LaFamilia.info
10.01.2009

 

 

Dejar el computador prendido cuando no se usa por varias horas o apagar el televisor desde el control y dejarlo en “stand by”, puede significar un aumento significativo en su cuenta de electricidad.

 

Según un estudio realizado recientemente en la Gran Bretaña, se comprobó que un computador y una televisión que se dejan en “stand by” consumen dos tercios de la energía que gastaría si el aparato estuviera prendido. Según las estimaciones que dio a conocer un trabajo de la BBC, los equipos que más consumen son los televisores, las videocaseteras y los mini componentes de audio.

 

De acuerdo a la investigación, las emisiones de dióxido de carbono de los dispositivos eléctricos que se dejan encendidos en stand by en la Gran Bretaña equivalen a las emisiones producidas por 1,4 millones de aviones en vuelos transatlánticos.

 

Apague el computador

Muchas veces se deja el computador encendido todo el día, pero solo se utiliza la mitad del tiempo. Entonces, ¿porque no apagarlo? Este es el consejo básico para el ahorro de energía, además de los siguientes:

 

Paso 1
En el caso de que hagamos una breve pausa en el uso del computador, con apagar el monitor ya es suficiente para comenzar con el ahorro de energía.

 

Paso 2
Apagando el computador cuando no se usa, no solo ahorra energía, sino que también dejará de ser vulnerable a las posibles subidas de voltaje, lo cual puede perjudicar el aparato.

 

Paso 3
Los accesorios del computador también consumen electricidad al estar encendidos, por más que no parezca gran cosa. Es conveniente apagar los que no estemos utilizando, ya sea impresoras, scanners, parlantes, etc.

 

Paso 4
Para un mayor ahorro y cuidado de sus equipos informáticos, active las características de administración de ahorro de energía de su computadora, para que se apague cuando esté inactiva.

 

Paso 5
Utilice un estabilizador de tensiones premium, que puede apagarse cuando se dejan de utilizar los equipos, ya sea en el hogar o al final de una jornada laboral.

 

Paso 6
Si está actualizando un equipo electrónico, asegúrese de que esté certificado como ENERGY STAR para un ahorro máximo de energía. Por ejemplo, una computadora con esta calificación en modo de hibernación consume aproximadamente 80% menos de energía que en el modo normal. En general, los equipos de oficina con la calificación ENERGY STAR utilizan la mitad de la electricidad que los equipos estándares.

 

Fuentes: laflecha.net, matrizenergetica.com.ar

LaFamilia.info
01.08.2008

 

 

Para ayudar a mantener una buena economía familiar, es necesario ahorrar en el consumo de combustible en el hogar. Presentamos algunas reglas básicas para el uso óptimo del gas y evitar así su desperdicio.

 

Es mejor utilizar gas natural (el que llega al hogar a través de redes) ya que cuesta menos que el licuado (el que se vende en cilindros). Por lo tanto, si en la zona que usted vive hay redes de gas natural, le convendrá conectarse a éste si desea recortar sus gastos.

 

Tenga en cuenta otras reglas que le ayudarán en su ahorro

 

- Es esencial una buena combustión, es decir que haya una mezcla óptima de gas y aire. Si hay exceso de gas, aparece una llama amarillenta; o si hay un exceso de aire, la llama se levanta del quemador. En ambos casos se desperdicia mucho gas. Lo mejor es que un especialista haga la graduación inicial de los quemadores, así como revisiones periódicas al menos una vez al año.

 

- Limpie los quemadores cuando note una combustión no uniforme. Los orificios de salida del gas tienden a taparse por la acumulación de hollín y grasa. Esta tarea se puede hacer con palillos, hisopos, paños y queroseno. Sin embargo, es mejor que lo haga un técnico especializado y que usted lo observe para aprender cómo hacerlo en un futuro.

 

- Recuerde que el quemador del horno también debe limpiarse periódicamente. De lo contrario, el horno producirá una temperatura poco uniforme y retardará la cocción.

 

- Evite que haya corrientes de aire cerca al fogón, pues se pueden llevar el calor.

 

- Cuando cocine en el horno, trate de no abrir la puerta de éste a menos que sea necesario ya que cuando lo hace, se dispara al menos una quinta parte del calor atrapado.

 

Trucos de cocina que ahorran gas

 

  • - Cuando cocine en hornillas, gradúe siempre la llama para que cubra sólo el fondo de la olla. No hay que dejar que la llama suba por las paredes del recipiente.
  • Si puede, use recipientes de cobre pues son mejores conductores de calor o cacerolas de cerámica, las que guardan mejor el calor.
  • - Apague el fogón unos minutos antes de finalizar la cocción y deje el recipiente tapado . Así aprovechará el calor residual de la olla para finalizar la cocción sin tener el gas prendido.
  • - Para hervir agua, hágalo con llama alta para que llegue a la ebullición, pero una vez alcanzado este nivel, baje la llama ya que la temperatura no subirá más que la del agua hirviente y mantendrá la cocción.
  • - Es más saludable y más económico cocinar las verduras al vapor en vez de hervirlas. No solo se cuecen mejor y no pierden tantos minerales, sino que hay que calentar menos agua y por lo tanto se ahorra en gas.
  • - Si su calentador es de gas, conviene bajar la temperatura del termostato por la noche. Por último, recuerde apagar el gas cuando se vaya de viaje. No solo por evitar consumo innecesario, sino por seguridad.

 

LaFamilia.info
24.02.2008

Antes de asumir una deuda analice cuidadosamente su capacidad de endeudamiento asegurándose que podrá pagar lo que debe ya sea a corto, mediano o largo plazo, según sus fuentes de ingreso.

Aunque la deuda en la mayoría de los casos saca a mucha gente de emergencias económicas inmediatas, es también cierto que puede hundir económicamente a la persona que se endeuda ignorando las consecuencias si no paga a tiempo.

Los intereses y las multas por el no pago oportuno son generalmente las dos grandes desventajas del endeudamiento. Recuerde que los intereses significan que al final se paga mucho más de lo que se prestó.

Si usted siente que sus deudas le están quitando sueño, o simplemente los intereses le están tomando ventaja, es hora de pensar en cómo cancelar o rebajar significativamente sus deudas. Estas son algunas sugerencias que le ayudarán.

¿Tiene algo para vender?

Piense qué objetos tiene para vender en “ventas de garage sale” (ventas en su propia casa), con lo cual puede ayudar a saldar las deudas pequeñas. Pero la venta de artículos más grandes, tales como autos, botes, inversiones o propiedades, deberían también considerarse si la deuda es grande.

Trate de doblar los pagos

Pagando el doble de la cuota mensual de las deudas de las tarjetas de crédito y cortando los gastos en otras áreas, es posible pagar las deudas mucho más rápido. Hay también beneficios al pagar la hipoteca de la casa dos veces al mes o incluso al hacer un pago extra al año. Cualquiera de estos dos planes tienen un impacto notable sobre el número de pagos necesarios para liquidar la hipoteca.

Mantenga constante el número total de pagos que hace cada mes

Por ejemplo, si usted tiene varias tarjetas de crédito y pagos a plazo que suman un total de 500 dólares, en vez de reducir la cantidad que paga cada mes, a medida que las deudas se van eliminando, continúe pagando la misma cantidad de 500 dólares al mes, con lo que ayudará a reducir el saldo.

Revise la lista de sus gastos mensuales y decida dónde puede cortar gastos

Puede cortar en entretenimiento, ropa, alimentos o el presupuesto del mantenimiento de la casa. En casi todas las familias, hasta el 40 por ciento del presupuesto puede ser usado para pagar las deudas, pero se requiere un cambio del estilo de vida. Disponga de esa cantidad para terminar de pagar deudas específicas. (Es mejor dormir en paz que tener lujos y no poder disfrutarlos por las presiones causadas por las constantes demandas de las deudas.)

Tenga cuidado cuando busque una segunda fuente de ingreso a tiempo completo

Cuando usted considere los gastos que implica un segundo trabajo, tenga en cuenta costos como el cuidado de los niños, el transporte, alimentación fuera de casa, etc. Puede optar sin embargo por trabajos que no le impliquen moverse del hogar. Haga click aquí para ideas sobre trabajos desde el hogar.

