LaFamilia.info
15.09.2008

 

 

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer cambia de manera dramática. A medida que el vientre aumenta de volumen, comienzan las molestias físicas y el peso hace que se adopten malas posturas en actividades como caminar, sentarse y agacharse. Por esto es indispensable adoptar una rutina de ejercicios durante los nueve meses de gestación que prevengan molestias y dolores y hagan de esta etapa un momento placentero y feliz.

 

Los problemas más usuales durante el embarazo son:

 

  • - Dolor de espalda causado por el peso extra del abdomen, que implica un mayor esfuerzo de la espalda.
  • - Hemorroides que pueden verse agravadas por el estreñimiento.
  • - Venas varicosas.
  • - Calambres.
  • - Tobillos hinchados.

 

La postura y las actividades diarias

 

Caminar, sentarse y levantarse, son acciones difíciles durante el embarazo por el peso del bebé y el volumen del cuerpo. Realizarlas incorrectamente aumenta la tensión en el abdomen y la espalda. Una buena postura es importante en cualquier momento, pero durante el embarazo es determinante para el bienestar de la materna.

 

Una mujer embarazada se fatiga fácilmente, y el descanso en los últimos meses del embarazo resulta esencial. A partir de las 34 semanas, y antes si es posible, intente reposar de 30 minutos a una hora, preferiblemente después de cada comida. Si le resulta difícil acostase durante el día, procure descansar en lo posible con los pies en alto.

 

La práctica de la buena postura todo el tiempo del embarazo ayudará a evitar el excesivo esfuerzo de la espalda y del estómago. He aquí unos consejos que ayudarán a evitar molestias por malas posturas:

 

  • - Durante el embarazo, existe una tendencia a caminar mal, con la pelvis empujada hacia delante, acentuando la curvatura de la espalda. La mejor manera de andar es erguida, con la cabeza alta, la espalda derecha, el abdomen y el pecho altos.
  • - Cuando se está cansada, es fácil dejarse caer en una silla con la columna curvada y sujeta de manera inadecuada. Como consecuencia, el abdomen, el pecho y las costillas se inclinan, causando dolor de espaldas. Para evitar esto, hay que sentarse bien atrás en la silla con la espalda y los muslos apoyados, tirando la pelvis hacia abajo y metiendo el abdomen. Para mayor comodidad, utilizar un almohadón para sujetar la curvatura de la espalda.
  • - Para levantar un objeto del suelo hay que agacharse con las rodillas flexionadas y los pies separados, manteniendo la columna derecha.
  • - Para calzarse, siéntese en la cama o en la silla con las piernas separadas, y colocando el pie encima de la rodilla opuesta.
  • - Cuando se debe utilizar la escoba y la pala, hay que agacharse con las rodillas separadas y la espalda derecha.
  • - Cuando se siente en el inodoro, colocar los pies sobre un banquito, las rodillas bien separadas, o inclinarse hacia delante para evitar tensiones.
  • - Una postura incorrecta al planchar es una causa común del dolor de espaldas, Procure evitar doblar la espalda y utilizar una mesa de plancha demasiado baja.
  • - En los últimos meses del embarazo es extremadamente bueno pasar un determinado tiempo al día con los pies en alto. Levantar los pies más arriba que las caderas alivia la presión de las venas de la pelvis, contribuye a la circulación de las piernas y previene contra las varices y la hinchazón de los tobillos.

 

Ejercicios para la base de la pelvis

 

Durante el embarazo, los músculos de la pelvis deben trabajar más de lo normal, ya que soportan el peso del bebé en desarrollo. Es muy importante aprender a contraer estos músculos durante el embarazo si se quiere mantener su elasticidad después del nacimiento. Estos son algunos ejercicios esenciales durante los meses de gestación:

 

  • 1. Acostada, de pie, o sentada sin retener la respiración, contraer los músculos del ano como evitando un movimiento del intestino. Luego realizar esta contracción hacia delante, apretando y elevando la vagina como para contener el flujo de orina. Mantener esta posición y contar hasta cinco, y relajar. Repetir unas cuantas veces en cada sesión, sumando un total de alrededor de 30 veces diarias.
  • 2. Arrodillada sobre los cuatro miembros, con las rodillas directamente bajo las caderas y las manos directamente  debajo de los hombros. Arquear lentamente la espalda y meter la pelvis, contrayendo la cola. Mantener esta posición arqueada durante cinco segundos y relajar. Repetir el ejercicio 6-8 veces.
  • 3. El mismo ejercicio puede ser realizado descansando los antebrazos sobre una caja o una silla. Arquear la espalda construyendo los músculos abdominales y de las nalgas simultáneamente. Realizar cada ejercicio 5-10 veces en tres sesiones diarias.
  • 4. Acostada de espaldas con las rodillas levantadas y los pies apoyados sobre el suelo. Estirar la rodilla izquierda y extender la pierna sobre el suelo. Repetir el ejercicio con la pierna derecha.
  • 5. Acostada de espaldas, con las rodillas levantadas y los pies apoyados sobre el suelo, contraer los músculos de la cola, mantener la contracción durante un momento y relajar.

Problemas de circulación

 

Durante el embarazo, el peso del feto puede presionar sobre las venas principales de las piernas, en la ingle, causando una circulación mala o lenta.

Pueden presentarse cualquiera de los síntomas siguientes:

  • - Desmayos
  • - Dedos hinchados
  • - Calambres
  • - Varices
  • - Tobillos hinchados

 

Estos ejercicios aliviarán la circulación en general:

 

1. Caminar es el mejor ejercicio de todos para ayudar a prevenir los problemas de circulación. Deberías procurar hacer caminatas al aire libre.

2. Cerrar con fuerza los puños. Estirar todos los dedos con fuerza. Repetir a menudo este ejercicio para aliviar los dedos hinchados. Si los anillos le aprietan o se ponen rígidos, consultar al médico.

3. Con los talones apoyados sobre el suelo, doblar los pies hacia arriba desde el tobillo. Doblar los pies hacia abajo y repetir el ejercicio a menudo durante el día.

4. Con los talones apoyados sobre el suelo, meter  con fuerza los dedos de los pies. Estirar los dedos de los pies, y repetir.

5. Con los talones sobre el suelo, mover los pies realizando pequeños círculos. A continuación, girar los pies hacia fuera, durante varias veces.

 

Fuentes: Revista Samborondon de Guayaquil y capitannemo.com.ar

LaFamilia.info
18.08.2008

 

 

 

Su hijo está a su lado y es la gran felicidad de su vida. Sin embargo, usted puede sentirse un poco deprimida y cansada. Esta sensación de vacío se llama «baby blues» y se debe al descenso hormonal del final del embarazo. Es algo normal y pasajero, así que tómelo con calma; pero si usted siente que este estado persiste o si le resulta difícil, no dude en hablar con su médico. Usted acaba de dar a luz y ha hecho un maravilloso trabajo.

 

Sin embargo y aunque le resulte difícil encontrar el tiempo, siga ocupándose de usted y de tener el placer de sentirse fresca y resplandeciente para ser la más bonita de todas las mamás. En esos primeros días de maternidad es muy importante organizarse para descansar. Aunque toda su atención está concentrada en el bebé, también están las comidas, las visitas, las llamadas telefónicas… Así que resérvese media hora al día para algunos tratamientos de belleza mientras el bebé duerme. Prevea también momentos de relajamiento.

 

Después de dar a luz su cuerpo merece un tratamiento prioritario. Tonifíquelo, pero cui¬dado, por el momento no debe hacer trabajar los abdominales. Antes que nada debe comenzar con la reeducación del pirineo para evitar los riesgos de incontinencia urinaria que son muy frecuentes después del parto.

 

Primeros cuidados para el busto

 

Durante el embarazo, los senos son pesados y tensos, resultado de la presión de las glándulas mamarias. Por ello es indispensable usar un sujetador, sobre todo durante la lactancia. El busto recuperará su tamaño normal cuando deje de dar el pecho. Para mantener la belleza del busto es necesario cuidarlo durante todo este período. Antes y después de amamantar a su hijo lave cuidadosamente la areola con una compresa de gasa esterilizada empapada en agua mineral o en suero fisiológico.

 

Luego seque correctamente cada pezón pues la humedad puede provocar agrietamientos en la piel. Los discos absorbentes le ayudarán a mantener secos los pezones.

 

No adelgace drásticamente

 

Después de la primera etapa del posparto, su cuerpo recuperará el equilibrio. Usted duerme mejor pues durante la noche amamanta a su bebé con menos frecuencia. Así que sentirse bien y embellecida por la maternidad es un objetivo que está por alcanzar.

 

Si después del parto tiene unos kilos de más no se apresure haciendo un régimen drástico, más bien tenga una alimentación equilibrada y haga gimnasia. Dos excelentes hábitos para conservar.

 

Para adelgazar hay que empezar disminuyendo las aportaciones calóricas en azúcar y en grasa. Al mediodía puede comer carne y a la noche carne blanca. Ambas acompañadas con verduras cocidas al vapor. Evite todo tipo de excesos y limite las grasas cocidas y los azúcares de eliminación rápida que se transforman en grasa en el cuerpo.

 

Tomar un litro y medio de agua por día le ayudará a perder los kilos de más. Evite tomar alcohol: además de proporcionarle calorías suplementarias... ¡abre el apetito! Cabe destacar que el stress y el cansancio trastornan el adelgazamiento. Es mejor comenzar seriamente a comer de modo equilibrado cuando suspenda la lactancia, pues durante ese período 2 ó 3 kilos de más constituirán una reserva de energía útil.

 

Fuente: Consejos de belleza Clarins: Ser mamá, el momento más hermoso de la vida.

Más artículos de este tema

Ok Revisado
LaFamilia.info
20.04.2008

 

Los primeros 28 días después del nacimiento constituyen la etapa más vulnerable en la vida del ser humano. En este período llamado "neonatal", se dan los cambios fisiológicos que implican el paso de la vida intrauterina a la extrauterina. Esto requiere de una adaptación de todos los órganos y sistemas, pues muchos de ellos eran asumidos por la madre en el útero y ahora deben comenzar a funcionar por sí mismos.

 

Por esto es importante que los papás que esperan un hijo, estén al tanto de lo que se debe esperar del recién nacido para ayudarle a la adaptación a su nueva vida. Es vital saber identificar situaciones anormales que requieran atención médica inmediata pues pueden corregirse a tiempo para que no dejen huellas.

 

Las reacciones iniciales

 

Aunque el recién nacido depende de los cuidados de sus padres, ello no significa que sea totalmente pasivo. Varios estudios han demostrado que desde que nace, el bebé recibe información por todos sus sentidos y realiza intercambios afectivos con las personas más cercanas, especialmente su madre.

 

Desde su nacimiento, el bebé reconoce la voz de mamá. Es capaz también de diferenciar la voz humana de otros sonidos, así como determinar la dirección de donde proviene un ruido.

 

Los olores también están en su memoria. Movimientos de cabeza y variaciones en su ritmo cardiaco demuestran su interés ante un nuevo olor. Luego de la respuesta inicial, dejan de responder cuando el olor se vuelve familiar.

 

El contacto físico también es vital en un neonato. Todo niño recién nacido disfruta de tocar y ser tocado. Para nadie es un secreto que la caricia y el contacto corporal son la forma más primitiva y reconfortante de la comunicación humana. Parte del desarrollo neurológico y emocional del bebé surge de las interacciones por contacto y la sensación de seguridad que ello les brinda.

 

Muchas culturas practican el masaje infantil (técnica que consiste en acariciar y frotar suavemente las extremidades del bebé) pues en él ven beneficios como:

  • - Ayuda a conciliar el sueño del bebé.
  • - Brinda a los padres y al bebé  un vínculo afectivo y de comunicación.
  • - Aumenta la confianza y la sensibilidad de los padres hacia las señales de su bebé.
  • - Estimula el crecimiento y el desarrollo del neonato.
  • - Alivia los gases y los síntomas de cólico.

- Existen terapeutas de masaje infantil acreditados que ofrecen clases para enseñar las técnicas específicas. Sin embargo, muchos padres consideran que el tiempo que le dedican a su bebé les enseña cómo acariciarlo y abrazarlo.

 

Actividades y comportamientos normales del neonato

 

En algunos casos, la ausencia o la presencia de un comportamiento o una actividad  en el recién nacido, pueden indicar un problema. Para saber qué esperar del

bebé en sus primeros días, enumeramos algunos de sus comportamientos y actividades normales.

 

Reflejos

 

Algunos movimientos del bebé son espontáneos y forman parte de sus actividades habituales. Otros responden a ciertas acciones. Los reflejos permiten identificar la actividad normal del sistema nervioso y del cerebro. Estos son algunos de los reflejos normales en los recién nacidos:

 

  • Reflejo de búsqueda: Este reflejo se produce cuando se toca o acaricia la comisura de la boca del neonato. El bebé vuelve la cabeza y abre la boca para seguir y "buscar" en la dirección de la caricia. Esto le ayuda a encontrar el pecho o el biberón para alimentarse.


  • Reflejo de succión: La búsqueda contribuye a la preparación del bebé para la succión. Cuando la comisura de la boca siente el contacto, el bebé comienza a succionar. Los bebés también tienen un reflejo de llevarse la mano a la boca que acompaña los reflejos de búsqueda y de succión y pueden chuparse los dedos o las manos.

  •  

    Reflejo de moro: Este reflejo a menudo se denomina reflejo de sobresalto porque se produce cuando el bebé se sobresalta por un sonido o movimiento estrepitoso. En respuesta al sonido, el bebé echa la cabeza hacia atrás, abre los brazos y piernas, llora, y después vuelve a colocar los brazos y piernas en la posición original. Algunas veces el bebé puede sobresaltarse con su propio llanto, lo cual inicia este reflejo. Este reflejo dura hasta los cinco a seis meses de edad.


  • Reflejo de prensión: El acariciar la palma de la mano del bebé provoca que el bebé cierre los dedos en un apretón. El reflejo de prensión dura solamente un par de meses y es más fuerte en los bebés prematuros.

  •  

    Reflejo de Babinski: Cuando se acaricia firmemente la planta del pie, el dedo gordo se dobla hacia la parte superior del pie y los otros dedos se despliegan en abanico. Este reflejo normalmente dura hasta aproximadamente los 2 años de edad.


  • Los sentidos


  • Los bebés nacen con todos los sentidos desarrollados. Sin embargo, algunos son menos precisos que otros.


  • La visión: Durante los primeros meses, los bebés pueden presentar falta de coordinación en los movimientos oculares e incluso pueden parecer bizcos. Al nacer, los bebés sólo pueden enfocar a una distancia corta (aproximadamente 8 a 10 pulgadas o la distancia entre la cara de la madre y el bebé cuando ésta lo sostiene en brazos). Los bebés pueden seguir o rastrear un objeto en las primeras semanas. Los recién nacidos pueden detectar la luz y la oscuridad pero no pueden ver todos los colores. Por este motivo, muchos libros para bebés y juguetes para niños tienen diseños distintivos en blanco y negro.


  • El oído: Durante el embarazo las madres sienten que el bebé patea o se mueve al percibir ruidos fuertes y se calma al oír música suave y relajante. El oído está totalmente desarrollado en los recién nacidos. Los bebés con audición normal se mueven al percibir ruidos fuertes, prestan atención tranquilos a la voz de la madre y dejan de moverse un poco cuando detectan el comienzo de un tono de conversación. Aparentemente, los recién nacidos prefieren una voz aguda (la de la madre) a una voz grave (masculina).


  • El gusto: Las papilas gustativas comienzan a formarse durante los primeros meses del desarrollo fetal. Se comprobó que los bebés prefieren sabores dulces a sabores agrios o amargos. Además, los bebés demuestran tener una marcada preferencia por la leche materna.

  • El olfato: Se sabe que los recién nacidos tienen un agudo sentido del olfato. Dentro de los primeros días de vida, prefieren el olor de la madre, especialmente de la leche materna que ésta les proporciona.


  • El tacto: Durante los últimos meses del embarazo, el bebé permanece apretado en el útero, con las piernas y los brazos contraídos. Al nacer, los bebés de repente quedan expuestos a un mundo brillante y frío, donde pueden mover los brazos y las piernas libremente. Esta libertad recién adquirida puede hacer que los bebés se vuelvan frenéticos y que lo manifiesten con movimientos bruscos y agitados. Para que el bebé se sienta más seguro, colóquele una mano sobre el abdomen o estréchelo contra su cuerpo. Otra técnica para reconfortar al bebé es envolverlo con una manta. También es importante que la madre sostenga al bebé al alimentarlo, pues la lactancia permite que el bebé pase varias horas en brazos de su madre.

 

Fuentes: aibarra.org, Revista Samborondón de Guayaquil, ymghealthinfo.org

LaFamilia.info
15.07.2008

 

 

Después de los nueve meses de embarazo y del parto, el cuerpo de la mujer necesita de un periodo de ajuste y recuperación en el cual se invierten los cambios anatómicos y funcionales que ocurrieron durante la gestación. Conocido como período de puerperio, el posparto comienza con la salida de la placenta hasta cumplidas las 6 semanas después del parto. En este lapso existen tres etapas:

 

Post alumbramiento o puerperio inmediato: Comienza con la salida de la placenta y termina a las 2 horas de producido el parto.

 

Puerperio mediato: Se extiende hasta 48 horas después del parto.

 

Puerperio tardío o alejado: Son las 6 semanas después de dar a luz.

 

Los cuidados especiales del posparto duran aproximadamente 40 días. Es la época en que se deben tomar precauciones y medidas, tanto en la alimentación, en la higiene, en la sexualidad como en las actividades físicas. Estas son algunas de las cosas que se deben tener en cuenta:

 

• 24 horas después del parto se puede duchar con agua tibia.
• Es necesario el baño diario. El cuidado de los genitales debe ser bastante minucioso para evitar infecciones. Lo aconsejable es realizarse un aseo genital mínimo 2 veces al día, solo con agua o un jabón muy suave y sin perfumes. No necesita desinfectantes locales. Debe secarse de adelante hacia atrás idealmente con toallas desechables. Recuerde que por lo general existen algunos puntos de la episiotomía que caerán solos dentro de los 7 primeros días.
• La dieta puede ser completa después del parto a menos que haya recibido anestesia general, ya que existe riesgo de vómito.
• Repose por lo menos dos horas al día.
• Evitar las actividades físicas por lo menos durante tres semanas. Puede subir escaleras, pero es aconsejable evitar las caminatas, los quehaceres domésticos y otro tipo de actividades al menos durante tres o cuatro semanas. Sin embargo, puede realizar ejercicios para reforzar los músculos de la espalda y abdomen, con el fin de restablecer en parte su longitud y tono originales. Deberá comenzar con un sólo ejercicio, realizándolo 5 veces, y repitiéndolo varias veces al día. En los días siguientes, se añadirán en forma secuencial otros ejercicios.
• Si dará de pecho, utilice sostén tanto en el día como en la noche. Si decide no darle pecho al bebé, emplee un sostén de menor tamaño y aplique bolsas de agua fría. Algunas veces es necesario que el médico recete ciertos medicamentos para disminuir la secreción láctea. Evite también el consumo de medicamentos no prescritos por el médico, porque pueden llegar al niño a través de la leche materna.
• Si el bebé nació por cesárea, colóquese una bolsa de hielo sobre la herida para disminuir la inflamación y el dolor; un analgésico le será de gran utilidad en algunos casos. Hacia el sexto día debe ver al médico para que le retiren los puntos.
• Después del parto no podrá mantener relaciones sexuales por aproximadamente 40 días. Recuerde que después de este periodo, aunque todavía no esté menstruando puede quedar embarazada.

 

Algunas de las sensaciones y cambios que sentirá en el puerperio son:
• Durante los primeros días posteriores al parto es probable sentir cólicos pues el útero estará regresando a las dimensiones que tenía antes del embarazo; esto dura aproximadamente 10 días. Notará también un sangrado que en principio será rojo intenso pero cambiará a un color "asalmonado", luego será blanco y muy líquido y finalmente desaparecerá alrededor del mes.
• Tenga en cuenta también que puede aparecer un edema (o hinchazón) en las extremidades inferiores, entre las 48 ó 72 horas después del parto, coincidiendo con el inicio de la lactancia; sin embargo esto debe desaparecer al cabo de dos o tres días.
• La primera vez que se levante después del parto debe ser acompañada, debido a la pérdida de sangre durante el parto. Esto puede ocasionar una baja de presión brusca y caerse.
• La primera evacuación (defecación) ocurrirá alrededor de los 4 días.
• El proceso del parto es muy fuerte para las mujeres, y se dan bruscos cambios hormonales, como el aumento o disminución de la presión arterial. Ello puede ocasionar mareos y náuseas.

 

Comuníquese de inmediato con su médico si presenta:

• Fiebre de 38°C o más.
• Sangrado vaginal más intenso del que viene experimentando.
• Si hay enrojecimiento de la herida de la cesárea o mucho dolor en el sitio de la episiotomía (la incisión realizada en el orificio de la vulva, para evitar desgarros perineales).
• Si hay enrojecimiento y endurecimiento de uno de los senos, acompañado de malestar y fiebre.
• Dolor de cintura intenso.
• Dolor intenso en las pantorrillas.
• Ardor al orinar.

LaFamilia.info
20.03.2008

Mucho se ha hablado de la importancia de la leche materna en la salud del recién nacido y de su calidad como nutriente. Organizaciones como la OMS y la UNICEF la recomiendan en forma exclusiva hasta los 6 meses de vida aproximadamente.

Los beneficios que tiene la leche materna varían desde proteínas, grasas que proveen energía, lactosa y vitaminas, hasta los minerales necesarios a la capacidad metabólica del bebé. Tiene además componentes que influyen en la acción inmunológica del niño, lo que la hace un alimento insuperable. A continuación presentamos algunos de los aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de amamantar:

  • Amamántelo lo antes posible, preferiblemente dentro de la primera hora siguiente al parto.
  • No confunda su patrón de succión con chupetes o biberones, pues no se parecen en nada al pezón materno. El chupón, además, calma su instinto de succión y puede provocar falta de apetito en el niño.
  • Olvídese del agua azucarada o suero glucosado, salvo prescripción médica. El niño que es amamantado por su madre no necesita agua, zumos o infusiones hasta alrededor de los 6 meses.
  • Amamante a su hijo a libre demanda. La leche materna es la ideal para el bebé y se digiere muy rápido, de forma que permite que el bebé coma más y se desarrolle perfectamente.
  • Permita que su hijo marque el tiempo de cada toma, la cual varía del principio al final. La primera contiene más agua para saciar la sed del niño, en tanto que la última es más rica en grasa para saciar su hambre. Espere que el niño se suelte por sí solo; de no hacerlo, cámbielo al otro pecho después de 25 minutos más o menos, y deje que tome lo que desee.

¿Cómo saber si el bebé recibe suficiente alimento?

Típicamente durante los primeros días, mientras el bebé está recibiendo el calostro, el recién nacido mojará solamente uno o dos pañales diarios. Una vez que la leche "baje", generalmente el tercer o cuarto día, el niño comenzará a mojar 5 a 6 pañales desechables cada 24 horas. La mayoría de los bebés de esta edad deben tener por lo menos 2 -5 deposiciones diarias durante las primeras semanas. Recuerde que lo que sale = a lo que entra. También asegúrese que el bebé esté alerta y contento. Los bebés muy dormilones o que se muestran letárgicos pueden necesitar ser vistos por el médico para asegurarse que no se deshidraten por falta de tiempo al pecho.

