LaFamilia.info - 27.01.2020

 

Foto: Pixabay 

 

Empezar a hacer dieta supone algunas dificultades si no tenemos un horario para nuestras comidas. Una de los problemas surge al momento de almorzar. Por ejemplo, si nos toca trabajar, llevar la comida a la oficina puede resultar a veces incómodo. En algunas ocasiones, tendremos el antojo de comprar un sándwich en un kiosko. Por ello, es posible que en algún momento terminemos por almorzar comida chatarra.

 

Los snacks, hamburguesas y todo tipo de fast food en general solo perjudican nuestra dieta y no aportan nada saludable a nuestro organismo. Se trata de alimentos que concentran demasiadas calorías y casi ningún nutriente. Otras personas prefieren saltarse el almuerzo, lo cual puede producir gastritis. Estas llegan a casa y comen de manera descontrolada, lo cual también puede ocasionar problemas estomacales.

 

Llevar alimento a la oficina resulta siendo, finalmente, la opción más económica y segura de consumir las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita. Por ello, hemos elaborado una lista de consejos útiles para controlar nuestra alimentación cuando estamos en el trabajo.

 

1. Bebe mucho líquido. Beber suficiente agua es importante para nuestro organismo. No podemos compensarla con gaseosas o jugos artificiales, pues estos solo tienen grandes cantidades de azúcar, lo cual es perjudicial para nuestra dieta.

 

2. Llevar siempre un snack saludable. Entre comidas es necesario consumir algo para saciar la sensación de hambre. Debemos evitar los bizcochos y productos a base de harinas. Las frutas y el yogurt nos dan las vitaminas necesarias para nuestro organismo, mientras otros como las barritas energéticas aportan hidratos de carbono, los cuales proporcionan la energía y el ‘combustible’ necesario para continuar con nuestro trabajo. 

 

3. Cocina de más en la noche. Quizás en la mañana sea un poco difícil levantarse y preparar un snack. Entonces, en la noche podemos cocinar un poco más y preparar un sándwich para el día siguiente.

 

4. No olvides la ensalada. Las verduras son una gran fuente de vitaminas. Además, le dan un toque especial a nuestra comida o snack. No debemos olvidar de incluirlas en nuestra dieta diaria. Al mismo tiempo, debemos reducir los aceites y mayonesas de nuestra alimentación. Una buena decisión es cambiarlas por limón o vinagre.

 

5. Guarda los alimentos en el congelador. Podemos escoger un día de la semana para cocinar ciertos alimentos y guardarlos en porciones en el congelador. De esta forma, tendremos comida lista para llevar cada día y nos ahorraremos mucho tiempo.

 

Como vemos, no es imposible instaurar una dieta y seguirla al pie de la letra en el trabajo. Por supuesto, no todo tiene que ser de una forma rígida. Podemos reservar un día de la semana para comer lo que deseemos. De ese modo, no estaremos tentados a romper la dieta el resto de días. Para lograr nuestros objetivos, solo necesitamos determinación y organización en nuestros estilos de vida. Finalmente, nos sentiremos satisfechos con nosotros mismos y nuestro cuerpo nos lo agradecerá.

 

 

Por ABC.es

 

Foto: Freepik 

 

Lo que comemos no solo afecta cómo nos sentimos, sino que cómo nos sentimos también afecta a nuestra manera de comer. En numerosas ocasiones, la comida puede ser sustituta del equilibrio emocional.

 

Griselda Herrero, profesora y doctora en Bioquímica y diplomada en Nutrición Humana y Dietética, asegura que «cuando comemos por emociones estamos buscando en la comida aquello que no podemos resolver de otra forma». En este punto la comida se convierte en una mera herramienta que nos ayuda a gestionar las emociones de forma momentánea, pues el motivo que nos llevó a comer persiste tras la ingesta.

 

La alimentación consciente

 

Un informe publicado el año pasado por Fundación Mapfre y la Universidad CEU San Pablo de Madrid indicó que el 43% de los jóvenes comen y cenan a diario con la televisión o un móvil o una tableta. El documento indicaba que ese comportamiento iba asociado a una dieta poco cuidada y a la tendencia a padecer sobrepeso.

 

Pero, ¿comer con el móvil engorda? Cuestionada sobre la influencia de las nuevas tecnologías en los hábitos alimenticios, la también directora de Norte Salud Nutrición ha explicado que comer mirando el móvil o la televisión «nos impide escuchar a nuestro cuerpo mientras comemos: saber qué nos transmite una comida, a qué nos recuerda, cómo nos hace sentir, cómo de llenos estamos... eso es conectar con nosotros, fundamental para gestionar nuestras emociones relacionadas con la alimentación».

 

Ha señalado que comer de forma saludable «no es tan complicado», pero requiere de un trabajo interno, «sobre todo si hay un componente emocional de por medio». Por ello, el comer de forma consciente ayuda a «trabajar con la parte de los sentidos y a conocer qué sentimos cuando comemos», ha añadido.

 

En cualquier caso, está claro que las emociones influyen en gran medida en la forma en que comemos porque «las emociones son parte de nosotros y a veces nos llevan a elegir lo que comemos», buscando en la comida el refugio que no encontramos de otra forma quizá por falta de herramientas.

 

Los trastornos alimentarios también afectan a las emociones, de manera que las personas que padecen anorexia o bulimia «suelen volverse más tristes, reprimidas, aisladas socialmente e introvertidas». Por otro lado, ha explicado que emociones como el estrés, la ansiedad, la rabia, el miedo, el aburrimiento o la inseguridad también nos llevan a realizar comportamientos alimentarios inadecuados buscando calmar esa emoción.

 

En cuanto a la importancia de los sentidos, Griselda Herrero ha asegurado que «comemos por los sentidos», y estos influyen en la decisión de elegir comer o no comer, incluso de la cantidad, aunque la apetencia por ciertos sabores «viene determinada de forma innata», y el aprendizaje «nos lleva a potenciar los sabores dulces y salados, principalmente». En este sentido, el comer consciente «nos ayuda mucho a trabajar con la parte de los sentidos y a conocer qué sentimos cuando comemos», ha concluido.

 

Asimismo, ha defendido que es posible una alimentación adecuada a pesar de los conflictos emocionales «siempre que aprendamos cuándo comemos por hambre y cuándo por una emoción», además de «saber identificar el hambre de la saciedad y aprender a gestionar nuestras emociones sin recurrir a la comida».

 

*Publicado originalmente en ABC.es

 

 

Colaboración FamilyandMedia

 

20160108sFoto: Pixabay 

 

Un uso compulsivo y poco equilibrado de los nuevos medios, puede acarrear consecuencias más o menos graves, tanto a nivel físico como a nivel psicológico, con síntomas y trastornos parecidos a los producidos por las clásicas intoxicaciones. Por eso, hoy en día se habla de “intoxicación digital”, una expresión que poco a poco está entrando en la jerga cotidiana y se refiere al uso excesivo, superando el límite de la dependencia, de los aparatos digitales más comunes como las tabletas, los ordenadores y los teléfonos móviles.

 

Un test para conocer nuestra dependencia a lo digital

 

Hagamos un pequeño test para entender mejor cuánto somos dependientes de los aparatos digitales como por ejemplo el teléfono móvil. Probemos a responder mentalmente a tres preguntas sencillas:

 

-¿Necesita tener en la mano su teléfono sin ningún motivo en los momentos muertos del día?

 

-¿Tiene el teléfono encendido sobre la mesa de noche cuando se va a la cama?

 

-¿Se lleva el teléfono al baño por miedo a no oírlo si suena?

 

Pues bien, si ha respondido “sí” a una, o incluso a las tres preguntas, no se preocupe. No sufre aún de una grave intoxicación digital, pero está comenzando. Necesita sólo reducir ligeramente el uso de su teléfono, haciendo que sea más sosegado y equilibrado. ¿Cómo? Algunos ejemplos serían: desactivando los avisos del e-mail y de las redes sociales, resistir a la tentación de mirar el teléfono cada cinco minutos, no usarlo durante las comidas y apagarlo de noche. Si realmente tiene una gran fuerza de voluntad, inicie a apagar el teléfono los fines de semana y disfrute de largos paseos.

 

Pero si en cambio ha descubierto que prefiere salir de casa sin el monedero antes que sin el teléfono, hasta el punto de no separarse de él durante todo el día, entonces la dependencia es realmente seria. Sufre de una verdadera intoxicación digital.

 

Síntomas de la intoxicación digital

 

Los síntomas de esta intoxicación son la consecuencia directa de un comportamiento desequilibrado en el uso de los nuevos medios de comunicación. Éstos son los más comunes:

 

A nivel físico:

 

- Padecer el "Text claw" o "garra del SMS" que causa inflamación de los tendones y síndrome del túnel carpiano.

 

Tortícolis por el SMS. En una reciente investigación se ha confirmado que el 84% de los jóvenes del Reino Unido sufren dolores de cuello y de espalda, causados por la excesiva curvatura de la zona inferior del cuello al utilizar el teléfono móvil.

 

Padecer insomnio. Las luces lcd de los aparatos digitales que permanecen encendidas por la noche en el dormitorio reducen la producción de melatonina hasta un 22%.

 

A nivel psicológico:

 

-"Síndrome de la vibración fantasma", que aparece cada vez que controlamos el teléfono por error creyendo que haya vibrado.

 

- Existe una relación directa y causal entre uso asiduo de las redes sociales y nuestro estado emotivo y psicológico: miedo, ansia, soledad, celos, tristeza, escasa capacidad de concentración. Algunas investigaciones científicas recientes han demostrado que quien usa frecuentemente las redes sociales, tiene más probabilidades de experimentar alteraciones del estado de ánimo en negativo, respecto a quien en cambio hace un uso normal y controlado.

