otros que dos y los estudios más generosos dicen que hasta cuatro que es el máximo al que la ciencia atribuye “la duración del amor” porque bajan los niveles. 

 

¿Existe el amor eterno?

 

Entonces,  ¿qué se puede decir? Enseguida nos salta a la mente la respuesta: ¡El amor eterno no existe!

 

Pues les cuento que sí existe el amor eterno. Junto con esos neurotransmisores hay otro ingrediente que es la oxitocina que es la hormona de la ternura y esa si es de larga duración así como la leche de larga vida. 

 

La oxitocina es la hormona del amor de padres e hijos pero también es la que acompaña el amor conyugal. “Se juran amor eterno pero las hormonas cuentan otra historia.” Mientras unos científicos le dan total credibilidad a que al terminarse la producción de ese coctel inicial no hay manera de que se restablezca ese encanto inicial la psicóloga colombiana Lucía Rojas, considera que el amor no es exclusivamente una cuestión química. Sin duda su duración depende de una serie de factores biológicos, pero también psicológicos e inclusive externos. 

 

Enamoramiento y amor

 

Hay que tener claro que no es lo mismo el enamoramiento que el amor.  Hay que trabajar para el amor. Y muy claro lo tenemos que tener : “El Amor es una decisión de la voluntad”.

 

Yo decido amar esa persona y hago todo lo que esté a mi alcance para aumentar ese amor día a día. Está comprobado que el esfuerzo que pongamos en esto, aumenta los niveles de oxitocina. El esfuerzo se puede interpretar tanto en cantidad como en calidad, entendido como hacer cosas que no nos agradan tanto pero que le gustan a la otra persona o aumentar la frecuencia de determinadas actividades que puedan ser positivas para los dos. Apostar por la novedad también ayuda porque está demostrado que las sorpresas aumentan los niveles de dopamina, lo que contribuye a mantener vivo el éxtasis romántico.

 

Diferencias importantes

 

Nos dice Álvaro Sierra en su libro “Pero si nos queríamos tanto”: Amar al otro en cuanto otro, es constatar que es diferente por múltiples razones:

 

1. No está parado en el mismo sitio que yo, por tanto no ve lo mismo que yo estoy viendo.

 

2. No ha vivido lo que yo he vivido. Por tanto su realidad se ha nutrido y se ha estructurado con otra savia, de modo que es muy diversa su contextura, solo diversa, no peor o mejor. 

 

3. Su sensibilidad depende mucho de las experiencias vividas…

 

4. Que hombres y mujeres tengan su organismo regulado por factores hormonales diferentes ya es razón suficiente para esperar diferencias significativas en la forma de ser, sentir, actuar y relacionarse con el entorno. Un cerebro configurado bajo el influjo de la testosterona (hormona masculina) siente , piensa, sueña y recrea el mundo de forma diferente a como lo hacen aquellos influidos por estrógenos(hormona femenina). 

 

El matrimonio es una gran aventura en que nos decidimos juntos a aprender a amar.

 

Hoy en el banco me tocó al lado un señor llamado José Durán y me dijo con orgullo y nostalgia: “Vivimos 59 años, dos meses y 12 días de amor y súmele los 4 de noviazgo. Después de eso se murió y todavía me hace falta.” Y del otro lado quien estaba oyendo, Guillermo Ahumada, me dijo: “Y yo llevo 56 años y aquí estamos amándonos todavía.” 

 

¡El amor eterno si existe!

 

***

 

princeblogPrince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación. Más artículos de este autor >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme