LaFamilia.info - 06.05.2016

 

elvideodelpapa012016

 

“Es innegable el aporte de la mujer en todas las áreas del quehacer humano, empezando por la familia. Pero con sólo reconocerlo… ¿Es suficiente?” Así comienza el quinto video del Papa Francisco dedicado a las mujeres y hace un llamado para hacer valer sus derechos. Los invitamos a ver el video. 

 

 
 

 

Ver también: 

El primer “video del Papa” (Enero: Diálogo Interreligioso)

El video del Papa 2: Cuidar la casa común (Febrero)

El video del Papa 3: Por los niños y las familias en dificultad (Marzo)

LaFamilia.info - 09.02.2016

 

Como ya sabemos, las intenciones mensuales del Papa Francisco ahora se transmiten a través de breves videos; y aquí va el segundo, en el cual nos pide de manera especial: Cuidar la casa común. El mensaje para el mes de febrero se ha titulado: "El respeto a la Creación". 

 
 

 

Ver también: El primer “video del Papa” (Enero: Diálogo Interreligioso)

 

elvideodelpapa012016

 

Más de este tema:

10 Consejos del Papa Francisco para cuidar el medioambiente

Rodrigo Ayude/iglesiaendirecto.com - 26.10.2015

 

20152610iFoto: iglesiaendirecto

 

A lo largo de tres semanas los obispos del Sínodo han analizado múltiples desafíos a los que se enfrentan las familias. Desde el portal Iglesiaendirecto.com, nos comparten algunos de los temas que han salido con más fuerza en las sesiones de trabajo del sínodo y que han tenido una acogida muy amplia entre los padres sinodales. 

 

1. Un nuevo lenguaje

 

Entre los temas más repetidos se encuentra la necesidad que tiene la Iglesia de un nuevo lenguaje, capaz de dialogar con la cultura postmoderna. Ese lenguaje, según los padres sinodales, ha de construirse sobre dos ejes: la inclusión y la misericordia. Debe ser un lenguaje de inclusión, que evite los juicios negativos sobre personas o situaciones, que respete a las personas en su ser más profundo y que parta de una escucha atenta de las necesidades. Un lenguaje que tenga como fundamento la misericordia, es decir, una forma de hablar que salga al encuentro del alejado, que se ponga a su altura y se haga cargo de sus dificultades, que le cure las heridas y que lo porte a la verdad.

 

2. Pastoral de inmigrantes

 

Los padres de Oriente Medio y África compartieron en el Aula los dramas de la migración, especialmente la derivada de la guerra, de la persecución por la fe y de la pobreza. Algunos obispos han propuesto una pastoral específica para los inmigrantes que favorezca la cultura del encuentro. Para ello consideran necesario una colaboración más estrecha entre las iglesias locales en los países de origen de las personas y las iglesias de los pasíses de acogida. Se busca acoger e integrar de la mejor manera a los que han tenido que dejar forzosamente su tierra para revestirlos de una nueva dignidad.

 

3. Matrimonio como vocación

 

Los obispos del sínodo han reflexionado ampliamente sobre el matrimonio como proyecto vocacional de Dios, la gracia específica de esta vocación y su misión propia en la Iglesia. Tras semanas de estudio, cada vez es más clara la idea de la importancia de la familia como edificadora de la Iglesia y no sólo como beneficiaria de una pastoral. Son muchos los campos donde las parroquias pueden y deben contar con las familias.

 

4. Catequesis de preparación para el matrimonio

 

La perspectiva vocacional del matrimonio también ha suscitado el estudio sobre si es suficiente o no lapreparación actual de los novios para crear esta “iglesia doméstica”. Los padres sinodales consideran escasa la formación que se da para el matrimonio. En muchas ocasiones se queda en la explicación de la ceremonia. Están buscando un camino más largo -se habla de unos seis u ocho meses- en los que los futuros esposos profundicen en los aspectos propios de la vocación matrimonial y en su misión.

 

5. Pastoral con convivientes estables

 

Entre las situaciones irregulares, el sínodo ha prestado particular atención a aquellos que, sin estar casados, conviven de forma estable y prolongada. Los obispos consideran que esa convivencia puede tener algunos elementos propios del matrimonio: unidad, indisolubilidad y apertura a la vida. Por eso buscan fórmulas para acompañar a estas parejas hacia el sacramento del matrimonio, que les prestará la ayuda eficaz para vivir con plenitud su proyecto de amor.

