Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
04.10.2009

 

La ansiedad es un estado emocional en el que se experimenta una sensación de angustia, miedo y desesperación. Puede afectar a personas de todas las edades, hasta niños.

 

Sentir algo de ansiedad no es malo, incluso es normal en determinadas situaciones que suponen mucha expectativa. Pero, ¿hasta dónde es normal esa ansiedad?, ¿cuándo se torna en un problema severo?, ¿cómo detectarlo?

 

¿Cuándo es un problema la ansiedad?

 

El límite entre la ansiedad normal y patológica está determinado por la intensidad y duración de los síntomas.

 

Cuando esta ansiedad se convierte intensa y crónica, el resultado es la desestabilización de la persona, pues se encuentra continuamente anticipando peligros o esperando que se repitan amenazas.

 

Además, se puede afirmar que hay patología cuando la ansiedad aparece ante situaciones que no son amenazantes o cuando nos incapacita para llevar una vida normal.

 

La ansiedad puede ser el punto de partida para que se presenten otros trastornos como: depresión, miedos, adicciones, alteraciones de sueño, fobias, obsesiones, problemas de pareja, disfunciones sexuales, trastornos de alimentación, tics nerviosos, entre otros.

 

¿Qué pensamos cuando sufrimos ansiedad?

 

La ansiedad excesiva puede llevar a distorsionar la realidad, debido a que el estado mental está alterado y siempre dispuesto a percibir peligros, lo que lleva a:

  • - Interpretar las situaciones que pueden ocurrir como amenaza.
  • - Cuando se observa algo que resulta desconocido, en lugar de pensar que es inofensivo, se sufre de una alteración creyendo que es dañino.
  • - Se asume una actitud negativa pensando continuamente que va a pasar algo horrible.
  • - Se siente una gran preocupación.

 

Síntomas de la ansiedad

 

La ansiedad se manifiesta físicamente de diferentes formas dependiendo de la persona, sin embargo, hay algunos síntomas generales:

  • - Irritabilidad, inquietud, impaciencia, fatiga.
  • - Problemas de concentración.
  • - Tensión muscular.
  • - Alteraciones del sueño.
  • - Sensación de amenaza.
  • - Palpitaciones y temblores.
  • - Aumento de la sudoración.
  • - Se pueden presentar náuseas, aunque no siempre aparecen.
  • - Dificultad para respirar.
  • - Sensación de desmayo.

 

Señales de ansiedad

 

Se debe estar atento a las siguientes señales que delatan la excesiva ansiedad en las personas:

  • - Movimientos nerviosos de las manos u otra parte del cuerpo.
  • - Dificultad para hablar.
  • - Movimientos rápidos o excesivamente lentos casi inmóviles.
  • - Constantes ganas de llorar.
  • - Realización de actividades con torpeza.

 

¿Por qué aparece la ansiedad?

 

Puede aparecer por distintas causas:

 

  • - En familias donde se da una fuerte sobreprotección, donde los niños aprenden a temer a todo, a no enfrentarse a sus miedos y a preocuparse por cualquier cosa en exceso.
  • - Cuando se han pasado experiencias traumáticas con otras personas en el pasado.
  • - Puede aparecer después de haber ingerido alcohol, cafeína, cocaína, etc.
  • - Cuando la persona empieza a sacar beneficios de la ansiedad: su familia le presta más atención, tiene una excusa para no acudir al trabajo, etc. De esta manera, se mantiene y la ansiedad se le vuelve crónica, apareciendo unos síntomas parecidos a la depresión: apatía, tristeza, desinterés...
  • - La persona aprende a vivir con la ansiedad y está convencida de que no puede hacer nada para superar cómo se siente.

 

Cómo afrontar un problema de ansiedad

 

1. Obligatoriamente se debe finalizar con lo que le preocupa. Hay descubrir el motivo que causa la ansiedad y buscar posibles soluciones que le pongan freno a esta situación.

 

2. Se tendrá que optar por una actitud más positiva. Además es primordial fortalecer la autoestima.

 

3. Puede resultar muy beneficioso practicar algún deporte, afición o pasatiempo. También es recomendable buscar actividades en las cuales se esté en contacto con otras personas.

 

4. No se debe dejar de cumplir con las obligaciones a causa del estado de ánimo.

 

5. Realizar ejercicios de relajación.

 

Fuentes: buzoncatolico.com, psicologia.costasur.com, albapsicologia.com

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme