Tusicuentas.co
19.04.2013

¡Sí!, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha descubierto -¡por fin!- que las adolescentes se embarazan porque tienen grandes vacíos en sus proyectos de vida, no por falta de anticonceptivos.

Es común pensar en el embarazo como el motivo que precipita la deserción escolar. Pero, ¿por qué tantas adolescentes quedan embarazadas? La respuesta es sorprendente: investigaciones realizadas por el BID sugieren que en muchas ocasiones el embarazo es una vía de escape para las adolescentes. Estas jóvenes, en compleja situación de desventaja, tienen en su mente que un embarazo precoz no va a alterar su trayectoria de vida, sino que simplemente la va a acelerar. Así que quedarse embarazada para no ir a la escuela tiene gran sentido. Por esta razón la entidad ha emprendido una campaña en los países de América Latina y el Caribe, la cual busca fortalecer la educación del carácter de las niñas y la promoción de una educación de calidad.

A propósito y dada la importancia de la campaña, es hora de que el Gobierno de Colombia madure en su enfoque a la problemática del embarazo adolescente, que con la actual estrategia de inundar a los jóvenes con anticonceptivos y bombardearlos con información sexual y una ética relativista, está agravando el problema antes que mejorarlo.

Vale la pena tener en cuenta el mensaje de esta campaña:

{youtubejw}5Ll1oayDU7Q{/youtubejw}

 

ElColombiano.com
05.04.2013

Kirstie Clements, exdirectora de Vogue, asegura en su libro The Vogue Factor, que las modelos se someten a dietas extremas para alcanzar la delgadez que esta industria les exige. Una de estas prácticas es comer pañuelos desechables para evitar subir de peso.

Clements también describe en su libro una sesión de fotos a la que acompañó a una modelo, a quien no vio comer ni una sola vez durante tres días.

Según la exdirectora de Vogue, cuando una modelo comienza a debutar en Australia y desea triunfar en el extranjero, se somete a estrictas dietas para bajar dos tallas y alcanzar lo que Vogue denomina "delgado tipo París".

El libro "The Vogue Factor" puede ser descargado en versión digital en Amazon.

ABC.es
22.03.2013

Cuatro de cada diez menores se declara sedentario en sus prácticas de ocio, como consecuencia del uso de videojuegos, la televisión y las redes sociales. Un hecho que ha provocado un aumento exponencial de la obesidad infantil en los últimos años y que afecta al 40% de la población de entre 2 y 24 años.

No obstante, los kilos de más no son el único problema, dado que el sobrepeso es la antesala de otras muchas complicaciones de salud propias del adulto, como la diabetes o la hipertensión arterial. De hecho, la prevalencia de ésta última entre niños obesos puede superar el 30%, según se ha advertido en la 18ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión, celebrada en Valencia.

"Es fundamental no pasar por alto la importancia de empezar a educar desde la infancia en salud cardiovascular fomentando hábitos cardiosaludables, como realizar ejercicio físico a diario, ya que el sedentarismo está alcanzando cifras alarmantes, y mantener una alimentación saludable", ha insistido Nieves Martell, presidenta de Seh-lelha.

Y es que, los cambios en los hábitos de consumo y alimentación que se han producido en los últimos años, así como la creciente tendencia al sedentarismo en las actividades lúdicas, están incidiendo de manera muy negativa en la salud de los más pequeños. Por ello, según ha asegurado el experto de la Seh-lelha, Francisco Morales, es «importante» identificar desde edades tempranas los factores de riesgo cardiovascular, como obesidad e hipertensión, porque «suelen evolucionar» hasta la edad adulta.

Más de este tema:
Más deporte y menos videojuegos

Teinteresa.es
13.04.2013

A pesar de que Madonna, Jennifer López, Sharon Stone, Shakira o Paris Hilton parecen encantadas junto a sus ‘toyboy’, lo cierto es que la mayoría de las mujeres prefiere que sus parejas tengan entre tres y seis años más que ellas según un estudio realizado por la compañía británica Confused.com en el que participaron 2.000 personas.

Siempre y cuando el hombre sea mayor, la diferencia de edad perfecta en una pareja es de cuatro años y cuatro meses, algo que según las personas consultadas hace que la relación sea mejor. De hecho, tan sólo el uno por ciento de las mujeres que participaron en el estudio afirmó preferir parejas menores que ellas.

Ocurre lo mismo en el caso de los hombres, que se muestran reticentes a ser reducidos a ‘toyboys’, con sólo un dos por ciento que asegura que saldría con mujeres mayores a pesar de afirmar que es preferible que haya una diferencia de edad entre ambos sexos.

Para el 40 por ciento esa variación de edad ideal es de tres a cuatro años, mientras que para el 30 por ciento es de entre cinco y seis, unos requisitos que cumplen la modelo Kate Moss, de 39 años, y su marido, el músico Jamie Hince, de 44, o la reina Isabel II, de 86, y el príncipe Felipe, de 91.

No obstante, una de cada tres mujeres consultadas afirma que saldría con un hombre siete años mayores que ellas a pesar de que más de un tercio reconoce pensar que cuando ven a una mujer con una pareja mucho mayor se debe a motivos económicos, y una de cada cinco opina que la relación no será duradera.

Sin embargo, son muchos los aspectos positivos que puede aportar la diferencia de edad entre las parejas. El más nombrado es la posibilidad de aprender de la experiencia y la perspectiva de la otra persona, mientras que cuatro de cada diez consideran que la juventud es contagiosa.

Daniela Jerez – YoInfluyo.com
05.04.2013

Cada vez más adolescentes asiáticos están organizando las ya famosas “Potato parties” o “Fiestas de papas a la francesa” que, como su nombre lo indica, consisten en ordenar cientos de porciones de este alimento en las sucursales de comida rápida para después compartirlas en sus redes sociales.

En las imágenes incluso, puede verse a los chicos hasta con 20 charolas repletas de papas a la francesa. Las extrañas fiestas tienen sus orígenes en Japón, cuando la cadena de comida rápida McDonald´s lanzó una promoción de este alimento y así, la tendencia se fue extendiendo a varias naciones en Asia.

Las también llamadas “fiestas de carbohidratos” han sido criticadas por los efectos negativos que tienen en la salud de los chicos que las consumen en exceso, además del enojo que ha causado a los empleados de McDonald´s que en muchas ocasiones se han visto en la necesidad de correr a los adolescentes del lugar. El desperdicio de la comida, es otro de los factores negativos de dichas celebraciones.

Los nutriólogos tampoco ocultan su preocupación pues en cada fiesta como estas, pueden llegar a consumirse hasta 30 mil calorías masivas. Y es que la obesidad en niños y adolescentes preocupa a los médicos. En Estados Unidos por ejemplo, entre un 16 y 33 por ciento son obesos desde los cinco años y el problema se agrava durante la adolescencia pues entre las edades de 10 a 13 años quien la padece tiene un 80 por ciento de probabilidades de convertirse en un adulto obeso.

Asimismo, de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en más de la mitad de los 34 países miembros del organismo, una de dos personas sufre de sobrepeso u obesidad lo que ocasionará que dichas personas “mueran tempranamente y los costos de salud se eleven aún más”.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), 44 por ciento de los niños que padecen obesidad son propensos a ser diabéticos cuando sean adultos, el 23 por ciento a padecer cardiopatías isquémicas y entre el 7 y 41 por ciento a padecer algunos cánceres atribuibles al sobrepeso y la obesidad.

Por su parte, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 realizada en nuestro país arrojó que más del 70 por ciento de los adultos padecen sobrepeso u obesidad mientras que 35 por ciento de los adolescentes y niños sufren del mismo mal en nuestro país.

Lo peor para los niños y jóvenes que padecen sobrepeso u obesidad es que en muchas ocasiones son blanco de feroces burlas a causa de su peso, lo que los lleva a una profunda depresión y es que de acuerdo a Health Day, 64 por ciento de los chicos que padecen este mal han sufrido bullying escolar, no sólo de sus compañeros de clase sino también de sus padres, profesores o entrenadores. Mismo caso enfrentan los niños que tienden a ser muy delgados.

Al respecto, la doctora en Ciencias de la Educación, Ana Teresa López de Llergo insta que debemos aceptar y apreciar a las personas como son desde el punto de vista interior y exterior y exaltar los puntos atractivos de cada uno recordando que no hay perfección ni interna ni externa pero que cada modo de ser tiene su propia belleza.

Sin embargo, también es importante que los padres de familia contribuyan a que sus hijos puedan tener una buena salud por lo que es importante que cuiden sus regímenes alimenticios, por eso, de acuerdo a American Academy of Child and Adolescent Psychiatry las formas de manejar la obesidad en niños son las siguientes:

  • Comenzar un programa de control del peso.
  • Cambiar los hábitos de comer (comer despacio, desarrollar una rutina).
  • Planificar las comidas y hacer una mejor selección de los alimentos (comer menos alimentos grasosos y evitar los alimentos de poco valor nutritivo, como comida rápida)
  • Controlar las porciones.
  • Aumentar la actividad física (especialmente el caminar)
  • Enterarse de lo que su niño come en la escuela
EFE
21.03.2013

Cambiar de canal a la televisión para que los niños vean programas educativos en vez de violentos puede mejorar el comportamiento de los pequeños en edad preescolar, incluso sin que necesariamente la vean menos, de acuerdo con un estudio realizado en Estados Unidos.

Los resultados fueron modestos y se difuminaron con el tiempo, pero podrían contener la promesa para encontrar formas de ayudar a que los infantes eviten el comportamiento agresivo y violento, dijeron los autores del estudio y otros médicos.

"No se trata nada más de apagar la televisión. Es sobre cambiar de canal. Lo que los niños ven es tan importante como la cantidad", dijo el pediatra Dimitri Christakis, principal autor del estudio e investigador de la Universidad de Washington. La investigación se publicó en la revista Pediatrics.

El estudio involucró a 565 pacientes de Seattle que periódicamente llenaron bitácoras de lo que veían en televisión y cuestionarios para medir el comportamiento infantil.

La mitad fue capacitada durante seis meses para que los niños de 3 a 5 años vieran programas como "Plaza Sésamo" y "Dora la Exploradora", en lugar de programas más violentos como "Power Rangers". Los resultados se compararon con los de aquellos niños cuyos padres recibieron en su lugar capacitación sobre hábitos alimenticios saludables.

En seis meses, los niños de ambos grupos mostraron un mejor comportamiento, pero hubo una mejora un poco mayor en el grupo con padres que fueron asesorados sobre la televisión. Para el año no hubo diferencia importante entre los dos grupos en términos generales. "Esto es importante porque ellos son los que están en mayor riesgo, tanto para cometer agresiones en la vida real como para ser víctimas de agresión", dijo Christakis, pediatra en el Hospital Infantil y Centro Médico Regional en Seattle.

El estudio tuvo algunas fallas. A los padres no se les dijo el propósito del estudio, pero los autores reconocen que probablemente se lo imaginaron y que eso pudo afectar los resultados. Antes del estudio, los niños tenían en promedio una hora y media de televisión, video y juegos de computadora por día y el contenido violento representaba casi una cuarta parte de ese tiempo. Para el final del estudio, eso se incrementó 10 minutos para ambos grupos. Aquellos en el grupo asesorado sobre contenido de TV aumentaron el tiempo con programas positivos, mientras que el grupo asesorado con nutrición vio más programas violentos.

Nancy Jensen, una madre que participó en el estudio, dijo fue una llamada de atención. "No me di cuenta de cuánto estaba viendo Elizabeth (su hija de 6 años)", dijo. Afirmó que el comportamiento de su hija mejoró después de los cambios y ahora controla lo que ven Elizabeth y su hermano de 2 años, Joe.

Más de este tema:
No todos los dibujos animados son para niños
Películas sin violencia son mejores para el sueño de los niños

LaFamilia.info - Teinteresa.es
13.04.2013

Lo decíamos hace pocos días en nuestro artículo Las comidas: momentos para respetar en familia y ahora lo comprueba un nuevo estudio, el cual afirma que sentarse a la mesa cada noche rodeado de la familia aporta numerosos aspectos positivos a cada uno de sus miembros, especialmente a los adolescentes, ya que contribuye a que gocen de una mejor salud mental.

Según la investigación realizada por la Universidad de Queen, en Canadá, y publicada por la revista Journal of Adolescent Health, los hijos adolescentes se sienten más satisfechos con la vida, con una mayor confianza en sí mismos, e incluso más útiles para los demás. Al parecer, el compartir un tiempo junto a los seres queridos se relaciona con un menor número de problemas emocionales y de conducta.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores observaron a un total de 26.069 adolescentes de entre 11 y 15 años y examinaron la relación entre la frecuencia de las cenas familiares y los aspectos positivos y negativos de su salud, de modo que constataron que reunirse con los padres y hermanos a la hora de la cena provoca consecuencias positivas en ellos sin importar la edad, el género, ni la condición social.

Cabe recordar que comer al menos tres veces durante la semana junto a la familia ayuda a reducir en un 32 por ciento el riesgo de que los niños sufran trastornos alimentarios, y en un 15 por ciento el peligro de padecer obesidad según afirmó Pilar Gómez Enterría, coordinadora del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrina y Nutrición en el 54 Congreso de la Sociedad.

Aceprensa
29.03.2013

Nuevas investigaciones ponen de manifiesto que la excesiva alabanza a los menores no conduce a su mejor desarrollo, ni a su felicidad. Sobre este tema hablan recientemente, en el The Wall Street Journal, la columnista Sue Shellenbarger y el matrimonio Jason y Cara Green, padres de tres hijos de 1 a 8 años.

Con buena intención, muchos padres intentan inculcar en sus hijos una fuerte dosis de autoestima, pensando que esto les ayudará a enfrentarse con seguridad a los retos de la vida. Sin embargo, nuevos estudios hacen ver que el exceso de ánimos es contraproducente. Mark Leary, profesor de psicología y neurociencia de la universidad de Duke (EE.UU.), explica que desde los 8 años los niños experimentan altibajos en su autoestima como consecuencia de las relaciones con sus compañeros de colegio. “Los niños tienen una imperiosa necesidad de sentirse valorados, aceptados y amados”, dice el Dr. Leary. Pero también manifiesta que es bueno que los chicos se sientan mal consigo mismos, temporalmente, si su conducta no ha sido correcta.

Jason Green explica que enseñó a sus hijos el lema “nadie es mejor que tú, pero tú no eres mejor que los demás”. Nos cuenta cómo al entrenar a un equipo de fútbol de niños sentó a su hijo Wyatt en el banquillo, por mal comportamiento. Después le explicó las razones de esta medida; se dieron un abrazo y el hijo aprendió la lección. Por otra parte, Wyatt experimentó problemas de retraso en comprensión lectora en la escuela. Su madre le puso un profesor particular, y le dijo que todos tenemos que afrontar problemas: “ahora te toca a ti”. Le hizo ver que lo importante era lo que él era y el esfuerzo que tenía que poner; los resultados ya llegarían. Así ocurrió.

La revista Journal of Experimental Psychology (febrero de 2013), publicó un estudio de 313 niños de 8 a 13 años, quienes tuvieron que medir sus destrezas con un programa de ordenador. Los chicos que venían con excesiva confianza en sí mismos se sintieron avergonzados después, por sus malos resultados. Los que llegaron con perspectivas más modestas y realistas no sintieron ninguna vergüenza y se centraron mejor en su tarea. El estudio, dirigido por investigadores de la universidad de Utrecht (Holanda), afirma que a veces los adultos “pueden fomentar en los niños con baja autoestima la vulnerabilidad emocional que están tratando de evitar”. La investigación considera que mucho mejor que alabar en exceso, es hacerlo según el esfuerzo que pongan los niños.

En un contexto de apoyo y cariño familiar, la autoestima de los chicos es efecto del esfuerzo desempeñado en sus compromisos; no su causa. Enseñarles a valorarse según una adecuada relación con la realidad, especialmente con los demás, es clave para adquirir una verdadera autoestima.

Más de este tema:
Autoestima malentendida en los niños

Expansión
13.03.2013

La canciller alemana, Angela Merkel, llamó a las empresas de su país a promover políticas para impulsar todavía más la conciliación de vida laboral y familiar. En su tradicional videomensaje de los sábados, la jefa del Gobierno alemán advirtió de que “el que quiera contar con los especialistas del futuro, deberá tener mayor consideración por el tema de la familia”.

Según Merkel, muchas compañías ya son perfectamente conscientes de esta necesidad y subrayó que sobre todo en el ámbito de las pequeñas y medianas empresas se pueden encontrar buenos ejemplos de “cómo se puede combinar de forma individual horario laboral con tiempo para la familia”.

“Lograr la conciliación de familia y trabajo es de interés común, tanto a nivel económico, para nosotros y para crear puestos de trabajo estables y sostenibles en el futuro, como para los niños y los padres”, subrayó.

Agregó que esta conciliación “no puede conseguirse únicamente con medidas legales, sino que exige además un cambio de mentalidad”.

La canciller señaló que evidentemente también el Gobierno debe actuar y aludió en este sentido a la inyección de 580 millones de euros adicionales a los 4.000 millones iniciales para poder ofrecer a partir del próximo 1 de agosto plazas en las guarderías públicas a todos los niños a partir del año.

Merkel aludió asimismo a la necesidad de conciliar la vida laboral y familiar de aquellos empleados que tienen a su cargo personas en situación de dependencia.

La canciller se refirió asimismo a otros “ejemplos destacados” para facilitar la conciliación de vida laboral y familiar, como el “home-office”, el trabajo desde casa, o el “job sharing”, cuando dos personas en régimen de media jornada realizan el trabajo que normalmente asume un sólo empleado a jornada completa.

La conciliación laboral y familiar será uno de los temas que la ministra alemana de la Familia, Kristina Schröder, tiene previsto abordar el próximo martes en Berlín con expertos, asociaciones y empresas en la primera cumbre sobre la familia, a la que también asistirá Merkel.

Más de este tema:
La mujer, entre el trabajo y la familia
Cuando el trabajo permite tener familia