 

6. Acompañamiento en los primeros años de matrimonio

 

La alta cifra de separaciones y divorcios no ha pasado desapercibida a los padres sinodales. Con frecuencia las rupturas suceden tras los primeros años de convivencia. Teniendo en cuenta esto, los obispos consideran necesario que cada parroquia cuente con algunos matrimonios con experiencia que puedan acompañar a los nuevos esposos durante los primeros años. Compartir las dificultades y comprobar que otros han sabido superarlas es una buena herramienta para ayudar eficazmente a las familias.

 

7. Educación sexual

 

Los obipos del sínodo propusieron una mejor educación sexual en el camino de preparación al matrimonio. Consideran que la Iglesia debe entrar en este ámbito con determinación, ante una actual educación sexual negativa. La Iglesia quiere presentar la buena noticia de la sexualidad humana como un camino de amor y no como un camino de pecado. Además, la educación de la afectividad es considerada fundamental para entender la donación esponsal y, por ello, formará parte del camino de preparación para el matrimonio.

 

8. Formación de los sacerdotes

 

Los fuertes cambios sociales que afectan a las familias exigen nuevas herramientas para los sacerdotes, de modo que puedan ayudarlas eficazmente en sus problemas cotidianos. Para este fin, se ha hablado tanto de incluir nuevas materias sobre familia y bioética en la formación de los futuros clérigos. En cuanto a los seminaristas, se ha valorado la posibilidad de que dediquen parte del tiempo en la parroquia a visitar a las familias para conocer su vida cotidina, sus preocupaciones y sus necesidades. Otra propuesta es, por ejemplo, dar cursos de asesoramiento familiar a los párrocos.

 

9. Atención a las situaciones dolorosas

 

Los padres sinodales coinciden en que no habrá “recetas generales” para admitir a los sacramentos a los bautizados que han establecido una nueva convivencia después del fracaso del matrimonio sacramental. Sobre esta realidad hay numerosos puntos de vista entre los obispos. Desde perspectivas diversas, todos están de acuerdo en respetar la doctrina actual y en que se deben evitar soluciones del tipo “todo o nada”, “sí o no”. Los padres sinodales opinan que corresponde al obispo diocesano conocer las situaciones concretas y juzgar caso por caso. En este discernimiento, convendrá descubrir los problemas que han llevado a la familia a este punto, especialmente para quienes es ya imposible volver con su marido o su mujer.

 

10. Papel de la mujer

 

Un tema profundizado en los círculos menores es el papel de la mujer en la Iglesia. El papa recordó frecuentemente que es necesaria una teología de la mujer. Aunque no han trascendido propuestas concretas, el tema ha sido ampliamente debatido. En cambio, para los obispos resulta claro que la mayor participación de la mujer en la Iglesia, de servicio o diaconía, nada tendrá que ver con el sacramento del orden.

 

Zenit/LaFamilia.info - 14.03.2016

 

elvideodelpapa012016

 

La familia es uno de los bienes más preciosos de la humanidad. Pero ¿acaso no es el más vulnerable? Con esta pregunta se abre el video del Papa Francisco (ver abajo) con su intención de oración para el mes de marzo.

 

Este es el tercer video de la iniciativa que comenzó en enero para difundir las intenciones de oración del Santo Padre, que cuenta con la participación del propio Francisco, al grabar mensualmente un video en español. 

 

 

Ver también: 

El primer “video del Papa” (Enero: Diálogo Interreligioso)

El video del Papa 2: Cuidar la casa común (Febrero)

 

ReL - 08.01.2016

 

elvideodelpapa012016 

 

A partir de ahora, las tradicionales intenciones de oración del Papa para cada mes, se darán a conocer mediante un breve spot. He aquí el primero, en el que participan amigos personales de Francisco, como el musulmán Omar Abboud o el rabino Daniel Goldman, junto al sacerdote Guillermo Maró y la lama budista Rinchen Kandro. El mensaje es contundente, ¡no lo dejes de ver!  

 

 

 

El proyecto es una iniciativa de la Red Mundial de Oración del Papa y ha sido realizado por la agencia La Machi con la colaboración de Rome Reports y el Centro Televisivo Vaticano. Fue lanzado en la página thepopevideo.org en la festividad de la Epifanía.

ReligionConfidencial - 13.10.2015

 

20151310sinodofliaFoto: L'Osservatore Romano 

 

Ni los divorciados vueltos a casar están excomulgados, ni los homosexuales discriminados. El Papa siente sobre sus hombros la misión de acoger a la Iglesia a todas las personas, especialmente a las más necesitadas.

 

Los efectos positivos de esta actitud se están empezando a ver en la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que lleva por título “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. El Papa Francisco ha liderado desde el inicio de su pontificado este énfasis pastoral: gestos como el de recibir a personas en las antípodas de la moral de la Iglesia, son un modo muy claro que el Santo Padre tiene de decir: “Seas quien seas, y como pienses, Dios te quiere”.

 

El portal Religión Confidencial analiza con Daniel Arasa, profesor de comunicación institucional de la Pontificia Università della Santa Croce (Roma), la primera semana de Sínodo de las Familias. Están son las ideas principales a la luz de las diversas intervenciones y comentarios de los padres sinodales y expertos reunidos en Roma del 4 al 25 de octubre.

 

Apostar por la belleza de la familia. Hay que apostar por la familia, por el amor de los esposos, por la educación de los hijos. Por ejemplo, en Perú de cada cien niños que nacen hoy en día, setenta no tienen una familia debidamente constituida. Tiene que haber una pastoral de acompañamiento de las familias, especialmente las nuevas. La sociedad necesita una fuerte inyección del espíritu familiar.

 

La doctrina no será modificada. El Papa ha dejado claro en su discurso de apertura del Sínodo que la doctrina sobre la indisolubilidad del matrimonio no está en discusión. Por lo tanto, no van a cambiar cuestiones esenciales en la doctrina que, en cualquier caso, no están bajo la potestad del Sínodo, sino que se tendrán más en cuenta las circunstancias personales de las personas cristianas, sin necesidad de recordar en cada ocasión que esa persona se encuentra en una situación incompatible con la moral cristiana. Hay una gran preocupación de los obispos por no ofender la sensibilidad de la gente, pero también para que quede clara la doctrina de la Iglesia.

 

Los divorciados vueltos a casar no están excomulgados: “Pienso que se darán pasos muy interesantes como potenciar las actividades en las parroquias dirigidas a personas que se encuentran en esta situación, promover un lenguaje inclusivo que les ayude a darse cuenta de que no están excomulgados y que forman parte de la Iglesia, integrarles en las tareas de servicio solidario, etc.”, afirma Daniel Arasa.

 

Nulidades matrimoniales más ágiles. La pastoral familiar trata de ayudar a comprender la bondad del matrimonio según la ley divina y facilitar a todos el adecuarse a esa situación. En algunos casos, eso será posible a través de la declaración de nulidad de un primer supuesto matrimonio que nunca existió; en otros, facilitará un periodo de reflexión y un progresivo cambio de vida.

 

Preparación para el matrimonio: Lo que más preocupa a la Iglesia es el número de matrimonios religiosos que se rompen después de un tiempo. Daniel Arasa apunta que en el mundo occidental son ya muchos los que deciden casarse civilmente, “por lo que no creo que empeore la situación o que, al menos, cambios en la preparación matrimonial sean la causa de una tendencia a que las parejas no opten por casarse por la Iglesia. En todo caso, una profunda preparación al matrimonio tendrá efectos positivos: serán más parejas las que adquirirán un mayor conocimiento del valor del matrimonio como sacramento, lo que les ayudará a ser más fieles en su vida conyugal y familiar”.

 

Transmitir el atractivo de la vida conyugal abierta a la paternidad. La doctrina sobre la vida familiar y la paternidad responsable sigue vigente, recogida en documentos como las encíclicas Humanae vitae (Pablo VI) y Evangelium vitae (Juan Pablo II), o la exhortación apostólica Familiaris consortio (Juan Pablo II). Puede haber motivos que justifiquen la decisión de no tener hijos en un futuro inmediato, pero las relaciones conyugales deben estar siempre abiertas a la vida, lo que significa seguir los métodos naturales en la regulación de esas relaciones. Los pastores de la Iglesia deberán transmitir la belleza de la vida conyugal abierta a la paternidad y a la maternidad para poder participar plenamente de la vida sacramental.

 

Sexualidad: vida cristiana coherente. Las personas con tendencia homosexual están llamadas a la santidad como cualquier otra persona, y su situación –con sus inclinaciones y contando con la gracia de Dios– es compatible con una vida cristiana. “En este sentido, la lucha por vivir una vida cristiana coherente que se pide a una persona con tendencia homosexual es análoga a la de una persona heterosexual no casada (o al casado, con personas distintas de su esposa). La meta es alta, y la pan-sexualización de nuestra sociedad hace que no sea fácil afrontar estos temas”, recuerda Arasa.

LaFamilia.info - 19.02.2016

 

FranciscoPatriarca2016
Foto: ACI 

 

El reciente encuentro entre el Papa Francisco y el Patriarca Kyril es realmente un hecho histórico. «Este encuentro de los primados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa Rusa, preparado desde hace tiempo, será el primero en la historia y marcará una etapa importante en las relaciones entre las dos Iglesias». Señaló el Comunicado de prensa oficial.


Fruto de dicha reunión, surgió un documento (ver) en el que ambos dirigentes han buscado subrayar los puntos comunes. Aquí destacamos lo referente al matrimonio y a la familia:


19. La familia es el centro natural de la vida de un ser humano y de la sociedad. Estamos preocupados por la crisis de la familia en muchos países. Los ortodoxos y los católicos, compartiendo la misma visión de la familia, están llamados a testificar acerca de la familia como de un camino hacia la santidad, que se manifiesta en la fidelidad mutua de los cónyuges, su disponibilidad para dar a luz a los niños y formarles, en la solidaridad entre las generaciones y el respeto hacia los enfermizos.


20. La familia está fundada sobre el matrimonio que es un acto libre y fiel de amor entre un hombre y una mujer. El amor fortalece su unión, les enseña a aceptar uno a otros como a un don. El matrimonio es la escuela del amor y de la fidelidad. Lamentamos que otras formas de convivencia se equiparan ahora con esta unión, y la visión de la paternidad y la maternidad como de especial vocación del hombre y de la mujer en el matrimonio, santificada por la tradición bíblica, se expulsa de la conciencia pública.


21. Hacemos un llamamiento a todos para respetar el derecho inalienable a la vida. Unos millones de bebés están privados de la propia posibilidad de aparecer a la luz. La sangre de los niños no nacidos pide a gritos a Dios que haga justicia. (Génesis 4, 10).


La divulgación de la así llamada eutanasia conduce al hecho de que los ancianos y enfermos comienzan a sentirse carga excesiva para su familia y la sociedad en conjunto.


Expresamos nuestra preocupación por el uso cada vez más extendido de las tecnologías biomédicas de reproducción, porque la manipulación de la vida humana es un ataque contra los fundamentos del ser de la persona creada a imagen de Dios. Consideramos que nuestro deber es hacer acordarse sobre la inmutabilidad de los principios morales cristianos, basados en el respeto por la dignidad de la persona que está destinada a la vida de acuerdo con el plan de su Creador.”


Análisis por Pedro Trevijano/ReL


Creo que este documento afirma unas verdades que conviene subrayar, en unos momentos en que en nombre de la ideología de género y de lo políticamente correcto se intenta combatir y destruir al matrimonio y a la familia.


Desde una óptica puramente biológica la naturaleza ha inventado la sexualidad para conservar la especie, pero esta realidad biológica adquiere forma humana en la comunidad de hombre y mujer. El misterio de la masculinidad y feminidad, los dos modos de ser de la persona humana, tiene que ver con la relación mutua, la reciprocidad sexual, el equilibrio afectivo, la comunión personal, para lo que se precisa una cierta diferencia, en la que la separación llama a la unidad y la unidad supone la separación que hace posible la comunicación y el lenguaje, pero que conlleva la unidad de naturaleza o de la carne. Las exigencias legítimas de la sexualidad, es decir la reciprocidad y la entrega mutua en armonía, se integran en un proceso de humanización. El matrimonio es una vocación que viene de Dios y es una institución necesaria para el amor de la pareja, aunque por supuesto no se puede reducir a puro ordenamiento jurídico.


El matrimonio ha sido a lo largo de los siglos uno de los más importantes factores de progreso de la humanidad, pues proporciona a los hijos el ambiente adecuado para su crianza, una estabilidad educativa y una formación que garantiza el crecimiento y desarrollo humano de nuestra sociedad. No nos olvidemos además que las dos grandes necesidades humanas son afecto y comida, y que la mayor parte de las personas resuelve la necesidad de afecto gracias a la unión matrimonial.


Pero el amor supone fidelidad. La fidelidad es indiscutiblemente un bien para el matrimonio y la familia, pero es un bien que hay que conquistar día a día, sin concesiones a la debilidad. Supone el respeto a la palabra dada y el convencimiento de que siempre que nos comprometemos a algo, y luego no lo cumplimos, provocamos sufrimiento. La infidelidad es lo contrario al amor, porque procede del engaño y provoca la desdicha.


No cabe duda de que la decisión de comprometerse “hasta que la muerte nos separe”, supone aceptar un elemento de incertidumbre y de riesgo. Pero el amor, y sobre todo el amor conyugal cristiano, impulsa a una entrega total, exclusiva y definitiva, reforzada por motivos religiosos. La fidelidad, curiosamente, supone un grado mayor de libertad, porque es menos libre una persona cuyo problema es engaño o no a mi cónyuge, que aquél que, porque ama, ni se le ocurre el adulterio.

 

En cuanto a las otras formas de convivencia, en el Nuevo Testamente san Pablo condena claramente toda relación sexual fuera del matrimonio legítimo: adulterio (1 Cor 6,9; Rom 2,22; 7,3; 13,9), incesto (1 Cor 5,1-13), homosexualidad (1 Cor 6,9; Rom 1,26-27), fornicación (1 Tes 4,3; Gal 5,19) y prostitución (1 Cor 6,12-20; 10,8). ¿Y qué vamos a decir del intento de sustituir las palabras, padre y madre, o papá y mamá por progenitor A y progenitor B? Como no me gusta generalmente escribir palabras gruesas, dejo que sean Vds. los que las pongan.


Sobre el aborto dos reflexiones. Como sacerdote me he tropezado con centenares de casos en las que las madres abortistas, y más raramente sus cómplices, estaban destrozados por lo que habían hecho. Mi tarea era pedirles, para rehacerse como personas, confiar en el perdón de Dios, que iban a recibir en la absolución y procurar pasar por este mundo haciendo el bien y defendiendo la vida. La otra es algo sucedido esta misma semana: el Comité de Derechos del Niño de la ONU ha pedido a Irlanda que apruebe el aborto libre. Desde luego uno siempre aprende cosas nuevas: el ser abortado es un derecho del feto o embrión. Y es que cuando nos apartamos de Cristo, nos volvemos siervos de Satanás. Aprovecho la ocasión para decir que desconfío radicalmente de la ONU y sus organismos afines, como Amnistía Internacional, defensora del aborto y de los titiriteros.


Por último sobre la eutanasia: está claro que estoy en contra. Si voy a un hospital, quiero que me curen, no que me asesinen.

Actuall.com - 10.12.2015

 

20151012iSelfie del Papa Francisco y los jóvenes.

 

Han pasado 1.000 días han pasado desde que aquel 13 de marzo de 2013 el cardenal Tauran anunciara desde el balcón de la Basílica de San Pedro la elección del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio como Papa, que eligió como nombre Francisco. Desde ese momento, el Pontífice ha sido un “torbellino” llevando a cabo una actividad frenética y convirtiéndose en un auténtico fenómeno de masas.

 

El Papa Francisco en 8 claves


1. Un Papa de las periferias y para las periferias. “La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias, no sólo la geográficas, sino también las existenciales: las del misterio del pecado, del dolor, de la injusticia, de la ignorancia y las de toda miseria”. Esta es una de las frases que, sin duda, ha marcado el Pontificado de Francisco. Esta idea la ha manifestado en repetidas ocasiones y ha actuado en consecuencia. Le gusta rodearse y estar con los últimos de la sociedad, con los marginados, pobres y olvidados y tener gestos con ellos. Por ello, en su primera Semana Santa decidió acudir a una cárcel para lavar los pies a los presos.


2. Una Iglesia menos europea y más universal. Una de las grandes diferencias con sus predecesores es que aunque la Iglesia es universal era muy “eurocéntrica”. Ahora sus mensajes van destinados más las poblaciones de esas “periferias”, algo que también se ha demostrado en sus viajes. Sus destinos han sido países pobres o en vías de desarrollo como su reciente viaje a África o sus estancias en Filipinas, Corea, Jordania, Cuba, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay, Sri Lanka, Turquía o Bosnia, entre otros. Fue a EEUU porque allí estaba convocado el Encuentro Mundial de las Familias y a Francia para dar un discurso en Estrasburgo.


Además, su primera salida de Roma fue precisamente a Lampedusa, la tristemente conocida isla a la que llegan cada año cientos de cuerpos de inmigrantes que intentan alcanzar Europa.


3. Empeñado en reformar la Curia. Francisco ha repetido muchas veces que los cardenales le eligieron Papa para que hiciera las ansiadas reformas en la Curia. Para ello, el conocido como G-8, un grupo de cardenales elegidos por él, han analizado la situación para proceder a unos cambios que ya se están dando para así eliminar la enorme burocracia creando dicasterios y fusionando otros. Al igual que le ocurrió a Benedicto XVI, no lo está teniendo fácil para acometer estos cambios y el Papa ya ha sido víctima de un nuevo Vatileaks con el robo de documentos reservados sobre estas reformas.


4. La batalla del Sínodo de la Familia. El Papa siempre ha apostado por la “parresía”, es decir, hablar claro. Para eso convocó dos Sínodos, uno ordinario y otro extraordinario, sobre la Familia. En ellos el Papa quería escuchar las posturas y se encontró con dos bandos complemente enfrentados. Por un lado los que pretendían defender la doctrina tradicional y por otro los que querían destruir lo que se había hecho hasta ahora inoculando el relativismo moral en las raíces de la Iglesia. Una batalla que se ha alargado en el tiempo y que ha tenido un gran eco mediático. Finalmente, la tradición venció la batalla.


5. Un colegio cardenalicio muy distinto. Durante su Pontificado ha creado ya 39 cardenales aunque también en este aspecto se han visto también los nuevos rumbos del Papa. Los purpurados que representan a la Iglesia son más diversos y ha disminuido el número de europeos y ha dejado sin el capelo a sedes tradicionalmente importantes mientras ha premiado a otras diócesis de las llamadas “periferias”. Así, ha creado cardenales a arzobispos de países como Haití, Tonga, Burkina Faso, Cabo Verde, Nicaragua, Vietnam o Etiopía. Mientras tanto, tres han sido españoles, el emérito Fernando Sebastián, Ricardo Blázquez (Valladolid) y José Luis Lacunza (arzobispo de David, Panamá).


6. Dos encíclicas firmadas de su mano. En el aspecto más magisterial, Francisco ha escrito en estos 1.000 días dos encíclicas. La primera de ellas, Lumen Fidei (La luz de la fe), fue firmada cuatro meses después de ser elegido Pontífice y aprovechó el texto realizado por Benedicto XVI añadiendo algunas consideraciones. La segunda, completamente propia, la tituló Laudatio si (Alabado seas) y está centrada en el cuidado del planeta tierra, parte importante de la obra creadora de Dios.


7. El Papa de la misericordia. Esta es otra de las palabras que más ha utilizado Francisco durante sus intervenciones. De hecho, aparece en casi todas. Así, cabe recordar una de estas citas cuando el Papa en una entrevista dijo: “La misericordia cambia el mundo, hace al mundo menos frío y más justo. El rostro de Dios es el rostro de la misericordia, que siempre tiene paciencia. […] Dios nunca se cansa de perdonarnos”.


Es tan importante para él que se conozca esto que ha convocado precisamente el Año Jubileo de la Misericordia (Leer también: 20 Tips sobre la misericordia) que comenzó el 8 de diciembre y que tendrá en el sacramento de la confesión su punto fuerte. Destaca el hecho de que durante este año santo se permitirá a todos los sacerdotes poder perdonar pecados como el del aborto, potestad reservada hasta ahora a los presbíteros designados por el obispo del lugar.


8. Un estilo sencillo que le ha convertido en un fenómeno de masas. Si hay un hecho que destaca del Pontificado de Francisco es haber conseguido acercar la Iglesia a los alejados puesto que su estilo sencillo pero directo, sus formas amigables y su frenética actividad le han convertido en un fenómeno mediático que ha levantado simpatía en todos los sectores, tanto dentro como fuera de la Iglesia Católica.

 

 

Más de este tema >

 

ACI - 27.09.2015

 

Francisco-EMF2015 
Foto Daniel Ibáñez / ACI Prensa

 

El Papa Francisco dirigió su último discurso en Estados Unidos ante el comité organizador del Encuentro Mundial de las Familias 2015, en el que agradeció la acogida brindada por este país y en el que renovó su deseo de que Dios bendiga a América. A continuación el texto completo de su despedida en el aeropuerto de Filadelfia:


Sr. Vicepresidente,
Distinguidas Autoridades,
Hermanos Obispos,


Queridos amigos:


Los días que he pasado con ustedes se me han hecho cortos. Pero han sido para mí días de mucha gracia y pido al Señor que también lo hayan sido para ustedes. Quiero que sepan que, ahora que me preparo para partir, lo hago con el corazón lleno de gratitud y esperanza.


Estoy muy agradecido a todos ustedes y también a todos los que se han empleado a fondo para hacer posible mi visita y preparar el Encuentro Mundial de las Familias. De manera particular, doy las gracias al Arzobispo Chaput y a la Arquidiócesis de Filadelfia, a las Autoridades Civiles, a los organizadores y a los muchos voluntarios y bienhechores que han colaborado de una u otra manera.


Gracias también a las familias que han compartido su testimonio durante el Encuentro. ¡No es nada fácil hablar abiertamente de la propia vida! Sin embargo, su sinceridad y humildad ante el Señor y ante cada uno de nosotros nos han hecho ver la belleza de la vida familiar en toda su riqueza y variedad. Pido al Señor que estos días de oración y reflexión sobre la importancia de la familia para una sociedad sana, animará a las familias a seguir esforzándose en el camino de la santidad y a ver a la Iglesia como su segura compañera de camino, independientemente de los desafíos que tengan que afrontar.


Al finalizar mi visita, quisiera también agradecer a todos los que han colaborado en la preparación de mi permanencia en las Arquidiócesis de Washington y Nueva York. Para mí fue especialmente emotivo la canonización de san Junípero Serra, que nos recuerda a todos nuestro llamado a ser discípulos misioneros. También lo fue la visita, junto a mis hermanos y hermanas de otras religiones, a la Zona Cero, lugar que nos habla con fuerza del misterio del mal. Sin embargo, tenemos la certeza de que el mal no tiene nunca la última palabra y de que, en el plan misericordioso de Dios, el amor y la paz triunfarán sobre todo.


Señor Vicepresidente, le pido que reitere al Presidente Obama y a los miembros del Congreso mi gratitud, junto con la seguridad de mis oraciones por el pueblo estadounidense. Esta tierra ha sido bendecida con grandes dones y oportunidades. Ruego al Señor para que ustedes sean administradores buenos y generosos de los recursos humanos y materiales que les han sido confiados.


Doy gracias al Señor porque me ha concedido ser testigo de la fe del Pueblo de Dios en este País, como ha quedado manifestado en nuestros momentos comunitarios de oración y se puede ver en tantas obras de caridad. Dice Jesús en las Escrituras: «En verdad les digo que cada vez que lo hicieron con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron» (Mt 24,40). Sus atenciones conmigo y su generosa acogida son signo de su amor y fidelidad a Jesús. Lo son también sus atenciones para con los pobres, los enfermos, los sin techo y los inmigrantes, su defensa de la vida en todas sus etapas y su preocupación por la familia. En todos estos casos se ve que Jesús está en medio de ustedes y que el cuidado de los unos por los otros es el cuidado con que tratan al mismo Jesús.


Ahora que los dejo, les pido a todos, especialmente a los voluntarios y bienhechores que han asistido al Encuentro Mundial de las Familias: No dejen que su entusiasmo por Jesús, por la Iglesia, por nuestras familias y por la familia más amplia de la sociedad se apague. Quiera Dios que estos días que hemos compartido produzcan frutos abundantes y permanentes; que la generosidad y el cuidado por los demás perduren. Y ya que nosotros hemos recibido mucho de Dios –dones concedidos gratuitamente, y no por nuestros méritos–, que también nosotros seamos capaces de dar gratuitamente a los demás.


Queridos amigos, los saludo a todos en el Señor y los encomiendo al cuidado maternal de María Inmaculada, Patrona de los Estados Unidos. Los tendré presentes en mis oraciones a ustedes y a sus familias, y les pido, por favor, que recen por mí. Que Dios los bendiga. ¡Que Dios bendiga a América!