ACI - 14.09.2017

 

 Foto: CNN en Español

 

Consuelo del Socorro Córdoba es una colombiana que estaba decidida a morir al someterse a la eutanasia a causa de las graves dolencias que le generó el ataque con ácido causado por su ex esposo en el año 2001. Pero tras su encuentro con el Papa Francisco el pasado 9 de septiembre, desistió de acabar con su vida.

 

La mujer, que sufre de toxoplasmosis –una infección muy grave que afecta al cerebro– ha sido sometida a 87 cirugías, pero aún le quedan 6 más ya que no puede consumir alimentos sólidos, solamente puede ingerir líquidos.. En diálogo con CNN en Español narró que su encuentro con el Papa Francisco en la Nunciatura Apostólica en Bogotá.

 

“Yo fui la primera en la fila y la primera que saludó fue a mí. Me abrazó, le entregué el regalo. Estoy feliz, le dije que me iba a hacer la eutanasia, que me ayudara, y me dijo que no, que no iba a hacer eso. Me dijo que yo era muy valiente y muy linda”.

 

Este encuentro con Francisco, la “cambió totalmente. Ahora sí quiero vivir y necesito que el mundo entero lo sepa”. “Gracias a Dios se pudo dar este milagro que yo pudiera estar acá”, compartió la mujer que aún necesita varios miles de dólares para su tratamiento.

 

Pensaba hacerme la eutanasia el 29 de septiembre. Aquí tengo la carta. Aquí en Teusaquillo el doctor Gustavo Quiñones me iba a aplicar la inyección, pero ya no me la voy a hacer más”, sentenció.

 

Consuelo también pidió ayuda para salir de la miseria en la que vive ya que solo tiene para sostenerse un bono de 84 mil pesos, unos 30 dólares estadounidenses. Ahora, explicó Consuelo, “quiero soñar con muchas cosas: techo, negocio, casa, de todo porque ya no voy a morir”.

 

Al Papa, concluyó, “le regalé mi corazón y le compré una cosa hermosa como un corazón lindo y todo este documental, la carta de eutanasia, todo, para que él lo vea allá en Roma”.

 

 

Carmelo López-Arias / ReL

 

 

Tres científicos de primer nivel analizan este tema en un artículo publicado recientemente en The New Atlantis: "Growing Pains. Problems with Puberty Suppression in Treating Gender Dysphoria [Dolores crecientes. Problemas con la supresión de la pubertad en el tratamiento de la disforia de género]".

 

Se trata de tres médicos: Paul W. Hruz, pediatra y profesor de Endocrinología y Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis; Lawrence S. Mayer, psiquiatra en la Facultad de Medicina del hospital Johns Hopkins y de informática biomédica en la Clínica Mayo; y Paul R. McHugh, que fue durante 26 años jefe del departamento de Psiquiatría del Hospital Johns Hopkins, donde primero empezaron a hacerse operaciones de cambio de sexo y donde primero dejaron de hacerse porque solo aportaban problemas a los pacientes y ninguna mejora en su situación psíquica.

 

 

El punto de partida de los tres doctores es muy sencillo: 

 

- "Los jóvenes con disforia de género constituyen una población particularmente vulnerable".

 

- "Modificar el desarrollo biológicamente normal de niños de 12 años para tratar un trastorno psíquico es un paso muy serio".

 

- "Que el bloqueo de la pubertad sea la mejor forma de tratar la disforia de género en los niños está muy lejos de estar asentado y no debería considerarse una opción prudente con eficacia demostrada, sino una medida drástica que está en fase experimental".

 

Todo lo que no sabemos

 

Cuando se trata de los mecanismos de identificación sexual, sobre todo en menores, lo que no saben los médicos es mucho más que lo que saben:

 

- "Es sorprendentemente pequeña la comprensión científica de cuestiones importantes subyacentes a los debates sobre la identidad de género: por ejemplo, hay muy poca evidencia científica que explique por qué algunas personas se identifican con el sexo opuesto, o por qué las expresiones infantiles del sexo contrario persisten en unos individuos y no en otros".

 

- "La pubertad implica infinidad de procesos físicos complejos, relacionados entre sí y superpuestos unos con otros, que tienen lugar en momentos diversos y tienen duraciones diversas".

 

- "La evidencia sobre la seguridad y la eficacia de la supresión de la pubertad es escasa, y se basa más en el juicio subjetivo de los clínicos que en una rigurosa evidencia empírica".

 

Tres hechos anómalos

 

Enturbiando lo que debería ser un problema a resolver científicamente y sin presiones ideológicas, los médicos que tienen ante sí a un niño con un potencial trastorno de identificación sexual se encuentran con una situación envenenada:

 

-Primera anomalía: la campaña mediática del lobby LGTBI, su aceptación acrítica por las administraciones y la labor de adoctrinamiento en ideología de género en las escuelas ha disparado brutalmente la cifra de niños que acuden a consulta por disforia de género. Por citar solo algunos datos de entre los que incluye el artículo:

 

a) Reino Unido (niños menores de 18 años): de 94 casos en 2009/2010 a 1986 en 2016/2017, un aumento del 2000%.

 

b) Reino Unido (niños menores de 6 años): de 6 casos en 2009/2010 a 32 en 2016/2017, un aumento del 430%.

 

c) Boston: entre 1998 y 2006, 4,5 pacientes anuales; entre 2007 y 2009, 19 pacientes anuales, un acumento del 322%. 

 

d) Indianápolis: de los 38 pacientes registrados entre 2002 y 2015, el 74% llegaron en los últimos tres años.

 

-Segunda anomalía: la terapia denominada "afirmativa" (cuando "el terapeuta acepta, en vez de desafiar, la autocomprensión del paciente como perteneciente al sexo opuesto", y aplica como medida estándar la supresión hormonal) es difundida y defendida por asociaciones de "derechos humanos" como si se tratase de una cuestión ideológica y no de una cuestión médica, y han arrastrado a algunas asociaciones pediátricas a pesar de que la FDA norteamericana (Food and Drug Administration, referencia mundial en la calificación de medicamentos) no ha aprobado esos tratamientos (en concreto la GnRH, hormona liberadora de gonadotropina) para la disforia de género. "La falta de aprobación de la FDA significa que las compañías farmacéuticas que venden los fármacos no pueden publicitarlos para tratamiento de la disforia de género", lo cual refleja, explican Hruz, Mayer y McHugh, "que no se ha demostrado en ensayos clínicos que su uso sea seguro y eficaz";

 

-Tercera anomalía: las campañas a favor de una terapia "afirmativa" piden "pruebas de solidaridad" del facultativo hacia las "angustias" del paciente. Pero, como señalan los autores del estudio en The New Atlantis, "aunque es importante que los médicos establezcan una relación de confianza con sus pacientes, ofrecerles una 'prueba de solidaridad' accediendo a sus deseos, independientemente de que sus deseos coincidan con su mejor interés médico, está lejos de la tradición hipocrática y renuncia a la responsabilidad del médico de tratar a sus pacientes sin otra cosa en mente que su beneficio último".

 

 

 

La portada de enero de este año de National Geographic suscitó la reacción de numerosos pediatras, alertando del daño que se hace a los pequeños con disforia de género alentando un problema que en la mayor parte de los casos remitiría espontáneamente. A niños a quienes no se dejaría ir solos ni a comprar el pan se les toman en cuenta opiniones sobre sí mismos que ni siquiera los científicos especialistas en el tema comprenden adecuadamente ni han podido todavía estudiar clínicamente con resultados ciertos.

 

La "reversibilidad"

 

Los autores del estudio dedican buena parte del mismo a rechazar la idea de que los tratamientos de supresión hormonal son "reversibles" en caso de que posteriormente el niño cambie de idea o no se encuentre a gusto con una identidad de género distinta a su sexo biológico:

 

-"En biología del desarrollo, no tiene mucho sentido describir algo como 'revesible'. Si un niño no desarrolla a los 12 años ciertas características a consecuencia de una intervención médica, su desarrollo de dichas características a los 18 años no es 'reversible', pues la secuencia del desarrollo ya ha sido interrumpida".

 

-"Otra cuestión inquietante que no se ha investigado consiste en cuáles son las consecuencias psicológicas para niños con disforia de género a quienes se les ha suprimido la pubertad y que al final se identifican con su sexo biológico".

 

-"Aunque hay muy poca evidencia científica sobre los efectos de la supresión de la pubertad en niños con disforia de género -y ciertamente no existen ensayos clínicos controlados que comparen el resultado de suprimir la pubertad con el resultado de aproximaciones terapéuticas alternativas-, hay razones para sospechar que los tratamientos podrían tener consecuencias negativas para el desarrollo neurológico", como sugiere un experimento en la Universidad de Glasgow. Los autores remiten asimismo a estudios que recogen alteraciones en la composición ósea, en la estatura, problemas cardiovasculares, etc.

 

Colaboración Family and Media - 27.03.2016

 

Los Millenials son la generación del nuevo milenio, de aquellos que han nacido entre los años noventa y los principios del 2000, es decir los que hoy tienen entre los veinte y los treinta años. La generación Y, como también le llaman, se caracteriza por una gran uso y su familiaridad con la comunicación, los medios de comunicación y las tecnologías digitales. Preceden por edad a la última generación, la de los nativos digitales que en realidad han nacido en la cuna ya con el smartphone en mano, pero respecto a estos no van a la zaga en cuanto a uso y confianza con los nuevos medios de comunicación.

 

Son jóvenes nacidos en los años en los que el móvil, lectores mp3 y ordenador no eran productos tan difundidos. Pero una vez que se hicieron adolescentes, quemaron rápidamente todas las etapas, tomaron en mano el móvil y no lo han soltado.

 

Han conocido el 11 de septiembre y comenzaron a convivir con la idea cotidiana de terrorismo. Su cruzada se llama trabajo, su certeza se basa en la incertidumbre, su futuro es aún un folio en blanco donde comenzar a escribir algo.

 

Millenials: el retrato de una generación suspendida, en espera de la madurez.

 

Hay quien les define una generación de perennes precarios o, peor aún, de desempleados. Otros la llaman una generación de “mimados”, porque están perennemente unidos al seno materno. Una cosa es cierta, los Millenials han sido los protagonistas indiscutibles de los cambios en el campo de la comunicación en los últimos veinte años.

 

Han vivido de lleno el paso del analógico al digital, de la televisión generalista a la satelital, del teléfono fijo de casa al móvil, del ordenador a la tableta. Son los testigos de un paso tecnológico epocal. Son los primeros de la historia en haber comprado unas zapatillas Nike en una tienda virtual online, y haber buscado trabajo en internet, haber encontrado aparcamiento en la ciudad con una app y de haber reservado un viaje en Expedia sin pasar nunca por una agencia de viajes, ni siquiera haber cogido un catálogo de papel. Han enseñado a sus padres cómo navegar por la web y cómo hacer una llamada por skype. Han regalado a su abuela un móvil, quizá ese con los botones grandes y sin pantalla táctil. Han elegido universidad marcando palabras clave de búsqueda en Google, sin esperar los tradicionales viajes de final de curso en sus escuelas. Han aprendido a decir “Te amo” o “Adiós” con un mensaje de whatsapp a las 2 de la madrugada, y a publicar las fotos del álbum de las últimas vacaciones en Facebook, para recibir “me gusta” y comentarios de los amigos. Han sido los primeros en hacerse un selfie con los móviles, cuando sus hermanos mayores usaban el automático y sus padres pedían a alguien que pasaba que por favor les hiciera una foto. La tv a color de su infancia es ahora un recuerdo lejano, así como el carrete fotográfico. El periódico diario es un perfecto desconocido, si no es ojean rápidamente en el bar en la hora del café para ver la crónica deportiva. Han jubilado los sellos, papel y sobres para cartas, muchos incluso el bolígrafo, para sustituirlo con teclado y chat. Ya no saben escribir a mano. Han perdido la costumbre y, a veces, hacer una firma legible es un serio problema.

 

La revolución digital, de hecho, les ha investido de pleno, y les ha cambiado. Profundamente, desde las raíces, inyectando quizá dentro de ellos algún virus, que les ha dejado suspendidos en el vacío, en una frontera invisible entre madurez e inmadurez.

 

Millenials: los nuevos adultos.

 

Pero los Millenials están envejeciendo rápidamente. Ya no son los adolescentes con la paga de hace algunos años, sino que se están convirtiendo ya en adultos, hombres. Y los nativos digitales, ya casi adolescentes, amenazan y están listos para desbancarlos. ¿Y qué dejarán ahora en herencia a sus hijos y nietos como marca de su paso? ¿Qué visión e ideal? ¿Qué desafío y revolución tendrán la valentía de lanzar, qué lema tendrán la fuerza de gritar? ¿Qué se recordará de ellos? ¿La descarga de una app o una publicación en una red social? Por tanto, la pregunta es si están realmente preparados para la vida real, si consiguen aún tomar deprisa el último tren de la historia. Si consiguen tener la fuerza y la valentía de encontrarse unidos como generación o de perderse todos definitivamente, cada uno por su camino, como peces rojos con miedo, apenas puestos en libertad en un río desde su pequeño acuario.

 

Un dato que hace reflexionar. Según la Pew Research, por primera vez desde 1880 en Estados Unidos, los jóvenes entre 18 y 34 años -los Millenials- que todavía viven con sus padres continúa a aumentar, con una tasa en torno al 32’1% frente al 20% de los años sesenta. Pero no solo eso. En caída libre también matrimonios y convivencias, detenidos en el 31’6% frente al 62% de los años sesenta. Esto quiere decir que 7 Millenials de cada 10 todavía no son plenamente autónomos y con una familia propia, respecto a la generación de sus padres en los años setenta, donde la relación era sensiblemente más baja: 4 de cada 10. Un diferencia enorme, sobre todo si consideramos que estamos hablando de una sociedad entre las más avanzadas bajo el perfil socio-económico como el estadounidense.

 

Seguramente los Millenials son una generación de jóvenes curiosos, ricos de input y de ideas, pero en realidad existen solo en potencia, como una ecuación o un cálculo todavía por resolver. Todavía tienen que realizarse, encontrar, en el bien y en el mal, su camino. Pueden ser un recurso para nuestro futuro, pero también una amenaza, cuando tomen el lugar de sus padres. Todavía no lo sabemos. Será la historia quien lo decida.

 

Colaboración de www.FamilyandMedia.eu para LaFamilia.info

 

 

 

David Ramos/ACI - 10.08.2017

 

 Foto por: Joaquin Peiro Pérez / ACI Prensa

 

El gobierno de Colombia ha dispuesto de un presupuesto de 28 mil millones de pesos (alrededor de 9,3 millones de dólares) para organizar la visita del Papa Francisco en septiembre de este año, pero ¿cómo dinamizará la economía local y cuánto dinero dejará el viaje del Santo Padre en ese país?

 

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) espera que el viaje del Santo Padre a Colombia, del 6 al 10 de septiembre de este año, deje un total de más de 57,5 millones de dólares divididos entre las ciudades que visitará.

 

La CEC señaló que en Bogotá, que acogerá al Santo Padre el 6 y 7 de septiembre, “espera ingresos por 30 millones de dólares”, que consideran tanto el gasto que realizarán los residentes de la ciudad así como “visitantes de regiones aledañas a la capital y turistas”.

 

El índice de ocupación hotelera, indicó el Episcopado, podría superar el 85%, con la visita de más de 700 mil personas.

 

En Villavicencio, la segunda ciudad colombiana a la que llegará el Papa, el 8 de septiembre, se espera la llegada de más de medio millón de visitantes, con una inversión personal aproximada de 133 dólares.

 

Para Medellín, que recibirá a Francisco el 9 de septiembre, se estima que la ocupación hotelera alcanzará el 90%, con la llegada de 176 mil visitantes. La expectativa es que la visita papal genere en la ciudad ingresos de alrededor de 22,4 millones de dólares.

 

Finalmente, Cartagena, la última ciudad colombiana que visitará el Santo Padre, el 10 de septiembre, estima ingresos de 5,1 millones de dólares diarios, con cerca de 90 mil turistas colombianos y casi 10 mil extranjeros.

 

Estos ingresos superarán ampliamente el presupuesto destinado por el gobierno para la organización del viaje papal en cada ciudad: 2 millones de dólares para Bogotá, otros 2 millones para Medellín, 1,6 millones de dólares para Villavicencio y la misma cantidad para Cartagena.

BabyCenter - 31.05.2017

 

 Foto: Pagína de Facebook de Ágata

 

Esta emocionante escena ocurrió en Brazil, cuando Brenda Coêlho dio a luz a su hermosa bebé Ágata. Ella misma cuenta: “Nunca había sentido una sensación tan fuerte. Me quedé en estado de shock. Sin dudas de que fue la sensación más especial que sentía en la vida “. Y afirma cómo sintió en ese momento una explosión de felicidad.

 

El siguiente video ha creado tantas reacciones de admiración que los padres de Ágata han abierto una página especial en Facebook llamada Diario de Ágata. A pesar de poder sentir un poco de susto al experimentar que tantas personas estuvieran viendo el momento que tuvo con su bebé, Brenda dice que está feliz de haber llevado ese sentimiento de amor tan puro para tantas personas. Además, la mayor emoción sucedió justamente en el mes de las Madres. “No podría ser un mejor regalo. El nacimiento de Ágata me conmovió mucho. Ella es una bendición y extremadamente cariñosa. Estamos encantados “, concluye la orgullosa madre que tuvo la bendición de recibir ese primer abrazo en pleno nacimiento. Clic aquí para ver el video. 

 

ACI - 16.01.2017


A lo largo de su pontificado, el Papa Francisco ha hecho diversas y claras advertencias sobre la ideología de género, una corriente que considera que el sexo no es una realidad biológica sino una construcción socio-cultural
que diversos gobiernos intentan imponer a través de la educación de los niños y jóvenes.

A continuación, 5 claras advertencias que ha hecho el Santo Padre sobre este polémico tema:

1. Es una colonización ideológica

A finales de julio de 2016 y dirigiéndose a los obispos de Polonia, el Pontífice afirmó que “en Europa, América, América Latina, África, en algunos países de Asia, hay verdaderas colonizaciones ideológicas. Y una de estas –lo digo claramente con nombre y apellido– ¡es la ideología de género!”.

“Hoy a los niños –¡a los niños!–, en la escuela se les enseña esto: que el sexo cada uno lo puede elegir. ¿Y por qué enseñan esto? Porque los libros son de las personas e instituciones que te dan el dinero. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes. Esto es terrible”.

2. Vacía el fundamento antropológico de la familia

En la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, sobre el amor en la familia publicada en marzo de 2016, el Santo Padre explica en el numeral 86 que la ideología de género “presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia”, además procura una identidad humana que puede determinarse de forma individual y ser cambiada en el tiempo.

“Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer”, denuncia el Santo Padre.

3.  Es una equivocación de la mente humana

En marzo de 2015, el Papa Francisco se refirió a las “colonizaciones ideológicas” que afectan seriamente a la familia, ya que son “modalidades y propuestas que existen en Europa y llegan también de la otra orilla del Océano. Y luego esa equivocación de la mente humana que es la teoría de género, que crea tanta confusión”.

4. Es un paso atrás

En abril de 2015, el Papa dirigió una catequesis sobre el ser humano creado por Dios como hombre y mujer, en la que dijo: “la cultura moderna y contemporánea ha abierto nuevos espacios, nuevas libertades y nuevas profundidades para el enriquecimiento de la comprensión de esta diferencia. Pero ha introducido también muchas dudas y mucho escepticismo. Por ejemplo, yo me pregunto si la así llamada teoría del género no sea también expresión de una frustración y de una resignación, orientada a cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma. Sí, corremos el riesgo de dar un paso hacia atrás. La remoción de la diferencia, en efecto, es el problema, no la solución”.

5. Adoctrinar a los niños en ideología de género es una maldad

En la habitual conferencia de prensa que concede en el retorno de sus viajes internacionales, específicamente en el vuelo de Azerbaiyán a Roma, el Papa señaló que “las personas se deben acompañar como las acompaña Jesús. Cuando una persona que tiene esta condición llega hasta Jesús, Jesús no le dirá seguramente vete porque eres homosexual. No. Lo que yo he dicho, es esa maldad que hoy se hace en el adoctrinamiento de la teoría del género.

Me contaba un papá francés que en la mesa hablaba con los hijos, católicos ellos y la esposa, católicos no tan comprometidos, pero católicos; y le preguntaba al niño de 10 años, ‘¿Tú qué quieres ser cuando seas grande?’ ‘Una muchacha’.

El papá se acordó que el libro del colegio enseñaba la teoría del género, y esto va contra las cosas naturales. Una cosa es que una persona tenga esta tendencia, esta opción, e incluso que cambie de sexo, y otra cosa es hacer la enseñanza en la escuela en esta línea para cambiar la mentalidad. A esto yo llamo colonizaciones ideológicas”.

 

 

Por Javier Lozano / ReL - 25.07.2017

 

 

 

¿Está el Estado por encima de los padres? ¿Pueden unos médicos decidir dejar morir a un niño pese a la oposición de sus progenitores? ¿Pueden unos jueces quitar, de hecho, la ‘patria potestad’ a unos padres que quieren salvar a su hijo y para ello quieren trasladarlo a Estados Unidos para recibir un tratamiento experimental? ¿Puede el juez decir que desconectar al bebé es dejarle “morir con dignidad” pasando por encima de la opinión de quienes ha traído al mundo a este pequeño?

 

Estas son las preguntas y el debate que se está produciendo en torno a Charlie Gard, un bebé de once meses de edad que sufre una rara enfermedad, Síndrome de Agotamiento Mitocondrial, y que sólo otros 16 niños lo sufren en el mundo. Esta enfermedad provoca que los músculos, pulmones y otros órganos se vayan quedando sin energía.

 

Tristemente, este lunes 24 de julio los padres han anunciado que al haberse dilatado tanto la batalla legal, el tratamiento experimental que intentaban ya llega tarde, y ahora sólo esperan acompañar al bebé en sus últimos días.

 

Un caso que va más allá del cuadro clínico

 

En estos momentos, el bebé se encuentra conectado a un ventilador artificial en el hospital Great Ormond Street en Londres acompañado en todo momento por sus padres, Chris y Connie.

 

Sin embargo, la polémica que se ha generado y que trasciende fronteras se ha producido tras la decisión de los médicos de desconectar a Charlie alegando que no se puede hacer nada por él y que su estado es irreversible.  Los padres querían llevar al pequeño a Estados Unidos donde un hospital se ofreció para realizar un tratamiento experimental.

 

Charlie, "preso" en el hospital

 

Ante esta situación, un juez decidió dar la razón a los médicos del hospital y “con el mayor de los pesares” y asegurando “estar haciendo lo mejor para el bebé” decidió que se debía dejar morir a Charlie.

 

El magistrado dictaba que el pequeño había sufrido daños cerebrales e irreversibles y que había poca esperanza en que el tratamiento lograse “algo positivo para él”. El bien del menor era según el juez que muriese pues podría experimentar dolor.

 

El caso ha levantado mucha polémica puesto que los padres lograron recaudar más de 1,5 millones de euros de donativos de ciudadanos de todo el mundo para sufragar el tratamiento en Estados Unidos que los médicos y el juez se oponían a que recibiese. Por ello, los padres denuncian que sienten que Charlie está "preso" en el hospital.

 

"Si hay una posibilidad, ¿qué padre no lo intentaría?"

 

“Estamos convencidos de que no siente dolor. Cuando siente nuestra presencia, trata de abrir los ojos todo lo que puede, por lo que no creemos que esté ciego. Porque conocemos a nuestro hijo, no creemos que Charlie tenga el daño cerebral estructural que dicen los médicos”, aseguraban los padres.

 

 Los Gard salieron destrozados del juzgado tras escuchar el fallo del juez británico

 

“Si pensáramos que no hay ninguna esperanza, no lucharíamos por él. Pero si hay la más mínima posibilidad de que un tratamiento funcione, y el doctor en EEUU así nos lo ha dicho, ¿qué padre no lo intentaría?”, se preguntaban.

 

El juez apoya la desconexión en "interés" del menor

 

Añadían además que “solo queremos que la calidad de vida de Charlie mejore. Nunca habríamos hecho esto si  pensáramos que esto habría traído más dolor a Charlie. Pero, ¿qué le diferencia de un niño con cáncer y que es sometido a un doloroso tratamiento de quimioterapia que no funcionará?”.

 

Por ello, decidieron recurrir el fallo hasta llegar a la Corte Suprema de Reino Unido tras haber pasado por el Tribunal de Apelaciones. Ambos negaron a los padres la posibilidad de trasladar a Charlie a Estados Unidos a recibir el tratamiento dando permiso a los médicos para desconectar al bebé.

 

Los tres jueces de la Corte Suprema reunidos de urgencia dictaminaron el pasado 1 de junio que se debía permitir “morir con dignidad” al niño y esto pasaba por no intentar ningún otro tratamiento. Los magistrados justificaban su decisión en que el “interés superior del niño debe prevalecer” y que el tratamiento en Estados Unidos sería inútil y no favorecería este “interés” de Charlie.

 

 

«El sufrimiento puede ser una escuela de vida maravillosa»: afirma una joven tetrapléjica

 

A las preguntas sobre la vida en la debilidad ha respondido desde su propia experiencia de la enfermedad, y también desde su fe, Memé Alsina, una joven de Barcelona de 36 años.  

 

A los dos años por consecuencia de una enfermedad vírica quedó tetraplejica. Los médicos no le daban muchas esperanzas de vida. Sin embargo, llegó a terminar la carrera de Biblioteconomía. Con un 98% de parálisis en su cuerpo a sus 36 años está trabajando en la librería Balmes siendo la responsable de la página web y de la venta de libros online. Y además es catequista en su parroquia. Con estas credenciales de superación pese a la enfermedad analiza todo lo que rodea al caso Charlie en un artículo en Catalunya Cristiana. A continuación publicamos fragmentos de su escrito.

 

***

 

Tras las palabras de “muerte digna” de nuevo se esconde la negación del derecho a vivir que todo ser humano tiene. Los que quieren forzar la muerte se esconden tras una falsa compasión, “evitar que sufra”, pero está claro que ellos creen bajo criterios utilitaristas que la vida de ese pequeño ya no tiene sentido porque nunca será como la de los otros niños. Vivimos en una sociedad que sus principios son: creer que la felicidad la da el éxito profesional, los bienes materiales o cosas semejantes, y eso explica que cuando a alguien le sobreviene un problema se derrumbe y no sepa encontrar sentido a su vida.

 

Todos sabemos que la muerte forma parte de la vida; no es una ruptura especialmente importante que debemos aprender a aceptar, sin embargo, cuando estamos en una situación difícil no esperamos que nos digan que la solución es la muerte, necesitamos que nos tiendan una mano de esperanza, que la gente que nos rodea nos muestre su cariño que nos digan que nos estamos solos, que nos ayuden a no rendirnos a pesar de las dificultades.