Fuentes: enlaroca.com

LaFamilia.info
 

 

Foto: Pixabay 

 

Elaborar un presupuesto familiar es una de las medidas más útiles para manejar y optimizar nuestra economía familiar. Un presupuesto previamente establecido y estudiado nunca nos dará sorpresas.

 

No basta con saber cuáles son nuestros ingresos, debemos estudiar a conciencia cuáles son nuestros gastos previstos inevitables así como el resto de gastos que conformarán y definirán el resultado de nuestra economía.

 

Ante la elaboración del presupuesto es importante llegar al máximo nivel de detalle de aquellos gastos que sabemos que inevitablemente tendremos. Nos sorprenderemos cuando veamos la suma de lo que consideramos pequeños gastos aislados.

 

Pero nunca es posible llegar a prever todos los gastos y por ello es indispensable que siempre asignemos una partida de ‘Imprevistos’. Esta partida nos permitirá un doble beneficio: por una parte nos cubrirá aquellos gastos no previstos (reparación del auto, por ejemplo) y por otra nos permitirá, en algunos casos, establecer un ahorro derivado de no haber consumido todo el dinero asignado a imprevistos. Es decir, en el peor de los casos podríamos confeccionar un presupuesto en el que el total de ingresos menos el total de gastos, incluidos los imprevistos, sean cero.

 

Evite sorpresas, ajuste el presupuesto

 

En casos donde la economía esté mas saneada, podríamos incluir una partida de ahorro.

 

Pero no siempre se cumplen las previsiones de un presupuesto (subidas inesperadas de los alimentos, etc.). Siempre hay factores inesperados que nos cambian lo previsto. Es por este motivo que, una vez establecido el presupuesto, debemos ir entrando en el mismo los datos reales de ingresos y de gastos. De esta manera podremos ir reajustando el presupuesto previamente establecido para evitar sorpresas y cumplir nuestro objetivo de ahorrar o como mínimo de no tener descubiertos.

 

Colaboración Juan Vives (www.stuney.net) para LaFamilia.info

LaFamilia.info
16.07.2008

 

 

El ahorro en el hogar no significa solo eliminar los gastos innecesarios. Es también cuestión de saber poner en práctica la teoría de las tres erres: reducir, reutilizar y reciclar.

 

Actos como tirar la basura sin separarla, comprar materiales y utensilios desechables y no biodegradables o adquirir alimentos envasados en materiales anti-ecológicos, son rutinas que influyen desfavorablemente en el presupuesto familiar, además de contribuir a la contaminación del medio ambiente.

 

Es cuestión de cambiar viejos hábitos y de crear un compromiso que involucre a todos los miembros de la familia. A continuación enumeramos algunas ideas que le ayudarán a poner en práctica la teoría de las tres ‘erres’:

 

  • - Los productos envasados adquiéralos en recipientes grandes y reutilizables. Evite aquellos envases de un solo uso.
  • - No compre artículos con empaques sofisticados. Recuerde que usted termina pagando por la envoltura y además está atentando contra el medio ambiente.
  • - Opte por comprar productos a granel. Son más económicos y es más ecológico.
  • - Evite en lo posible utilizar productos desechables. En vez de usar pañuelos de papel, vuelva a los de tela; evite los rollos de cocina, los platos y vasos desechables; en vez de tapar los alimentos con papel de aluminio utilice cocas de plástico.

Reutilizar es fácil

 

Tanto usted como sus hijos pueden lograr grandes ahorros aprendiendo a reutilizar materiales del hogar que fácilmente se botan a la basura una vez han sido usados por primera vez. Estas son algunas ideas de lo que se puede reutilizar logrando un gran ahorro:

 

  • - Al utilizar papel para escribir, no bote la hoja sino que use también el reverso para notas, borradores, apuntes, dibujos etc.
  • - Encuéntrele uso a las cocas de plástico de las margarinas o de jabones para lavar platos. Las puede utilizar como cocas de cocina o recipientes para usos variados en el hogar.
  • - Los frascos de vidrio pueden ser de gran ayuda para envasar pasta, azúcar, sal u otros alimentos.

Separe las basuras: recicle

 

Ser respetuosos con el medio ambiente no tiene por qué restarnos calidad de vida. En casa es donde comienza la tarea del reciclaje y por esto es importante que tanto nosotros como padres, así como los chicos, tomemos conciencia de la importancia de separar los deshechos.

 

El vidrio, el papel, las latas y el plástico nunca se deben desechar en el mismo contenedor que utilizamos para la basura orgánica. Por tanto, dedique una bolsa diferente para botar todos los productos que puedan ser reutilizados por la industria.

 

A la basura que producen los productos vegetales también le puede sacar provecho. Recuerde que el abono orgánico obtenido por compostaje puede ser utilizado para el abono de sus plantas.

 

Solo con el compromiso de cada uno de los miembros de familia y otras personas que vivan en el hogar, como es el caso de las empleadas domésticas, se podrá lograr un ahorro en los materiales que se utilizan día a día en el hogar y el cual se traducirá en una mayor conciencia ecológica.

LaFamilia.info
20.01.2008

El hogar es toda una empresa donde se tienen que administrar diferentes fuentes de ingresos, gastos e imprevistos. Pero para hacerlo exitosamente, se necesita que los cónyuges establezcan de común acuerdo las reglas que regirán la economía de su hogar y le den la importancia que se merece para lograr el máximo rendimiento.

Aunque no es una tarea fácil, manejar el hogar como una empresa  puede traer a la familia grandes satisfacciones. Si se es organizado con las finanzas y el ahorro, habrá más posibilidades de que los miembros de la familia se beneficien en áreas como recreación, educación, deporte, cultura y salud.

Sin embargo es necesario contar con las habilidades de ambos cónyuges y las de los hijos, quienes pueden aportar  excelentes ideas, para lograr éxito en los planes que se tracen. Al determinar quién de los cónyuges es el mejor para las finanzas y quién puede administrar el dinero con mayor eficiencia, se pueden distribuir las responsabilidades. Eso sí,  la buena comunicación y una total transparencia son vitales en el éxito de esa empresa llamada hogar.

Las áreas de atención

En el hogar no se trata de tener o no tener, de gastar o ahorrar. Los bienes materiales son sólo medios para ayudar al proceso de la perfección de la persona y en el tipo de convivencia de la familia que busca alcanzar la felicidad y el bien común.

El secreto está en saber administrar los bienes y el dinero. Por esto, como en toda empresa, el hogar tiene diferentes áreas a las que hay que prestarle atención. Estas son las principales:

  • Área administrativa
  • Área financiera y legal
  • Área de salud e higiene
  • Área de educación
  • Área de planeación del tiempo libre
  • Área de relaciones públicas
  • Área de compras
  • Área de nutrición
  • Área de mantenimiento

En cada una de estas áreas debe haber planeación tanto en el presupuesto como en la ejecución. Por ello es importante hacer de la planeación un hábito familiar. Al tratarse de una pequeña empresa, debe haber apoyo incondicional en la estrechez, así como alegría y satisfacción al conseguir los logros soñados por ambos cónyuges para su familia.

En muchas ocasiones se ha visto cómo matrimonios aparentemente sólidos y armoniosos sufren dificultades, angustias y fricciones por no poner en claro sus objetivos económicos, y por carecer de una buena comunicación que les permita  manejar las cuentas claras.

Pautas para planeación

La regla de oro es entradas = salidas. Por ello se debe saber cuáles son los ingresos de la familia y cuáles lo gastos.

Lo segundo es establecer cuáles son los gastos fijos y cuáles los gastos variables. En los momentos de crisis, se deben reducir los gastos variables, y se evalúa que gastos fijos no son imprescindibles, hasta definir qué porcentaje del presupuesto está comprometido con los gastos fijos.

Estas son algunas pautas para tener en cuenta en la economía familiar:

  • El pago de la vivienda (alquiler o cuota) no debe exceder el 25% de los ingresos.
  • Si le queda dinero para ahorrar, es mejor que lo haga a principio de mes. Lo ideal es el 10% de su salario.
  • Al hacer mercado, siempre lleve lista y aténgase a ella.
  • La deuda es una herramienta que debe utilizarse de manera inteligente, pues de lo contrario puede salirse de sus manos.
  • Si puede, cancele mensualmente sus saldos por uso de tarjetas de crédito.

Si se debe pedir dinero prestado, averigüe todo lo relacionado con el préstamo, incluyendo tasas de interés, honorarios y multas por pago atrasado o pago por adelantado.

LaFamilia.info
01.09.2008

 

 

Aunque las tarjetas de crédito son grandes aliadas cuando desea adquirir bienes y servicios sin pagarlos de inmediato y en efectivo, pueden ser también un arma de doble filo que nos puede llevar a un endeudamiento desaforado si no se les trata con mesura.

 

El manejo de las tarjetas de crédito exige extremo cuidado y total comprensión por parte del usuario para sacarles el máximo provecho. Cuando no se conocen a cabalidad sus condiciones y se abusa de ellas, dejan de ser una ayuda para el manejo de las finanzas personales y se constituyen en una carga más en la capacidad de endeudamiento.

 

La primera regla es recordar que la tarjeta de crédito es un dinero prestado por el banco y que tendrá que devolverlo con comisiones e intereses. Es por ello que solo se debe gastar lo que se puede pagar, así sea en cuotas mensuales.

 

Para que la deuda de la tarjeta de crédito no se le salga de las manos, es importante que tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  • - Utilice solo una tarjeta de crédito para sus compras cotidianas y si tiene otra, resérvela para casos muy especiales. Si utiliza varias al tiempo, puede perder el control de lo que se gasta y además pagará más comisiones. Compare y analice si puede juntar sus deudas en una sola tarjeta de crédito. Escoja el banco que le ofrezca mejores condiciones.
  • - No caiga en el sofisma de que una tarjeta de crédito es la extensión de su sueldo.
  • - Trate de pagar por lo menos el doble del pago mínimo requerido para que su adeuda no aumente. Además tenga en cuenta que si paga antes de la fecha de vencimiento que indica el estado de cuenta, los intereses serán sobre un monto menor.
  • - Es importante incluir en su presupuesto mensual el pago de su tarjeta de crédito, así como lo hace con la renta, los colegios, la luz, el agua, etc.
  • - Si usted prefiere pagar toda la deuda mensualmente, recuerde que muchos bancos cobran recargos como manejo de cuenta, comisiones anuales, retiro de cajeros automáticos, consulta de saldo, entre otros.
  • - Si puede, pague el monto total de las compras efectuadas durante el mes; de esta forma no pagará intereses.
  • - Evalúe si realmente necesita los servicios adicionales que ofrece el banco a través de su tarjeta, tales como asistencia médica, vial y seguro de accidentes en viajes. Ello puede aumentar el cargo mínimo.
  • - Destine la tarjeta de crédito para compras específicas, ya que si la utiliza para realizar todo tipo de pagos, será más fácil perder el control en su manejo y pagará intereses o comisiones por todas las compras y gastos que realice.

Cómo sacarle partido

 

La tarjeta de crédito es un medio de pago muy poderoso que no solo le ayuda a reducir el riesgo de cargar efectivo, sino que ofrece otras ventajas como:

  • - Es una forma de financiamiento a bajo costo si liquida a tiempo el total de su deuda.
  • - Puede financiar emergencias económicas tales como hospitalización, viajes no planeados, reparaciones de emergencia, etc.
  • - Las tarjetas de crédito sirven de garantía para reservar algunos servicios como hoteles, renta de autos, espectáculos.
  • - Tiene la facilidad de disponer en los cajeros automáticos, de dinero en efectivo las 24 horas del día y los 365 días del año.
  • - La mayoría de las tarjetas de crédito tienen aceptación internacional y algunas ofrecen seguros de viajes para atraer más clientes.

