estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Prince Martínez - Blogs LaFamilia.info
03.11.2014
 

 

princeblog

 

Prince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación.

 

 

Esta semana celebramos dos fiestas en la Iglesia Católica, el primero de noviembre, el Día de Todos los Santos y el dos, el Día de los Difuntos. Es más, el llamado “Halloween” que hoy en día y con ese nombre foráneo se ha infiltrado en nuestro país desde los años 80, significa “All Hallows Eve”: víspera de todos los santos.

 

Día de Todos Los Santos

 

El Día de Todos los Santos comenzó a celebrarse alrededor del año 800. “Es la celebración que reúne y concentra en un día todo el santoral del año, pero principalmente recuerda a los santos anónimos…¿Quiénes son los Santos? Son esa multitud innumerable de hombres y mujeres de toda raza, edad y condición, que se desvivieron por los demás, que vencieron el egoísmo, que perdonaron siempre.” (Encuentra.com)

 

El santo no nace se hace cada día en el hogar, en la oficina, en la calle, en el quirófano, en la fábrica, en la enfermedad, en la fiesta… “La Santidad “grande” está en cumplir los “deberes pequeños” de cada instante.” Libro Camino, 817, San Josemaría.

 

En una entrevista exclusiva al P. Antonio Spadaro S.J., el Papa Francisco nos dice:

 

“Yo veo la santidad en el pueblo de Dios, su santidad cotidiana. Existe una 'clase media de la santidad' de la que todos podemos formar parte (...). Veo la santidad en el pueblo de Dios paciente: una mujer que cría a sus hijos, un hombre que trabaja para llevar a casa el pan, los enfermos, los sacerdotes ancianos tantas veces heridos pero siempre con su sonrisa porque han servido al Señor, las religiosas que tanto trabajan y que viven una santidad escondida. Esta es, para mí, la santidad común (...). Esta era la santidad de mis padres: de mi padre, de mi madre, de mi abuela Rosa, que me han hecho tanto bien.”

 

Esa es la santidad a la que estamos llamados.

 

Día de los Difuntos

 

El dos de noviembre es el Día de los Difuntos. Este día se conmemoran las almas que todavía no han llegado al cielo y se encuentran en el purgatorio. En México celebran el Día de los Muertos como una fiesta nacional enraizada a la cultura del país. Elena Ponatowska describe así esa fiesta: “La muerte es parte de la vida… la muerte no espanta, al contrario, nos recuerda que todo pasa, que todo lo terrestre se acaba y que llevamos dentro un esqueleto”.

 

Vivimos en Tres Dimensiones

 

Estos dos días nos recuerdan que en la Iglesia se viven tres dimensiones: los santos en el cielo viven en la Iglesia Triunfante, los difuntos que están purificándose para llegar a ver el rostro de Dios, viven en la Iglesia Purgante y nosotros vivimos en la Iglesia Militante. ¡Todos estamos vivos! Y por consiguiente nos podemos ayudar los unos a los otros. Las buenas obras y las oraciones que hacemos durante nuestra vida se aplican a la Iglesia Purgante y dan a la vez gloria a los de la Iglesia Triunfante. Esto es lo que la Iglesia llama La Comunión de los Santos.

 

Todos hemos llorado la partida de un ser querido, lloramos su ausencia pero lo que más lloramos es por no tenerlo físicamente a nuestro lado. En esos casos lo que nos consuela a los cristianos es lo que dice un amigo mío: “Cuando le preguntan a Jesús por los difuntos contesta que serán como ángeles. La tarea de los bienaventurados es muy similar a la que hace un Ángel de la Guarda, por lo tanto nos acompañan, interceden, ayudan, etc. Son una gran ayuda para alcanzar la santidad personal”.

 

Eso significa que tenemos seres muy queridos que nos están acompañando permanentemente. ¿Qué hay que hacer? Conectarse a la mejor red social que existe entre las tres Iglesias: la Comunión de los Santos y “chatear” con ellos más a menudo encomendándoles tareas específicas. A la vez nosotros tenemos que ofrecerles nuestras oraciones y nuestro esfuerzo diario para alcanzar la santidad personal y todo esto hasta que nos reencontremos.

 

Más artículos de este autor >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme