LaFamilia.info
 
22.07.2010
 

Lograr un método de regulación de la natalidad eficaz, que no atente contra la dignidad humana y que respete los ritmos naturales de la mujer, fue el logro de los esposos John y Evelyn Billings en los años 50's. Tomando su nombre, el llamado método Billings se ha difundido por todo el mundo y es practicado por un gran número de matrimonios que, por serias circunstancias, deben posponer la llegada de más hijos o, en casos inversos, por parejas que desean asegurar la descendencia.

 

John y Evelyn Billings, fueron dos esposos médicos australianos que investigaron a fondo los períodos de fertilidad femeninos, particularmente la ovulación. Y ¿qué es la ovulación? Es el día en que el óvulo ha salido del ovario y es conducido por la trompa de Falopio, produciendo el llamado moco cervical fértil y el cual es el elemento esencial para la efectividad de este método. Esta secreción se genera en las paredes del cuello del útero o cervix, y se manifiesta en la vagina después de concluir la menstruación. Al paso de los días va adquiriendo características que denotarán el momento de fecundidad de la mujer, hasta llegar a la ovulación, día de mayor fertilidad del óvulo.

 

Resultado de una profunda investigación

“La bondad del ser humano exige un método de planificación familiar seguro, eficaz y que no menoscabe en ningún sentido su integridad personal” escribe Yusi Cervantes Leyzaola en el portal “elobservadorenlinea.com”: “Hacia 1953 la necesidad de muchísimos matrimonios de encontrar un método con esas características movió al Dr. John Billings a comenzar una exhaustiva y profunda investigación en torno a la fertilidad humana. Pronto se le unió su esposa, la Dra. Evelyn Billings. Mucho tuvo que ver en estos inicios el sacerdote Maurice Catarinich, consejero matrimonial en contacto directo con un gran número de parejas que le planteaban sus inquietudes y dificultades. El sacerdote pidió entonces la ayuda al matrimonio Billings”.

 

La investigación que emprendieron los doctores Billings los llevó a convertirse en especialistas en la materia, de modo que siendo él neurocirujano y ella pediatra, llegaron a ser profesores de Ginecología en la Universidad Australiana de Melbourne. Para su trabajo contaron con la colaboración de distinguidos científicos de diversas partes del mundo. El método de ovulación Billings fue dado a conocer oficialmente por primera vez en un libro en 1964, pero el trabajo ha seguido refinándose y simplificándose hasta como hoy lo conocemos.

 

A continuación, publicamos algunos apartes de una entrevista realizada a los doctores Billingos por Por Yusi Cervantes Leyzaola de El Observador.

 

“Quisimos saber, en primer término, por qué un método de planificación familiar que es indiscutiblemente tan bueno, no ha sido más ampliamente aceptado por las propias parejas e incluso por los programas de planificación familiar de los gobiernos”.

 

John. Hay varias razones. Las parejas lo aceptarían si escucharan que existe, pero es difícil hacerles llegar la información porque no hay fondos para ello y los gobiernos no apoyan la difusión del método. No sólo las personas no lo conocen, sino que en ocasiones hasta las desaniman respecto a él quienes se oponen a los métodos naturales.

 

Evelyn. Valdría la pena llevar a cabo un esfuerzo por difundirlo. Una prueba de su bondad y buen funcionamiento es que quienes lo han aprendido se quedan con él.

 

John. Otra causa por la que no es aceptado es que muchos doctores no lo conocen y lo confunden con el ritmo; por lo tanto, no lo recomiendan. Por otra parte, debemos tomar en cuenta el hecho de que existen quienes se benefician económicamente con los otros métodos. Y también ocurre que hay algunas personas tan falta de criterio que consideran a éste como un método estrictamente católico, siendo que tiene fundamentos biológicos.

 

 

“¿Es el suyo un método que pueden usar todas las personas?”

Evelyn. Es un método para todo el mundo y ya se ha demostrado. Lo usan lo mismo musulmanes, budistas, católicos y ateos... no importa la religión ni la raza. Y es tan sencillo que incluso una mujer analfabeta es capaz de aprenderlo. Puede emplearse en cualquier época de la vida, también en la lactancia y la menopausia.

 

¿Cuáles son las principales objeciones que se le hacen al método?

 

Evelyn. Algunas personas dicen que quieren tener relaciones sexuales todo el tiempo.

 

John. Sexo instantáneo, como el café.

 

Evelyn. Pero esto no va de acuerdo con la naturaleza humana, ni siquiera con la biológica, porque debe haber tiempos de descanso en la relación sexual. Y cuando el descanso coincide con las diferentes partes del ciclo de la mujer, se puede usar este método para las decisiones que tome la pareja.

 

John. Es un método que restaura y ayuda a entender que el amor no es sólo relación sexual. Si la relación sexual se lleva a cabo con demasiada frecuencia, es también menos satisfactoria y atractiva. Es como tener un desayuno súper opíparo, una comida y una cena súper opíparas. Y esto no un día, sino diez... Cuando esto sucede en las relaciones sexuales, la insatisfacción lleva a las personas a cambiar su inclinación sexual y a buscar afrodisíacos. ¡No saben que el mejor afrodisíaco es la abstinencia!

 

Evelyn. Tener un poco de hambre es más satisfactorio.

 

John. Si lo que un matrimonio busca es la relación física, seguramente no va a durar. Sucede en muchos de los matrimonios actuales: los une la relación sexual, por eso fracasan.

 

Evelyn. Es necesario el amor, aunque sea lo único que exista.

 

¿Funciona el método para mujeres cuyo ciclo es irregular?

 

Evelyn. No hay problema. Funciona incluso cuando no se tienen ciclos, como en la lactancia.

 

¿Con infecciones crónicas con mucosidad?

 

Evelyn. El método funciona; la mujer puede reconocer su tiempo fértil, pero la infección tiene que atenderse: el tratamiento es necesario, por salud.

 

¿Cuando hay riesgo de muerte en caso de que la mujer se embarace?

Evelyn. Este es justamente el mejor uso del método, ya que contribuye a la salud de la mujer y no la perjudica aún más, como sucede con otros métodos.

 

John. Cuando las personas me preguntan qué método escogería si ese fuera el caso de mi esposa Evelyn, les respondo que éste, sin duda.

 

Cuando se está tomando algún medicamento, ¿hay alguno que altere el moco?

 

John. Ninguno, a menos que sea un anticonceptivo.

 

¿El método Billings es por lo menos tan seguro como la píldora o como el ligado de trompas?

 

John. Es seguro y también confiable; y es tan o más confiable que esos métodos, que no son seguros.

 

¿Cuál es, entonces, la diferencia entre seguro y confiable?

 

John. Seguro es que no hace daño; confiable, que es efectivo. La píldora no es segura, porque daña a la mujer. El método de ovulación es seguro y confiable.

Para aprender sobre este método visite el portal www.metodobillings.com

 

Fuentes: metodobillings.com, elobservadorenlinea.com

 

 

Por LaFamilia.info
 
03.09.2012
 

20150202mf

 

Algunas veces la concepción puede tardar más de lo esperado, aumentando así la ansiedad de quienes anhelan convertirse en padres. Los especialistas recomiendan seguir estas pautas para aumentar las posibilidades de lograr el embarazo.

 

La fecundación no siempre es fácil ni rápida, puede tomarse un tiempo y requiere que tanto el hombre como la mujer se encuentren en buenas condiciones. Estas son algunos consejos para mejorar la fertilidad:

 

Conocerse es el primer paso

 

Lo primero que se debe hacer es conocer el ciclo de la mujer para hallar el momento en que se produce la ovulación, puesto que son esos días los de mayor fertilidad. Este proceso acontece catorce días antes de comenzar la próxima menstruación, pero no siempre los ciclos son exactos ni tienen la misma duración, lo que dificulta identificar la fecha de la ovulación. En estos casos habrá que tener en cuenta otras señales como la temperatura corporal y los cambios en la consistencia del flujo vaginal (en el periodo fértil es húmedo, de textura cremosa, elástica, de color blanco o claro).

 

Sin embargo, los expertos indican que no se tiene que esperar hasta que haya ocurrido la ovulación para tener relaciones sexuales, puesto que los espermatozoides pueden vivir dentro del cuerpo de la mujer durante 3 a 5 días, a diferencia del óvulo liberado que únicamente vive alrededor de 12 a 24 horas.

 

Lograr el peso adecuado

 

Para lograr el embarazo la mujer debe gozar de un peso saludable. Tanto la obesidad como un peso por debajo de lo normal, pueden alterar la producción hormonal ocasionando ciclos menos regulares y reduciendo las oportunidades del embarazo. Incluso se dice que el sobrepeso es una de las posibles causas de infertilidad en la mujer.

 

La mujer se debe encontrar en las mejores condiciones para que el bebé pueda desarrollarse sanamente en su vientre y alimentarse de todos los nutrientes necesarios.

 

Llevar un estilo de vida sano

 

La sana y equilibrada alimentación acompañada del ejercicio físico y un sueño reparador, son elementos claves. Se deben evitar las comidas con alto contenido de grasas saturadas y azúcares, y se debe preferir los alimentos que proporcionan vitaminas como las frutas, verduras, proteínas y algunos cereales. Los ginecólogos también aconsejan evitar las bebidas alcohólicas y el cigarrillo, son dañinas para la salud y amenazan la concepción.

 

Para que la mujer se vaya preparando, es importante que tome algunos suplementos como ácido fólico y vitamina B.

 

Evitar el exceso de estrés

 

Un modo de vida con altos niveles de estrés, ansiedad, demasiado trabajo y poco descanso, también puede afectar la fertilidad. La ciencia ha encontrado que existe una relación directa entre ciertas áreas del cerebro y el desarrollo del ciclo menstrual. De hecho, cuando la mujer está estresada o pasa por momentos de mucho nerviosismo, puede dejar de menstruar. Por lo tanto, es ideal que la mujer goce de una armonía emocional en todos sus ámbitos personales.

 

No convertir el embarazo en una obsesión

 

Ocurre con frecuencia que la ansiedad de los futuros padres impide la concepción, por eso los especialistas aconsejan que la pareja disfrute de las relaciones sexuales, de los momentos vividos en pareja, evite el estrés y la ansiedad por concebir, y en cambio, busque opciones que promuevan la unión conyugal y fortalezcan el amor. Una segunda luna de miel ayuda a muchas parejas a lograr el embarazo.

 

Fuentes: MedlinePlus, Centro Médico de la Universidad de Meryland, Entrepadres.com, GuiaInfantil.com