Por Silvana Ramos / Catholic-link.com - 06.09.2019

 

Foto: Freepik 

 

Debo confesar que este video me ha hecho erizar los pelos. No hace falta decirles cuánto tiempo paso frente al celular trabajando en un apostolado digital. Por más que me pongo horarios, siempre los quiebro. Y es que parece que se me salieran las cosas de las manos. La consigna era: «el celular para el trabajo, con los chicos, lo guardo».

 

Y resulta que no solo no he podido cumplir eso, sino que no pocas veces me encuentro viendo videos y respondiendo mensajes con mis hijos al lado. Mis hijos tiene ocho, siete y cuatro años respectivamente.

 

De un tiempo a la fecha, sin embargo, algo pasa. Entre el trabajo, los estudios y la casa, es como que quisiera sacarle el jugo al tiempo y en cada oportunidad que tengo miro el celular para ver si llegó un mensaje nuevo, si la página se cayó, si hay alguna falta en los posts. Si llegó un mensaje de la universidad, de la lavandería, el frutero, el gasfitero etc. En fin, siempre hay una buena excusa para estar consultando este aparatito que aborrezco tanto como lo necesito.

 

De pronto, en el universo de esas búsquedas, me encuentro con este maravilloso video. Y le tengo que dar toda la razón.

 

 

El tiempo pasa volando, construye relaciones hermosas, no pierdas el tiempo, mira a tus hijos a los ojos, conócelos y ayúdalos a conocerse. Que un celular no te quite la vida, que sea un instrumento en el momento necesario. Cuiden los momentos importantes, establezcan reglas familiares que los conduzcan a amarse más, a escucharse y darse abrazos infinitos. 

 

La labor de padre muchas veces nos sobrepasa, nos agota, pero recuerda, que la vida de tus hijos pequeños está en tus manos por muy poco tiempo. Es un regalo inexplicable, invaluable, valóralo.

 

*Publicado originalmente en Catholic-Link

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme