Por LaFamilia.info
 

Foto: Freepik 

 

Las empresas familiares afrontan muchos retos, que a veces impiden su normal desenvolvimiento. Son muchas, sin embargo, las que son exitosas y permanecen en el mercado superando las dificultades que puede causar la relación de socios cuando se tiene un vínculo familiar.

 

Principales conflictos de la empresa familiar

 

El tamaño, complejidad, u objeto de la empresa no viene al caso, tanto en las empresas grandes como en las pequeñas donde gobiernan varios miembros de familia se presentan los mismos retos; veamos algunas dificultades que deben aprenderse a manejar en este tipo de empresa:

 

Dificultad para separar los negocios y la familia. No es fácil tratar a un hermano, hijo, primo, sobrino, etc. como un empleado igual a cualquier otro, pues siempre existirá un lazo muy fuerte que no podrá ser ignorado. Por eso un llamado de atención puede afectar más de lo normal, debido a que es alguien muy cercano quien está reclamando alguna mejora específica.

 

El dinero, tema candente. Es otra dificultad que se suele presentar y es quizá la más lamentable de todas. Es penoso, triste, desalentador, ver cómo las familias se desbaratan por unos pesos que no enriquecen sino que empobrecen, pues de nada sirven cuando no hay con quién disfrutarlos.

 

Individualismo vs colectivismo. En una familia como en todo grupo de personas que coexisten en el mismo espacio, deben haber valores y principios intocables que protejan las sanas relaciones. Una empresa de familia entra en caos cuando alguien quiere sobresalir y pisotear al otro, cuando se buscan los intereses individuales y no los grupales, o cuando se gobierna traicionando a los demás socios por buscar un beneficio propio.

 

Falta de consenso y comunicación. La mayoría de percances se podrían evitar si existiera una buena comunicación y aplicado a la empresa familiar sí que cobra validez. Las decisiones más importantes deben ser al menos informadas a los demás miembros de familia y valdría la pena que también dieran su opinión.

 

Llevar los problemas de la empresa al hogar. El Día de la madre o el cumpleaños de algún familiar puede terminar en una tragedia cuando se tocan los temas empresariales que causan conflicto entre la familia. Ambos espacios deben ser respetados, por tanto, la armonía de las tertulias familiares no debe verse afectada por motivos de trabajo.

 

Formas de evitar conflictos

 

Si la empresa es de una cierta entidad, conviene buscar la ayuda de un profesional que ayude a estructurar y manejar las relaciones familia-negocio: establecer el Consejo de Familia, el Protocolo Familiar y otros instrumentos que servirán para anticiparse a las dificultades que pudieran presentarse.

 

De una forma u otra convendrá tener en cuenta algunos puntos:

 

Claridad desde un principio: una vez se conforme la empresa deberán quedar claras ciertas normas y formas de proceder ante dificultades cotidianas, se deberá construir algo así como un manual de convivencia. Este manuscrito evitará muchos problemas en el futuro y deberá participar en su elaboración todos los miembros de la familia que se convertirán en socios.

 

Establecer espacios de comunicación: hacer reuniones periódicas (ojalá quincenales) en donde se le informe al grupo familiar cómo va la empresa y entre todos establezcan las mejoras, cambios y soluciones a implementar. Estos encuentros deben ser contemplados dentro del espacio laboral y dejar acta escrita de cada uno.

 

Valores y principios: aunque surjan dificultades, los valores y principios no permiten que el ser humano pierda su norte y también impide que éste atente contra la integridad propia y la de otros. Desde que los valores sean los protagonistas de la persona, las relaciones sociales y en este caso socio/familiares, no se verán afectadas.

 

Planificación, orden y profesionalismo: son tres elementos claves para evitar enfrentamientos entre socios. Muchas veces la raíz de los problemas es la falta de organización, de ahí la importancia que cobra el profesionalismo, pues se suele pensar que por estar trabajando con la familia, todo debe ser coloquial e improvisado.

 

Finalmente, una empresa familiar tiene todas las posibilidades de alcanzar el éxito, si sus socios/familiares construyen una relación sana basada en los valores.

LaFamilia.info
10.02.2009

 

 

Para administrar con éxito los ingresos se necesita tener claros los objetivos y el estilo de vida que se desea. Esto permitirá hacer planes, proyecciones y considerar el tipo de inversiones apropiadas para ese estilo de vida.

 

El éxito de cada quien para cubrir todas sus necesidades no depende sólo del monto de los ingresos, sino sobre todo, de la forma en que se administren. Si se dominan las finanzas adecuadamente, es posible hacerle frente a lo imprevisto y tomar las decisiones de acuerdo con lo que se desea y no por obligación.

 

La organización y la previsión garantizan el éxito de los proyectos de cada persona. Por eso es necesario administrar bien los ingresos a través de un presupuesto, elaborar planes de ahorro, tener hábitos de gastos y pagos organizados que permitan emprender inversiones a corto y largo plazo.

 

El dinero como protector

 

El dinero protege la vida que se ha construido y que se sueña, haciendo que las cosas dependan de nosotros mismos. Nos protege ante cualquier adversidad presente y futura. Pero más allá de las necesidades básicas, el dinero procura bienestar en muchos aspectos de nuestra vida, en los cuales invertimos gran parte de nuestros ingresos. Por ejemplo, hay personas que invierten en arreglos y accesorios para hacer el hogar más confortable y agradable, mientras que otros invierten en viajes, libros, teatro o automóviles.

 

Algunas personas valoran más la educación que adquirir un coche o una calefacción, como una forma de mejorar la calidad de vida futura de sus hijos. Grandes cantidades del presupuesto de muchas familias se invierte en educación, mientras que hay personas que pueden necesitar cambiar su automóvil para sentirse seguras.

 

Pasos previos a la planificación

 

El buen manejo de los ingresos exige planificación y acción. He aquí unos pasos previos a la planificación que es importante considerar:

 

  • - Es necesario elaborar un diagnóstico de la situación financiera actual que le permita anticiparse y tener siempre una reserva de dinero, independientemente de la situación a que se enfrente.
  • - Se debe llevar un control de gastos a corto y a largo plazo, revisando los estratos bancarios, los gastos de tarjeta de crédito y los pagos de hipoteca.
  • Separe un fondo para urgencias que tenga un mínimo de tres a seis meses de ingresos acumulados.
  • - Haga inversiones a corto plazo, que le permitan aumentar sus ingresos y disponer del dinero en el momento en que lo necesite para asumir inversiones a largo plazo que requieran capitales considerables.

- Usted no puede tener presente en todo momento cada uno de los gastos que realiza durante el año, por eso estas previsiones y muchas otras se pueden controlar elaborando un presupuesto.

 

Fuente: José Pardo de Librefinancieramente.wordpress.com

LaFamilia.info
01.09.2008

 

 

Aunque las tarjetas de crédito son grandes aliadas cuando desea adquirir bienes y servicios sin pagarlos de inmediato y en efectivo, pueden ser también un arma de doble filo que nos puede llevar a un endeudamiento desaforado si no se les trata con mesura.

 

El manejo de las tarjetas de crédito exige extremo cuidado y total comprensión por parte del usuario para sacarles el máximo provecho. Cuando no se conocen a cabalidad sus condiciones y se abusa de ellas, dejan de ser una ayuda para el manejo de las finanzas personales y se constituyen en una carga más en la capacidad de endeudamiento.

 

La primera regla es recordar que la tarjeta de crédito es un dinero prestado por el banco y que tendrá que devolverlo con comisiones e intereses. Es por ello que solo se debe gastar lo que se puede pagar, así sea en cuotas mensuales.

 

Para que la deuda de la tarjeta de crédito no se le salga de las manos, es importante que tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  • - Utilice solo una tarjeta de crédito para sus compras cotidianas y si tiene otra, resérvela para casos muy especiales. Si utiliza varias al tiempo, puede perder el control de lo que se gasta y además pagará más comisiones. Compare y analice si puede juntar sus deudas en una sola tarjeta de crédito. Escoja el banco que le ofrezca mejores condiciones.
  • - No caiga en el sofisma de que una tarjeta de crédito es la extensión de su sueldo.
  • - Trate de pagar por lo menos el doble del pago mínimo requerido para que su adeuda no aumente. Además tenga en cuenta que si paga antes de la fecha de vencimiento que indica el estado de cuenta, los intereses serán sobre un monto menor.
  • - Es importante incluir en su presupuesto mensual el pago de su tarjeta de crédito, así como lo hace con la renta, los colegios, la luz, el agua, etc.
  • - Si usted prefiere pagar toda la deuda mensualmente, recuerde que muchos bancos cobran recargos como manejo de cuenta, comisiones anuales, retiro de cajeros automáticos, consulta de saldo, entre otros.
  • - Si puede, pague el monto total de las compras efectuadas durante el mes; de esta forma no pagará intereses.
  • - Evalúe si realmente necesita los servicios adicionales que ofrece el banco a través de su tarjeta, tales como asistencia médica, vial y seguro de accidentes en viajes. Ello puede aumentar el cargo mínimo.
  • - Destine la tarjeta de crédito para compras específicas, ya que si la utiliza para realizar todo tipo de pagos, será más fácil perder el control en su manejo y pagará intereses o comisiones por todas las compras y gastos que realice.

Cómo sacarle partido

 

La tarjeta de crédito es un medio de pago muy poderoso que no solo le ayuda a reducir el riesgo de cargar efectivo, sino que ofrece otras ventajas como:

  • - Es una forma de financiamiento a bajo costo si liquida a tiempo el total de su deuda.
  • - Puede financiar emergencias económicas tales como hospitalización, viajes no planeados, reparaciones de emergencia, etc.
  • - Las tarjetas de crédito sirven de garantía para reservar algunos servicios como hoteles, renta de autos, espectáculos.
  • - Tiene la facilidad de disponer en los cajeros automáticos, de dinero en efectivo las 24 horas del día y los 365 días del año.
  • - La mayoría de las tarjetas de crédito tienen aceptación internacional y algunas ofrecen seguros de viajes para atraer más clientes.

 

Fuentes: grupoese.com.ni, condusef.gob.mx, economia.com.mx

 
LaFamilia.info
 

 

Foto: Freepik 

 

El manejo del dinero es uno de esos temas que algunas parejas evitan, debido a que puede causar conflictos en la relación. Sin embargo, evadir este tema puede ser muy perjudicial, además de que empeora la situación. 

 

La clave: la comunicación

 

La mejor opción para resolver cualquier problema es la comunicación y cuando se está hablando de dinero, sí que es cierto. Por más que se evite tocar el tema, tarde o temprano saldrá a flote y debido a esa represión se le añadirán señalamientos hirientes que se pudieron haber evitado a través de la conversación.

 

El manejo del dinero debe ser una tarea conjunta entre los dos cónyuges, como equipo que son, deben tratar este tema con mucha delicadeza y realismo. Es conveniente sacar un tiempo mensual para que ambos cónyuges revisen sus finanzas personales y evalúen la economía familiar.

 

Relación del cónyuge con el dinero

 

Es primordial identificar el tipo de relación que tiene el cónyuge con el dinero, es decir, hay unos ahorradores, otros más gastones, otros arriesgados, otros conservadores. Una vez se tenga claro este perfil, comprenderemos muchas de las actitudes de la pareja y partiendo de esa base, lograremos llegar a un acuerdo equitativo.

 

Se puede identificar cuatro tipos de parejas según sea la personalidad del cónyuge y su relación con el dinero:

 

Gastador - Ahorrativo: uno compra espontánea e impulsivamente; el otro todo lo presupuesta y se resiste a comprar algo no planeado.

 

Preocupado - Negador: uno habla mucho de dinero y se obsesiona con el tema; el otro odia lidiar con cuestiones de dinero. Uno piensa que todo lo referente al dinero es sucio y para el otro, su autoestima depende de lo que tiene ahorrado.

 

Soñador - Planeador: uno es visionario con muchos sueños, pero sin saber cómo concretarlos; el otro todo lo planea y lo calcula.

 

Arriesgado - Poco arriesgado: uno quiere sólo inversiones seguras y no tolera el riesgo; el otro ama la aventura. Uno quiere tener todas las cuentas juntas, el otro todo separado.

 

Recomendaciones para evitar problemas

 

Presentamos a continuación, algunas recomendaciones para evitar que el dinero genere conflictos en el matrimonio:

 

Diálogo previo: es conveniente no llegar al matrimonio con deudas y sí con una idea clara sobre cómo van a manejar el tema del dinero.

 

Fijar metas como familia: involucrar a todos los miembros es compartir responsabilidades. Según una encuesta de la Asociación de Consultores de Bodas, más del 67 por ciento de las parejas de recién casados dice haber tenido las peores discusiones el primer año en torno al manejo del dinero por falta de un presupuesto.

 

Discutan las compras: la adquisición de artículos grandes, las formas de pago y los montos para ahorrar, deben ser el resultado de un consenso.

 

Compartan su visión del dinero: compartan el valor del dinero y expresen claramente qué sentido tiene para ustedes y cómo los educaron sus padres. Esto les ayudará a entender que ahorrar puede ayudarles a lograr sus metas.

 

Sinceridad: no olviden que las pequeñas cosas se agigantan cuando falta sinceridad.

 

Un presupuesto: ambos deben respetar aquello que les ayudará a cubrir todos los gastos que puedan existir mes a mes. No tenerlo lleva a uno de los dos a justificar sus compras, discutir y entonar frases destructivas como: “en mi casa nadie me controlaba”.

 

Control sobre el presupuesto: ambos deben aportar soluciones, acordar posibles objetivos y determinar la forma en que pueden conseguirlos, pero uno de los dos debe ser el líder.

 

Evitar los comentarios negativos: Cuando todo se maneja en son de paz, las acusaciones y amenazas se quedan en la banca. Así es más fácil recibir un comentario como una sugerencia y no como un ataque.

 

Fuentes: masalto.com, padresok.com

 

LaFamilia.info
10.01.2009

 

 

Dejar el computador prendido cuando no se usa por varias horas o apagar el televisor desde el control y dejarlo en “stand by”, puede significar un aumento significativo en su cuenta de electricidad.

 

Según un estudio realizado recientemente en la Gran Bretaña, se comprobó que un computador y una televisión que se dejan en “stand by” consumen dos tercios de la energía que gastaría si el aparato estuviera prendido. Según las estimaciones que dio a conocer un trabajo de la BBC, los equipos que más consumen son los televisores, las videocaseteras y los mini componentes de audio.

 

De acuerdo a la investigación, las emisiones de dióxido de carbono de los dispositivos eléctricos que se dejan encendidos en stand by en la Gran Bretaña equivalen a las emisiones producidas por 1,4 millones de aviones en vuelos transatlánticos.

 

Apague el computador

Muchas veces se deja el computador encendido todo el día, pero solo se utiliza la mitad del tiempo. Entonces, ¿porque no apagarlo? Este es el consejo básico para el ahorro de energía, además de los siguientes:

 

Paso 1
En el caso de que hagamos una breve pausa en el uso del computador, con apagar el monitor ya es suficiente para comenzar con el ahorro de energía.

 

Paso 2
Apagando el computador cuando no se usa, no solo ahorra energía, sino que también dejará de ser vulnerable a las posibles subidas de voltaje, lo cual puede perjudicar el aparato.

 

Paso 3
Los accesorios del computador también consumen electricidad al estar encendidos, por más que no parezca gran cosa. Es conveniente apagar los que no estemos utilizando, ya sea impresoras, scanners, parlantes, etc.

 

Paso 4
Para un mayor ahorro y cuidado de sus equipos informáticos, active las características de administración de ahorro de energía de su computadora, para que se apague cuando esté inactiva.

 

Paso 5
Utilice un estabilizador de tensiones premium, que puede apagarse cuando se dejan de utilizar los equipos, ya sea en el hogar o al final de una jornada laboral.

 

Paso 6
Si está actualizando un equipo electrónico, asegúrese de que esté certificado como ENERGY STAR para un ahorro máximo de energía. Por ejemplo, una computadora con esta calificación en modo de hibernación consume aproximadamente 80% menos de energía que en el modo normal. En general, los equipos de oficina con la calificación ENERGY STAR utilizan la mitad de la electricidad que los equipos estándares.

 

Fuentes: laflecha.net, matrizenergetica.com.ar

LaFamilia.info
01.08.2008

 

 

Para ayudar a mantener una buena economía familiar, es necesario ahorrar en el consumo de combustible en el hogar. Presentamos algunas reglas básicas para el uso óptimo del gas y evitar así su desperdicio.

 

Es mejor utilizar gas natural (el que llega al hogar a través de redes) ya que cuesta menos que el licuado (el que se vende en cilindros). Por lo tanto, si en la zona que usted vive hay redes de gas natural, le convendrá conectarse a éste si desea recortar sus gastos.

 

Tenga en cuenta otras reglas que le ayudarán en su ahorro

 

- Es esencial una buena combustión, es decir que haya una mezcla óptima de gas y aire. Si hay exceso de gas, aparece una llama amarillenta; o si hay un exceso de aire, la llama se levanta del quemador. En ambos casos se desperdicia mucho gas. Lo mejor es que un especialista haga la graduación inicial de los quemadores, así como revisiones periódicas al menos una vez al año.

 

- Limpie los quemadores cuando note una combustión no uniforme. Los orificios de salida del gas tienden a taparse por la acumulación de hollín y grasa. Esta tarea se puede hacer con palillos, hisopos, paños y queroseno. Sin embargo, es mejor que lo haga un técnico especializado y que usted lo observe para aprender cómo hacerlo en un futuro.

 

- Recuerde que el quemador del horno también debe limpiarse periódicamente. De lo contrario, el horno producirá una temperatura poco uniforme y retardará la cocción.

 

- Evite que haya corrientes de aire cerca al fogón, pues se pueden llevar el calor.

 

- Cuando cocine en el horno, trate de no abrir la puerta de éste a menos que sea necesario ya que cuando lo hace, se dispara al menos una quinta parte del calor atrapado.

 

Trucos de cocina que ahorran gas

 

  • - Cuando cocine en hornillas, gradúe siempre la llama para que cubra sólo el fondo de la olla. No hay que dejar que la llama suba por las paredes del recipiente.
  • Si puede, use recipientes de cobre pues son mejores conductores de calor o cacerolas de cerámica, las que guardan mejor el calor.
  • - Apague el fogón unos minutos antes de finalizar la cocción y deje el recipiente tapado . Así aprovechará el calor residual de la olla para finalizar la cocción sin tener el gas prendido.
  • - Para hervir agua, hágalo con llama alta para que llegue a la ebullición, pero una vez alcanzado este nivel, baje la llama ya que la temperatura no subirá más que la del agua hirviente y mantendrá la cocción.
  • - Es más saludable y más económico cocinar las verduras al vapor en vez de hervirlas. No solo se cuecen mejor y no pierden tantos minerales, sino que hay que calentar menos agua y por lo tanto se ahorra en gas.
  • - Si su calentador es de gas, conviene bajar la temperatura del termostato por la noche. Por último, recuerde apagar el gas cuando se vaya de viaje. No solo por evitar consumo innecesario, sino por seguridad.

 

LaFamilia.info
13.04.2009

 

 

La crisis económica mundial nos afecta a todos, pero a unos con mayor intensidad que a otros. Lo cierto es que cualquiera que sea las circunstancias de cada uno, la mejor opción en momentos de crisis económica es el ahorro. Y el ahorro en todo sentido; de tiempo, de energía, de agua, de trasporte; pues en las pequeñeces también hay dinero que ahorrar, como dice el refrán: en el peso está el ahorro.

 

El ahorro en época de crisis, será dedicado exclusivamente a cubrir alguna eventualidad, por ejemplo la pérdida de empleo o la disminución de valor en inversiones como acciones o moneda extranjera. Es una acción que tranquilizará un poco en caso de que la crisis nos caiga encima.

 

Es ahora cuando más conscientes debemos estar de los gastos que tenemos, pero tampoco hay que escandalizarse y preocuparse, la vida debe seguir su curso natural a pesar de las dificultades económicas que se presenten.

 

Considere el ahorro un gasto fijo

 

Una de las filosofías que más ayuda a las personas que no tienen la costumbre de ahorrar, es el considerar el ahorro como un “gasto fijo”, como si fuera cualquier otra obligación económica.

 

Aunque se requiere igualmente autocontrol el tener este pensamiento, ayuda a reducir los esfuerzos de voluntad que muchos pueden tener al ahorrar.

 

Pague sus deudas primero

No hay error más común que ahorrar dinero y tener muchas deudas. Si en verdad quiere ahorrar es recomendable que elimine sus deudas más fáciles de pagar primero. Aunque esto le parecerá difícil, tenga la seguridad que es mejor no tener deudas que tener mucho dinero ahorrado.

 

Destine un porcentaje de su salario

¿Cuánto puedo ahorrar? Es la primera pregunta que se debe hacer y tiene que poner una cantidad realista. No es bueno al momento de ahorrar, exagerar en cantidades ya que regularmente no podrá cumplir con su meta. Es mejor ahorrar poco y a largo plazo, que tratar de ahorrar casi todo su dinero de una sola vez.

 

Haga una lista de sus gastos del mes y el excedente que resulte le dará una idea del porcentaje mensual de su salario u otros ingresos que podrá destinar únicamente a ahorrar. Considere sagrada esta reserva, no sea que al primer “antojo” que tenga, quede en ceros. No obstante, siempre pueden pasar cosas de fuerza mayor que no le permitirán ahorrar esa cantidad mensual predeterminada, y en vez de poder ahorrar el 10% sólo pueda ahorrar el 5% por ese mes.

 

Monitoree la cantidad que lleva ahorrada

A mucha gente le gusta ahorrar dinero sin saber cuánto han ahorrado, pero esto no es muy recomendable. Es mejor saber exactamente cuanto lleva ahorrado, de tal manera que al momento de contar su dinero no se sorprenda, así sabrá exactamente cuánto dinero tiene en vez de creer que tiene más o menos.

 

Abra una cuenta de ahorros

Aquí podrá depositar el dinero ahorrado y actúe como si no existiera. Cuando ya tenga una cantidad representativa busque otras opciones seguras que le den mejores intereses.

 

Fuentes: enfamilia.com, comoahorrar.es

LaFamilia.info
 

 

Foto: Pixabay 

 

Elaborar un presupuesto familiar es una de las medidas más útiles para manejar y optimizar nuestra economía familiar. Un presupuesto previamente establecido y estudiado nunca nos dará sorpresas.

 

No basta con saber cuáles son nuestros ingresos, debemos estudiar a conciencia cuáles son nuestros gastos previstos inevitables así como el resto de gastos que conformarán y definirán el resultado de nuestra economía.

 

Ante la elaboración del presupuesto es importante llegar al máximo nivel de detalle de aquellos gastos que sabemos que inevitablemente tendremos. Nos sorprenderemos cuando veamos la suma de lo que consideramos pequeños gastos aislados.

 

Pero nunca es posible llegar a prever todos los gastos y por ello es indispensable que siempre asignemos una partida de ‘Imprevistos’. Esta partida nos permitirá un doble beneficio: por una parte nos cubrirá aquellos gastos no previstos (reparación del auto, por ejemplo) y por otra nos permitirá, en algunos casos, establecer un ahorro derivado de no haber consumido todo el dinero asignado a imprevistos. Es decir, en el peor de los casos podríamos confeccionar un presupuesto en el que el total de ingresos menos el total de gastos, incluidos los imprevistos, sean cero.

 

Evite sorpresas, ajuste el presupuesto

 

En casos donde la economía esté mas saneada, podríamos incluir una partida de ahorro.

 

Pero no siempre se cumplen las previsiones de un presupuesto (subidas inesperadas de los alimentos, etc.). Siempre hay factores inesperados que nos cambian lo previsto. Es por este motivo que, una vez establecido el presupuesto, debemos ir entrando en el mismo los datos reales de ingresos y de gastos. De esta manera podremos ir reajustando el presupuesto previamente establecido para evitar sorpresas y cumplir nuestro objetivo de ahorrar o como mínimo de no tener descubiertos.

 

Colaboración Juan Vives (www.stuney.net) para LaFamilia.info

LaFamilia.info
16.07.2008

 

 

El ahorro en el hogar no significa solo eliminar los gastos innecesarios. Es también cuestión de saber poner en práctica la teoría de las tres erres: reducir, reutilizar y reciclar.

 

Actos como tirar la basura sin separarla, comprar materiales y utensilios desechables y no biodegradables o adquirir alimentos envasados en materiales anti-ecológicos, son rutinas que influyen desfavorablemente en el presupuesto familiar, además de contribuir a la contaminación del medio ambiente.

 

Es cuestión de cambiar viejos hábitos y de crear un compromiso que involucre a todos los miembros de la familia. A continuación enumeramos algunas ideas que le ayudarán a poner en práctica la teoría de las tres ‘erres’:

 

  • - Los productos envasados adquiéralos en recipientes grandes y reutilizables. Evite aquellos envases de un solo uso.
  • - No compre artículos con empaques sofisticados. Recuerde que usted termina pagando por la envoltura y además está atentando contra el medio ambiente.
  • - Opte por comprar productos a granel. Son más económicos y es más ecológico.
  • - Evite en lo posible utilizar productos desechables. En vez de usar pañuelos de papel, vuelva a los de tela; evite los rollos de cocina, los platos y vasos desechables; en vez de tapar los alimentos con papel de aluminio utilice cocas de plástico.

Reutilizar es fácil

 

Tanto usted como sus hijos pueden lograr grandes ahorros aprendiendo a reutilizar materiales del hogar que fácilmente se botan a la basura una vez han sido usados por primera vez. Estas son algunas ideas de lo que se puede reutilizar logrando un gran ahorro:

 

  • - Al utilizar papel para escribir, no bote la hoja sino que use también el reverso para notas, borradores, apuntes, dibujos etc.
  • - Encuéntrele uso a las cocas de plástico de las margarinas o de jabones para lavar platos. Las puede utilizar como cocas de cocina o recipientes para usos variados en el hogar.
  • - Los frascos de vidrio pueden ser de gran ayuda para envasar pasta, azúcar, sal u otros alimentos.

Separe las basuras: recicle

 

Ser respetuosos con el medio ambiente no tiene por qué restarnos calidad de vida. En casa es donde comienza la tarea del reciclaje y por esto es importante que tanto nosotros como padres, así como los chicos, tomemos conciencia de la importancia de separar los deshechos.

 

El vidrio, el papel, las latas y el plástico nunca se deben desechar en el mismo contenedor que utilizamos para la basura orgánica. Por tanto, dedique una bolsa diferente para botar todos los productos que puedan ser reutilizados por la industria.

 

A la basura que producen los productos vegetales también le puede sacar provecho. Recuerde que el abono orgánico obtenido por compostaje puede ser utilizado para el abono de sus plantas.

 

Solo con el compromiso de cada uno de los miembros de familia y otras personas que vivan en el hogar, como es el caso de las empleadas domésticas, se podrá lograr un ahorro en los materiales que se utilizan día a día en el hogar y el cual se traducirá en una mayor conciencia ecológica.