Por José Manuel Moreno/Aceprensa - 04.01.2021

 

foto: jcomp

 

Todo el mundo sabe que pasar mucho tiempo sentado y no practicar ejercicio físico es perjudicial; pero no todo el mundo actúa en consecuencia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no pide imposibles. Sus recomendaciones actualizadas subrayan que moverse tan solo un poco, aunque no sea lo ideal, ya es beneficioso para la salud.

 

Según datos de la última Encuesta Nacional de Salud (2017), en España la vida laboral es principalmente sedentaria. Hombres y mujeres refieren que pasan la mayor parte de su actividad principal sentados, en proporciones similares (38%). En el tiempo libre, el 37,8% de la población de 15 y más años (41,9% de mujeres y 33,5% de hombres) refiere que lo ocupa de forma casi completamente sedentaria (leer, ver la televisión, ir al cine, etc.), aunque en conjunto parece observarse una tendencia descendente.

 

El 35,3% de la población de entre 15 y 69 años no alcanza el nivel de actividad física saludable recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El incumplimiento de las recomendaciones es mayor en mujeres (37%) que en hombres (33,5%), y en las clases sociales menos acomodadas. El tiempo medio diario que se pasa sentado es de 5 horas, algo mayor en hombres (5,2 horas) que en mujeres (4,8). Es muy similar en todos los grupos de edad excepto en el grupo de 15 a 24 años, mucho más elevado (6,4).

 

El 73,9% de la población infantil (1-14 años) pasa a diario una hora o más de su tiempo libre entresemana frente a una pantalla, incluyendo ordenador, tableta, TV, vídeos, videojuegos o la pantalla del teléfono móvil. Más de uno de cada dos pequeños de 1 a 4 años pasa más de una hora. Con estos datos no es difícil entender el crecimiento constante en el número de personas con sobrepeso u obesidad, pero también con otras enfermedades asociadas a los hábitos de vida, como son la hipertensión arterial, la enfermedad cardiovascular o la diabetes.

 

Dieta mediterránea y gimnasia sueca

 

Durante muchos años se ha puesto el énfasis en conseguir modelos de alimentación más saludables, más acordes a la tradición mediterránea (frutas, verduras, legumbres, aceite de oliva, pescado, lácteos fermentados), perdida en gran medida. Sin embargo, el gran cambio lo ha supuesto la forma en que vivimos, el modo en que nos movemos y cómo ocupamos el tiempo libre.

 

En la Asamblea Mundial de la Salud del año 2018 se fijó como objetivo disminuir en un 15% el nivel de inactividad física en las personas adultas y en los jóvenes y adolescentes. Como consecuencia de esa propuesta, la OMS ha revisado recientemente sus recomendaciones de actividad física y conducta sedentaria del año 2010.

 

Por vez primera, estas recomendaciones incluyen no solo a todos los grupos de edad a partir de los 5 años, sino también a las mujeres durante el embarazo y en el puerperio, y a las personas con discapacidad. Las recomendaciones se elaboraron a partir de la revisión de la evidencia científica disponible hasta la fecha, graduada en función de la calidad de los estudios clínicos realizados.

 

Para todos los grupos de edad y condición se señala que hacer algo de ejercicio físico es mejor que no hacer nada. Para aquellos con poco hábito de ejercicio, es mejor comenzar dedicando poco tiempo y aumentar gradualmente la frecuencia, la intensidad y la duración. Solo las personas en esta situación deben asesorarse por un profesional de la salud antes de aumentar su actividad física.

 

En esta tabla se señalan las recomendaciones para cada grupo de edad o condición de salud, así como los efectos sobre la salud.

 

El tiempo total es lo que importa

 

¿Qué ha cambiado con respecto a las recomendaciones de 2010? No importa el tiempo que se dedique cada vez (en la anterior recomendación solo se consideraban los periodos superiores a 10 minutos), sino el tiempo total dedicado. También se ha modificado el tiempo semanal recomendado, en función del grado de actividad física (un mínimo de 75 minutos a la semana si es intensa y 150 minutos si es de moderada intensidad). Se señala también que en los adultos mayores son preferibles las actividades físicas multicomponente, que combinan actividad de fuerza y otras de equilibrio o resistencia.

 

En el caso de los más jóvenes, se prioriza que el promedio sea de al menos 60 minutos al día, o sea, que se trate de una actividad habitual.

 

También es de reseñar que tan importante es hacer ejercicio como limitar las actividades sedentarias o, en su defecto, aumentar el tiempo dedicado al ejercicio para compensarlo.

 

Está claro que elaborar unas guías no equivale a que las personas vayan a aumentar su actividad física, pero es un buen primer paso. Debe acompañarse de medidas y estrategias que faciliten su puesta en práctica, pero también de la concienciación y responsabilidad de cada persona.

 

Dr. José Manuel Moreno Villares

Pediatra

Publicado originalmente en Aceprensa

 

 

 

LaFamilia.info - 04.12.2020

 

foto: unplash.com

 

Al hablar de batidos de proteína nos hace imaginar rápidamente a deportistas que buscan ganar masa muscular. ¿A qué se debe? Porque a grandes rasgos esa es una de sus funciones.

 

Sin embargo, es más que eso, los batidos de proteínas aportan los aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir por sí mismo y aparecen como una alternativa más para tener el nutriente necesario en nuestra alimentación. 

 

Estilo de vida saludable 

 

El cuidar nuestro cuerpo ha sido una preocupación del ser humano desde épocas inmemoriales. Pueden existir diversos motivos por los que uno empieza a cuidarse, pero las principales preocupaciones incluyen temas sobre la sensibilidad alimentaria y la obesidad, así como el aumento de las enfermedades. 

 

A lo largo de los años, las personas han ido cambiando sus hábitos de consumo hacia otros más beneficiosos y con la llegada de la pandemia mundial esto se ha acelerado drásticamente. Al buscar alternativas para elevar nuestras defensas ante la coronavirus, los batidos proteicos han sido una de esas respuestas. 

 

El confinamiento incrementó la demanda de bebidas proteicas 

 

Durante la crisis sanitaria, diversas investigaciones han confirmado un incremento de las horas de sedentarismo entre los jóvenes, sin embargo, también se ha registrado un aumento considerable de actividad física, especialmente entre la población femenina. 

 

De acuerdo con un estudio realizado por MAMIfit, compañía especializada en el cuidado y bienestar de la mujer, antes del confinamiento tan solo un 36 % practicaba ejercicio durante tres o más días a la semana, pero durante los últimos meses esta cifra ha aumentado hasta el 70 %.  

 

Según opiniones de las encuestadas, es importante que mantengamos una rutina regular que incluya ejercicio diario, tener una dieta equilibrada, mantenernos hidratados y dormir lo suficiente para controlar los niveles de estrés.

 

Además, con estos tiempos de confinamiento, con los gimnasios cerrados, las personas están invirtiendo en salud, tendiendo a conseguir nuevos métodos de ejercicios que van más allá de solo levantar pesas o tener una cinta para correr, con todo esto, los batidos de proteínas han tenido una gran aceptación y gran consumo.

 

Nuestro sistema inmunológico funciona como el mecanismo de defensa de primera línea contra los microorganismos que causan enfermedades y nos protege de todos los virus y microbios que podemos estar expuestos día tras día. Un estilo de vida saludable a la par con una dieta bien balanceada que contenga las proteínas necesarias es crucial para el buen funcionamiento y mantenimiento de nuestro sistema inmunológico.

 

Tendencias de consumo 

 

Las nuevas tendencias de consumo respecto al vegetarianismo, veganismo y flexitarianismo son factores determinantes en el crecimiento de suplementos de proteínas. La inserción de productos fabricados con diversas fuentes vegetales, como guisantes, soja y espirulina están impulsando el crecimiento de la industria. 

 

En ese contexto, se prevé que el mercado de proteínas de origen vegetal se expanda a una tasa compuesta anual del 8,8 % de 2020 a 2027. 

 

 

LaFamilia.info - 23.06.2020

 

 

Dormir bien no siempre es fácil cuando estás solo, pero a menudo es mucho más complicado si duermes en pareja. Las parejas deben elegir un buen colchón, que ofrezca noches de descanso y confort para los dos. Porque cuando somos dos en la misma cama, podemos sentir los movimientos del otro durante la noche, arriesgándonos a despertar y a no poder dormirnos de nuevo. 

 

Saber cómo elegir colchón ya es difícil cuando estás solo, por lo que elegir un colchón para dos personas, con diferentes gustos y necesidades, es todo un desafío. Afortunadamente, existen soluciones simples y económicas. No es necesario poner en riesgo nuestra vida amorosa durmiendo en habitaciones separadas ni comprando dos colchones individuales. Entonces, ¿qué colchón elegir para dormir en pareja? Aquí están nuestras respuestas.

 

¿Cómo dormir bien en pareja?

 

La independencia de lechos: la clave para pasar noches tranquilas en pareja

 

Es imposible sentirse descansado después de noches durmiendo mal. Tanto nuestros movimientos al dormir como los de nuestra pareja, que se extienden por todo el colchón, nos despiertan e impiden volver a conciliar el sueño. Aquí es donde entra en juego la independencia de lechos, la solución para dormir tranquilo en pareja. Pero, ¿qué es exactamente la independencia de lechos? 

 

Un colchón con una buena independencia de lechos es aquel que permite que cada persona se ajuste a su área de descanso. Así, si uno de nosotros se mueve mucho durante la noche, esos movimientos no afectarán el sueño del otro. En un colchón más clásico o en uno en mal estado, la independencia de lechos es casi inexistente; las dos personas durmientes extienden, sin querer, sus movimientos al otro. En estas condiciones, es difícil descansar. 

 

Por todo ello, este se ha convertido en un factor particularmente importante en los últimos años a la hora de elegir un colchón. ¿Sabías que una persona se gira, de media, 40 veces en una sola noche? Quizás esto te haga pensar en la importancia de este aspecto a la hora de renovar tu cama.

 

La independencia de lechos se forja, principalmente, en el interior del colchón. En este sentido, ha de prestarse atención a su composición. Por ejemplo, aquellos fabricados con muelles ensacados son una excelente opción. Este sistema proporciona un soporte eficaz que ofrece la ansiada independencia a cada uno de los lados de la cama.

 

La espuma viscoelástica, que ha revolucionado el mundo de los colchones en las últimas décadas, también es un importante material en la búsqueda de la independencia de lechos. Un colchón equipado con una capa viscoelástica se adaptará a la forma de tu cuerpo y te ofrecerá un soporte perfecto, respetando la alineación de tu columna vertebral. Los colchones viscoelásticos también eliminan los puntos de presión y, por lo tanto, las sensaciones de dolor o cansancio al despertar. Esta tecnología permite una relajación óptima de los músculos y promueve un sueño de calidad. Además, estos colchones son excelentes para dormir en pareja, puesto que también favorecen la independencia de lechos. 

 

El colchón perfecto para dormir en pareja

 

 

El colchón viscoelastico Hypnia Bienestar Superior, por ejemplo, combina ambas tecnologías: muelles y viscoelástica. Contiene una capa de espuma viscoelástica de última generación que sirve de revestimiento para cientos de muelles ensacados. Este colchón también cuenta con una funda de bambú. El bambú tiene propiedades absorbentes que permiten que circule el aire y protegen tanto del calor como de la humedad. El colchón Bienestar Superior separa a la perfección las zonas de descanso de las dos personas. Está diseñado para minimizar la sensación de movimiento y ofrecer una comodidad sin igual. Cuenta con 7 zonas de confort (cabeza, hombros, espalda, lumbares, glúteos, muslos y piernas) y mantiene la columna alineada. Además, alivia el dolor de espalda y cuello, eliminando los puntos de presión. 

 

En cuanto a la independencia de lechos, este colchón permite a la pareja dormir plácidamente y sin molestarse. Cada persona podrá moverse sin molestar a su compañero: la espuma viscoelástica absorbe el peso de cada cuerpo, mientras que los muelles redistribuyen la presión y el movimiento.

 

¿Cuestión de tamaño?

 

El tamaño del colchón también se tiene en cuenta cuando queremos elegir el más adecuado para una pareja. Lógicamente, cuanto más grande sea, más cómodo resultará, porque podrás moverte más sin molestar a tu pareja. Aunque la medida estándar de las camas dobles en España ronda los 135 cm, actualmente el mercado ofrece muchos más tamaños.  Si tu habitación lo permite, puedes apuntar alto y elegir una cama king size, de 180 x 200 cm. Si tienes limitaciones de espacio, puedes optar por otras medidas grandes, como por ejemplo 140 × 200 cm o, mejor aún, 160 × 200 cm. Disfrutarás de un auténtico descanso de calidad.

 

Dormir bien es esencial para todos, y elegir el colchón adecuado es esencial para un sueño reparador, ya sea en pareja o solo. Sin embargo, para las parejas, entran en juego factores más específicos, como la independencia de lechos: la solución ideal para disfrutar de largas noches de descanso aprovechando todas las ventajas de dormir juntos, sin sufrir sus consecuencias. Si es lo que tú también estás buscando, opta por un colchón de calidad, especialmente diseñado para parejas y que garantice la independencia de lechos.

 

 

 

LaFamilia.info - 27.10.2020

 

 foto: pixabay

 

Aunque el confinamiento se levantó en la mayoría de los países, lo cierto es que muchos padres prefieren mantener a sus hijos resguardados en casa, antes el riesgo de ser contagiados de COVID-19. También se presenta el caso de muchos padres que trabajan desde casa y tienen mayor tiempo para compartir con los hijos dentro del hogar.

 

Entre las técnicas más recomendadas por los pediatras para combatir la ansiedad en los niños es practicar deporte dentro de casa. Para ello, se debe habilitar un área de la casa que sirva de espacio deportivo para todos los miembros de la familia. También aprovechar ese momento de la actividad física, para reforzar los vínculos afectivos.

 

De acuerdo con la Asociación Española de Pediatría (AEP), la actividad física ayuda a combatir los posibles efectos del confinamiento en niños. El coach deportivo y colaborador en FITNESSPiratas, Leonardo Martínez, refirió que "durante el confinamiento es muy probable que los niños hayan subido de peso y eso los pone en riesgo desde edad muy temprana a enfermedades relacionadas a la obesidad como: hipertensión y diabetes. Por lo tanto, se debe fomentar la actividad física en ellos para fortalecer su sistema inmunológico y alejarlos de los riesgos de enfermedades".

 

No obstante, el deporte ayuda a reducir los niveles de estrés y al practicarlo juntos en familia se vuelve un momento divertido que también fomenta el positivismo, ante esta situación inusual como lo es la pandemia. Durante el ejercicio el cuerpo libera endorfinas que también son conocidas como hormonas de la felicidad y aportan esa sensación general de bienestar. Por ende, disminuye la tensión nerviosa o la negatividad.

 

Niños de uno a cinco años

 

Por lo general, los niños entre el rango de edad de uno a cinco años suelen ser muy activos, tienen un espíritu inquieto porque se mantienen constantemente explorando el mundo e intentando entender todo su entorno. Lo más recomendable es que realicen actividades diversas de al menos 3 horas, donde se incluya actividad física moderada y vigorosa. En las actividades deportivas pueden realizar un baile y en las actividades recreativas juegos en el jardín. Lo más idóneo es que también tengan contacto con la naturaleza para recibir vitamina D proveniente del sol. 