 

Intoxicación digital y sociabilidad

 

No debemos olvidar los aspectos más puramente sociales como las relaciones y la convivencia que disminuyen si, en vez de mantener un sano diálogo, preferimos una extenuante “conversación” escrita por WhatsApp. Además de alimentar una perenne ansiedad, la continua expectativa ante la respuesta, tal vez querida y deseada, el uso excesivo de lo digital, acarrea fuertes repercusiones incluso en nuestra capacidad de ser agradables en familia, en el trabajo y con los amigos. En resumen, interfiere en nuestra capacidad de estar en compañía. Y esto sucede sobre todo en la mesa, donde empieza a ser común ver a los comensales sosteniendo con una mano el tenedor y con la otra el teléfono móvil. Es justo durante las comidas cuando la tentación de mirar continuamente la pantalla de nuestro teléfono es más fuerte. Y, al preferir la tableta a la convivencia de la “mesaableta” a la convivencia de la mesa, se fomenta aún más el riesgo de una intoxicación digital.

 

Intoxicación digital y productividad laboral

 

También existen repercusiones en el ámbito laboral. Un excesivo uso de aparatos digitales es de hecho la causa de una pérdida de concentración, de capacidad de memoria, de razonamiento y de cálculo. A continuación, algunos datos de recientes investigaciones:

 

- La Universidad de California ha descubierto que los empleados mantienen su atención por once minutos para realizar un trabajo, antes de distraerse con una actividad digital.

 

- Se necesitan ciento veinte minutos al día para recuperar el tiempo “invertido” en “distracciones digitales” mientras se trabaja.

 

- Los estudiantes que se distraen con aparatos digitales durante el periodo de los exámenes, disminuyen su rendimiento en un 20%.

 

En resumen, la tecnología es muy útil, nos simplifica la vida y a menudo nos la salva. Pero no hay que exagerar a la hora de utilizarla y debemos estar atentos a no superar ciertos límites, porque si no, antes o después, aparecerán los síntomas de un intoxicación digital y nos pasarán factura de forma inexorable.

 

Colaboración de www.FamilyandMedia.eu para LaFamilia.info.

 

Por Isabel Molina Estrada/Revista Misión - 16.08.2019

 

Foto: Freepik 

 

Ansiedad, depresión, trastornos… La psiquiatra Marian Rojas Estapé autora del libro "Cómo hacer que te pasen cosas buenas", está convencida de que, incluso en el dolor, podemos sacar cosas positivas, si sabemos cómo opera la mente ante los problemas.

 

Marian Rojas Estapé logra poner complejos temas médicos al alcance de todos, e intenta, a menos que se trate de pacientes con trastornos graves, ayudar a las personas a que, poco a poco, puedan  “enfrentarse a los grandes dramas de la vida y a los pequeños sufrimientos del día” sin fármacos. Según indica, “la medicación es útil, pero ante un drama, pasado un tiempo, debes aprender a vivir sin medicación”.

 

El 20 por ciento de la población “está medicada por problemas de ánimo”. ¿Es posible dar un vuelco al uso de fármacos?

 

La vida tiene un gran componente de dolor y sufrimiento, y nos cuesta aceptarlo. Tenemos que distinguir entre las depresiones graves o las enfermedades psiquiátricas y mentales, que requieren su medicación, y los trastornos menos graves. Hay muchísima gente que toma antidepresivos y ansiolíticos para trastornos menos graves, y su organismo se acostumbra a estar medicado. Les cuesta dejar la medicación porque “me ayuda a no sufrir”, “a no tener ansiedad”, “a que las cosas casi no me afecten”.

 

Aboga por entrenar el cerebro para enfrentar los problemas, ¿por qué?

 

Porque si no, tu cerebro se acostumbra a tener medicación para no sufrir, y el sufrimiento es parte fundamental de la vida.

 

¿Es posible mejorar el estado de ánimo en circunstancias adversas?

 

Estamos en un momento de la historia donde hay una hiperestimulación. Vivimos con unos elevados niveles de estrés y, cuando esto sucede, son las circunstancias las que mandan. Dejamos de tener el control de nuestra vida y de nuestras emociones. En momentos así lo importante es preguntarse: ¿estoy en modo supervivencia o estoy en modo crecimiento?

 

¿Qué diferencia hay?

 

El modo supervivencia es de alerta: yo no me controlo, una circunstancia externa me domina. Puede ser grave (una enfermedad, un problema económico…), o pequeñas cosas que me saturan y me hacen incapaz de gestionarme. En modo crecimiento soy capaz de frenar y empiezo a recuperarme física y psicológicamente; se refuerza mi sistema inmunológico, tengo más capacidad creativa y descanso.

 

¿Cómo pasar de un modo al otro?

 

Lo primero es conectar con el instante presente, porque el 90 por ciento de las cosas que nos preocupan jamás suceden; están en el pasado o en el futuro. Luego, reconocer lo que me está afectando. El cuerpo da señales: dolor de cabeza, de estómago, irritabilidad, falta de atención… Puedo preguntarme: ¿qué paso dar, por pequeño que sea, para salir de esta situación? ¿Hacer ejercicio, volver a quedar con mis amigos, perdonar o pedir perdón a alguien?  Y pedir ayuda a un familiar, a un amigo o a un terapeuta:  “Me noto mal; ¿me puedes ayudar?”.

