LaFamilia.info - 28.09.2020

 

Foto: freepik

 

El mundo laboral se vuelve cada vez más competitivo. A parte de requerir de una carrera universitaria, también es de suma importante el conocimiento de idiomas. Por esta razón, es importante que los padres apoyen y ofrezcan a sus hijos de las mejores herramientas de aprendizaje. Una de las opciones de mayor popularidad en los últimos años, han sido los colegios internacionales.

 

Aprender un segundo idioma no solo nos permite saber cómo llegar al aeropuerto en un país que no es el nuestro. En la actualidad, una persona bilingüe tiene más oportunidades de avanzar en su carrera profesional. La cantidad de ofertas de trabajo y mejores sueldos ha animado a muchos profesionales a empezar el estudio de varios idiomas.  De esta manera, permitir que un niño adquiera conocimientos básicos o avanzados en un idioma extranjero es, sin duda, uno de los regalos más extraordinarios e invaluables que recibirá en su vida.

 

Los colegios internacionales de idiomas se han convertido en una de las mejores opciones para ser bilingüe desde pequeños. Centros como Baleares International College ofrecen una educación rigurosa y de calidad, con lo cual dotan a los estudiantes de las herramientas lingüísticas necesarias para desarrollar el máximo potencial de sus habilidades y talentos. En este sentido, las academias internacionales han aumentado su popularidad entre los padres que desean impartir la mejor educación a sus hijos.

 

¿Por qué es tan importante aprender varios idiomas?

 

Entre las miles de dudas a las que se enfrentan los padres a diario, algunos se preguntan si sus hijos podrán asumir conocimientos en otras lenguas cuando son pequeños. La respuesta es sí. El cerebro humano es capaz, gracias a la evolución, de ser multilingüe.

 

Por ello, se estima que, al menos, el 60% de la población mundial es bilingüe. De esta menera, ser monolingüe en la actualidad ya no es una opción, y no solo por los incontables beneficios sociales y profesionales. Si hablamos de temas relacionados con la salud, estudios científicos han demostrado que los niños que estudian una segunda lengua, desarrollan positivamente el pensamiento crítico, la concentración y la memoria. Además, pueden trabajar en distintas tareas a la vez y son más hábiles en la resolución de problemas.

 

También, se ha determinado que los jóvenes bilingües suelen ser más creativos, ya que al hablar un idioma extranjero se trabaja partes del cerebro distintas al expresarse en la lengua nativa. Asimismo, aprender varios idiomas desde temprana edad permite desarrollar la empatía y solidaridad con otras nacionalidades, así como también consigue promover la empatía y tolerancia a tradiciones o culturas ajenas.