Wall Street Journal - 26.01.2015

 

20152601p 

 

Una nota publicada en Wall Street Journal por Joanne Lipman responde a esta pregunta en base a diferentes estudios. En el artículo se afirma que los alumnos que tuvieron profesores exigentes tuvieron un mejor rendimiento que los que tuvieron docentes más permisivos.

 

En el artículo, la autora brinda 8 conclusiones que explican esta afirmación:

 

1. Un poco de dolor siempre es bueno

 

Una investigación realizada por el psicólogo K. Anders Ericsson en diferentes ramas de la educación, desde aprender a tocar el violín hasta programar un videojuego, concluyó que la experiencia necesita de más de 10 mil horas de práctica. Además se afirmó que la experiencia llegaba cuando los profesores hacían críticas constructivas y dolorosas. Todos los estudiantes que habían mostrado un alto rendimiento eran quienes preferían tener profesores exigentes antes que otros más simpáticos ya que eran los estrictos los que llevaban a lograr mejores resultados.

 

2. Practicar, baby, practicar

 

Un estudio que demostró que aquellos estudiantes que vienen de las culturas donde la memorización es muy importante como en China o la Inda, tenían mejores resultados en áreas como la matemáticas. Esto demuestra que es fundamental entrenar la memoria y para eso hay que practicar y practicar.

 

3. Fallar es una opción

 

Aquellos niños que no tienen miedo a fracasar y equivocarse obtuvieron mejores resultados que los chicos con miedo a fallar. Esto fue demostrado por un estudio realizado el año pasado con más de 100 escolares franceses que debían resolver unos ejercicios de difícil solución.

 

4. Ser estricto es mejor que ser amigable

 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Claremont, concluyó en 2005 que los profesores más estrictos adquieren mejores resultados en sus alumnos.

Si bien los investigadores habían asumido que los profesores más eficaces lograban mejores resultados porque daban sus clases a través de una enseñanza colaborativa y fomentando las rondas de discusión, se encontraron con que los métodos tradicionales de enseñanza como la lectura eran fundamentales.

 

El resultado, se explica ya que aquellos profesores más exigentes creen que sus alumnos tienen el potencial para hacer buenos trabajos y que necesitan dela guía de ellos para alcanzar el éxito.

 

5. La creatividad se aprende

 

Robert W. Weisburg de la Universidad de Temple llevó adelante una investigación que concluyó que no existen los genios natos. Tras estudiar la vida y el trabajo de Thomas Edison, Frank Lloyd Wright y Pablo Picasso, Weisburg afirmó que incluso los gigantes más creativos trabajan duro para avanzar de forma gradual. La creatividad no viene de nacimiento, se aprende y hay que trabajar para lograrla.

 

6. La perseverancia triunfa sobre el talento

 

La perseverancia y la pasión puesta en los objetivos a largo plazo asegurarán el éxito, concluyó un estudio realizado por la psicóloga Angela Duckworth de la Universidad de Pennsylvania. Para ello estudió a 2.800 alumnos de distintas universidades dónde quedó demostrado que el tener talento no es sinónimo de éxito.

 

La encuesta que esta psicóloga realizó a los estudiantes mostró que los jóvenes que le dedicaban más tiempo al estudio obtenían mejores resultados que quienes lo hacían con menos rigurosidad y eran más talentosos. Además para Duckworth la perseverancia puede ser enseñada a través del optimismo.

 

7. La alabanza te hace débil

 

Tras haber estudiado el comportamiento en niños de 10 años, la profesora de psicología Carol Dweck afirmó que cuando un profesor le dice a un niño que es muy inteligente, ese niño a la larga será más inseguro. En cambio si se les dices cosas como “eres un buen trabajador” los pequeños serán más seguros de sí mismos.

 

Esto se explica ya que si un niño fracasa pensará que deja de ser inteligente y se frustrará, en cambio si el niño relaciona al fracaso con la falta de perseverancia y trabajo, la confianza en sí mismo se hace más fuerte porque además sabe que tiene la capacidad de lograrlo y trabajará por ello.

 

8. El estrés hace fuertes a las personas

 

En 2011 la Universidad de Buffalo realizó una investigación que concluyó que el estrés durante la infancia hace que las personas adquieran cierta versatilidad ante situaciones límites.

 

Lidiar con experiencias negativas desde chicos hace que las personas sean más propensas a tener una mayor resistencia en general.

 

Fuente: The Wall Street Journal - Universia Venezuela

LaFamilia.info
14.04.2014

 

Hace pocos días se publicaron los resultados del informe PISA -Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes- el cual, como su nombre lo indica, presenta el estado del sistema educativo y del alumnado de varios países. En el caso de España concretamente, el informe revela que los jóvenes tienen dificultades a la hora de resolver problemas de la vida real: "no saben comprar el billete de transporte más barato, programar el aire acondicionado, planificar el recorrido más corto de un viaje..."

 

Estos resultados, son una muestra más de lo que en LaFamilia.info ya hemos expresado en diversas entregas anteriores (Ver al final). Es una realidad que algunos jóvenes de hoy, evaden las responsabilidades, además se les dificulta ser autónomos, tomar decisiones y valerse por sí mismos; situación que se agudiza cuando llegan a ser adultos. Sobreprotección y falta de autoridad paterna, son algunas causas. Es por eso que consideramos de suma importancia, incluir este tipo de lecciones en los colegios, aunque gran parte del trabajo lo deben hacer las familias en el seno de sus hogares.

 

Sobre este tema, el diario ABC ha publicado el siguiente reporte que muestra las diferentes iniciativas educativas que se están llevando a cabo en ese país y que pueden servir de modelo para instituciones de todo el mundo.

 

Cómo les enseñan a «buscarse la vida»

 

Que los datos se hayan puesto encima de la mesa no significa que en los colegios no se preocupen por este asunto. Todo lo contrario. Aunque el interés no alcanza los niveles deseados, cada vez más centros diseñan iniciativas que ayudan a aprender a emprender y a desarrollar un pensamiento crítico en los alumnos que les permita mejorar como personas y resolver problemas cotidianos.

 

Es es el caso del programa «Mileuristas», creado por el profesor Eduardo Souto, del Colegio Internacional Motessori School de Madrid, para los alumnos de 4º de la ESO. Esta iniciativa, también se desarrolla en el Colegio Nuestra Señora de las Escuelas Pías de Aluche. El objetivo es que los estudiantes conozcan la capacidad de esfuerzo, la responsabilidad, el compromiso, la autorrealización, el trabajo en equipo... Para ello, el proyecto simula que cada alumno, después de realizar su currículo y una carta de presentación, ocupe un puesto de trabajo —director de RR.HH., médico, bombero, inspector de Hacienda...— en empresas reales.

 

«Recibirán un sueldo entre 900 y 1.100 euros, en función de su titulación —universitaria o FP— y jornada laboral», explica Eduardo Souto.

 

Una vez que conocen la situación física de la empresa tienen que buscar vivienda, transporte, móvil, hacer la compra de comida... siempre teniendo presente su sueldo. «Les vamos presentando, además, pruebas inesperadas a las que tienen que hacer frente: una boda de amigos, una reducción de sueldo, una avería en la caldera, el robo de su coche, una ruptura con la pareja...». «Los alumnos de los dos colegios trabajan en equipo —añade Vinati Ramchandani, jefa de estudios de Montessori— y hacen presentaciones en público ante un tribunal de profesores y estudiantes».

 

Alumnos motivados

 

Por lo general, «los alumnos se han sentido muy motivados por la satisfacción que les produce superar retos aplicables a su vida real —apunta Souto—. Los padres también se han implicado, aunque algunos, los más exigentes, preferían que sus hijos se centraran más en los libros. Ha sido una experiencia muy enriquecedora y el año que viene repetiremos».

 

Para Mónica Margarit, directora general de la Fundación Príncipe de Girona, es muy necesario que los alumnos, desde Primaria, adquieran un talento emprendedor «no relacionado con el mundo empresarial para que se conviertan en emprendedores, sino en lo que se refiere a una actitud y comportamiento que les ayude a emprender soluciones y dar respuestas ante las diferentes situaciones. Necesitan aprender competencias como la confianza en uno mismo, el liderazgo, el trabajo en equipo, la creatividad, la aceptación del fracaso...».