 

¿Cómo puede parecernos normal que un padre pida la muerte para su hijo? Lo normal de un padre ¿no es mostrar su cariño y estar al pie de cañón sea como sea su situación? En estos detalles es cuando nos damos cuenta de qué forma podemos ser manipulados. Nos han hecho creer que es normal que un médico en determinadas circunstancias recomiende la muerte, que los valientes son aquellos que tiran la toalla y deciden que quieren acabar con su vida.

 

Muy probablemente Charlie, aunque reaccione a ese tratamiento sufrirá secuelas graves y quizás no vivirá muchos años, pero no por eso hay que rendirse. La vida es un regalo que se nos hace a cada uno y nadie tiene derecho a juzgar bajo ningún criterio si una vida deja de ser importante y por lo tanto se puede eliminar.

 

A todos se nos ha puesto en este mundo con un papel único e irrepetible, con un principio y un final. El derecho a la vida no lo recibimos del Estado o de la sociedad por lo tanto ellos no pueden quitar ni a Charlie ni a ningún individuo lo que no le dieron.

 

Se nos llena la boca diciendo que unos de los deberes fundamentales del Estado es respetar y hacer respetar los derechos fundamentales de las personas, y sin embargo en este caso niegan el derecho a la vida a un bebe porque ellos creen que esa vida no es digna”. Como minusválida me indigna el que se considere que la falta de salud implica una pérdida de la dignidad humana, estemos sanos o enfermos, seamos ricos o pobres todos poseemos una igual dignidad. Ese es el rasgo que nos distingue como seres humanos.

 

 

Tarde o temprano el sufrimiento va a llamar a nuestra puerta. Si estamos preparados y nos enfrentamos a esta situación con actitud de fe y humildad éste se puede convertir en una escuela de vida maravillosa. Desde la experiencia muchas veces pienso, ¿cuántas cosas me habría perdido si alguien hubiera pensado que por tener limitaciones mi vida dejaba de tener sentido? La vida es el gran regalo que Dios ha puesto en nuestras manos, debemos amarla, compartirla y agradecer todo lo que nos regala cada día, por eso cada vez que escucho que un enfermo pide la eutanasia siento una pena inmensa y la necesidad de ir a su lado y ayudarle a descubrir lo grandioso que es ese regalo.

 

No nos engañemos. ¿No será que la eutanasia no es más que una excusa para quitarse de encima a aquellos que estorban, ya sea enfermos o ancianos? ¿No será que algunos engañados creen que esa es la única manera de poner fin a su sufrimiento ¿no será el único camino que creen ver aquellos para los que su vida ha dejado de tener sentido?

 

Chris Gard y Connie Yates, desde aquí quiero agradeceros vuestra valentía y vuestra fuerza y pediros que no os rindáis porque con vuestra lucha a favor de la defensa de la vida no solo ayudáis a Charlie sino a millones de personas que creemos que hay que dejar a un lado las lamentaciones e intentar sacar la mayor partida a la vida; que las oportunidades no se presentan dos veces y por eso hay que aprender a disfrutar hasta de los detalles más pequeños. Estoy seguro que vuestro precioso bebe pese a todo es un niño feliz porque, aunque no os oiga ni os vea vuestro amor es tan fuerte que sabéis transmitírselo a través de esos canales misterios por los que solo en los sentimientos circulan.

 

 

ACI – 15.05.2017

 

Foto: Pixabay

 

“No aceptar la ideología de género no es discriminación, no es ser intolerante ni homofóbico”, sino que “es simple biología”, asegura la Doctora en Biodiversidad, Genética y Evolución, Pamela Puppo.

 

Puppo se graduó en Biología en la Universidad Agraria de La Molina, en Lima (Perú) y tiene una Maestría en Biology Plant Systematics por la Universidad de Missouri (Estados Unidos). Se doctoró en Biodiversidad, Genética y Evolución en la Universidad de Porto, en Lisboa (Portugal), tras realizar investigaciones en evolución y genética de plantas.

 

En un artículo de opinión publicado el 7 de marzo en el sitio web Posición.pe, titulado “Sobre la ideología de género”, la Dra. Puppo explica que “cuando los fetos se forman, poseen dos cromosomas sexuales, XX o XY según sean niña (XX) o niño (XY). Los genes contenidos en estos cromosomas determinan el desarrollo físico de los fetos. Así, los embriones desarrollan diferentes órganos según el sexo”.

 

“En la pubertad, se producen una serie de hormonas, testosterona si es varón o estrógeno y progesterona si es mujer, que influencian no solo la forma física como la persona se desarrolla, sino, una serie de características afectivas, psicológicas, etc.”.

 

La científica subraya que “esto no es discriminación, es simple biología”.