 

¿Sigue siendo tabú ir al psiquiatra?

 

Hemos mejorado muchísimo. Cuando empecé a trabajar, había un perfil de gente que jamás acudía a mi consulta, a menos que estuviera muy mal. Hoy muchos vienen para entender qué les pasa. Si una persona entiende por qué le tiembla el párpado los días que está tenso, por qué tiene contracturas cervicales, por qué esa sensación de estar hinchado o inflamado… se logra gestionar. Nunca hemos tenido tanta información al alcance de nuestra mano, y nunca antes hemos sido tan vulnerables al engaño.

 

¿Qué es la depresión?

 

Hay tantas depresiones como personas. Las hay endógenas –bioquímicas– y exógenas: un problema de trabajo, se muere un familiar, me arruino… Un problema me pone en un sistema de alerta en mi organismo, se aumenta el cortisol y se acaba produciendo en mi cerebro una inflamación o un cambio de los neurotransmisores y, al final, acaba siendo un problema bioquímico.

 

¿Qué efecto puede tener el estrés en la salud?

 

El cortisol –la hormona del estrés– actúa cuando nos sentimos alerta. Este cortisol es bueno porque nos ayuda a hacer frente a un desafío. Cuando se pone en marcha, sube la tensión, saca el azúcar al organismo y refuerza el sistema inmunológico para que yo pueda hacer frente a lo que viene. Pero ¿qué pasa si constantemente me siento amenazado por  “¿Y si tengo un cáncer, y si mi hijo se droga…”? Mi mente y mi cuerpo no distinguen lo real de lo imaginarioY ante una amenaza, sea real o no, el sistema de alerta se activa, y el cortisol, que es un potente antiinflamatorio, si está constantemente activado, hace que el sistema inmunológico cambie y se dé una inflamación en el organismo: gripes, amigdalitis, gastroenteritis…

 

¿Desencadena enfermedades?

 

Empieza a haber teorías de que los grandes booms de enfermedades de hoy, cuyas causas no se conocen bien, están muy relacionadas con el ritmo de vida que llevamos. Hay estudios que muestran la depresión como una enfermedad inflamatoria del cerebro que afecta al estado de ánimo, y ya se trabaja con antiinflamatorios para depresiones persistentes.

 

¿También tienen que ver con el aumento de los casos de cáncer?

 

No digo que las emociones causen cáncer. El cáncer es multifactorial. Tiene que ver con la alimentación, con la genética, y hoy sabemos que las emociones son otro componente que influye en su aparición. Ante un estado de estrés mantenido, el sistema inflamatorio se altera y, si encima tengo predisposición –genética o porque aleatoriamente empiezan a producirse células malignas en mi cuerpo–, haber vivido una etapa de mucho estrés hace que el sistema inmunológico dañado pueda potenciar su aparición.

 

Una de sus claves consiste en recuperar el sentido de la vida. ¿Para qué?

 

En una sociedad que sustituye el sentido por sensaciones –que en sí no tienen por qué ser malas, pero que no dan sentido a la vida (comida, alcohol, redes sociales…)–, el 90 por ciento de las personas han perdido la ilusión. Hay que recuperar esa conciencia de que tus actos, por pequeños que sean, si se hace con amor y delicadeza, valen la pena.

 

*Publicado originalmente en la Revista Misión

 

 

Por Fullmusculo.com - 31.07.2017

 

Foto: Freepik 

 

Con tanta información que hay sobre este tema es fácil confundirse. Sin embargo la mayoría de los profesionales están de acuerdo en que los 10 errores fitness más comunes son prácticamente universales. Los siguientes son esos 10 errores fitness que no te dejan progresar:

 

1. No bebes suficiente agua

 

Beber agua es la forma mas fácil y barata de mejorar tu salud y con todo eso muchas personas siguen ignorando la importancia de beber agua.

 

2. Te olvidas del estiramiento

 

No le estás haciendo un bien a tu cuerpo cuando te olvidas estirar. El estiramiento incrementa el flujo de tu sangre y el oxigeno a los músculos que están siendo estirados lo cual ayuda a prevenir lesiones. Al menos tómate unos 5 minutos para estirar al finalizar tu rutina. 

 

3. Te olvidas de cambiar o rotar tus entrenamientos

 

Este es uno de los errores más frecuentes en el mundo fitness. Tu cuerpo se adapta al estrés físico al cual es sometido, y se adapta más rápido de lo que crees. Es común ver cómo una persona repite sin descanso las mismas rutinas semana tras semana y luego se quejan de no ver resultados.

 

Si quieres mantener a tu cuerpo en constante evolución, ya sea para ganar masa muscular o perder peso, entonces debes cambiar tu rutina frecuentemente. Eso si mientras más novato seas menos tienes que cambiar tu rutina:

 

• Si eres principiantes cámbiala cada 12 semanas

• Si estas en un nivel intermedio cada 6 a 8 semanas

• Y si eres un nivel más avanzado deberás cambiarla cada mes.

 

4. Haces demasiados abdominales

 

La zona abdominal está formada por un set de 4 músculos que deben ser trabajados. Pero si tu dieta no es la adecuada entonces tendrás capaz de grasa que cubren tus abdominales.

 

Debes entrenarlos como a cualquier otro músculo. Con hacer ejercicios para la zona abdominal 2 veces por semana es más que suficiente. 

 

5. Demasiado, muy pronto

 

Es común ver como las personas de un día para otro deciden iniciar un nuevo estilo de vida. Se inscriben en el gimnasio y quieren hacer todos los ejercicios en un solo día. Esto lo único que puede ocasionar es un sobre entrenamiento que termine en lesión y te mantenga fuera del gimnasio por un buen tiempo. Lo mejor es que vayas poco a poco. Recuerda que progreso por más pequeño que sea sigue siendo progreso.

 

6. Te obsesionas con una parte del cuerpo

 

Puede que no te gusten tus brazos o de repente son las piernas las que no se te ven muy bien frente al espejo, pero eso no quiere decir que deberás trabajarlas todos los días para que puedas quedar satisfecho. El peor error que puedes cometer a la hora de entrenar es evitar otros grupos musculares porque piensas o crees que no deberías trabajarlos o simplemente porque no te gusta entrenarlos. Es mejor que entrenes todos los grupos musculares con la misma regularidad e intensidad.

 

7. Darte recompensas muy seguido

 

Esto suele pasar mucho mas con quienes recién comienzan en el mundo fitness. Sales de un buen entrenamiento sudado de pies a cabeza y decides darte una recompensa, la cual normalmente es una “cheat meal”. Una vez por semana puedes hacerlo, pero cuando empiezas a hacerlo de forma constante, estás botando todo el trabajo que has realizado por una semana.

 

8. Evitar el entrenamiento de pesas

 

Normalmente en este error caen son las mujeres. Muchas mujeres piensan que por el hecho de entrenar con pesas se le desarrollarán los músculos como a los hombres pero en realidad el entrenamiento con pesas te hará verte más definida y tonificada.

 

Esto suele suceder con las personas que tienen sobre peso. Se concentran solo en hacer ejercicio cardio vascular creyendo que es la única forma de quemar calorías. Cuando el entrenamiento con pesas mantiene tu metabolismo alto incluso después de haber terminado tu rutina lo que mantiene a tu cuerpo quemando calorías por más tiempo. El cardio no hace eso.

 

9. Mantenerte en tu zona de confort

 

Si quieres ver resultados tienes que salir de tu zona de confort y hacerlo de forma constante. Como te comentamos anteriormente tu cuerpo se adapta rápidamente a los ejercicios y si te acomodas no verás tu cuerpo progresar y evolucionar. Si lo que haces es caminar por 30 minutos todos los días entonces no te quejes si no ves resultados.

 

Cambia las maquinas que usas, añade intensidad o aumenta de peso. Haz algo y mantente en movimiento.

 

10. No entrenar las piernas

 

Este sí que es el error de los hombres. Ellos prefieren entrenar la parte superior, sin embargo, las piernas tienen el 70% de los músculos. Al trabajar estos grandes músculos estimulas la liberación de hormonas de crecimiento lo que ayuda a que aumentes de masa muscular en todo tu cuerpo y no solo en las piernas.

 

¿Cuántos de los 10 errores que te hemos nombrado cometes tú? Comienza a hacer cambios en tus entrenamientos para que veas mejores resultados.

 

ReL - 11.01.2016

 

20161101saludFoto: Freeimages

 

Activistas piden facilitar el uso medicinal del cannabis, pero los motivos no parecen realmente médicos... Las supuestas ventajas no encajan con la ciencia moderna. 

 

El doctor Ermanno Pavesi, Secretario General de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas (www.fiamc.org) se plantea los límites éticos, prácticos y legales del uso terapéutico del cannabis, a  raíz de ciertos rumores y declaraciones que se han difundido en la prensa recientemente. Este es su análisis.

 

***

¿Es  posible un uso terapéutico de la marihuana? por Dr. Ermanno Pavesi


En muchos países vemos iniciativas que demandan políticas más liberales sobre drogas, con su despenalización o su legalización, al menos para aquellas que contienen cannabinoides, los principios activos presentes en la planta ” cannabis sativa”. 

Estas iniciativas son apoyadas por los medios de comunicación que dan publicidad casi exclusivamente a las personas y los “expertos” que apoyan los efectos positivos del cannabis y denuncian los supuestos efectos negativos de las políticas prohibicionistas. Y esto a pesar de los numerosos estudios que demuestran la evidencia científica de los peligros de esta droga “blanda”.

El uso terapéutico


Un primer paso de la estrategia para la legalización del cannabis o marihuana está representado por las propuestas para liberalizar el uso con fines terapéuticos, ya que tendría un efecto positivo sobre los síntomas de ciertas enfermedades; por ejemplo, del dolor y los espasmos musculares de la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, el glaucoma y enfermedades neoplásicas. 

