LaFamilia.info - 05.10.2015

 

20152809feFoto: Pixabay 

 

La ideología de género, muy popular en estos tiempos, es una ideología anticristiana, perversa y anti-familia. Pero veamos lo que dicen los últimos Papas sobre ella.

 

Papa Francisco: Ideología de género contradice el plan de Dios

 

El papa Francisco se ha referido a este tema en diversas ocasiones, pero en especial recordamos la catequesis del 15 de abril del presente año, en la que expresó: La creación del hombre y la mujer, con el sacramento del matrimonio, son “un gran don que Dios ha hecho a la humanidad”. 

 

Durante su explicación, Francisco alertó contra la llamada ideología de género o teoría del género y mostró una serie de preocupaciones que se derivan de ella. Puso también una tarea para todos los creyentes y sobre todo para las familias: mostrar la belleza de la alianza del hombre y la mujer y vivirla “en el bien”.

 

Francisco subrayó que “la diferencia sexual está presente en muchas formas de vida, en la larga escala de los vivientes. Pero solo en el hombre y en la mujer ella lleva en sí la imagen y la semejanza de Dios: el texto bíblico lo repite bien tres veces en dos versículos”. “Esto nos dice que no sólo el hombre ha tomado en sí la imagen de Dios, no sólo la mujer ha tomado en sí la imagen de Dios, sino que el hombre y la mujer, como pareja, son imagen de Dios”.

 

Por tanto, “la diferencia entre hombre y mujer no se da por la contraposición, o la subordinación, sino por la comunión y la generación, siempre a imagen y semejanza de Dios”.

 

Continuando con este tema, el Pontífice aseguró que “la experiencia nos lo enseña”, ya que “para conocerse bien y crecer armónicamente el ser humano tiene necesidad de la reciprocidad entre hombre y mujer” y “cuando no sucede, se ven las consecuencias”.

 

“La cultura moderna y contemporánea ha abierto nuevos espacios, nuevas libertades y nuevas profundidades para el enriquecimiento de la comprensión de estas diferencias”, pero denunció que “ha introducido también muchas dudas y mucho escepticismo”.

 

Después enumeró una serie de ejemplos: “Me pregunto si la considerada 'ideología de género' no se trata también de una expresión de una frustración y de resignación que busca borrar la diferencia sexual porque ya no pueden hacer frente a ella”. “Corremos el riesgo de dar un paso atrás”, alertó.

 

“La eliminación de la diferencia, en efecto, es el problema, no la solución. Para resolver sus problemas de relación, el hombre y la mujer deben  hablarse más, escucharse más, conocerse más, quererse más”.

 

Benedicto XVI

 

En su último discurso navideño del 21 de diciembre del 2012 a la Curia Romana, afirma:

 

“El gran rabino de Francia, Gilles Bernheim, en un tratado cuidadosamente documentado y profundamente conmovedor, ha mostrado que el atentado, al que hoy estamos expuestos, a la auténtica forma de la familia, compuesta por padre, madre e hijo, tiene una dimensión aún más profunda. 

 

"Si hasta ahora habíamos visto como causa de la crisis de la familia un malentendido de la esencia de la libertad humana, ahora se ve claro que aquí está en juego la visión del ser mismo, de lo que significa realmente ser hombres. Cita una afirmación que se ha hecho famosa de Simone de Beauvoir: ‘Mujer no se nace, se hace’ (‘On ne naît pas femme, on le devient’)

 

"En estas palabras se expresa la base de lo que hoy se presenta bajo el lema ‘gender’ como una nueva filosofía de la sexualidad. Según esta filosofía, el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente, mientras que hasta ahora era la sociedad la que decidía. 

 

"La falacia profunda de esta teoría y de la revolución antropológica que subyace en ella es evidente. El hombre niega tener una naturaleza preconstituida por su corporeidad, que caracteriza al ser humano. Niega la propia naturaleza y decide que ésta no se le ha dado como hecho preestablecido, sino que es él mismo quien se la debe crear. 

 

"Según el relato bíblico de la creación, el haber sido creada por Dios como varón y mujer pertenece a la esencia de la criatura humana. Esta dualidad es esencial para el ser humano, tal como Dios la ha dado.

 

"Precisamente esta dualidad como dato originario es lo que se impugna. Ya no es válido lo que leemos en el relato de la creación: ‘Hombre y mujer los creó’ (Gn 1,27). No, lo que vale ahora es que no ha sido Él quien los creó varón o mujer, sino que hasta ahora ha sido la sociedad la que lo ha determinado, y ahora somos nosotros mismos quienes hemos de decidir sobre esto. Hombre y mujer como realidad de la creación, como naturaleza de la persona humana, ya no existen. El hombre niega su propia naturaleza. Ahora él es sólo espíritu y voluntad. 

 

"La manipulación de la naturaleza, que hoy deploramos por lo que se refiere al medio ambiente, se convierte aquí en la opción de fondo del hombre respecto a sí mismo. En la actualidad, existe sólo el hombre en abstracto, que después elije para sí mismo, autónomamente, una u otra cosa como naturaleza suya. Se niega a hombres y mujeres su exigencia creacional de ser formas de la persona humana que se integran mutuamente. 

 

"Ahora bien, si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación. Pero, en este caso, también la prole ha perdido el puesto que hasta ahora le correspondía y la particular dignidad que le es propia. Bernheim muestra cómo ésta, de sujeto jurídico de por sí, se convierte ahora necesariamente en objeto, al cual se tiene derecho y que, como objeto de un derecho, se puede adquirir. Allí donde la libertad de hacer se convierte en libertad de hacerse por uno mismo, se llega necesariamente a negar al Creador mismo y, con ello, también el hombre como criatura de Dios, como imagen de Dios, queda finalmente degradado en la esencia de su ser. 

 

"En la lucha por la familia está en juego el hombre mismo. Y se hace evidente que, cuando se niega a Dios, se disuelve también la dignidad del hombre. Quien defiende a Dios, defiende al hombre”.

 

San Juan Pablo II

 

En la encíclica Veritatis splendor, nº 46: “Para algunos, la naturaleza se reduce a material para la actuación humana y para su poder. Esta naturaleza debería ser transformada profundamente, es más, superada por la libertad, dado que constituye su límite y su negación. Para otros, es en la promoción sin límites del poder del hombre, o de su libertad, como se constituyen los valores económicos, sociales, culturales e incluso morales. Entonces la naturaleza estaría representada por todo lo que en el hombre y en el mundo se sitúa fuera de la libertad. Dicha naturaleza comprendería en primer lugar el cuerpo humano, su constitución y su dinamismo. A este aspecto físico se opondría lo que se ha construido, es decir, la cultura, como obra y producto de la libertad. La naturaleza humana, entendida así, podría reducirse y ser tratada como material biológico o social siempre disponible. 

 

"Esto significa, en último término, definir la libertad por medio de sí misma y hacer de ella una instancia creadora de sí misma y de sus valores. Con ese radicalismo el hombre ni siquiera tendría naturaleza y sería para sí mismo su propio proyecto de existencia. ¡El hombre no sería nada más que su libertad!”.

 

Fuente: Pedro Trevijano/ReL

ForumLibertas.com
06.02.2013

 

 

 

 

Desde el pasado mes de octubre hemos oído mencionar el Año de la Fe, convocado por Benedicto XVI. Pero, ¿de qué se trata?, ¿qué desea el Santo Padre?, ¿qué se puede hacer? Este artículo del portal ForumLibretas responde a algunas preguntas que surgen alrededor del tema.

 

1. ¿Qué es el Año de la Fe?
El Año de la Fe "es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo" (Porta Fidei, 6).

 

2. ¿Cuándo inicia y termina?
Inicia el 11 de octubre de 2012 y termina el 24 de noviembre de 2013.

 

3. ¿Por qué esas fechas?
El 11 de octubre coinciden dos aniversarios: el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica. La clausura, el 24 de noviembre, será la solemnidad de Cristo Rey.

 

4. ¿Por qué el Papa ha convocado este año?
"Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa de una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas". Por eso, el Papa invita a una "auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo". El objetivo principal de este año es que cada cristiano "pueda redescubrir el camino de la fe para poner a la luz siempre con mayor claridad la alegría y el renovado entusiasmo del encuentro con Cristo".

 

5. ¿Qué medios ha señalado el Santo Padre?
Como expuso en el Motu Proprio "Porta Fidei": Intensificar la celebración de la fe en la liturgia, especialmente en la Eucaristía; dar testimonio de la propia fe; y redescubrir los contenidos de la propia fe, expuestos principalmente en el Catecismo.

 

6. ¿Dónde tendrá lugar?
Como dijo Benedicto XVI, el alcance será universal. "Tendremos la oportunidad de confesar la fe en el Señor Resucitado en nuestras catedrales e iglesias de todo el mundo; en nuestras casas y con nuestras familias, para que cada uno sienta con fuerza la exigencia de conocer y transmitir mejor a las generaciones futuras la fe de siempre. En este Año, las comunidades religiosas, así como las parroquiales, y todas las realidades eclesiales antiguas y nuevas, encontrarán la manera de profesar públicamente el Credo".

 

7. ¿Dónde encontrar indicaciones más precisas?
En una nota publicada por la Congregación para la doctrina de la fe. Ahí se propone, por ejemplo:

  • Alentar las peregrinaciones de los fieles a la Sede de Pedro;
  • Organizar peregrinaciones, celebraciones y reuniones en los principales Santuarios.
  • Realizar simposios, congresos y reuniones que favorezcan el conocimiento de los contenidos de la doctrina de la Iglesia Católica, y mantengan abierto el diálogo entre fe y razón.
  • Leer o releer los principales documentos del Concilio Vaticano II.
  • Acoger con mayor atención las homilías, catequesis, discursos y otras intervenciones del Santo Padre.
  • Promover trasmisiones televisivas o radiofónicas, películas y publicaciones, incluso a nivel popular, accesibles a un público amplio, sobre el tema de la fe.
  • Dar a conocer los santos de cada territorio, auténticos testigos de fe.
  • Fomentar el aprecio por el patrimonio artístico religioso.
  • Preparar y divulgar material de carácter apologético para ayudar a los fieles a resolver sus dudas.
  • Eventos catequéticos para jóvenes que transmitan la belleza de la fe.
  • Acercarse con mayor fe y frecuencia al sacramento de la Penitencia.
  • Usar en los colegios el compendio del Catecismo de la Iglesia Católica.
  • Organizar grupos de lectura del Catecismo y promover su difusión y venta.

 

8. ¿Qué documentos puedo leer por ahora?
El motu proprio de Benedicto XVI "Porta Fidei" ver aquí
La nota con indicaciones pastorales para el Año de la Fe ver aquí
El Catecismo de la Iglesia Católica ver aquí
40 Resúmenes sobre la fe cristiana ver aquí

 

9. ¿Dónde puedo obtener más información?
Visite el web www.annusfidei.va

LaFamilia.info
21.01.2011

 

 

En vista que la beatificación del apreciado Papa Juan Pablo II ya es todo un hecho, sería valioso conocer en detalle qué es una beatificación, por qué se concede, qué se necesita para otorgarse, en qué se diferencia de la canonización... Encuentra aquí las 7 preguntas y respuestas que todo cristiano debiera conocer.

 

1. ¿Qué es una beatificación?

 

Es una primera respuesta oficial y autorizada del Santo Padre a las personas que piden poder venerar públicamente a un cristiano que consideran ejemplar, con la cual se les concede permiso para hacerlo. Es una sentencia no definitiva que tiende a la canonización y permite que se le tribute culto con ciertas limitaciones.

 

Para iniciar el proceso de beatificación el Código de Derecho Canónico exige que haya transcurrido un plazo de cinco años desde la muerte del fiel, aunque el Papa tiene la prerrogativa de saltarse esa norma, como ya hizo Juan Pablo II con la beata Madre Teresa de Calcuta y Benedicto XVI con Juan Pablo II.

 

Para el acto ceremonial de la beatificación, el Papa suele designar un Cardenal que la realice en su nombre.

 

2. ¿Cómo surgió la beatificación?

 

La declaración de santidad podemos decir que es tan antigua como la misma Iglesia. En los primeros siglos esta declaración se hacía de una manera sencilla y casi espontánea, brotaba de la fe del pueblo, de la “vox populi”, que luego era aceptada por la jerarquía de la Iglesia. Tiempo después, los obispos tomaron responsabilidad por la declaración de santos en sus diócesis, para así evitar abusos.

 

Sin embargo, con el paso del tiempo ha evolucionado el proceso. A partir del siglo X, se pedía con frecuencia la aprobación del Papa, y desde el siglo XIII se reservó exclusivamente a él. Los papas Urbano VIII y, sobre todo, Benedicto XIV en el siglo XVIII, establecieron las normas que han de seguirse en las dos fases de que consta la declaración de santidad: la beatificación y la canonización, ambas reservadas al romano pontífice. *La gran persecución, Vicente Cárcel Ortí, Ed. Planeta, pp. 259-262. Interrogantes.net.

 

3. ¿Quién hace la petición de la beatificación?

 

A quien le corresponde hacer la solicitud de beatificación ante la Santa Sede, es el obispo de la región donde nació, vivió o murió el candidato. Debe presentar un informe que consiste en una biografía completa y un resumen de evidencias del milagro atribuido al mismo. No obstante, antes de iniciar una causa, el obispo local debe consultar a los otros obispos de la región, para decidir si tiene sentido pedir la canonización del candidato.

 

A partir de ese momento, comienza un largo y cuidadoso proceso a cargo de diferentes expertos, quienes después de varias fases, emiten la resolución final. Finalmente, si el caso es aprobado, el candidato es declarado “beato”.

 

4. ¿Qué es una canonización?

 

Con la canonización, al “beato” le corresponde el título de “santo”. La canonización, en términos generales, es un decreto concerniendo la veneración eclesiástica pública de un individuo.

 

Después de la beatificación, la causa queda parada hasta que se presenten –si es que se presentan– adicionales señales divinas, en cuyo caso todo el proceso de milagros se repite. Las fichas activas de la congregación contienen a varios centenares de beatos, algunos de ellos muertos hace siglos, a quienes les faltan los milagros finales, posbeatificatorios, que la Iglesia exige como signos necesarios de que Dios sigue obrando a través de la intercesión del candidato. Cuando el último milagro exigido ha sido examinado y aceptado, el Papa emite una bula de canonización en la que declara que el candidato debe ser venerado (ya no se trata de un mero permiso) como santo por toda la Iglesia universal. Esta vez el Papa preside personalmente la solemne ceremonia en la basílica de San Pedro, expresando con ello que la declaración de santidad se halla respaldada por la plena autoridad del pontificado. En dicha declaración, el Papa resume la vida del santo y explica brevemente qué ejemplo y qué mensaje aporta aquél a la Iglesia. *Enciclopedia católica ACI.

 

5. ¿Quién tiene el poder de declarar a un candidato merecedor de beatificación o canonización?

 

Únicamente el Santo Papa; aunque se establecen unos tribunales de investigación, se realizan diversos estudios y análisis por asesores expertos, se consultan con los cardenales de la congregación, es él quien tiene la decisión final.

 

6. ¿Qué requerimientos se necesitan para concederse una beatificación?

 

Además de los atributos personales de caridad y virtudes heroicas, se requiere un milagro obtenido a través de la intercesión del Siervo/a de Dios y verificado después de su muerte. El milagro debe ser probado a través de una instrucción canónica especial, que incluye tanto el parecer de un comité de médicos (algunos de ellos no son creyentes) y de teólogos.

 

No obstante, el milagro no es requerido si la persona ha sido reconocida mártir (cristiano que ha donado su vida a la causa del Señor). *Padre Jordi Rivero, Corazones.org

 

7. ¿Por qué la Iglesia Católica canoniza?

 

La Constitución Divinus Redemptoris Magister (25-1-1983) dice que, "Desde tiempos inmemorables la Sede Apostólica propone a la imitación, veneración y a la invocación a algunos cristianos que sobresalieron por el fulgor de sus virtudes."

 

Todos los santos y beatos de la Iglesia realizaron una misión común: llevar a la perfección la “vida cristiana”. Perfección a la cual todos estamos llamados por el mismo Señor cuando nos dijo: "Sed perfectos como Mi Padre es perfecto"(Mt 5:48). Vemos como a lo largo de la historia de la Iglesia, miles de hombres y mujeres, niños y ancianos se han lanzado a la conquista de esta gracia y nosotros en nuestros días somos dichosos al tener tan “gran nube de testigos” que son ejemplo seguro que podemos seguir en nuestro caminar hacia la perfección. *Padre Jordi Rivero, Corazones.org

 

El proceso de beatificación de Juan Pablo II

 

El 13 de mayo de 2005, el Cardenal Camillo Ruini, Vicario para la ciudad de Roma, dio formalmente por iniciado el proceso de beatificación de Juan Pablo II; para ello, Benedicto XVI concedió el 28 de abril dispensa del plazo de cinco años de espera después de la muerte requerido por el derecho canónico para iniciar el proceso de beatificación, de modo similar a como hizo el mismo Juan Pablo II con el proceso de beatificación de la Madre Teresa de Calcuta.

 

El 2 de abril de 2007, dos años después de su muerte, concluyó la fase diocesana del proceso de beatificación, reuniéndose todos los testimonios sobre su vida y los presuntos milagros, destacándose el de la monja francesa Marie Simon Pierre, quien dice haber sido curada por intercesión del Pontífice fallecido de la enfermedad de Parkinson dos meses después de su muerte.

 

En una misa que se realizó en la Plaza de San Pedro el mismo día, el Papa Benedicto XVI aseguró que el proceso va rápidamente. En tal fecha, finalizada la primera fase de su proceso de canonización, le fue concedido el título de “Siervo de Dios”.

 

El 19 de diciembre de 2009 fue declarado “Venerable” por Benedicto XVI. Un milagro atribuido a su intercesión fue analizado y considerado inexplicable según la ciencia, por lo que tras diversas reuniones el Papa Benedicto XVI autorizó la beatificación de Juan Pablo II en enero de 2011. La ceremonia de beatificación está programada para el 1 de mayo de 2011.

 

A principio de 2011, P. Federico Lombardi, Portavoz ante la Prensa del Vaticano anunció la fecha de la beatificación y el traslado de sus restos mortales, que hasta entonces se encontraban en la cripta vaticana, hasta la capilla de San Sebastián de la Basílica de San Pedro, en donde podrá ser venerado con culto público por fieles y peregrinos, de manera similar como se hizo con Juan XXIII, preparando la capilla para allí ser expuesto, cubriendo su cara con una máscara dejando el resto del cuerpo perfectamente visible, con vestiduras pontificias.

 

Este proceso de beatificación es catalogado como el más corto de la historia de la Iglesia Católica moderna, ya que duró seis años y 30 días, superando en un mes el proceso de beatificación de Teresa de Calcuta. A pesar de ello, y según las declaraciones de Lombardi, el proceso se han hecho de manera minuciosa, con completos estudios sobre el milagro de la curación de Sor Marie Simon, así como al resto de su vida, declarando según el decreto papal a Juan Pablo II como digno de veneración por sacerdocio limpio e intachable y una vida ejemplar y digna de admiración cristiana. *Wikipedia.com

 

Datos curiosos

  • - Actualmente hay más de 2.000 causas de canonización abiertas.
  • - En la Iglesia Católica se registran más de 5.000 santos canonizados.
  • - A lo largo de su Pontificado, Juan Pablo II canonizó alrededor de 200 santos.
  • - La primera canonización aprobada directamente por un papa (Papa Juan XV), fue en el año 993, a Ulric de Ausburg.
  • - La Iglesia Católica es la única confesión religiosa que posee un mecanismo formal, continuo y altamente racionalizado para llevar a cabo el proceso de canonización de una persona.

Fuentes: Enciclopedia Católica ACI, Catholic.net, Corazones.org, Encuentra.com, Wikipedia

 

Aleteia / Zenit – 15.07.2015

 

20151507fe

Un saludo del Papa en La Paz,Bolivia. Galería de fotos Aciprensa por Antonio Vargas

 

El Pontífice habla de la Iglesia latinoamericana: viva, “joven”, con “cierta frescura” y "no tan formal".

 

"La Iglesia latinoamericana tiene una gran riqueza", dijo el papa Francisco este lunes 13 de julio en el vuelo de regreso a Roma de su viaje sudamericano. También se mostró impresionado por la cantidad de niños y familias que participaron activamente en su visita apostólica a Ecuador, Bolivia y Paraguay.

 

“Digo algo que me ha impresionado mucho. En los tres países había por todas las calles grupos de padres, madres, con los niños. Nunca he visto tantos niños. Es una lección para nosotros, para Europa, donde la caída de los nacimientos asusta un poco”, confesó ante los 75 periodistas que viajaron con él en el avión de regreso al Vaticano.

 

El Obispo de Roma, que viajó para reafirmar en la fe a los pueblos que visitó, sostuvo que la Iglesia en América Latina es “joven” y tiene “cierta frescura”. Es una Iglesia  “también con cierta informalidad, no tan formal. Y también tiene una teología rica de búsqueda”. E insistió que “puede darnos mucho a nosotros”, especialmente a la tradicional Iglesia europea.

 

Las 10 mejores frases

 

Desde la agencia de noticias ZENIT, resaltan las siguientes frases de esta inolvidable visita Papal:

 

1. Doy gracias a Dios por haberme permitido volver a América Latina (5 de julio 2015Discurso a su llegada en el aeropuerto de Ecuador)

 

2. Ayudemos a nuestros jóvenes a no identificar un grado universitario como sinónimo de mayor estatus, dinero, prestigio social.  (7 de julio 2015. Discurso con el mundo de la escuela y de la universidad en la Pontificia Universidad Católica de Ecuador)

 

3. Pensemos en la sociedad a través de estos valores sociales que mamamos en casa, en la familia: la gratuidad, la solidaridad y la subsidiariedad. (7 de julio. Encuentro con la sociedad civil en Quito)

 

4. "Jesús nunca se saltea la dignidad de nadie" (9 de julio de 2015. Misa en la plaza del Cristo Redentor, Santa Cruz, Bolivia)

 

5. La compasión no es zapping, no es silenciar el dolor, por el contrario, es la lógica propia del amor, el padecer con. (9 de julio de 2015. Encuentro con  sacerdotes, religiosos/as, seminaristas en Santa Cruz, Bolivia)

 

6. “Pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América”. (9 de julio de 2015. II Encuentro Mundial de Movimientos Populares, Santa Cruz, Bolivia)

 

7. Los chicos son simples, son alegres. Eso es lo que quiere Jesús, que nos hagamos como los chicos. (11 de julio de 2015. Visita al hospital pediátrico Acosta Ñu, Asunción)

 

8. 'La corrupción es la polilla, es la gangrena del pueblo' (11 de julio de 2015. Encuentro con representantes de la sociedad civil, Asunción)

 

9. La fe nos hace prójimos, nos hace próximos a la vida de los demás. (12 de julio de 2015. Visita a la población del Bañado Norte de Asunción)

 

10. Hagan lío, pero también ayuden a arreglar y a organizar el lío que hacen. (12 de julio de 2015. Encuentro con los jóvenes en la Costanera, Asunción)

 

Ignacio Aréchaga - Aceprensa
29.08.2011

 

 

La Jornada Mundial de la Juventud se ha convertido en el acontecimiento que congrega al mayor número de jóvenes de casi todos los países. Este poder de convocatoria desconcierta a todos los que vienen repitiendo que los jóvenes no se interesan por la religión y que la Iglesia no conecta con ellos. Ciertamente, los que participan están entre los más identificados con la fe y con la Iglesia. Pero su procedencia y sus rasgos característicos pueden ayudar a comprender cómo la Iglesia acoge a una nueva generación.

 

Una elección personal

 

Por su cercanía a Madrid o por sus mayores posibilidades económicas, las tres cuartas partes de los peregrinos inscritos proceden de Europa y América del Norte, los dos continentes donde es más fuerte la presión de una sociedad secularizada. Para la mayoría de estos jóvenes la respuesta a la fe ha sido una elección personal, no algo culturalmente heredado. Aun los que nacieron en una familia católica han tenido que madurar su fe en un ambiente indiferente, cuando no hostil. Y otros han descubierto la fe por caminos que no tienen que ver con su familia ni con su educación.

 

Han crecido dentro de una cultura secular que les ha dejado insatisfechos, y les ha llevado a buscar en la fe el sentido de la vida. Por eso su actitud ante la religión no es polémica, sino de búsqueda. Y han descubierto a Jesucristo como Salvador y Amigo, a la Iglesia como Madre, y al Papa como una voz digna de confianza.

Es una generación más abierta a la propuesta religiosa, curiosa, disponible. Así se observa durante la JMJ en la alta participación en las catequesis por grupos lingüísticos.

 

Sería un error intentar catalogar su actitud de conservadora o progresista, de derechas o de izquierdas. Su religiosidad no tiene que ver con posturas ideológicas. Si son pro vida, contrarios a la violencia, defensores de la familia y del medio ambiente, es por su concepto de la dignidad humana.

 

Son ajenos también a las tensiones postconciliares, que nada les dicen. No son nostálgicos de un pasado que no han conocido, ni se dejan deslumbrar por la apertura a un mundo cuyas deficiencias han experimentado. De ahí que los movimientos disidentes en la Iglesia, que en vez de cambiar el mundo quieren adaptarse a él, no hayan encontrado eco entre la nueva generación de católicos.

 

Su modo de vivir la fe

 

En muchos casos los jóvenes tienen un conocimiento insuficiente de la fe, de modo que el Catecismo incluido en la mochila del peregrino les puede venir muy bien. Pero tampoco entran en polémicas doctrinales. Abrazan la ortodoxia propuesta por la Iglesia, aunque no lleguen a vivir bien el ideal cristiano.

 

En un mundo fragmentado, tienen a gala defender la identidad católica. De ahí esa naturalidad y hasta entusiasmo para proclamar su fe. El suyo es un catolicismo desacomplejado, sin reparos para manifestarse, con el crucifijo al cuello. En su deseo de buscar prácticas para expresar lo que sienten, redescubren devociones populares (cantos, via crucis, cirios encendidos...), que sus mayores abandonaron, o inventan otras nuevas.

 

Son hijos de su tiempo y, al haber crecido en una sociedad que privilegia las emociones, no es extraño que en su modo de vivir la fe tenga prioridad lo afectivo y la experiencia personal. Se sienten inclinados a participar en acontecimientos extraordinarios (peregrinaciones, la propia JMJ u otros viajes del Papa), con el riesgo de que luego influyan poco en su vida cotidiana.

 

La Iglesia cuenta con ello, y aprovecha esas ocasiones para sembrar, con la esperanza de los cambios duraderos. Lo decía el Papa a una pregunta de los periodistas en el avión: “En la siembra de la JMJ mucho se pierde y esto es humano. (...) No podemos decir que a partir de mañana recomienza un gran crecimiento de la Iglesia. Dios no actúa así. Crece en el silencio. Nosotros confiamos en este crecimiento silencioso”.

 

Algunos comentaristas presentan la JMJ como una oportunidad festiva más para los jóvenes. Pero es muy distinto estar tomando el sol en la playa que aguantar el agobiante calor varias horas en el agosto madrileño para estar con el Papa. Además, incluso en lo exterior hay signos que hacen pensar. Por fuera se ve la alegría, el espíritu de fiesta, los gritos y los cantos. Pero esto es compatible con la gran participación y el recogimiento en los actos religiosos (velas al Santísimo, via crucis, vigilias de oración...). ¡Esa impresionante multitud en silencio de adoración ante el Santísimo durante la vigilia en Cuatro Vientos! Y ahí se fragua ese “crecimiento silencioso”, para estar “arraigados en Cristo y firmes en la fe”. De ahí surgen las vocaciones y las conversiones, para las que la JMJ se han convertido en un terreno propicio.

 

En la Iglesia universal

 

En un mundo en que el creyente tiene que ir a menudo contra la corriente dominante, y puede sentirse aislado, la JMJ es un modo de fundirse en el universalismo católico. Los jóvenes confirman así su pertenencia a una Iglesia universal, sin barreras de cultura, de razas, de clases. Los distintos grupos van con sus banderas y signos de identidad, pero integrados dentro de la familia común. Y uno de los aspectos más atractivos es esta facilidad de sentirse unidos, en un clima de colaboración y respeto por las distintas sensibilidades en la Iglesia.

 

Esta fraternidad se expresa en un clima de entusiasmo. Pero este entusiasmo no es producto artificial de una manipulación desde arriba, como a veces sucede en movimientos ideológicos. Es algo que responde a una convicción personal, y que está influyendo en la Iglesia en una corriente de abajo-arriba. Con su energía juvenil, con su disponibilidad, con su receptividad, han influido en los planteamientos de la Jerarquía, que experimenta lo que realmente puede mover a los jóvenes.

 

Para transformar la sociedad

 

Entre los asistentes a la JMJ hay un núcleo duro de jóvenes católicos practicantes comprometidos; otros menos activos pero que creen y van a Misa; y otros quizá más motivados por el ambiente festivo y de amistad. No todos aprovecharán igual estos días. Pero de estos jóvenes pueden salir esas “minorías creativas” de que hablaba Ratzinger para influir en la sociedad y transformar la cultura.

 

Pues este catolicismo que expresan los jóvenes es una fe comprometida en la transformación de la sociedad y de la cultura. Ya desde su primer discurso en Madrid, Benedicto XVI confió en que sean los jóvenes los que evangelicen a otros jóvenes: “es urgente ayudar a los jóvenes discípulos de Jesús a permanecer firmes en la fe y a asumir la bella aventura de anunciarla y testimoniarla abiertamente con su propia vida. Un testimonio valiente y lleno de amor al hombre hermano, decidido y prudente a la vez, sin ocultar su propia identidad cristiana, en un clima de respetuosa convivencia con otras legítimas opciones y exigiendo al mismo tiempo el debido respeto a las propias”.

 

El propio clima de la JMJ ha sido ya un testimonio atractivo. Esos centenares de millares de jóvenes eran alegres sin crear tumultos, amables, dispuestos a ayudarse entre sí, entusiastas sin fanatismo, afectuosos sin vulgaridades, una juventud cuya valía solo se nota cuando forma una masa crítica. Y así lo reconocían los comentarios de muchos madrileños. Desde el camarero que se sorprende por la amabilidad de los peregrinos al policía que agradece su colaboración en el mantenimiento del orden. En Madrid los únicos incidentes con la policía los provocaron algunos protagonistas de una marcha anti-papa, que son el complemento parásito de estos eventos.

 

Tras el éxito de esta nueva JMJ, el reto es lograr que el compromiso que el Papa ha pedido a los jóvenes y que ellos han aceptado con entusiasmo, se concrete en su vida cotidiana al volver a sus países.

LaFamilia.info
01.02.2009

 

 

El pasado mes de enero se llevó a cabo en México el VI Encuentro Mundial de las Familias, auspiciado por la Iglesia Católica. En este evento el Papa Benedicto XVI, quien participó a través de videoconferencia desde la Santa Sede, instó a las asociaciones que promueven la identidad y los derechos familiares a unirse bajo una "visión antropológica coherente con el Evangelio" y las invitó a coordinarse para que sus acciones sean más efectivas.

 

Benedicto XVI llamó a desarrollar una cultura y una política de la familia impulsada por las autoridades de manera que se le brinde apoyo suficiente para que, en función del número de hijos y de los recursos económicos disponibles, le permitan libertad de educación y de elección de escuela.

 

La Máxima autoridad católica anunció que el VII Encuentro Mundial de las Familias tendrá lugar en Italia, en la ciudad de Milán, en el año 2012.

 

Propuestas en pro de la familia

 

Según el anfitrión del Encuentro, el cardenal Norberto Rivera Carrera, de este evento surgieron propuestas para redescubrir la belleza de la familia, y no polémicas estériles.

 

Asimismo, el arzobispo primado de México presentó un balance de las conclusiones del Congreso Teológico Pastoral que se celebró entre el 14 y el 17 de enero, con la presencia de 98 países.

 

El cardenal Rivera Carrera aseguró que en esos días "ha quedado muy claro que no estamos en contra de nadie sino sólo en favor del derecho que tenemos de proponer el Evangelio de la familia y de la vida".

 

"A nosotros nos toca volver a proponer el modelo familiar que sabemos que es el más completo, el más armonioso, el modelo que forma la comunidad de vida y amor que es el matrimonio y que se prolonga en los hijos como frutos naturales del primero de todos los valores", afirmó al sintetizar las conclusiones.

 

"Sabemos que este modelo no siempre está presente en todas las comunidades humanas, también sabemos que este modelo se nos presenta muchas veces roto en la sociedad, por la fragilidad humana, pero no podemos dejar de aspirar a seguir construyendo este modelo que realiza maravillosamente la vocación humana y divina del ser humano", afirmó el cardenal.

 

Algunas conclusiones

 

En el comunicado del Congreso Teológico Pastoral se expusieron algunas conclusiones como:

 

  • "El Encuentro constató una vez más la riqueza de la familia como educadora, formativa, transmisora de la fe, los valores, las tradiciones y la identidad cultural y espiritual, que pudieran verse cuestionados por una globalización pragmática".
  • "Frente a la crisis económica, la familia también se confirma como eje de la solidaridad y el apoyo fraternal a quienes pierden su empleo o ven mermados sus ingresos".
  • "Se reconoce a la mujer como centro riquísimo de valores y bases sólidas para la formación de los hijos y la sociedad. Para la Iglesia, la mujer ocupa un lugar principalísimo merecedor del mayor reconocimiento. Su sensibilidad aporta enormes fundamentos a la familia, el trabajo, la sociedad".

El comunicado recuerda "a los políticos que están comprometidos con el bien común, con la vida y con el respeto a la familia, al crecimiento de ésta y la consolidación".

 

Fuentes: prensalatina.com.mx, 123Chile.cl

Por Joaquín Navarro-Valls
05.05.2014

 

La siguiente anécdota escrita por Joaquin Navarro-Vals, médico y periodista español quien fue el portavoz del Vaticano durante 22 años en el pontificado de Juan Pablo II, conmemora la humanidad de este Santo, su amor por los jóvenes y defensor incansable de la vida y la familia.

 

***

 

Al final de un encuentro alegre, multitudinario y desbordante de ideas, una chica de 18 o 19 años lloraba sin recato, sentada en el césped. Estábamos en el inmenso parque Blonie de Cracovia, y Juan Pablo II abandonaba el palco. Cuando yo también me iba, vi a aquella muchacha, llorando a lágrima viva, sin pretender ocultarlo.

 

La pregunta era obligada: ¿por qué llorar en un momento tan bonito? Su respuesta, entre sollozos, fue: «Porque él es un santo, y yo soy un desastre».

 

He pensado muchas veces en aquella respuesta. Hay muchos modos de presentar el bien posible, el bien alcanzable, la ética de la existencia. Pero, con frecuencia, no se consigue comunicar la bondad. No se llega al centro de la persona. Se queda todo en la superficie. Se diría que las palabras acarician el pensamiento, pero sin «convencer». Sin poner en marcha la decisión interna de cambiar. No solo el deseo de «hacer algo nuevo», sino de «renovarse», de crecer, de salir de la rutina habitual.

 

Aquella muchacha que sollozaba lo había entendido. Había entendido las palabras de Juan Pablo II. Palabras que no eran conceptos abstractos, sino que la obligaban a examinar su existencia cotidiana.

 

No habían provocado rechazo, ni justificaciones ni un reflejo de autodefensa. Su llanto parecía expresar la alegría de quien ha descubierto que puede aspirar a lo mejor. Es más, que lo que hasta entonces había considerado «lo mejor», y que buscaba en lo efímero y epidérmico, en realidad no lo era.

 

Por eso, en el fondo, aquel llanto era el reconocimiento y el descubrimiento de una nueva ruta, que aquella joven estaba a punto de emprender. Y aquel comienzo alegre, al término de una jornada repleta de sentido, daba lugar a un saludo exquisitamente humano: las lágrimas.

 

¿Por qué los jóvenes amaban tanto a Juan Pablo II? La respuesta es muy sencilla: porque le entendían. Y, en consecuencia, le amaban.

 

Se lo he preguntado a jóvenes en muchos lugares: en Toronto, Buenos Aires, Tor Vergata, Manila, Santiago de Compostela… Y las respuestas, salvo ligeros matices, eran siempre las mismas: «Nadie, ni en mi familia, ni en mi escuela ni en mi ambiente, me había dicho lo que él dice. Y tiene razón». Curiosamente, las cosas que decía eran muchas veces opuestas a las modas culturales del momento. ¿Por qué, a pesar de eso, los jóvenes decían con tanta seguridad que «tiene razón»?

 

Hay «educadores» de una claridad extraordinaria a la hora de decir lo que no se debe hacer y lo que no se debe ser. Pero, en cambio, no logran esa claridad para definir o comunicar lo que se puede ser, o hacia dónde caminar si se quiere ser mejor. No invitan a caminar. La ética meramente negativa deja en el alma el cansancio. No entusiasma nunca.

 

Juan Pablo II era afirmativo, propositivo. No halagaba a los jóvenes con lisonjas gratuitas. Era exigente. Abría posibilidades arduas pero magníficas. Hablaba más de la belleza del amor humano que de los riesgos éticos de una sexualidad caprichosa.

 

Un gran comunicador

 

Casi nunca hablaba del egoísmo, sino, casi siempre, de lo hermoso que sería un mundo lleno de generosidad. Escuchándole, resultaba evidente que el único mundo posible era precisamente el construido pensando un poco más en los demás y un poco menos en nosotros mismos.

 

«Juan Pablo II sabía hacer simpática la virtud»

 

La expresión «Juan Pablo II, el gran comunicador» responde a la verdad, pero puede llevar a engaño. Era un gran comunicador no tanto por el modo de comunicar -en todo caso, espléndido-, sino por el contenido de lo que comunicaba. Comunicaba valores. Comunicaba objetivos. Por eso los jóvenes respondían a mi pregunta: «Él tiene razón». No se da la razón a una voz agradable ni a una magnífica forma expresiva. Se da la razón a quien dice la verdad. A quien afirma algo verdadero.

 

La raíz de aquella magnífica aceptación de las enseñanzas de Juan Pablo II por los jóvenes era que sabía hacer simpática la virtud. La hacía viva, apasionante, atractiva. Más todavía: necesaria. No se trataba nunca de declaraciones de principios, de fórmulas, de propuestas abstractas.

 

Cuando hablaba a los jóvenes daba un motivo para buscar la verdad y la bondad: el apasionante argumento de la vida verdaderamente humana. Y lo hacía mostrando la belleza de los valores, la atracción universal del bien. En sus diálogos con los jóvenes, el tema de fondo era siempre el de la verdad. La verdad de las cosas. La verdad que -a diferencia de la mentira- puede estar o no estar presente en la propia existencia.

 

Sabía poner frente a frente, en dos pinceladas, la endeblez de los sofismas engañosos y la solidez de las cosas verdaderas. Presentaba siempre juntos lo bello, lo bueno y lo verdadero, en una propuesta que podía llenar e incluso hacer desbordar la propia biografía. No solo explicaba lo que es la bondad, sino que enseñaba a ser bueno.

 

Los jóvenes se han preguntado siempre si es posible la relación con Dios. Juan Pablo II hacía ver que Dios no es un código de normas ni una creencia, sino una persona en la que creer, en la que esperar y con la que vivir un amor intenso, fiel y recíproco durante toda la vida.

 

A Dios se le puede entregar una vida entera. A un código moral, ni siquiera un día. El estilo extraordinariamente concreto de Juan Pablo II -que formaba parte de su modo de ser, directo e inmediato- se correspondía perfectamente con la esencia de su religiosidad cristiana, de su santidad de vida.

 

Ante los jóvenes, la coherencia entre lo propuesto y lo vivido adquiría una fuerza arrolladora. Los jóvenes veían que su modo de hablar de Dios brotaba de una experiencia personal, madurada a lo largo de toda una vida.

 

Juan Pablo II no recitaba páginas de un libro escrito por otra persona. Sus palabras tenían toda la sangre y toda la carne de un Papa que hablaba de Dios porque lo conocía y lo amaba. Los muchachos que le escuchaban captaban la verdad, la veracidad de su mensaje incluso cuando el tema era arduo, difícil de digerir o difícil de aplicar a la propia vida. Por eso, los jóvenes de Denver, de Dakar, de Santiago de Compostela, de Czestochowa decían convencidos: «Tiene razón…». Las diferencias geográficas eran irrelevantes. El diálogo del Papa con los jóvenes era siempre el mismo y siempre nuevo, permanentemente vivo e incisivo.

 

De ese modo, aquella juventud que llevaba como marca de nuestra época -quizá de todas las épocas- la rebelión, el rechazo automático del legado que ofrecen los padres y maestros, se rendía voluntariamente a un nuevo rostro de Dios: un Dios no amenazador sino Padre, cuyos rasgos descubrían en las palabras del Papa. Un Dios que -¡por fin!- iluminaba la propia existencia de tal modo que poniéndose ante él se podía decir con serenidad y sinceridad «… y yo soy un desastre».

 

Un abrazo en silencio

 

Los jóvenes hablaban con el Papa sin ningún pudor. Sabían que podían confiar en él. Recuerdo todavía el dramático testimonio de una muchacha de 14 años en Kampala. Había sido violada una noche cuando regresaba a la modesta cabaña de su familia en los arrabales de la ciudad. Poco después, como consecuencia de aquel brutal asalto, resultaba seropositiva.

 

Decía que no iba a vivir mucho tiempo. El Papa la llamó y la abrazó. Fue una de las pocas veces que su respuesta no fue captada por el micrófono, que él mismo había apartado. En aquel silencio, millares de jóvenes participaban, con la emoción y la plegaria, en el diálogo íntimo entre la joven y el Papa. Todos participaban en aquel abrazo que, en cierto modo, era un abrazo a cada uno. O, mejor dicho, un abrazo a las heridas que cada uno podía llevar consigo.

 

Estaba convencido entonces, y sigo estándolo hoy, de que el motivo de la extraordinaria relación de los jóvenes con Juan Pablo II es que veían en él la unidad, la coherencia, entre su mensaje fuerte y su propia vida personal.

 

Veían la autenticidad de su convicción. La evidencia de una dedicación total a lo que creía en su intimidad y que, por tanto, enseñaba después con palabras y gestos. Por eso convencía a los jóvenes. Porque veían en él el mejor testimonio vivo de lo que les decía.

LaFamilia.info
01.08.2011

 

 

En Madrid ya todo está listo para recibir a cientos de miles de jóvenes de todo el mundo en su gran encuentro con el Papa Benedicto XVI. La versión número 26 de la Jornada Mundial de la Juventud tendrá lugar entre el 16 y el 21 de agosto y es uno de los eventos más esperados del año.

 

Historia de la JMJ

 

El espíritu de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) comenzó en Roma durante el Jubileo de 1983-1984, el Año Santo de la Redención. Más de 300.000 jóvenes, procedentes de todas las partes del mundo, acogidos por cerca de 6.000 familias romanas, participaron en el Jubileo internacional de la juventud.

 

En 1985 la ONU proclamó el Año Internacional de la Juventud. Con este motivo, la Iglesia Católica organizó un nuevo encuentro internacional el Domingo de Ramos de ese mismo año. Se reunieron en la Plaza de San Pedro de Roma más de 350.000 jóvenes. Tras el éxito de esta convocatoria, el Papa instituyó la Jornada Mundial de la Juventud.

 

Al año siguiente, el 23 de marzo, Domingo de Ramos, tuvo lugar en Roma la primera Jornada Mundial de la Juventud, con el lema “Siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza” (1 Pe 3,15).

 

Fue la primera de una serie de citas con jóvenes que contribuyó a atribuir al Papa Juan Pablo II el calificativo de “El Papa de los jóvenes”. En esta primera jornada, el Papa convocó a los jóvenes para la siguiente JMJ en Buenos Aires, Argentina, primera Jornada Mundial de la Juventud de carácter internacional.

 

Desde entonces, la JMJ se realiza anualmente en las diócesis del mundo en el Domingo de Ramos y se alterna con un gran encuentro internacional cada tres años en una gran metrópoli. Estos encuentros internacionales de varios días reciben habitualmente el nombre de Jornada Mundial de la Juventud.

 

Para facilitar la asistencia de los jóvenes, desde Santiago de Compostela en 1989 se suele celebrar entre finales de julio y mediados de agosto, pues coinciden las vacaciones de los estudiantes en el hemisferio norte y, en ocasiones, las vacaciones de invierno en el hemisferio sur.

 

La cruz, el ícono de la JMJ

 

Es conocida como la “Cruz del Año Santo”, la “Cruz del Jubileo”, la “Cruz de la JMJ”, la “Cruz peregrina”; muchos la llaman la “Cruz de los jóvenes”, porque ha sido entregada a los jóvenes para que la llevasen a todos los lugares y en todo tiempo. Ésta es su historia:

 

Era en 1984, Año Santo de la Redención, cuando el Papa Juan Pablo II decidió que tenía estar una cruz -como símbolo de la fe- cerca del altar mayor de la Basílica de San Pedro, donde todos pudiesen verla. Así fue instalada una gran cruz de madera, de una altura de 3,8 m, tal como él la deseaba.

 

Al final del Año Santo, después de cerrar la Puerta Santa, el Papa entregó esa misma cruz a la juventud del mundo, representada por los jóvenes del Centro Internacional Juvenil San Lorenzo en Roma. Éstas fueron sus palabras en aquella ocasión: “Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención” (Roma, 22 de abril de 1984).

 

Los jóvenes acogieron el deseo del Santo Padre. Se llevaron la cruz al Centro San Lorenzo, que se convertiría en su morada habitual durante los períodos en los que aquélla no estuviera peregrinando por el mundo.

 

En 2003 al final de la Misa de Ramos, Juan Pablo II quiso regalar a los jóvenes una copia del icono de María Salus Populi Romani: “A la delegación que ha venido de Alemania le entrego hoy también el icono de María. De ahora en adelante, juntamente con la Cruz, este icono acompañará las Jornadas Mundiales de la Juventud. Será signo de la presencia materna de María junto a los jóvenes, llamados, como el apóstol san Juan, a acogerla en su vida.” (Angelus, XVIII Jornada Mundial de la Juventud, 13 de abril de 2003). La versión original del icono es custodiada en la Basílica de Santa María la Mayor en Roma.

 

En esta Cruz se ve la presencia del amor de Dios. A través de esta Cruz, muchos jóvenes llegan a comprender mejor la Resurrección y algunos encuentran el valor de tomar decisiones respecto a su vida.

 

Datos y cifras de la JMJ 2011

 

Este año se han aglomerado los esfuerzos para ser un evento que marque huella en la historia. Hasta el momento y aún sin dar comienzo aún a la JMJ 2011, se tienen las siguientes cifras:

 

  • - 22.500 son los voluntarios españoles e internacionales velarán por el buen funcionamiento del evento.
  • - Cerca de 421.000 inscritos de todos los rincones de la tierra participarán este año.
  • - Entre 30.000 y 40.000 familias han ofrecido sus casas para acoger a los peregrinos.
  • - Se estima la asistencia de 4.000 medios de comunicación de los cinco continentes.
  • - Los 10 primeros países en asistencia son: 1) Italia, 2) España, 3) Francia, 4) Estados Unidos, 5) Alemania, 6) Brasil, 7) Polonia, 8) Portugal, 9) México, 10) Argentina.
  • - La JMJ Madrid 2011 no costará “ni un euro” al contribuyente español y sí supondrá una inyección de al menos cien millones de euros para España. *Aseguró el director financiero de la JMJ, Fernando Giménez Barriocanal.
  • - Varias compañías se han unido al evento: El Corte Inglés, Movistar, Santander, Iberia, Grupo Mahou San Miguel, Grupo Nutrexpa, Canal de Isabel II, FCC, Endesa, - Abengoa, Mutua Madrileña, Grupo OHL, entre otros.
  • - Más de 20 musicales y 100 conciertos de música se realizarán en la ciudad sede.
  • - Por primera vez, la JMJ será totalmente accesible para los más de 5.000 asistentes con discapacidad, para ello, se han adaptado las múltiples instalaciones donde se realizarán los eventos.