 

Niños entre 6 y 8 años 

 

Los niños entre 6 y 8 años tienen mejor capacidad para realizar actividad física qué podría llegar hasta los 60 minutos, pero en actividades moderadas como caminar o salir a un paseo en bicicleta. Mientras que actividades recreativas podrían ser: pintar, cantar, disfrazarse. A esa edad la imaginación está a su nivel máximo y es necesario que los padres dediquen un tiempo a jugar con ellos, para entender más su mundo y conectar de manera especial. Así no se sentirán vulnerables frente a la pandemia. De igual manera, las actividades fuera de casa son importantes para que pueda tomar aire y exponerse al sol.

 

 

 

LaFamilia.info - 27.01.2020

 

Foto: Pixabay 

 

Empezar a hacer dieta supone algunas dificultades si no tenemos un horario para nuestras comidas. Una de los problemas surge al momento de almorzar. Por ejemplo, si nos toca trabajar, llevar la comida a la oficina puede resultar a veces incómodo. En algunas ocasiones, tendremos el antojo de comprar un sándwich en un kiosko. Por ello, es posible que en algún momento terminemos por almorzar comida chatarra.

 

Los snacks, hamburguesas y todo tipo de fast food en general solo perjudican nuestra dieta y no aportan nada saludable a nuestro organismo. Se trata de alimentos que concentran demasiadas calorías y casi ningún nutriente. Otras personas prefieren saltarse el almuerzo, lo cual puede producir gastritis. Estas llegan a casa y comen de manera descontrolada, lo cual también puede ocasionar problemas estomacales.

 

Llevar alimento a la oficina resulta siendo, finalmente, la opción más económica y segura de consumir las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita. Por ello, hemos elaborado una lista de consejos útiles para controlar nuestra alimentación cuando estamos en el trabajo.

 

1. Bebe mucho líquido. Beber suficiente agua es importante para nuestro organismo. No podemos compensarla con gaseosas o jugos artificiales, pues estos solo tienen grandes cantidades de azúcar, lo cual es perjudicial para nuestra dieta.

 

2. Llevar siempre un snack saludable. Entre comidas es necesario consumir algo para saciar la sensación de hambre. Debemos evitar los bizcochos y productos a base de harinas. Las frutas y el yogurt nos dan las vitaminas necesarias para nuestro organismo, mientras otros como las barritas energéticas aportan hidratos de carbono, los cuales proporcionan la energía y el ‘combustible’ necesario para continuar con nuestro trabajo. 

 

3. Cocina de más en la noche. Quizás en la mañana sea un poco difícil levantarse y preparar un snack. Entonces, en la noche podemos cocinar un poco más y preparar un sándwich para el día siguiente.

 

4. No olvides la ensalada. Las verduras son una gran fuente de vitaminas. Además, le dan un toque especial a nuestra comida o snack. No debemos olvidar de incluirlas en nuestra dieta diaria. Al mismo tiempo, debemos reducir los aceites y mayonesas de nuestra alimentación. Una buena decisión es cambiarlas por limón o vinagre.

 

5. Guarda los alimentos en el congelador. Podemos escoger un día de la semana para cocinar ciertos alimentos y guardarlos en porciones en el congelador. De esta forma, tendremos comida lista para llevar cada día y nos ahorraremos mucho tiempo.

 

Como vemos, no es imposible instaurar una dieta y seguirla al pie de la letra en el trabajo. Por supuesto, no todo tiene que ser de una forma rígida. Podemos reservar un día de la semana para comer lo que deseemos. De ese modo, no estaremos tentados a romper la dieta el resto de días. Para lograr nuestros objetivos, solo necesitamos determinación y organización en nuestros estilos de vida. Finalmente, nos sentiremos satisfechos con nosotros mismos y nuestro cuerpo nos lo agradecerá.

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2021 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme