Semana.com - 15.01.2020

 

Foto: Freepik 

 

Muchos creen que descansar es simplemente acostarse en una hamaca y dejar que el tiempo pase. Sin embargo, hacer la pausa es mucho más complicado debido a la angustia que produce en la gente sentir que está perdiendo tiempo valioso o que va a ser vista como perezosa. Lo contrario –estar ocupados, estresados y en un permanente corre corre– se ha vuelto un símbolo de estatus.

 

Por eso, hay un preocupante déficit de descanso, como lo demostró un famoso estudio conocido como Rest test (la prueba del descanso), en el que participaron 18.000 personas de 135 países. El trabajo evidenció que gracias a los teléfonos inteligentes, dos tercios de los participantes “se sienten disponibles, en guardia, con la certeza de que aun en vacaciones su descanso podrá ser interrumpido por cualquier persona en cualquier momento”, dice la psicóloga Claudia Hammond, quien participó en el estudio.

 

Ante ese panorama la experta escribió el libro The Art of Rest, en el que explica por qué descansar se volvió un arte complicado en el mundo moderno. A pesar de este hecho y con base en estudios clínicos, señala cuáles son las diez actividades que más ofrecen ese merecido descanso.

 

Aunque el listado va de mayor a menor, algunas personas sentirán más calma practicando la número 10 que la número 1. Lo cierto es que en este decálogo la mayoría encontrará la solución para un descanso verdadero.

 

1. Leer

 

Es divertido, fácil y barato. Los libros educan, dan de qué hablar, pero sobre todo son una compañía incondicional. También ayudan a conocer otros puntos de vista y comprender sentimientos y pensamientos ajenos, al tiempo que permiten abstraerse de la realidad. “Usamos los mismos procesos psicológicos para entender la ficción y las situaciones reales. La ficción no es solo un simulador de experiencias sociales, sino que es una experiencia social”, dice Giovanni Frazzetto, autor de Cómo sentimos.

 

2. Pasar tiempo en la naturaleza

 

Hay evidencia científica de que la gente encuentra el equilibrio cuando camina entre árboles o paisajes naturales. Esto promueve la relajación, fortalece la autoestima y genera una mayor apreciación del cuerpo. Sin embargo, aún no se sabe por qué esa conexión es tan benéfica para el descanso. Muchos creen que la cercanía a los árboles hace que la gente libere sus cargas psicológicas e incluso encuentre solución allí a sus problemas. Se sabe que caminar ya es una de las actividades más provechosas para la salud mental, pero parece ser que es mejor en esos espacios naturales que en un gimnasio o en una calle. De hecho, la evidencia indica que los parques y senderos creados por los humanos son mejores que aquellos contextos naturales salvajes, y que hay más calma cuando se camina en paisajes repetitivos, como un sendero de árboles.

 

3. Estar solo

 

Una de las sorpresas de la encuesta fue encontrar que la gente descansa más consigo misma que en compañía de familiares y amigos. Un estudio hecho en 1997 encontró que los jóvenes que pasan tiempo a solas tienen experiencias positivas con la soledad en el futuro. Según la autora, esto se debe a que en soledad la gente aclara la mente, se enfoca y piensa con mayor profundidad. Pero con la soledad no hay que exagerar. Solo basta un par de horas para obtener el beneficio.

 

4. Escuchar música

 

Algunos estudios han revelado que la música hace sentir a las personas una gama de emociones. Pero lo más importante es su capacidad para introducir al individuo en un estado mayor de actividad. El trabajo mostró que la hostilidad, la irritabilidad y el estrés disminuyen luego de que la música suena y que el efecto mayor es el aumento de la capacidad de inspiración.

 

5. No hacer nada

 

Aunque es una de las que más ayudan al reposo es la que menos se practica por la idea errada de que esto equivale a perder el tiempo. Muchos, de hecho, cuando no están haciendo nada usualmente se sienten sin rumbo. Además porque no es una actividad en sí, sino un ejercicio de sedentarismo. Sin embargo, los estudios señalan que en estos momentos de inactividad total la mente da vía libre a los momentos eureka. El cerebro depende de este tiempo de inactividad para cargar baterías, procesar información y reforzar aprendizajes. Por eso hay que combatir esa idea de que no hacer nada es una pérdida de tiempo.

 

6. Una buena caminata

 

Caminar es un ejercicio fácil, de bajo impacto, que se adapta al horario de la persona. Además se puede hacer en muchas partes, incluida la oficina. Los estudios señalan que cuando la gente camina el cuerpo se relaja y “envía señales de calma a la mente que ayudarán a reducir la tensión”. Este tipo de ejercicio, además, eleva el nivel de hormonas como las endorfinas que reducen el cortisol y la adrenalina, precursores del estrés.

 

7. Un baño caliente

 

De acuerdo a estudios, un baño en la tina con agua caliente aumenta el flujo de sangre, lo que reduce dolores así como la rigidez de los músculos y articulaciones. Esto implica una mente y un cuerpo más relajados. En un día muy estresante, dice Hammond, nada mejor que meterse en la tina.

 

8. Soñar despierto

 

La ciencia dice que la gente pasa tanto tiempo dormido como soñando despierto. El problema es que esto último es mal visto porque se relaciona con falta de atención. Sin embargo, el estado natural de la mente es deambular, lo que permite el surgimiento de pensamientos que no están atados al ambiente externo del momento ni a lo que está haciendo. Esta actividad mental está asociada a mayor creatividad y a mejor planeación y solución de problemas.

 

9. Ver televisión

 

Los neurocientíficos señalan que cuando la gente está frente a un televisor, las zonas que desarrollan las altas funciones cerebrales como la neocorteza se apagan, pero la corteza visual se estimula. Esto hace que el cerebro quede en un estado de descanso, pues aunque las neuronas siguen activas, la mente no está muy comprometida con dicha actividad. En cierto modo no está descansando cien por ciento, pero tampoco está trabajando a toda su potencia. Eso explicaría ese noveno lugar.

 

10. Meditar

 

Descansar el cuerpo es imposible cuando la mente no se calma. Por eso es importante que cuando la persona quiera relajarse totalmente, también lo haga con la mente. Una de las maneras de lograrlo es con meditación tipo Mindfulness, a la cual Hammond define como poner atención en una manera particular, en el momento presente y sin juicios. “Solo cancelar el teléfono y el televisor en estas sesiones ya provee un gran descanso”, concluye Hammond.

 

*Publicado originalmente en Semana.com

 

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme