LaFamilia.info - 14.12.2020

foto: pixabay

A pesar de que el 74 % de los padres saben que existen herramientas de control parental en la televisión para evitar que los niños accedan a contenidos improductivos, sólo una de cada diez familias las está utilizando, según informa el Panel de hogares de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) del segundo trimestre de 2020.

 

El estudio también demostró que 80% conoce de la existencia de horarios de protección del menor en los canales de televisión, pero la preocupación por la exposición de los menores a contenidos que perjudiquen su bienestar físico y mental continúa siendo alta. 

 

Esta preocupación se ha manifestado en padres con hijos entre 0 y 11 años que acceden a contenidos violentos; mientras que las conductas peligrosas, que pueden ser imitadas por los hijos, son el tipo de contenido visual que genera más preocupación entre los hogares con hijos de 12 a 17 años. Por ello, los padres deben tomar ciertas medidas para prevenir los efectos dañinos de los dispositivos electrónicos en general.

 

Dependiendo del modelo de televisor que se tenga, se pueden bloquear ciertos canales de manera automática en determinados momentos del día. “La forma de activar el control parental dependerá del sistema operativo. En el caso de una Smart TV, el procedimiento es bastante simple. Se accede directamente al menú de BLOQUEO DEL CANAL y elegimos lo que se va a restringir pulsando OK en cada uno de ellos.  En el caso de las tablets Android para uso de niños, esta se puede adaptar mediante opciones de control parental de Google Play hasta su configuración más completa de Google Family Link”, indica Enrique Sánchez, director de Tecnología & Gadgets en SinCable.

 

Peligros de la tecnología 

 

Desde el año 2015, el conocimiento de las formas de protección de los menores creció moderadamente, según el informe de la CNMC. Por aquel momento, el 83 % de los hogares con hijos pequeños declararon conocer que existen horarios de protección al menor en televisión, herramienta de cuidado más conocida, y solo el 65 % conocía las medidas de control parental. 

 

Este indicador es positivo, debido a que durante los últimos años el abuso de la tecnología por parte de los niños ha generado efectos negativos. Según comenta Marián García Ariguel, coordinadora del grupo de trabajo Psicología y Adicciones del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, los móviles, el internet, la televisión y las redes sociales no son malos, siempre que se usen racionalmente y que no impida hacer otras cosas como estudiar y conversar con los padres.

 

Además, señala la especialista que es fundamental informar a los padres, profesores y tutores sobre los peligros externos a los que pueden estar expuestos los niños en las redes sociales. “Es importante que los niños conozcan que hay gente que puede usurpar la identidad de otra persona para acercarse a los más pequeños con el fin de obligarlos a hacer cosas malas”, advirtió.