Del nacimiento a los cuatro meses un bebé que recibe solo pecho típicamente subirá entre 113 - 226 gramos por semana (4 - 8 onzas). De los 4 a los 6 meses el bebé subirá entre 85 - 142 gr. por semana (3- 5 onzas). De los 6 a los 12 meses el niño subirá de 42 - 85 gr. por semana (1.5 - 3 onzas).

¿Cómo aumentar la producción de leche?

  • Ofrezca el pecho con mayor frecuencia. Su leche se produce a base de oferta y demanda. Entre más estimulación reciba el pecho (al amamantar más y vaciarse el pecho a menudo) el cuerpo recibirá la señal para hacer más leche.
  • Ofrezca ambos senos cada toma y cambie de lado frecuentemente durante la misma toma.
  • Deje que su bebé satisfaga todas sus necesidades de succión al pecho.
  • Asegúrese de que usted esté recibiendo nutrición y líquidos adecuados junto con suficiente descanso.

Problemas que se presentan en la lactancia

Pezones adoloridos o agrietados: Lo primero que se debe hacer es revisar la forma en que se coloca al bebé. El pezón debe estar centrado en la boca del niño y el bebé debe afianzarse a una mayor cantidad del pezón y la areola (la parte obscura alrededor del pezón). Si el bebé solo se afianza de la punta del pezón, puede causar pezones adoloridos y a veces hasta grietas que sangran.

Otra causa es el congestionamiento de los pechos, ya que le puede hacer difícil al bebé afianzarse bien al pezón. Use paños calientes para suavizar el pezón y la areola antes de dar el pecho o sáquese un poco de leche para suavizar el pezón y facilitar el afianzamiento del niño al pezón.

Pezones invertidos: Los pezones invertidos lo son porque tienen "adherencias" o ligamentos más cortos o más largos de lo habitual. Hay distintos grados de inversión de pezones. Algunos están apenas invertidos, y un bebé con succión normal puede traer el pezón hacia fuera sin dificultad. Otros pezones son invertidos moderada o severamente, lo que significa que cuando son comprimidos se retractan profundamente, al mismo nivel o por detrás de la areola. Un pezón muy retraído puede hacer la prendida y el amamantamiento más difícil. En estos casos se debe hacer tratamiento antes o durante el embarazo

La intervención más efectiva para tratar pezones invertidos es estimular y formar el pezón justo antes de amamantar. Para un pezón invertido, es aconsejable formar el pezón colocando tu pulgar detrás del pezón (los demás dedos debajo) y empujarlos hacia tu pecho. Esto trabaja mejor en una posición de lado. La bomba extractora puede ser usada para ayudar a sacar el pezón inmediatamente antes de alimentar al bebé.

Mastitis: La madre que sufre del conducto obstruido encontrará una parte dura y adolorida en el seno. En algunas ocasiones esa parte del seno se enrojece. La madre que sufre de una infección del seno puede sentir estos mismos síntomas junto con malestar general, cansancio y fiebre.

El tratamiento para los conductos obstruidos y la infección en los pechos básicamente es el mismo. La lactancia frecuente ayuda bastante tanto como alivio al dolor y para reducir la inflamación. El ponerse paños húmedos calientes o tomar una ducha tibia además de hacerse masaje suave en el pecho antes de amamantar, puede asistir para que se vacíe el seno.

Si se tiene una infección en el pecho no es necesario destetar. Si la infección está presente, el bebé está libre de los gérmenes debido a las propiedades antibacteriales de la leche materna. Si la fiebre no se resuelve en 24 horas después de implementar el descanso, calor húmedo, masaje, lactancia frecuente, y si la madre sigue con malestar, entonces es recomendable que ella se ponga en contacto con su médico.

Cómo prevenir mastitis

  • No tener períodos demasiado extensos y repentinos entre cada mamada.
  • No use sostén que aprieta (tales como los que tienen varillas)
  • No cargue pañalera pesada
  • Cuide que el bebé esté amamantando bien afianzado al seno.

Fuente: Revista Samborondón de Guayaquil; Liga de la Leche

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2021 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme