Empantallados.com - 08.05.2020

 

Foto: freepik

 

Posiblemente durante el confinamiento muchos de nuestros hijos han querido pasar las horas jugando a sus videojuegos favoritos y en especial aquellos que están de moda y que recién llegan a la amplia oferta de entretenimiento. Adelántate antes que ellos y entérate bien de qué tratan y si son adecuados para su edad. Desde empantallados.com nos ponen al día en este tema: 

 

Call of Duty Modern Warfare Warzone

 

Tal vez muchos han pedido jugar a un nuevo juego que se llama Call of Duty Modern Warfare Warzone y que además es gratis. Antes del confinamiento, Call of Duty lanzó su propio Battle Royale y en pocos días se ha convertido en uno de los videojuegos más seguidos y jugados en Twitch, así que es muy probable que ellos sepan lo que es e incluso lo hayan jugado. Si aún no tienes muy claro si dejarles jugar, hoy vamos a analizarlo para que puedas sacar tus propias conclusiones.

 

¿Para qué edad está recomendado?

 

Está clasificado para mayores de 18 años por las siguientes razones:

• Hay representación de sangre y mutilación de algunas partes del cuerpo.

• Sus gráficos realistas muestran escenas violentas como muertes humanas y el uso de armas.

• El lenguaje que utilizan sus personajes es inapropiado y puede resultar ofensivo.

• Los jugadores, para mantener con vida a los personajes, deben hacer uso de drogas.

 

¿De qué trata el juego?

 

Para entenderlo fácilmente se puede comparar con Fortnite. Es un Battle Royale. Es decir, un juego en el que todos sus jugadores caen en paracaídas en un mapa y tienen que eliminarse entre ellos hasta que quede vivo un único jugador o su escuadrón. A diferencia de Fortnite, en Warzone los gráficos son realistas y todo tiene una estética militar. Se puede jugar en solitario o en equipos de hasta tres jugadores, lo que abre preguntas sobre la privacidad, ya que los jugadores, aunque sean totales desconocidos, podrán comunicarse entre ellos.

 

¿Es totalmente gratuito?

 

Sí, se puede jugar sin gastarse un duro, pero al igual que otros Battle Royale, aunque el juego sea gratuito, para vivir una experiencia plena, los jugadores tienden a hacer micropagos que les otorgan una serie de diferencias frente a otros. Es muy importante conocer qué tipos de micropagos existen y saber cómo se pueden controlar. En este artículo te lo contamos.

 

Valorant

 

Este es otro videojuego recién llegado y que en plataformas de streaming como Twitch ya lo ha superado con creces, con una media de 250 espectadores al día. Pero no solo a Call of Duty, si no también a todos los videojuegos de moda. Se llama Valorant y es de Riot, desarrolladores del famoso juego de estrategia League of Legends y de Teamfight Tactics.

 

¿Para qué edad está recomendado?

 

Lo que hace diferente a Valorant con respecto a otros shooter tácticos, es que cada jugador, además de sus armas, tienen poderes para atacar a los contrincantes, lo que da al juego un toque de género fantástico, quitándole realismo a sus escenas, aunque es cierto que cuando se efectúa un disparo sobre un contrincante se puede ver sangre.

 

PEGI ha catalogado el juego para mayores de 16 años por su “fuerte violencia” y la “representación de violencia hacia personajes humanos”.

 

¿De qué trata el juego?

 

Valorant es un shooter táctico donde dos equipos de cinco jugadores se enfrentan entre ellos. Además, los equipos deberán colocar una “bomba” en un lugar del mapa y los contrincantes tratarán de desactivarla antes de que pasen cuarenta y cinco segundos. Un shooter táctico destaca porque los jugadores deben de pensar una estrategia en función del mapa y sus habilidades para ganar la partida.

 

¿Es gratuito?

 

El juego es totalmente gratuito aunque hay que tener en cuenta que incluye micropagos. Actualmente está en fase beta cerrada. Es decir, solo las personas que tengan una invitación podrán jugar. El videojuego de momento solo está disponible en computadores con Windows. Para optar a una invitación deberán de ver streamings en Twitch de otros jugadores de Valorant. Así que si últimamente les has visto pasar más tiempo en esta plataforma, no es casualidad.

 

El juego saldrá para todo el mundo sin necesidad de invitación a partir de este verano, así que esperamos haber llegado a tiempo. 

 

Seguramente, después de haber leído este artículo ya tienes decidido si es adecuado o no que descarguen estos juegos, pero en cualquier caso lo mejor es que hables con ellos y que incluso prueben juntos el videojuego. De esta manera podrás explicarle tus razones por las que has decidido que van a jugarlo o no.

 

Más de este tema:

Diez consejos para estudiar en tiempos del coronavirus

- Sobrellevar la cuarentena en familia: dos padres nos cuentan su experiencia

- ¿Puede el aislamiento tener efectos psicológicos en los niños?

 

 

Por Empantallados.com - 09.03.2020

 

Foto: drobotdean

 

Hace unos años resultaba impensable que alguien se pudiera ganar la vida subiendo videos a YouTube o fotografías a Instagram. Parecía una broma pero ya es una realidad que en los últimos años no ha parado de crecer. Muchos de los influencers actuales se hacen llamar emprendedores digitales y se dedican plenamente a negocios de todo tipo. 

 

Que tu hijo quiera ser influencer es igual que querer ser cantante o famoso. Ser influencer es una consecuencia que puede partir de una estrategia o no. Es más importante conocer aficiones, talentos, motivaciones y fomentar el autoestima que dejar todo este trabajo a los likes. Es necesario que los hijos no descubran en los likes de una comunidad su principal fuente de autoestima o la validación de la calidad de su trabajo o afición.

 

¿Por qué hablamos ahora de influencers?

 

Recientemente Prime Video ha estrenado Chiara Ferragni: unposted, un documental que cuenta la trayectoria profesional y personal de la influencer, nombrada por Forbes como la influencer de moda número uno en todo el mundo. Abrió un blog titulado “The Blonde Salad” y 2 años después ya contaba con más de 100.000 visitas al día. Actualmente tiene su propia marca, es empresaria, diseña, crea tendencias y su caso se estudia en la Universidad de Harvard como un cambio del modelo de negocio tradicional. Quizá esta sea una de las razones por las que los influencers tienen una nueva etiqueta: emprendedores digitales.

 

Puedes tener en casa un emprendedor digital y no lo sabes

 

Si el emprendimiento de toda la vida nos parece algo positivo, ¿por qué nos cuesta tener esta misma mentalidad con el emprendimiento digital? Quizá sea el momento para que ayudemos a los hijos a crear contenidos positivos en Internet y a fomentar un montón de habilidades y talentos que les puedan servir para desarrollarse.

 

1. Idiomas: ¡puede ser una gran oportunidad para animarles a que aprendan idiomas que les puedan resultar útiles para su futuro!

 

2. Estrategias: ¡aprendan juntos a elaborar estrategias digitales que sean también útiles para el mundo analógico! Esto puede ayudar para aprender a organizarse en todos los aspectos de la vida.

 

3. Estudios: es el momento para destacar la importancia del estudio para que poco a poco tengan la motivación de adquirir más conocimientos de lo que les gusta, hasta profesionalizarse.

 

Esta es la razón por la que quiere ser influencer

 

En realidad es muy sencillo. Los niños quieren ser influencers porque siguen a alguien que es influencer y de alguna manera le admiran. En la infancia se tiende a admirar lo que nos gusta, y esa admiración implica imitación. Esto puede servirnos como un gran indicador para saber qué cosas son las que de verdad les apasionan. Es decir, si lo que le gusta, por ejemplo, es cantar como Amaia y Alfred de Operación Triunfo, quizá lo mejor es que le apuntes a clases de música. Si, en cambio lo que le motiva es hacer páginas web, ¡buscad juntos tutoriales en YouTube y empezad a trabajar codo con codo!

 

¿Qué hago si en casa me dicen que quieren ser influencers?

 

1. Pregúntale cuáles son sus influencers preferidos para situarte.

 

2. Trata de entender cuáles son sus motivaciones para ser influencer.

 

3. Indícale los pros y los contras de un influencer.

 

4. Los likes que tienen que recibir son los tuyos. Aprende 7 modos de subir su autoestima.

 

5. Recuérdale que el éxito no dura para siempre y que el conocimiento sí.

 

6. Anímale a desarrollar su hobby, sin olvidar sus obligaciones.

 

7. Enséñales a que para hacer lo que les gusta hay millones de caminos, que todos exigen mucha constancia.

 

*Publicado originalmente por Empantallados.com

 

Semana.com - 28.01.2020

 

 

 

De app para adolescentes se convirtió en un negocio redondo, presente en 150 mercados y disponible en 75 idiomas. Sin embargo, varios países la consideran una amenaza para la seguridad. ¿De qué se trata?

 

Los adolescentes y sus padres, o las personas cercanas a este grupo poblacional, probablemente tienen claro qué es TikTok. Los demás deberían empezar a tenerla presente, pues hoy es tan importante como Instagram o YouTube.

 

Se trata de la aplicación china más popular en Occidente, con 1.500 millones de descargas. Su dueño, ByteDance Inc., la startup más grande del mundo, tiene una valoración de 75.000 millones de dólares según CB Insights.

 

Básicamente, TikTok permite a sus usuarios crear y subir videos cortos (de 15 segundos), que pueden acompañar de bandas sonoras o clips de música. Muchos de esos videos implican sincronización de labios con canciones, rutinas de comedia y novedosos trucos de edición. Sus usuarios, con un promedio de entre 13 y 20 años, suben videos que compiten por volverse en una especie de reto, que millones de usuarios tratan de superar.

 

A TikTok la antecedió Musical.ly, una app de videos similar de propiedad de otra empresa china. ByteDance la adquirió en 2017 y fusionó las dos plataformas.

 

Ha tenido un éxito tan acelerado que solo tres años después de su lanzamiento, en febrero de 2019, alcanzó 1.000 millones de descargas en el ámbito mundial. Instagram logró esa misma cantidad en 2018, ocho años después de comenzar a operar.

 

Los 500 millones de usuarios activos mensualmente en TikTok dejan atrás a los 330 millones de Twitter y a los 294 millones de Snapchat. De mantener su ritmo de crecimiento, superará el número combinado de ambas en 2020.

 

Según estadísticas de la firma de investigaciones DataReportal, de las diez redes sociales más utilizadas en el mundo, Facebook posee cuatro (Facebook, WhatsApp, Facebook Messenger e Instagram), con más de 2.300 millones de usuarios activos al mes, prácticamente la población de China e India juntas. YouTube, de Google, es el número dos, y los otros cinco son chinos. Eso evidencia que en el mundo digital también hay una fuerte rivalidad de las economías número uno y dos del planeta.

 

En India usan más TikTok que en los demás países, con 190 millones de descargas. Luego viene China y después Estados Unidos, con cerca de 123 millones de descargas; es decir que casi un tercio de la población norteamericana tiene la aplicación en sus móviles. SEMANA indagó sin éxito sobre las cifras de Colombia respecto a la aplicación.

 

Adictivo y rentable

 

TikTok también genera más adicción, pues sus usuarios pasan en ella un promedio de 52 minutos al día. De acuerdo con las cifras de la propia empresa, nueve de cada diez usuarios están haciendo videos o viéndolos varias veces al día.

 

Vicky Torres, CEO de Mindshare Colombia, considera que TikTok tiene éxito porque ofrece a sus usuarios una experiencia distinta. “Por medio de un entorno sencillo, ha abordado a ‘millenials’ y ‘centennials’. Además, permite interactuar directamente con los temas de los que se habla en el mundo”, aclara.

 

Para contrarrestar este fenómeno, Facebook lanzó el año pasado en Estados Unidos una app que permite a los usuarios compartir videos cortos con una banda sonora. No obstante, las descargas mensuales han alcanzado en promedio menos del 1 por ciento de TikTok.

 

Al igual que los youtubers, los tiktockers más populares están haciendo mucho dinero (ver recuadro al final), mientras que la empresa está empezando a ganar con publicidad. Recientemente incorporó una nueva función que les permite a las marcas tener un espacio publicitario licitable por medio de diferentes formatos. En Colombia no cuenta con esta herramienta, pero sigue ganando cada vez más terreno. “Esta ‘app’ representará oportunidades publicitarias para las marcas, pues la mejor manera de generar recordación es la interacción, y eso es precisamente lo que TikTok ofrece”, reitera Torres.

 

¿La próxima Huawei?

 

Sin embargo, TikTok no solo tiene un contexto exitoso. Dos congresistas de Estados Unidos la consideran un peligro para la seguridad nacional. Los motiva la forma como maneja la privacidad de sus usuarios, por lo que pidieron a los servicios de inteligencia investigar a la firma, algo similar a lo que ha sucedido en ese país con la también china Huawei.

 

Se trata de los senadores Tom Cotton y Chuck Schumer. “TikTok es una amenaza potencial de contrainteligencia que no podemos ignorar”, aseguraron. Les preocupan las millonarias descargas que hay en Estados Unidos, la seguridad de los datos en la plataforma, la posible censura y las supuestas campañas de influencia extranjera en el país. Además, la Federal Trade Commission (FTC), el organismo que regula y protege a los consumidores en Estados Unidos, multó a la compañía con 5,7 millones de dólares por recopilar ilegalmente información de menores de 13 años sin el consentimiento de sus padres.

 

En abril pasado, el Gobierno de India prohibió TikTok durante dos semanas, preocupado por la distribución de contenido pornográfico. Posteriormente, el parlamento británico abrió en julio una investigación para analizar qué usos da esta plataforma a los datos de los niños. Ante estas preocupaciones, TikTok respondió que está comprometida con la transparencia y la responsabilidad en el uso de la información de sus usuarios. Agregó que los datos internacionales no están sujetos a las leyes chinas, solo los que corresponden a ese país. E insistió que no censura contenido y que “no está influenciada por ningún Gobierno”.

 

No obstante, hace poco se conoció el caso de una tiktoker estadounidense que usó un supuesto tutorial de maquillaje para hablar de la represión china contra los musulmanes uigures, y cuyo video fue eliminado por la plataforma. Tras el escándalo, la firma reactivó la cuenta de la joven.

 

La polémica seguirá a la orden del día, mientras millones de adolescentes continuarán grabando y viendo videos cortos. ¿La nueva era de las redes sociales?

 

Quiero ser TikToker

 

Cada vez más niños aspiran a ser youtubers cuando sean grandes; además, crece el número de menores que quieren ser tiktokers y conseguir millones de seguidores. Según Business Insider, estas son las mayores estrellas de la popular red social de videos.

 

 

 

1. Loren Gray, 34,7 millones de seguidores. Con 17 años, es la más popular de esta red social. Tuvo un show en Snapchat y ahora también es cantante.

 

2. Baby Ariel, 29,8 millones de seguidores. Se llama Ariel Martin, tiene 18 años y su éxito en TikTok la ha llevado a programas de televisión de Disney Channel y Nickelodeon.

 

3. Kristen Hancher, 23 millones de seguidores. Con 20 años, se ha hecho famosa por sus videos de mímica y sus cambios de color de pelo.

 

*Publicado originalmente en Semana.com

 

 

FamilyandMedia.eu - 07.02.2020

 

Foto: Freepik

 

Con frecuencia, se considera a los modernos instrumentos de comunicación responsables de muchas deficiencias en el ámbito de las relaciones humanas en la sociedad.

 

Ciertamente, estos medios tienen límites y, si no hay equilibrio en quien los usa, pueden ser peligrosos, llegando incluso a causar en algunos casos crisis depresivas.

 

De vez en cuando conviene desplazar la atención desde los objetos hacia quienes los utilizan, para recordarnos que siempre somos nosotros los responsables de lo que sucede, y no las cosas que poseemos.

 

Como madre e investigadora en este campo, pienso que no estamos “condenados” a criar hijos-autómatas, incapaces de despegar la mirada del ipad, de pensar y amar realmente, solo porque “este es el mundo en el que viven”.

 

La capacidad de comunicar auténticamente nace en familia

 

Por mucho que las redes sociales puedan contribuir a “aplanar” los sentimientos, a inhibir la capacidad de diálogo, comprensión y análisis, marca la diferencia siempre lo que se siembra en los corazones y en las mentes de los niños.

 

Me gusta pensar que hoy, como ayer y como mañana, una familia vigilante puede suplir los déficits socioculturales que se plantean. Me gusta pensar que comunicar de modo plenamente humano con niños y jóvenes, puede llevar a que también ellos lo hagan, independientemente de la tv que tienen en el salón.

 

Una comunicación personal - en el sentido literal del término – se da cuando se reconoce en el otro un “tú” con el que encontrarse y hacer que salga a la superficie. Una relación de este tipo, una relación “yo-tú”, en lugar de "yo-esto" -como dice el filósofo Martin Buber-, se construye mucho más fácilmente si uno ha sido tratado como un “tú”, desde siempre, es decir, desde pequeño.

 

Voy a proponer tres aspectos de la comunicación que, a mi juicio, no deben faltar en una familia, si se quiere educar a los hijos para unas relaciones “reales”, sinceras y profundas.

 

1. Mirar al otro con atención

 

Si muchos chicos no saben “mirar a los demás” no es sólo porque estén ofuscados por sus teléfonos, sino también -y quizás sobre todo-, porque en primer lugar, ellos no han sido “mirados”. Al contrario, es posible que, precisamente porque no saben relacionarse con los demás, rehúsan ese trato, escondiéndose detrás de un teclado.

 

Si los chicos no valoran la belleza del prójimo, quizás es porque, como sostiene el escritor Alessandro D'Avenia, nadie ha visto y les mostrado la belleza que hay en ellos.

 

Todo educador, especialmente los padres, están llamados a hacer esto: mirar con profundidad en la vida de los hijos, prestar atención a cada cosa, a los detalles, a la expresión del rostro. Ha de observar lo que el niño o el chico ama, lo que no le gusta, lo que le produce alegría o dolor. Está llamado a mostrarle su belleza.

 

Todo esto implica ponerlo en el centro y no en los márgenes de la vida, sabiendo que quien ha sido tratado como "persona", quien se siente importante para alguien, aprende a tratar como personas a los demás , independientemente de que tenga o no un móvil en el bolsillo.

 

2. Proximidad y disposición a escuchar

 

El egocentrismo y la vanidad imperan en la sociedad. Hablamos, contamos, mostramos de nosotros mucho más de lo que nos preocupamos de los otros. Las redes sociales y la tv ponen mucho de su parte para favorecer estas actitudes: en ellos es más fácil exhibirse que darse al prójimo. Si los medios de comunicación tuvieran el poder de cerrar automáticamente los oídos y el corazón de quien los usa, deberíamos decir que quienes los utilizan son obtusos y narcisistas, egocéntricos e insensibles hacia los demás. Pero no es así.

 

La capacidad o incapacidad de acercarse a otro no nacen de las redes sociales: tienen que ver con algo más profundo. Tienen que ver con la madurez afectiva, con la vida interior.

 

Y la familia tiene un papel importantísimo en ese enseñar la proximidad, sin la cual no hay comunicación auténticamente humana.

 

Una forma de favorecer la actitud de proximidad es asumir y fomentar la disposición a escuchar. Como educadores y padres debemos dar ejemplo, escuchando el doble de lo que hablamos, pues, como dice el filósofo griego Zenón de Citio, siglo IV A. C, tenemos dos orejas y una sola boca precisamente por esto.

 

Si en la familia se aprende a escuchar y a interesarse por los demás, Instagram o Facebook no harán perder estas preciosas cualidades...

 

3. Educarse y educar para la empatía

 

¿Cuántas veces leemos en las redes sociales comentarios frívolos o despectivos, llenos de lugares comunes y de odio ? ¿Cuántas veces observamos insensibilidad y superficialidad al aproximarnos a la vida de los demás? "Las redes sociales nos han hecho cínicos y despiadados", dicen algunos.

 

Ciertamente, pasar horas y horas ante una pantalla no facilita hablar con otros, percibidos tan distantes que casi resultan irreales. Pero el motivo más profundo para que “se dispare a bocajarro” contra los demás, contra sus actos, contra sus problemas, es la ausencia de una buena educación para la empatía.

 

Para volver al concepto de Buber, el otro no es “algo”, sino un “tú”, con su historia, heridas, sufrimientos y dificultades. Educarse y educar para la empatía implica preguntarse el porqué de los gestos del otro , intentar meterse en su piel, y, en lugar de condenar, pensar qué siente y cómo ayudarle.

 

Enseñar a un niño o a un muchacho a preguntarse qué le pasa por la cabeza y el corazón al otro es una gran riqueza.

 

La empatía hay que experimentarla en la familia en primer lugar: no es irrelevante si alguien enjuga las lágrimas de un niño, si se le pregunta cómo está, cómo le va con los compañeros de clase, si hay algo que le hace sufrir, por qué ha hecho un determinado gesto. Un niño o un muchacho que ha experimentado la empatía hacia él mismo será más propenso a tener empatía hacia los demás.

 

El objeto de este artículo no es incensar a los nuevos instrumentos de comunicación, ni tampoco disculparles de los defectos que se les atribuyen. Sabemos que, de hecho, pueden ser problemáticos y peligrosos para los jóvenes que se están formando, y están sujetos a sentimientos de rebeldía y deseos de cambiar.

 

Lo que nos urgía era focalizar la importancia de una educación que nazca "de dentro", y que tienda a desarrollar la capacidad de comunicar de forma plenamente humana, con independencia de los instrumentos que se usen.

 

Las redes sociales pueden complicar el trabajo del educador, pero no deben convertirse en una coartada ni en el chivo expiatorio, para no admitir carencias educativas y afectivas que no dependen de ellos.

 

*Por Cecilia Galatolo. Colaboración de www.FamilyandMedia.eu para LaFamilia.info 

 

 

J.Lozano / ReL - 09.12.2019

 

Foto: Freepik 

 

Se acercan las fechas navideñas y con ellas también los Reyes Magos, que suelen llegar con muchos regalos. Y durante los últimos años, uno de los regalos más apetecidos entre niños y adolescentes, son sin duda los teléfonos móviles (con todos los riesgos que ello conlleva para los menores). 

 

Los expertos han avisado los grandes problemas de adicción que generan las pantallas a lo que se une el gran problema que supone abrir la puerta de internet de par en par a los niños, lo que ha provocado que la edad media de acceso a contenido pornográfico online se sitúe en los 11 años.

 

Padres que sucumben, pero otros que resisten

 

Pese a ello son muchos los padres que sucumben a las peticiones de sus hijos y regalan estos Smartphone bajo el pretexto de que serán los únicos que no tengan teléfono móvil en su clase.

 

Sin embargo, también hay muchas familias que han tomado conciencia de este gran problema y se están organizando para retrasar la edad de posesión del primer teléfono móvil. Esto es lo que hizo en Estados Unidos Brooke Shannon, una madre de tres hijas, que ha lanzado la iniciativa Wait Until 8th (Esperar hasta 8º) y que propone un compromiso entre los padres para no regalar a sus hijos un Smartphone como muy pronto los 14 años.

 

Cuantas más familias juntas, menos presión para los niños

 

Esta madre sabe muy bien de la presión que sus hijos sufren siendo los únicos de sus compañeros que no tienen un dispositivo de estas características por lo que esta iniciativa tiene como fin el movilizar a toda la comunidad. Si muchos padres se conciencian y movilizan para evitar que sus hijos estén expuestos a estos dispositivos desde tan pequeños, los niños verán que son cada vez más los que son como ellos y no tienen teléfono.

 

Wait Until 8th plantea un compromiso a los padres al que se han unido ya miles de familias. “Al unirse esto disminuirá la presión que sienten los niños y los padres con respecto a los sí tienen un teléfono inteligente”, afirman en su página web.

 

De este modo, consideran que “los teléfonos móviles distraen y son potencialmente peligrosos para los niños, pero están muy extendidos en la escuela primaria y secundaria debido a la presión social poco realista y las expectativas de los niños de tener uno”.

 

Por escrito y con el compromiso de atraer a más familias

 

Esta iniciativa reconoce que para muchos padres esta es una batalla dura, y el punto central de la iniciativa es por tanto implicar a la “comunidad para ayudar a retrasar la presencia en constante evolución del teléfono inteligente en el aula, la arena social y la mesa familiar”.

 

Si una familia decide unirse a Wait Until 8th rellena un formulario y se comprometen a implicar a otros padres de la clase de su hijo. Lo ideal, afirman, es que se unan al menos 10 familias. De hecho, la promesa entra en vigor cuando ya se forjado un grupo compacto de familias para apoyarse entre ellas. De otro modo, la presión social a la que aludían anteriormente puede afectar mucho más al niño que si fueran 10 los que crecieran sin teléfono.

 

Por otro lado, en esta iniciativa se aborda otro posible problema de los padres a la hora de adherirse a este compromiso. Muchos niños, pero sobre todo padres, justifican el hecho de tener un Smartphone explicando que puede haber una urgencia para llamar a casa.

 

Para esta inquietud, los organizadores de esta promesa recomiendan un teléfono básico que sólo pueda realizar y recibir llamadas y enviar mensajes de texto. Y esto no los excluiría de este pacto entre familias. “El teléfono básico evita muchas de las distracciones y peligros del teléfono inteligente”.

 

"Dejemos a los niños ser niños un poco más"

 

La creadora, Brooke Shannon recuerda como estos dispositivos están alterando completamente la infancia de los niños de hoy. “Jugar al aire libre, pasar tiempo con los amigos, leer libros y estar con la familia son actividades postergadas ahora para ganar horas que dedicar a Instagram o Youtube”. Por ello, pide que “dejemos a los niños ser niños un poco más”.

 

Desde Wait Until 8th justifican el hecho de esperar a tener uno de estos dispositivos por varios motivos:

 

- Están cambiando la infancia.

 

- Son adictivos.

 

- Son una distracción académica.

 

- Su uso excesivo está alterando el cerebro de los niños.

 

- Los teléfonos inteligentes perjudican el sueño.

 

- Interfieren en las relaciones sociales.

 

- Aumentan el riesgo de ansiedad y depresión.

 

- Ponen a su hijo en riesgo de acoso cibernético.

 

- Exponen a los niños a contenido sexual.

 

- Los altos ejecutivos de empresas tecnológicas prohíben los teléfonos inteligentes para sus hijos.

 

*Publicado originalmente en ReL

 

Más artículos de este tema aquí >

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme