LaFamilia.info - 24.11.2020

 

foto: freepik/master1305

 

Fallos de la limpieza y desinfección son factores determinantes para invitar a los gérmenes a nuestro hogar. Estas bacterias, virus, hongos y protozoos microscópicos pueden provocar infecciones y enfermedades, por esta razón, es importante establecer algunos cuidados especiales para impedir la presencia de gérmenes.  

 

Hay muchos espacios ocultos en la casa, como el fregadero de la cocina, las tablas de cortar, los pomos de las puertas, los escritorios, el baño, entre otros, que pueden convertirse en caldo de cultivo para gérmenes. 

 

Tips para mantener un hogar libre de gérmenes 

 

Suelos 

 

Los pisos son unos de los sitios con más gérmenes. Utilizar la escoba en lugar de aspirar puede ser un error. El cepillo de barrer esparce el polvo por el ambiente, por tanto, no es suficiente para mantener una superficie limpia y descontaminada. Pero el aspirador recoge el polvo de forma eficiente. 

 

La colaboradora de la website ELDULCEHOGAR, Mariana Hernández, recomendó que las aspiradoras que tienen filtros HEPA son más beneficiosos para la salud, en particular para aquellos que sufren asma o alergias. “Los filtros HEPA pueden capturar una mayor cantidad de partículas que los convencionales. Están compuestos por una malla de fibras (típicamente de fibra de vidrio) que están especialmente preparadas para retener contaminantes y partículas muy pequeñas. Este estándar de calidad garantiza que filtren el 99,97 % de las partículas con un tamaño superior a los 0,03 micrómetros.”, sostiene.  

 

Limpieza del baño 

 

La humedad y la suciedad agregada pueden convertirse fácilmente en el hogar de gérmenes. Algunas bacterias como el Norovirus, la Salmonella o las Campylobacter que se encuentran en los baños pueden provocar diarreas, gastroenteritis e infecciones urinarias. 

 

Para evitar la acumulación de moho, se recomienda limpiar diariamente los baños. Los inodoros, lavabos y otras áreas de alto tráfico necesitan una limpieza profunda una vez por semana. Puedes utilizar productos desinfectantes para eliminar la cal acumulada en la ducha o una mezcla de vinagre con agua. Si hay óxido, prepara una mezcla de agua caliente con limón y sal. Si hay manchas en el desagüe, puedes utilizar bicarbonato con agua. 

 

Fregadero 

 

La acumulación de comida vieja y suciedad es un ambiente perfecto para los gérmenes. En ese caso, es importante mantener una rutina de limpieza semanal de esta área. Para esto necesitamos unos guantes de goma, un depurador no abrasivo, jabón para platos, bicarbonato de sodio, vinagre blanco, limón y sal. 

 

Asegúrese de que su fregadero esté libre de alimentos y tazas, platos o cubiertos antes de limpiar. Luego lava rápidamente el interior y ¡prepárate para fregar! Comienza cubriendo la superficie húmeda con bicarbonato de sodio y un poco de jabón. Luego, utiliza una esponja de microfibra para fregar los lados del lavado y avanza hacia abajo, empujando la suciedad hacia la tubería del desagüe. Luego, agrega agua caliente y enjuaga hasta que la superficie esté libre de espuma.