LaFamilia.info - 27.10.2020

 foto: pixabay

Aunque el confinamiento se levantó en la mayoría de los países, lo cierto es que muchos padres prefieren mantener a sus hijos resguardados en casa, antes el riesgo de ser contagiados de COVID-19.

También se presenta el caso de muchos padres que trabajan desde casa y tienen mayor tiempo para compartir con los hijos dentro del hogar.

Entre las técnicas más recomendadas por los pediatras para combatir la ansiedad en los niños es practicar deporte dentro de casa. Para ello, se debe habilitar un área de la casa que sirva de espacio deportivo para todos los miembros de la familia. También aprovechar ese momento de la actividad física, para reforzar los vínculos afectivos.

De acuerdo con la Asociación Española de Pediatría (AEP), la actividad física ayuda a combatir los posibles efectos del confinamiento en niños. El coach deportivo y colaborador en FITNESSPiratas, Leonardo Martínez, refirió que "durante el confinamiento es muy probable que los niños hayan subido de peso y eso los pone en riesgo desde edad muy temprana a enfermedades relacionadas a la obesidad como: hipertensión y diabetes. Por lo tanto, se debe fomentar la actividad física en ellos para fortalecer su sistema inmunológico y alejarlos de los riesgos de enfermedades".

No obstante, el deporte ayuda a reducir los niveles de estrés y al practicarlo juntos en familia se vuelve un momento divertido que también fomenta el positivismo, ante esta situación inusual como lo es la pandemia. Durante el ejercicio el cuerpo libera endorfinas que también son conocidas como hormonas de la felicidad y aportan esa sensación general de bienestar. Por ende, disminuye la tensión nerviosa o la negatividad.

Niños de uno a cinco años

Por lo general, los niños entre el rango de edad de uno a cinco años suelen ser muy activos, tienen un espíritu inquieto porque se mantienen constantemente explorando el mundo e intentando entender todo su entorno. Lo más recomendable es que realicen actividades diversas de al menos 3 horas, donde se incluya actividad física moderada y vigorosa. En las actividades deportivas pueden realizar un baile y en las actividades recreativas juegos en el jardín. Lo más idóneo es que también tengan contacto con la naturaleza para recibir vitamina D proveniente del sol. 

Niños entre 6 y 8 años 

Los niños entre 6 y 8 años tienen mejor capacidad para realizar actividad física qué podría llegar hasta los 60 minutos, pero en actividades moderadas como caminar o salir a un paseo en bicicleta. Mientras que actividades recreativas podrían ser: pintar, cantar, disfrazarse. A esa edad la imaginación está a su nivel máximo y es necesario que los padres dediquen un tiempo a jugar con ellos, para entender más su mundo y conectar de manera especial. Así no se sentirán vulnerables frente a la pandemia. De igual manera, las actividades fuera de casa son importantes para que pueda tomar aire y exponerse al sol.