 

Una de las claves para que los jóvenes adquieran estas competencias «es contar con profesores formados en estas materias. Estamos convencidos de que a emprender se aprende y, por ello, hemos impartido el curso "Cómo educar el talento emprendedor en la escuela", en el que han participado 300 profesores de toda España. «El interés de los docentes por innovar en sus centros existe. Sólo necesitan tener acceso a las herramientas que les enseñen a aplicarlo».

 

Preparados para fomentar el día a día

 

Colegio Joyfe
Desde Infantil, los alumnos acuden a jornadas como las de alimentación en las que aprenden a hacer la lista de la compra, van al mercado, conocen los productos, lo que cuestan y, según la edad, a hacer el cálculo del cambio al pagar... «A los estudiantes de 5º y 6º de Primaria les damos folletos comerciales para que apliquen las matemáticas a la vida real y valoren, por ejemplo, si es rentable llevarse el "3 x2" calculando el precio de la unidad», asegura Enrique Escandón, director técnico de Educación Infantil y Primaria del Colegio Joyfe.

 

Colegio Santamarca Internacional (Madrid)
La carrera empresarial es el proyecto de los alumnos de 4º de la ESO de Iniciativa Emprendedora del Colegio Santamarca. «Crean su propia empresa y hacen un plan de negocio –apunta Paula Fuertes, profesora de Iniciativa Emprendedora–. No sólo conocen la realidad empresarial, sino que abren sus horizontes hacia el emprendimiento, trabajando de manera autónoma y fijándose metas hasta ahora desconocidas».

 

Colegio Divino Maestro (Palencia)
Este colegio funciona bajo el lema «Educar para la vida». Entre otros, han puesto en marcha un proyecto con la idea de que los alumnos conviertan espacios sin funcionalidad de este centro en zonas con utilidad educativa. «Queremos que desarrollen su perfil competencial, tomen decisiones, potencien su liderazgo e innovación», apunta Ana Cristina Moncada, directora del colegio Divino Maestro de Palencia. «También intentamos que cuando existen conflictos entre alumnos, los resuelvan entre ellos y firmen un contrato de acuerdo». Otro aspecto que trabajan es su vocación y, para ello, los padres acuden al aula y cuentan a los más pequeños su profesión. «Muchos colegios se centran en los alumnos mayores sin darse cuenta de que en los pequeños está la verdadera semilla».

 

Colegio Arturo Soria Madrid
«Entre los proyectos que tenemos fomentamos mucho las habilidades comunicativas verbales y no verbales, las técnicas para hablar en público... y los grupos de debate –apunta Carlos Rubén Durán, director de Orientación Educativa del Colegio Arturo Soria Madrid–. También damos gran importancia a la autonomía personal y la creatividad a través del proyecto Lóva, por el que crean y gestionan una ópera que presentan a final de curso. Se trata de un programa innovador que motiva mucho a los alumnos».

 

Colegio Santa Ana de la Pobla Llarga, (Valencia)
Tres profesores del centro crearon el proyecto Enlaza2 por el que los alumnos de 1º a 6º de Primaria «ofrecen en un tablón sus actitudes y otros sus necesidades –apunta María Ortega, directora del Colegio Santa Ana de la Pobla Llarga–. Llegan a un acuerdo y firman un contrato que les compromete a dar y recibir un servicio (aprender ajedrez, canto, atarse los zapatos, tirar a la peonza, etc. De este modo, descubren necesidades y cómo darles respuestas a cada una».

 

Colegio Antonio Machado (Sevilla)

Los alumnos de Primaria han creado un huerto. «Con él aprenden el espíritu cooperativo, la responsabilidad, el liderazgo, hábitos saludables y la competencia emprendedora. Después las hortalizas las venden y los beneficios van a una ONG», apunta José Antonio Moreno, coordinador TIC y de Calidad del Colegio Antonio Machado. «Los estudiantes de Secundaria han lanzado una ONG con diferentes departamentos y les ayudamos a gestionar fondos, transmitir el mensaje a la sociedad...».

 

Fuente: Con información de ABC.es

 

Alfonso Aguiló - Fluvium
15.05.2012

 

Como asegura Bloom, el profesor, lo quiera o no, se halla guiado por el conocimiento, o al menos la intuición, de que existe algo que podría llamarse naturaleza humana, y que su tarea como educador consiste precisamente en ayudar a su realización en sus alumnos.