Fuentes: ciudadredonda.org, opuesdei.es

 

LaFamilia.info
05.08.2013

 

Con un clima de alegría y fiesta, finalizó el evento más multitudinario en toda la historia de Brasil; el Papa Francisco logró convocar a más de 3 millones de jóvenes de todo el mundo, además de los miles de fieles que desde la distancia también lo siguieron a través de las redes sociales y demás medios de comunicación.

 

El Papa Francisco motivó a la juventud, no sólo con su palabra sino con su actitud. Su carisma, simpatía, sencillez y cercanía, sobresalieron en toda la Jornada. El Papa también emitió numerosos mensajes contundentes, le habló a los jóvenes, a los religiosos, a los ancianos, a los políticos, a los más necesitados, a las familias. Estas son algunas de sus frases más memorables a lo largo de este inolvidable evento.

 

Los jóvenes

 

“Queridos jóvenes, sean auténticos «atletas de Cristo». Jueguen en su equipo.”

 

“Queridos jóvenes, aprendan a rezar cada día. Así conocerán a Jesús y le permitirán entrar en sus vidas.”

 

“Los jóvenes tienen confianza en Cristo: no tienen miedo de arriesgar con Él la única vida que tienen, porque saben que no serán defraudados”.

 

“Vayan, sin miedo, para servir”.

 

La evangelización es “llevar la fuerza de Dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia; para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio; para edificar un mundo nuevo”. “Queridos jóvenes, Jesucristo cuenta con ustedes. La Iglesia cuenta con ustedes. El Papa cuenta con ustedes”.

 

“Es común entre ustedes oír decir a los padres: Los hijos son la pupila de nuestros ojos. ¡Qué hermosa es esta expresión de la sabiduría brasileña, que aplica a los jóvenes la imagen de la pupila de los ojos, la abertura por la que entra la luz en nosotros, regalándonos el milagro de la vista! ¿Qué sería de nosotros si no cuidáramos nuestros ojos? ¿Cómo podríamos avanzar? Mi esperanza es que, en esta semana, cada uno de nosotros se deje interpelar por esta pregunta provocadora”.

 

“El poseer, el dinero y el poder pueden ofrecer un momento de embriaguez, la ilusión de ser felices. Pero al final nos dominan y nos llevan a querer siempre más y a estar insatisfechos”. Así mismo propuso ir contra corriente en una “revolución copernicana, que nos quita del centro a nosotros y pone en él a Dios”.

 

Las familias

 

“¡Qué precioso es el valor de la familia, como lugar privilegiado para transmitir la fe!”.

 

“Los jóvenes necesitan ser escuchados. Tengan la paciencia de escucharles, se lo pido de todo corazón”.

 

Los fieles

 

“No tengo oro ni plata, pero traigo conmigo lo más valioso que se me ha dado: Jesucristo. Vengo en su nombre para alimentar la llama de amor fraterno que arde en todo corazón; y deseo que llegue a todos y a cada uno mi saludo: La paz de Cristo esté con ustedes”.

 

“El Evangelio no es para algunos sino para todos. No es solo para los que nos parecen más cercanos, más receptivos, más acogedores. Es para todos”.

“Mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría.”

 

“Siempre puede haber espinas y piedras en la vida, pero les pido hacer un cachito de buena tierra en los corazones. Van a ver cómo germina”.

“Que desde la Amazonía hasta la pampa, desde las regiones áridas al pantanal, desde los pequeños pueblos hasta las metrópolis, nadie se sienta excluido del afecto del Papa”.

 

“Llevemos nuestras alegrías, nuestros sufrimientos, nuestros fracasos a la Cruz de Cristo”.

 

”Hemos de aprender a abrazar a los necesitados”.

 

Sacerdotes y religiosos

 

“No podemos quedarnos enclaustrados en la parroquia, en nuestra comunidad, cuando tantas personas están esperando el Evangelio.”

 

“Los obispos deben ser pastores cercanos a la gente, padres y hermanos con mucha mansedumbre, pacientes y misericordiosos. Hombres que amen la pobreza, sea la pobreza interior como libertad, sea la pobreza exterior como simplicidad y austeridad de vida”. “Deben ser hombres que no tengan ‘psicología de príncipes’”.

 

Dirigentes políticos

 

“El futuro nos exige una visión humanista de la economía y una política que logre cada vez más y mejor la participación de las personas, evite el elitismo y erradique la pobreza”. (En el encuentro con los dirigentes políticos).

 

***

 

Los números de la JMJ Río 2013

 

Los siguientes datos fueron divulgados por el Comité Organizador Local, el cual hace un balance sumamente positivo de la JMJ 2013:

 

- A lo largo de la Jornada, participaron presencialmente más de 3 millones de jóvenes, la segunda jornada más numerosa después de la de Filipinas en 1984 cuando más de 4 millones de jóvenes acudieron al llamado de Juan Pablo II.

 

- A la misa de apertura asistieron 600.000 personas.

 

- A la misa de clausura asistieron 3,7 millones de personas.

 

- La ceremonia de acogida del santo Padre el día 25, reunió a 1'2 millones de personas en la playa de Copacabana.

 

- En cuanto al Vía Crucis, llegó a 2 millones de personas el día 26. En la vigilia, cerca de 3'5 millones de jóvenes estuvieron presentes en Copacabana.

 

- Fueron 427 mil inscripciones de 175 países. Los peregrinos inscritos con alojamiento, fueron 356.400.

 

- Los países con mayor número de inscritos fueron Brasil, Argentina, Estados Unidos, Chile, Italia, Venezuela, Francia, Paraguay, Perú y México. Del total de inscritos internacionales, el 72.7% estuvieron en Brasil por primera vez y un 86.9% nunca había participado en una JMJ.

 

- Hubo más de 70.000 descargas en el sitio web oficial y más de 200.000 visitas. Facebook recibió más de 1,1 millones de seguidores y flickr superó 10.000 descargas.

 

- Para cubrir la JMJ Río2013 se acreditaron 6.400 periodistas de 57 países.

 

- Participaron 60.000 voluntarios.

 

- Se ubicaron un total de 100 confesionarios y se produjeron 4 millones de hostias.

 

- Entre los peregrinos inscritos, el 55% eran mujeres, el 60% de los participantes de entre 19 y 34 años.