La Agencia estadounidense más importante de la medicina de la adicción, el ASAM, la Sociedad Americana de Medicina de Adicciones, en su Libro Blanco de 2012 no cree, sin embargo, que se deba legalizar el cannabis para uso terapéutico [1].

Se debe tener en cuenta que el cannabis contiene un número desconocido de componentes activos, probablemente más de un centenar, con diferentes efectos y sus partes opuestas. El efecto alucinógeno de ciertos componentes tales como el tetrahidrocannabinol, THC, por ejemplo, se puede neutralizar al menos en parte por otro componente, el cannabidiol, CDB. 

El porcentaje de los diversos componentes puede diferir también considerablemente dependiendo de la variedad de plantas, y, con el tiempo, por ejemplo, algunos fueron seleccionados con un mayor contenido de THC para potenciar el efecto alucinógeno. 

Este hecho complica la aplicación terapéutica. En todas las terapias es necesario dosificar exactamente la cantidad de un ingrediente activo. 

El ASAM cree que es esencial para estudiar el perfil de acción de los componentes del cannabis: aquellos con un posible efecto terapéutico y sin efectos secundarios relevantes deben someterse a pruebas regulares como todos los medicamentos, con el fin de comprobar si tienen en realidad ” utilidad clínica. Sólo después de pasar este procedimiento, estas preparaciones se podrían vender en las farmacias con receta médica [2].

Un procedimiento similar a lo que ocurrió con el efecto analgésico de opio: a partir de su estructura la industria farmacéutica ha desarrollado mórficos hasta cien veces más potentes y mucho más fáciles de manejar en la terapia. 

Como recordaron el Instituto NIDA (Nacional sobre el Abuso de Drogas) y el NIH (Instituto Nacional de Salud,) una agencia del Departamento de Salud de la Administración de Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos –la FDA, responsable del registro de los medicamentos- no ha reconocido o aprobado la planta de marihuana como medicina, pero ha registrado dos medicamentos que contienen cada uno un cannabinoide. 

En el Reino Unido y otros países europeos han registrado un medicamento con una combinación de THC y CBD. La NIDA también afirma que “no hay estudios clínicos realizados a gran escala para demostrar que los efectos de la planta de marihuana superen los riesgos en los pacientes con síntomas deben ser tratados” [3].

El Comité Permanente del Senado de Estados Unidos para el Control Internacional de Drogas declara: “Creemos que la mejor forma es concentrar recursos para el desarrollo de medicinas alternativas en un proceso regulado por la Administración de Alimentos y Medicamentos en vez de legalizar la marihuana” [4].

Un enfoque científico, con la producción de medicamentos derivados de los componentes individuales de cannabis, con un aumento de su efecto terapéutico y con una clara indicación en ciertas enfermedades, pero sin efectos psíquicos, encuentra un gran interés por parte de ciertos círculos, por lo que probablemente legalizar el uso terapéutico parece más un pretexto para que el cannabis sea de fácil acceso, posiblemente con indicaciones médicas muy genéricas.

El cannabis y la medicina popular tradicional


El cannabis se ha utilizado a veces por la medicina tradicional, por ejemplo en soluciones alcohólicas para el masaje externo. En las últimas décadas, sin embargo, la situación ha cambiado.

Por un lado, hoy en día tenemos muchas más opciones de tratamiento, la fitoterapia farmacéutica, que en el pasado; por el otro, el cannabis es la droga más consumida, cada vez más utilizada por los jóvenes y de edad cada vez menor. 

Por lo tanto, hay que tener cuidado con la imagen que ofrecemos. La capacidad de transmitir un mensaje engañoso como que el cannabis puede hacer bien, porque un masaje con una solución alcohólica de algunos de sus componentes puede aliviar las enfermedades reumáticas, pueden reducir los peligros percibidos del consumo de cannabis.

En conclusión, se puede dar una respuesta clara a la pregunta inicial de si es posible el uso terapéutico del cannabis: la planta, o partes de la misma, contiene al menos decenas de componentes activos que no responden a los criterios científicos y principios de seguridad de los medicamentos. 

Si los principios activos individuales de la cannabis tienen efectos terapéuticos y completan con éxito los ensayos como con cualquier otro medicamento, entonces no habría problemas para su introducción en la práctica clínica y para su uso correcto.

Dr. Ermanno Pavesi
Secretario General de la FIAMC

Notas: 


[1] Libro Blanco sobre las propuestas a nivel estatal para legalizar la marihuana, ASAM, aprobado por el Consejo de Administración 25 de julio de 2012. El ASAM ha elaborado este Libro Blanco para contrarrestar los argumentos a favor de la droga y para advertir a los políticos y la opinión pública de los peligros de la legalización.


[2] Véase Ibid., P. 3.

[3] “La FDA requiere estudios realizados cuidadosamente en un gran número de pacientes (cientos de miles) para evaluar con precisión los beneficios y riesgos de un medicamento potencial. Hasta el momento, no ha habido suficientes ensayos clínicos a gran escala que muestren que los beneficios de la planta de marihuana (en contraposición a los cannabinoides específicos) sean mayores que sus riesgos en los pacientes con los síntomas que se tiene la intención de tratar 
www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/marijuana-medicine

[4] Estados Unidos. Senado. Caucus para el Control Internacional de Narcóticos. (2012). La reducción de la demanda estadounidense de drogas ilegales: Un Informe del Senado de los Estados Unidos, Caucus sobre Control Internacional de Narcóticos. Washington, DC: Congreso 112, segundo período de sesiones, pág 15, citado en el Libro Blanco ASAM, p. 14.

 

 

LaFamilia.info - 08.08.2019

 

Foto: Freepik 

 

Los ritmos de vida acelerados nos llevan a estilos de vida pocos saludables, inclusive haciendo dietas, ya que en ocasiones comemos alimentos no apropiados fuera de casa e inclusive comidas a deshora, lo que influye en el proceso digestivo de nuestro organismo y por ende puede traer consecuencias posteriores, como aumento de peso.

 

Para disminuir peso de forma natural se puede realizar por medio de la dieta cetogénica o Keto. La dieta cetogénica se basa en grasas con pequeñas cantidades de carbohidratos. Al quedar el organismo sin carbohidratos disponibles, comienza a utilizar el glucógeno hasta agotarse. Posteriormente, el organismo actúa haciendo uso de las grasas para obtener fuente de energía, es aquí, cuando se metabolizan varias sustancias entre las cuales se pueden encontrar las cetonas, que se convierten en fuente de energía.

 

Como complemento ideal en esta dieta, Keto contiene ingredientes naturales que producen cetonas exógenas que permiten agilizar el proceso de la cetosis y por ende, mejorar la pérdida de peso. 

 

Entonces, ¿cuáles serian los beneficios de la dieta Keto?

 

En primer lugar se puede indicar entre sus beneficios que permite llegar al estado de cetosis con mayor rapidez, por convertirse en un suplemento donde las cetonas exógenas agilizan los procesos de crecimiento en la sangre de cuerpos cetónicos.

 

Un segundo elemento entre los beneficios, es que ayuda a controlar el apetito, lo que por ende trae como consecuencia que, se disminuye peso.

 

Un tercer beneficio, es que incrementa el metabolismo, lo que lleva a quemar más calorías.

 

Como cuarto beneficio, se tiene que, Keto se adapta a los diferentes estilos de vida, porque su consumo  es sencillo y fácil.

 

En una dieta cetogénica, la grasa se convierte en la energía que va a utilizar el cuerpo. Lo que produce la quema de los depósitos de grasa corporal, para ser aprovechados por el organismo para la energía que necesita. Con esta dieta, solo debes combinar los alimentos necesarios para alcanzar el éxito esperado. 

 

En esta dieta debes comer la menor cantidad de carbohidratos, alimentos como papa, arroz, pasta y pan. Así como también, la cantidad de azúcar debe ser mínima.  Es importante recordar que, la dieta debe ser alta en grasa y no en proteínas. 

 

Al seguir esta dieta se disminuye la sensación de comer a cada rato, también aporta suficiente energía para realizar las actividades deportivas a las que se está acostumbrado. 

 

 

Grandesmedios.com - 03.10.2016

 

20160310sFoto: Freepik 

 

El avance de la tecnología, ha hecho que escribir a mano se convierta en algo inocuo. Estudios recientes ha revelado que la escritura de lápiz y papel mejora la concentración y el aprendizaje de manera más efectiva que el teclado.

 

La Universidad de California y la de Princeton han llevado a cabo una investigación en base a esto y ambas han revelado que los estudiantes que escribieron a mano, se desempeñaron de mejor forma, que aquellos que lo hicieron frente a un computador.

 

Desde épocas antiguas, tomar notas ha sido un gran catalizador para el aprendizaje, pudiendo registrar lo que hemos visto y oído y así poder recolectarlo y estudiarlo posteriormente. Michael Fridman, psicólogo de Harvard afirma que “tomar apuntes es muy dinámico”, pues “nuestra mente transforma lo que ve o escucha”.

 

Por casi 100 años, los expertos han investigado diversas estrategias de apuntes, aunque solo hace unos pocos meses, los investigadores descubrieron las diferencias entre las herramientas utilizadas a la hora de obtener la información.

 

Aunque el lápiz y papel es más beneficioso, hoy en día, la mayoría de estudiantes universitarios utilizan los computadores como método para tomar apuntes.

Los expertos han revelado que las personas que tipean, apuntan alrededor de 33 palabras por minuto, mientras quienes lo hacen a mano solo apuntan 22.

 

En el 2012, investigadores de la Universidad de Washington revelaron que quienes apuntaban en sus laptops, recordaban más que aquellos que lo hacían a mano, aunque estas “ventajas”, solo eran pasajeras, ya que luego de 24 horas, olvidaban gran parte de sus notas; en cambio quienes tomaban nota a mano, retenían los apuntes por más tiempo.

 

En 2014, se realizaron tres experimentos, en dónde psicólogos estadounidenses hicieron que 67 alumnos oyeran diferentes charlas mientras tomaban nota. Quienes apuntaron a mano, escribieron menos palabras, aunque mucho más precisas, mientras que los que escribían en sus computadoras anotaron casi todo lo que oyeron, sin interpretar lo que escuchaban.

 

Los alumnos que apuntaron a mano, tuvieron un mejor desempeño que sus compañeros con laptops.

 

Es evidente que anotar a mano refresca la memoria y ayuda a nuestra capacidad de pensar, razonar y concentrarnos. Estos estudios fueron hechos en laboratorios controlados y, sus resultados son muy válidos.

 

Actualmente, las grandes universidades mundiales poseen estudiantes que tipean todo el tiempo. Cabe aclarar que tomar apuntes siempre es importante, aunque hacerlo a mano, suele ser un poco más lento, pero mucho más preciso y efectivo.

 

Por LaFamilia.info 

 

Foto: 

 

Regresan las clases y también regresan las loncheras. Esto implica pensar en preparaciones y recetas para hacer que nuestros hijos se alimenten de forma nutritiva pero también apetitosa, así que aquí te damos algunas claves.

 

Las loncheras suelen contener las meriendas que complementan las tres comidas principales, el problema es que muchas veces esas meriendas están compuestas por alimentos procesados llenos de azúcar, conservantes y grasas saturadas, las cuales son carentes de aporte nutritivo y pueden ser perjudiciales para salud de los niños.

 

Por lo tanto, para lograr que la lonchera para le suministre a los hijos lo necesario en esta etapa de desarrollo, se recomienda tener en cuenta:  

 

Preparaciones caseras. Entre menos procesados sean los alimentos, mucho mejor. La mayoría de snacks que se encuentran en el mercado, tienen un alto contenido de sodio, azúcares y conservantes artificiales que no son saludables y menos para los niños. A diferencia de las preparaciones caseras que son más sanas, económicas e igualmente deliciosas, por ejemplo un mini ponqué o muffin hecho con avena y banana; o unos pancakes de avena con mantequilla de maní o mermelada hecha en casa. En la web se encuentran cientos de recetas muy fáciles de hacer.

 

Balance nutricional. La lonchera debe contener alimentos de todos los grupos nutricionales: carbohidratos, grasas, proteínas, frutas y verduras. Un ejemplo sería un sándwich de pan integral con pollo desmenuzado y verduras, contiene los nutrientes de todos los grupos. Asimismo debe haber una variedad de colores y sabores.  

 

Una buena presentación. Todo entra por los ojos y una buena presentación puede lograr que los niños se motiven a comer. Para ello es necesario empacar todo es porciones listas para consumir, por ejemplo, sándwich partido en triangulitos, fresas en mitades, almendras en bolsa hermética, etc.

 

Buen estado e higiene. Es necesario usar recipientes que cierren muy bien para evitar derrames, y siempre al llegar a casa, lavar la lonchera. Las frutas y verduras deben ir muy bien lavadas.

 

Alimentos integrales. Son ricos en fibra, menos procesados y más alimenticios. Por ejemplo, el pan integral y de granos es una muy buena elección, ayudará a los niños a acostumbrarse a su sabor desde temprana edad.

 

Frutas frescas enteras y crudas. Son más saludables que los famosos jugos de cajita, los cuales tienen una gran cantidad de azúcar, asimismo el aporte nutricional de la fruta se ha perdido debido al proceso químico. Por esta razón, pediatras y nutricionistas aconsejan evitarlos –al igual que los refrescos- y sugieren optar por la fruta en su versión original.

 

La ingesta de lácteos es importante para el desarrollo de los niños, debe ser en forma de leche, yogur o algunos quesos. Mejor evitar lácteos ricos en grasas saturadas, como los flanes o natillas.

 

Las verduras también deben ir en la lonchera. Ya sea incorporada en algunas de las preparaciones o solas, como unas zanahorias pequeñas o tomates cherry.

 

Los frutos secos son una buena opción. La Asociación Española de Pediatría recomienda el consumo de los frutos secos, nunca salados, para los niños, aunque sugiere «darlos molidos a los menores de tres años, por el riesgo de atragantamiento. Son ricos en fibra vitaminas y minerales y contienen grasas saludables» señala un artículo de Consumer.es.

 

Consejos de Sascha Fitness para la alimentación de los niños

 

«No es cuestión de reprimirlos sino de enseñarles a comer desde pequeños» explica la venezolana Sascha Barboza, conocida como la “gurú del fitness”.

 

Sascha defiende la sana nutrición y la actividad física para conseguir una mejor calidad de vida tanto para adultos como para los chicos: «La alimentación natural y balanceada no tiene por qué ser aburrida, con un poco de creatividad puede saber muy bien, la comida saludable es la mejor medicina para prevenir enfermedades, recuerda que los hijos conocen solo lo que nosotros le ofrecemos».

 

Y recomienda enseñarles desde muy pequeños «a comer inteligentemente, a educar el paladar. Así  serán adultos más saludables, les vas a evitar el sobrepeso, los complejos y la inseguridad, así como muchas enfermedades». Encuentra en su página web recetas para niños.

 

Más de este tema >