 

El profesor sabe que su propia visión de lo que es la naturaleza humana puede hallarse quizá un poco velada, y que su capacidad como educador puede ser más o menos limitada, pero comprende que su misión está encaminada hacia algo que le trasciende, que se encuentra por encima de él y que le suministra una pauta para juzgar el nivel de logro en su trabajo.

 

El profesor, como cualquier madre o padre de familia, corre el peligro de caer en diversos reduccionismos en su tarea de educador:

 

El peligro de adoctrinar, en vez de enseñar;
El de solo instruir, en vez de educar;
El de troquelar, en vez de desarrollar la personalidad.

 

Educar no es meter a los hijos, o a los alumnos, en un molde a presión. La verdadera labor del educador es mucho más creativa. Es como descubrir una fina escultura dentro de un bloque de mármol, quitando lo que sobra, limando asperezas y mejorando detalles.

 

Se trata de ir ayudando a quitar defectos para desvelar así la riqueza de una personalidad irrepetible, una forma muy personal de ser y de entender las cosas. Educar en la libertad significa, entre otras cosas:

  • - Ayudar a preguntarse a uno mismo qué significa ser libre, y a adquirir conciencia de que la respuesta no es ni evidente ni inalcanzable.

  • - Entender que no hay una vida sensata si uno no tiene mínimamente presente esa pregunta y reflexiona sobre las alternativas que se le presentan; y saber que muchas de esas alternativas serán contrarias a las propias inclinaciones o apetencias, o a las de la época en que uno vive.

  • - La persona educada en la libertad es aquella capaz de rechazar las respuestas fáciles y acomodaticias, y no porque sea persona obstinada, o por el simple deseo de ser original, sino porque busca otras respuestas de más digna consideración.

  • - Por eso, el buen educador: observa y escucha a sus educandos –los alumnos, los hijos, etcétera– con sumo interés; procura conocer cuáles son sus intereses, sus pasiones, sus curiosidades, sus anhelos, su experiencia en la vida; se esfuerza en conocer y comprender a una generación que no es la suya; y al final de su tarea, si es buen educador, sentirá un sincero agradecimiento hacia quienes ha tenido el privilegio de educar, porque habrá aprendido mucho de ellos.

 

Para educar bien hay que tener una sana pasión por encontrar verdades sobre la vida. Y para hacerlo es preciso muchas veces bucear en otros lugares y otros tiempos, reservar un tiempo para leer, escuchar, pensar y hablar sobre estos temas.

Alianza Lafamilia.info y el Instituto de La Familia U.Sabana - 05.01.2015

 

20150501fyc1 

 

Un proyecto educativo integral, sustentado en el objetivo de permitir que los jóvenes vean la oportunidad de liderar su propia historia con una actitud consciente y responsable.

 

Para lograrlo, la tarea de padres y maestros debe tener una premisa: responsabilidad. Esto es, responsabilidad con el mundo que no deja indiferente ninguna dimensión humana sino que, por el contrario, debe estar enmarcada en formar personas capaces de afrontar los retos necesarios para que desde los afanes de su propia vida, la hagan representativa de su identidad, de su cultura y sus tradiciones.

 

Y es ahí donde está, precisamente, el reto de educar. Ese desafío inspirador para padres de familia y profesores en un contexto en el que la crisis de valores quiere imponerse en el mundo actual y en el que no es suficiente proporcionar saber técnico y científico.

 

No cabe olvidar que la educación es una tarea esencialmente humana y humanista y necesita un rumbo coherente para que transmita los valores fundamentales de la existencia y de un correcto comportamiento a las nuevas generaciones.

 

Inquietudes que deben plantearse los padres y los profesores:

• ¿Qué objetivos nos proponemos con su educación?

• ¿Qué ideales, valores, aficiones, conocimientos y actitudes vamos a ayudarles a conseguir?

• ¿Qué medios emplearemos para lograrlo?

• ¿Qué dificultades tendremos que vencer?

• ¿Con quiénes haremos equipo como colaboradores?

 

Cada hijo, cada alumno, necesita una educación diferente de la que recibieron sus hermanos y sus compañeros. Aspectos como la herencia genética, los estímulos que recibe, la posición que ocupa entre sus hermanos y sus amigos, su carácter, etc., fortalecen una personalidad en función de la cual se tendrá que trabajar para ayudarles a progresar.

 

Es por todo ello, que la educación personalizada, se privilegia por reconocer a la persona como un ser individual, uno en sí mismo y distinto de los otros; singular, único y, por lo tanto, original y creativo, con capacidad de dar respuestas libres y responsables, abierto a los otros, a la comunicación, al diálogo, a la participación y a la trascendencia.

 

Un joven integral…

 

1. Desarrolla su inteligencia: la formación de esta virtud no reside en el enciclopedismo sino en el ejercicio fundamental de pensar.

 

2. Domina su carácter: gobernando con señorío sobre sí mismo y siendo consciente de quién es.

 

3. Conquista su libertad: que no es hacer las cosas ‘por capricho’, sino ejercitar la propia voluntad para actuar y ser responsable de sus consecuencias.

 

4. Aprende a trabajar: se empeña –de manera consciente– para que el modo en que trabaje permita desarrollar sus virtudes y capacidades.

 

5. Descubre a los demás: aprende a ampliar su mirada para salir de sí mismo y darse cuenta que es parte de una ciudad, de un país, de un continente más grande que el pequeño mundo en el que a veces vive la juventud.

 

6. Cuida su cuerpo: porque el cuerpo es mucho más que pura biología… es persona. Él nos habla, demuestra si somos hombres o mujeres, nos habla a través de la risa, el llanto, la tristeza o el enrojecimiento, que en realidad son expresiones del estado anímico de cada uno.

 

Este es nuestro siglo y el de la nueva educación; pero no está escrito, lo haremos entre todos. Hay que atreverse a innovar. Este el reto para minimizar el descontento tan generalizado frente a la educación.

 

Artículo editado para LaFamilia.info. Tomado de Apuntes de Familia, edición 24-06/14, Instituto de La Familia, U. de La Sabana. Autora: Marcela Ariza de Serrano, Rectora Gimnasio Iragua.

LaFamilia.info
13.05.2013

 

La Conferencia Interamericana de Educación (celebrada en Panamá en 1947), recomendó celebrar el Día Panamericano del Maestro el 11 de septiembre con motivo del fallecimiento del educador y presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento; sin embargo, cada país ha instituido la fecha de acuerdo a su cultura o hechos propios ocurridos en la nación. En Colombia se celebra el 15 de mayo, dado que en ese día del año 1950, fue proclamado San Juan Bautista de La Salle como patrono de los educadores por parte del Papa Pío XII. Este hecho sirvió de inspiración para declarar el Día del Maestro en este país.

 

Los profesores se merecen un reconocimiento diario a su labor, la cual ejercen con paciencia, responsabilidad, efectividad y vocación de servicio. También cabe destacar su capacidad de entregar lo mejor de sí, en medio de las situaciones difíciles que se presentan en el aula.

 

Para ellos, este texto de Javier Abad Gómez:

 

“Don Bosco, es recordado como padre y maestro de una multitud de niños pobres. Los muchachos de la calle lo llamaban: ´El Padre que siempre está alegre´. Su sonrisa era permanente. Nadie lo encontraba jamás de mal humor y nunca se le escuchaba una palabra dura o humillante. Por eso resulta un buen modelo para los maestros, que queramos sembrar paz y serenidad en el corazón de los alumnos.

 

Para trabajar con los niños, hay que amarlos; un amor que se manifieste en forma comprensible para ellos. En el caso de Don Bosco, el amor era evidente, y fue ese amor el que le ayudó a formar sus ideas sobre el castigo. Su método consistía en desarrollar el sentido de responsabilidad, suprimir las ocasiones de desobediencia, saber apreciar los esfuerzos de los chicos, y en una gran amistad. Pero a esta cualidad se unía la perfecta conciencia del daño que puede hacer a los niños un amor demasiado indulgente, y así lo repetía constantemente a los padres: ´Es más fácil enojarse que aguantar, amenazar al niño que persuadirlo; para nuestra impaciencia y soberbia, resulta más cómodo castigar a los rebeldes que corregirlos, soportándolos con firmeza y suavidad a la vez´.

 

Es difícil, al castigar, conservar moderación, para que nadie pueda pensar que obramos sólo para hacer prevalecer nuestra autoridad o para desahogar nuestro mal humor. Y evitar todo lo que pueda tener apariencia de dominio: no se trata de dominarlos sino de servirlos mejor. Al corregir hay que deponer la ira o, por lo menos, dominarla. Mantener sereno el espíritu, evitar la dureza o el desprecio en la mirada y las palabras hirientes. En los casos más graves, es mejor rogar a Dios con humildad que arrojar un torrente de palabras, que ofenden sin que sirvan de provecho alguno a los culpables.”

 

Enrique Marcos Pascual - Sontushijos.org
09.05.2011

 

 

 

Cada día aborda el profesor su labor en el aula con renovada ilusión, a pesar de que en muchas ocasiones sufre situaciones difíciles y problemáticas en su ámbito de trabajo por la conflictividad existente en las aulas por las enormes dificultades que minan su capacidad para impartir con normalidad la tarea docente. Pero los profesores que ejercen su profesión vocacionalmente intentan con creatividad, imaginación, ilusionar a los alumnos con recursos e iniciativas atendiendo a los dos significados etimológicos de la palabra “Educación” - educare (llevar, nutrir, alimentar) y educere (sacar, hacer, salir) términos claves en el papel de los docentes en la escuela.

 

El profesor en el aula intenta contagiar de su actitud al alumno, con el buen ánimo para preparar una clase, estando siempre ahí para atender a las familias de los alumnos.

 

Los profesores son personas a quienes todos debemos algo, por ello la sociedad deben estarles agradecidos y a los poderes públicos recordar que la educación es uno de los principales activos de la educación y que desde la educación debemos afrontar y superar todos los retos que se nos presenten. El profesor pone todo su interés en el aula, busca una complicidad amable con padres y alumnos.

 

Por ello los profesores se merecen un reconocimiento diario a su labor, un “gracias por haber enseñado a modelar con mis manos el mundo que luego gobernaré”, el profesor por su parte aportará su valor en sí mismo como persona, aprovechando el potencial de los alumnos, siendo capaces de entresacar, de hacer sacar los mejor de cada alumno, recuperando el auténtico sentido de la educación.

 

Para reflexionar…

 

“Un profesor trabaja para la eternidad:
nadie puede predecir dónde acabará su influencia”

H.B. Adams

 

“Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”

Pitágoras

 

“La educación consiste en enseñar a los hombres,
no lo que deben pensar, sino a pensar”

Calvin Goolidge

 

 

LaFamilia.info
19.05.2014

 

Estas fueron algunas de las frases que pronunció del Papa Francisco durante el evento “La Iglesia por la Escuela” que se realizó en días pasados en Italia.

El evento que reúne no sólo a los institutos católicos, sino a todas las escuelas del país, contó con la presencia de más de 300 mil personas, entre estudiantes, profesores y padres de familia.

 

El Pontífice resaltó que la escuela es la primera sociedad que integra a la familia y dijo, “la familia y la escuela ¡jamás van contrapuestas! Son complementarias, y por lo tanto es importante que colaboren, en el respeto recíproco.”

 

Asimismo, explicó las tres razones por las que él ama la escuela:

 

“Tengo la imagen de mi primera maestra, aquella mujer, aquella maestra que me recibió a los seis años, al primer nivel de la escuela. Nunca la olvidé. Amo la escuela porque aquella mujer me enseñó a amarla. Este es el primer motivo por el que amo la escuela.

 

Amo la escuela porque es sinónimo de apertura a la realidad. ¡Al menos así debería ser! No lo es siempre, y entonces quiere decir que es necesario cambiar un poco. Ir a la escuela significa abrir la mente y el corazón a la realidad, a la riqueza de sus aspectos, de sus dimensiones. ¡Y nosotros no tenemos derecho de tener miedo de la realidad! La escuela nos enseña a entender la realidad. ¡Y esto es bellísimo!

 

En los primeros años se aprende a 360 grados, luego poco a poco se profundiza hacia una dirección y finalmente se especializa. Pero si uno ha aprendido a aprender (y este es el secreto, ¡aprender a aprender!), esto le queda para siempre, permanece una persona ¡abierta a la realidad! Esto lo enseñaba también un gran educador italiano, que era un sacerdote: Don Lorenzo Milani.

 

Los maestros son los primeros que deben permanecer abiertos a la realidad. Sí, porque si un maestro no está abierto a aprender, no es un buen maestro, y ni siquiera es interesante; los muchachos lo perciben, tienen “olfato”, y son atraídos por profesores que tienen un pensamiento abierto, “inconcluso”, que buscan “algo más”, y así contagian esta actitud a los estudiantes. Este es uno de los motivos por el que amo la escuela.

 

Otro motivo es que la escuela es un lugar de encuentro. Porque todos nosotros estamos en camino. Poniendo en marcha un proceso, activando una vía. La escuela no es un estacionamiento, es un lugar de encuentro en el camino. Se encuentra a los compañeros; se encuentra a los maestros; se encuentra al personal asistente. Los padres de familia encuentran a los profesores; el director encuentra a las familias, etcétera. Y nosotros hoy tenemos necesidad de esta cultura del encuentro, para encontrarnos, para conocernos, para amarnos, para caminar juntos.

 

Y esto es fundamental precisamente en la edad del crecimiento, como un complemento a la familia. La familia (sabemos) es el primer núcleo de relaciones: la relación con el padre y la madre y los hermanos es la base, y nos acompaña siempre en la vida. Pero en la escuela “socializamos”: encontramos personas diferentes a nosotros, diferentes por edad, por cultura, por proveniencia, por capacidades diferentes… La escuela es la primera sociedad que integra a la familia.

 

Esto hace pensar en un proverbio africano que dice: “Para educar a un hijo se necesita a todo un pueblo”. Para educar a un muchacho se necesita mucha gente: familia, escuela, maestros, todos, todos, personal asistente, profesores, ¡todos!

 

Y también amo la escuela porque nos educa a lo verdadero, al bien y a lo bello. Las tres cosas van juntas. La educación no puede ser neutra. O es positiva o es negativa; o nos enriquece o nos empobrece; o hace crecer a la persona o la deprime, incluso puede corromperla. Y en la educación es muy importante lo que también hemos escuchado hoy: ¡siempre, es mejor una derrota limpia que una victoria sucia! ¡Recuérdenlo! Esto nos hará bien durante toda la vida.

 

De esta manera cultivamos en nosotros lo verdadero, el bien y lo bello; y aprendemos que estas tres dimensiones no están jamás separadas, sino siempre entrelazadas. Si una cosa es verdadera, es buena y es bella; si es bella, es buena y es verdadera; y si es buena, es verdadera y es bella. Y estos elementos juntos nos hacen crecer y nos ayudan a amar la vida, también cuando estamos mal, también en medio de los problemas. ¡La verdadera educación nos hace amar la vida y nos abre a la plenitud de la vida!

 

Y finalmente quisiera decir que en la escuela no solamente aprendemos conocimientos, contenidos, sino que aprendemos costumbres y también valores. Juntos. Se educa para conocer tantas cosas, o sea tantos contenidos importantes, para tener ciertas costumbres, también para asumir los valores."

 

Francisco se despide de la audiencia diciendo: “Les deseo a todos ustedes, padres de familia, maestros, personas que trabajan en la escuela, estudiantes, les deseo un hermoso camino en la escuela, un camino que haga crecer, que haga crecer las tres lenguas, que una persona madura debe saber hablar: la lengua de la mente, la lengua del corazón y la lengua de las manos. Pero con armonía, o sea pensar aquello que tú sientes y aquello que tú haces; sentir bien aquello que tú piensas y aquello que haces; y hacer bien aquello que tú piensas y aquello que tú sientes. ¡Las tres lenguas, en armonía y juntas!”

 

Con información de YoInfluyo y Radio Vaticana


Aceprensa
01.03.2013

 

 

A menudo los esfuerzos se centran en mejorar las notas. Pero cada vez parece más claro que hay que mejorar también la educación del carácter. Así lo pone de manifiesto Paul Tough, en su libro "How Children Succeed: Grit, Curiosity and the Hidden Power of Character", reseñado en The Economist.

 

El autor hace hincapié en que muchas veces se piensa que el éxito académico es un producto de las habilidades cognitivas, el tipo de inteligencia que se mide en las pruebas de coeficiente intelectual. Pero las nuevas investigaciones han encontrado que las habilidades de un estudiante universitario están más relacionadas con la capacidad de mantener la concentración, la perseverancia en el estudio y el control de los impulsos. Esto explica por qué alumnos que en la secundaria obtuvieran buenos resultados, al llegar a la universidad fracasan. Habilidades no cognitivas, como la perseverancia y la curiosidad, permiten predecir en buena medida el futuro éxito escolar.