 

“Esto no es homofobia, pues, que yo sepa, todos los seres humanos mantenemos el derecho de meter a quien nos dé la gana en nuestra cama”, indica.

 

La Dra. Puppo subraya que, contrariamente a los postulados de la ideología de género, “el hecho de nacer como hombres o mujeres no es un hecho cultural, es biológico”.

 

“¿O me van a decir que cuando una madre gestante hace la ecografía para saber el sexo del bebé y pregunta al médico si el bebé será niño o niña está siendo homofóbica? ¡Por favor! Las cosas como son”, señala.

 

La científica advierte además que “la ideología del género no promueve la igualdad entre los sexos, la ideología del género promueve la asexualización del ser humano”.

 

“Esta ideología, que es eso mismo, una corriente de pensamiento, no una teoría científica ni mucho menos una evidencia científica, sostiene que los seres humanos somos ‘neutros’ cuando nacemos, y podemos escoger si ser hombres, mujeres, o una combinación de ambos cuando crecemos”.

 

Sin embargo, precisa, “el sentimiento no se sobrepone a la naturaleza”.

 

“Yo no puedo cambiarme a voluntad. Si un día decido ser un gato, ese sentimiento no va a hacer que me salga pelo y me crezca una cola. Nací como mujer y por eso, tengo una serie de órganos propios: útero, ovarios, vagina, vulva. ¡Yo no tengo ‘derecho’ a tener una próstata!”.

 

La doctora en Biodiversidad, Genética y Evolución advierte que las personas que nacen con un sexo y sienten luego que no tienen el sexo adecuado “sufren de un síndrome conocido como ‘disforia de género’. No es la regla, es la excepción. No voy entrar aquí en casuísticas, basta decir que estas personas tienen que ser respetadas, queridas y acompañadas”.

 

La científica descarta además que promoviendo la ideología de género se defiendan los derechos de la mujer. “¿Quieren disminuir el abuso sexual de mujeres? Primero, ¡apoyen más a las familias! La mayoría de violadores vienen de familias rotas, donde el padre muchas veces está ausente o es abusivo. Segundo, ¡no fomenten que se use a la mujer como objeto en los medios sociales, en los periódicos, en la publicidad! Tercero, den más apoyo a las mujeres que sufren este tipo de violencia, que los agentes del orden cumplan efectivamente su deber de protegerlas”.

 

Al finalizar su artículo, la Dra. Puppo subraya que “la igualdad no se alcanza negando nuestras diferencias sexuales, la igualdad se alcanza respetando las diferencias de cada sexo y lo que cada sexo aporta a la sociedad”.

 

ACI – 12.12.2016

 

20161212actFoto: Freepik 

 

Expertos en embriología de la Universidad de Amsterdam (Holanda), han desarrollado el nuevo "Atlas 3D de la Embriología Humana", una investigación publicada en la revista Science que involucró la construcción minuciosa de 14 modelos digitales 3D de embriones humanos en diversas etapas de su desarrollo durante los dos primeros meses de gestación.

 

"Todos creen que ya sabemos esto, pero creo que sabemos más sobre la luna que sobre nuestro propio desarrollo", dijo a The Guardian, Bernadette de Bakker, profesora de la Universidad de Ámsterdam que codirigió el proyecto con su colega Antoon Moorman.

 

La investigación, que tomó cerca de 45.000 horas en su desarrollo y que ya está disponible en un sitio web especial, permite recorrer diferentes sistemas del cuerpo a medida que se desarrollan, incluyendo el sistema respiratorio, el sistema esquelético, el sistema nervioso y otros.

 

También están disponibles las fotografías digitales utilizadas para producir los modelos, así como cifras detalladas y tablas de datos que contienen información sin precedentes sobre cómo crece cada órgano y cambia con el tiempo.  

 

"Es importante entender la embriología humana para aclarar cómo ocurren los defectos de nacimiento y malformaciones congénitas", afirmó de Bakker.

 

La investigadora señaló que muchas de las descripciones publicadas en los libros sobre desarrollo embrionario se basan en observaciones realizadas hace muchas décadas y a menudo contienen detalles inferidos de estudios sobre embriones de ratón o de pollo.

 

Se indicó que en la investigación participaron cerca de 75 estudiantes que analizaron fotografías digitales de aproximadamente 15.000 secciones teñidas de tejidos de la colección de embriones “Carnegie” de los Estados Unidos, que tiene una antigüedad de entre 60 a 100 años, recogidas por médicos durante sus procedimientos de histerectomías (operación para extraer el útero de una mujer).

 

Para cada sección, los órganos y tejidos fueron cuidadosamente etiquetados con el fin de construir el atlas digital.