 

Fuentes: grupoese.com.ni, condusef.gob.mx, economia.com.mx

LaFamilia.info
20.05.2008

 

 

Ningún propietario de vehículo es ajeno a las alzas constantes de la gasolina que afectan notablemente las finanzas de cada bolsillo familiar. ¿Sabía usted que la manera como se conduce un vehículo determina la cantidad de consumo de combustible y el desgaste del automóvil?

 

Para ahorrar en la gasolina basta tener en cuenta sencillas medidas en la forma de conducir. Esto no solo logrará  disminuir el consumo de combustible y por ende la economía familiar, sino  que se hará un importante aporte al medio ambiente tanto por la disminución de las emisiones de gases como por la reducción de ruido.

 

Ana María Cortés, analista técnica de un centro de diagnóstico indica que “es cierto que existan recomendaciones para que el vehículo ahorre gasolina. Es más, si se conduce correctamente, se pueden disminuir considerables índices de combustible al año”. El promedio que indican los analistas es del 10 al 15% de combustible ahorrado.

 

Junto con Ana María, el técnico mecánico Elkin Jaramillo, ofrecen algunas recomendaciones para ahorrar combustible:

 

  • Encender el motor sin pisar el acelerador: Arrancar el auto consume combustible, sin embargo, si el motor se enciende con el mínimo esfuerzo posible, se ahorra gasolina.
  • Primera solo para el arranque: Es recomendable usar la primera velocidad sólo para el arranque y cambiar a  segunda pasados un par de segundos o cerca de seis metros de recorrido.
  • Inicio moderado: Al empezar el recorrido se debe avanzar a una velocidad moderada, acelerando progresivamente hasta que la temperatura del motor se estabilice para aplicar la máxima potencia.
  • Marchas largas, revoluciones bajas: Avanzar con las velocidades sostenidas es, según los analistas, la técnica más eficiente de conducción. Con el adecuado uso de la caja de cambios el motor no se fuerza a resoluciones altas y el vehículo requiere menor esfuerzo energético.
  • No frene bruscamente: Durante la conducción es conveniente anticiparse y evitar en lo posible frenazos bruscos. Para ello es importante mantener una distancia pertinente del auto de adelante.
  • Racional al encender accesorios: Si hace un uso racional de los accesorios del vehículo que requieran del sistema eléctrico, el gasto será menor. El uso del aire acondicionado aumenta en 20% el consumo de combustible.
  • Cierre las ventanillas: Viajar con las ventanillas abiertas modifica la aerodinámica del automóvil, pues con la velocidad el carro se carga de aire y con ello aumenta su peso que en últimas aumenta el consumo del combustible.
  • No olvide la revisión: Haga el mantenimiento técnico con frecuencia.  Revise el motor, cambie el aceite, limpie filtros y controle al menos una vez al mes que la presión de los neumáticos sea la correcta. Con ello, el vehículo se hace más eficiente.
  • Si baja: Cuando se conduce en declive es recomendable aprovechar así la inercia que adquiere el carro, utilizando el cambio y el pedal de freno para efectuar pequeñas correcciones y ajustar la velocidad. Cuidado con dejar el cambio en punto muerto, además de peligroso, se consume más energía.
  • Si sube: Cuando el vehículo va en ascenso, lo mejor es usar la marcha más larga posible.
  • Circular a una velocidad uniforme: Conducir a una velocidad uniforme, sin aceleraciones y deceleraciones bruscas, que nos obliguen a ir en marchas más cortas o a revolucionar más el coche. En resumen, hay que mantener la velocidad y procurar no tocar el pedal del freno.
  • Utilizar freno y no cambio: Detener el auto utilizando el freno de pie, y, siempre que sea posible, sin reducir previamente el cambio.
  • Evitar velocidades elevadas: Un aumento del 20% en la velocidad produce un 44% de aumento en el consumo.
  • Apague el motor: Si no está en juego su seguridad, apague el motor si se detiene más de un minuto.

Fuentes: Periódico El Mundo (Colombia) y univision.com

LaFamilia.info
16.12.2007

Si la cuenta de energía es una de sus preocupaciones en la economía familiar, es preciso que utilice adecuadamente sus aparatos eléctricos. Muchas veces por desconocer simples normas de uso y mantenimiento, se despilfarra energía, traduciéndose en astronómicas cuentas.

¿Sabía usted, por ejemplo, que la plancha consume más electricidad, que un computador o un horno microondas? Sin embargo sabiéndola utilizar se puede optimizar su uso ahorrando así electricidad.

En usos normales, los aparatos que más consumen energía (en orden decreciente) son:

  • aire acondicionado
  • refrigerador
  • lavadora
  • secadora de ropa
  • lavaplatos
  • plancha
  • computadora
  • televisión
  • horno de microondas
  • tostador de pan
  • aspiradora y brilladora
  • licuadora
  • batidora
  • extractor de jugos

Ya que todos estos aparatos son de gran utilidad en el hogar, conviene observar las siguientes recomendaciones para optimizar su uso y así ahorrar energía:

  • Si mantiene limpios los aparatos eléctricos, principalmente los de la cocina, prolongará su duración y reducirá el consumo de energía.
  • Apague los aparatos que producen calor antes de terminar de usarlos plancha, tubos o pinzas para el cabello, parrillas, ollas eléctricas, calefactores- para aprovechar el calor acumulado.
  • Desconecte los aparatos desde la clavija, nunca jale el cable. Es importante mantener en buen estado tanto el cable como el enchufe.
  • Evite mantener encendidos innecesariamente televisores, video caseteras, equipos de sonido y todos aquellos aparatos que no se estén utilizando, ya que además de desperdiciar energía, los equipos tendrán un envejecimiento más rápido.
  • Pique la comida antes de licuarla y afile las aspas de la licuadora periódicamente.

Lavadora de ropa
Su consumo de electricidad es alto, pero usted puede reducirlo siguiendo los siguientes consejos:

  • Deposite siempre la cantidad de ropa indicada como máximo permisible, ya que si pone menos, gastará agua y electricidad de más, y si pone más de lo permitido, la ropa quedará mal lavada y se corre el riesgo de forzar el motor.
  • Use siempre el ciclo más corto posible para un lavado apropiado.
  • Evite utilizar agua caliente en la lavadora, a menos que la ropa esté demasiado sucia. Además, asegúrese que el enjuague se haga con agua fría.
  • Use sólo el detergente indispensable ya que el exceso produce mucha espuma y esto hace que el motor trabaje más de lo necesario.

Secadora de ropa
Es una gran consumidora de energía. Por eso, sólo úsela cuando sea estrictamente indispensable. Es preferible aprovechar el sol para secar la ropa, ya que éste elimina bacterias y usted ahorra energía.

Lavavajillas
La mayor parte de la energía que consume este aparato es para calentar el agua. Por ello, consulte las recomendaciones del fabricante en el manual del usuario en cuanto a la temperatura del agua. Aplique, además, las siguientes medidas:

  • No desperdicie agua para quitar las sobras de la vajilla. Si los restos de comida se han endurecido, ponga a remojar los platos antes de usar el lavaplatos.
  • Asegúrese de que el aparato esté lleno, pero no sobrecargado. Si solamente tiene algunos platos sucios, no utilice el control "rinse hold" (mantener enjuague), pues este enjuague dura más tiempo y utiliza entre 12 y 26 litros de agua caliente cada vez.
  • Deje que la vajilla se seque al aire; si su aparato no tiene un ajuste de secado al aire, apáguelo y abra un poco la puerta inmediatamente después del enjuague final, para que la vajilla se seque rápidamente.
  • Si usted va a comprar un lavaplatos, busque la etiqueta informativa y elija el que use menos agua y electricidad.

Plancha
La plancha es uno de los aparatos que más consume energía, por eso es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:

  • Revise la superficie de la plancha, que debe estar siempre lisa y limpia; esto transmitirá el calor de manera más uniforme.
  • Rocíe ligeramente la ropa sin humedecerla demasiado.
  • Planche la mayor cantidad posible de ropa en cada sesión. La electricidad que requiere la plancha para calentarse se desperdicia cuando se utiliza en pocas prendas.
  • Planche primero la ropa que requiere menos calor y continúe con la que necesita más, a medida que la plancha se calienta.

Fuente: www.gob.mx