 

La educación temprana por parte de los padres y maestros puede ayudar a mejorar los hábitos de conducta. El carácter puede ser enseñado, afirma Tough. Pone como ejemplo el trabajo de un instructor de ajedrez en una escuela de Brooklyn que convirtió a estudiantes pobres y desmotivados en campeones de ajedrez, enseñándoles nuevos modos de resolver problemas y de superar sus fracasos.

 

También Hoff Sommers destaca el caso de la Aviation High School en New York City. Además del plan de estudios estándar para escuela secundaria, los estudiantes pasan la mitad del día en clases prácticas de fuselajes, sistemas hidráulicos y sistemas eléctricos para aviones en miniatura. La escuela de 2.200 alumnos, en su mayoría estudiantes de color y de familias de bajos ingresos, tiene una tasa de asistencia del 95% y una tasa de graduación del 90%. El 80% de los alumnos van a la universidad.

 
LaFamilia.info
 

 

 

 

La Conferencia Interamericana de Educación (celebrada en Panamá en 1947), recomendó celebrar el Día Panamericano del Maestro el 11 de septiembre con motivo del fallecimiento del educador y presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento; sin embargo, cada país ha instituido la fecha de acuerdo a su cultura o hechos propios ocurridos en la nación.

País

Fecha

Motivo

Argentina

11 de septiembre

Fallecimiento del educador y presidente Domingo Faustino Sarmiento

Bolivia

6 de junio

Fundación de la primera Escuela de Maestros en Sucre y nacimiento de Modesto Omiste Tinajeros

Brasil

15 de octubre

El Emperador del Brasil Pedro I firma la ley que crea escuelas de primeras letras en todas las ciudades, villas y lugares populares

Colombia

15 de mayo

El Papa Pío XII proclamó a San Juan Bautista de La Salle como Patrono Celestial de Todos los Educadores

Costa Rica

22 de noviembre

Onomástico de Mauro Fernández Acuña

Cuba

22 de diciembre

Declaración de Cuba Territorio libre de analfabetismo

Chile

16 de octubre

Fundación del Colegio de Profesores

Ecuador

13 de abril

Nacimiento de Juan Montalvo Fiallos

El Salvador

22 de junio

 

Estados Unidos

 

Martes de la primera semana de mayo

Guatemala

25 de junio

Asesinato de la maestra María Chinchilla en 1944

Honduras

17 de diciembre

Homenaje a José Trinidad Reyes

México

15 de mayo

Toma de Querétaro

Nicaragua

29 de junio

Homenaje a Emanuel Mongalo y Rubio

Panamá

1 de diciembre

Nacimiento de Manuel José Hurtado

Perú

6 de julio

Fundación de la primera Escuela Normal de Varones

Puerto Rico

Viernes de la primera semana de mayo

 

República Dominicana

30 de junio

 

Uruguay

22 de septiembre

 

Venezuela

15 de enero

Fundación de la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria en 1932

 

***

Reflexión sobre la educación

No se educa cuando se imponen convicciones, sino cuando se suscitan convicciones personales.

No se educa cuando se imponen conductas, sino cuando se proponen valores que motivan.

No se educa cuando se imponen caminos, sino cuando se enseña a caminar.

No se educa cuando se impone el sometimiento, sino cuando se despierta el coraje de ser libres.

No se educa cuando se imponen ideas, sino cuando se fomenta la capacidad de pensar por cuenta propia

No se educa cuando se impone el terror que aisla, Sino cuando liberas el amor que acerca y comunica.

No se educa cuando se impone la verdad, sino cuando se enseña a buscarla honestamente.

No se educa cuando se impone un castigo, sino cuando se ayuda a aceptar una sanción.

No se educa cuando se imponen disciplinas, sino cuando se forman personas responsables.

No se educa cuando se impone el miedo que paraliza, sino cuando se logra la admiración que estimula.

No se educa cuando se impone información a la memoria, sino cuando se muestra el sentido de la vida.

No se educa cuando se impone a Dios, sino cuando se lo hace presente con la vida misma.

Autor desconocido