ReL/Cari Filii News - 16.12.2020

 

foto: publicada en ReL

 

En el día de la Inmaculada Concepción, el Papa Francisco también ha querido recordar a San José, su esposo, a través de una Carta Apostólica en modo de Motu Proprio, Patris Corde, con motivo del 150 aniversario de la declaración de San José como patrono de la Iglesia Universal.

 

Para mostrar su papel fundamental en la Iglesia, el Papa ha querido convocar un Año de San José, desde este mismo martes hasta el 8 de diciembre del 2021. Para ello, un decreto de la Penitenciaria Apostólica concederá también indulgencias plenarias durante este periodo.

 

El decreto asegura que con la convocatoria de este Año de San José, se pretende, continúa el Decreto, “que todos los fieles sobre su ejemplo puedan fortalecer cotidianamente su vida de fe en cumplimiento pleno de la voluntad de Dios”.

 

La paternidad de San José

 

Aprovechando este aniversario, Francisco afirma querer “compartir con ustedes algunas reflexiones personales sobre esta figura extraordinaria, tan cercana a nuestra condición humana”, un deseo que afirma que ha ido creciendo en estos meses de pandemia.

 

“Todos pueden encontrar en San José —el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta— un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad. San José nos recuerda que todos los que están aparentemente ocultos o en ‘segunda línea’ tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación. A todos ellos va dirigida una palabra de reconocimiento y de gratitud”, agrega.

 

Por ello, el Papa profundiza en la paternidad de San José en siete aspectos concretos:

 

1. Padre amado

 

Francisco recuerda que “San Pablo VI observa que su paternidad se manifestó concretamente ‘al haber hecho de su vida un servicio, un sacrificio al misterio de la Encarnación y a la misión redentora que le está unida; al haber utilizado la autoridad legal, que le correspondía en la Sagrada Familia, para hacer de ella un don total de sí mismo, de su vida, de su trabajo; al haber convertido su vocación humana de amor doméstico en la oblación sobrehumana de sí mismo, de su corazón y de toda capacidad en el amor puesto al servicio del Mesías nacido en su casa”.

 

Además, recalca que “por su papel en la historia de la salvación, san José es un padre que siempre ha sido amado por el pueblo cristiano, como lo demuestra el hecho de que se le han dedicado numerosas iglesias en todo el mundo; que muchos institutos religiosos, hermandades y grupos eclesiales se inspiran en su espiritualidad y llevan su nombre; y que desde hace siglos se celebran en su honor diversas representaciones sagradas. Muchos santos y santas le tuvieron una gran devoción, entre ellos Teresa de Ávila, quien lo tomó como abogado e intercesor, encomendándose mucho a él y recibiendo todas las gracias que le pedía. Alentada por su experiencia, la santa persuadía a otros para que le fueran devotos”.

 

2. Padre en la ternura

 

En este aspecto, el Santo Padre explica que “Jesús vio la ternura de Dios en José: 'Como un padre siente ternura por sus hijos, así el Señor siente ternura por quienes lo temen'". (Sal 103,13).

 

De este modo, añade que “también a través de la angustia de José pasa la voluntad de Dios, su historia, su proyecto. Así, José nos enseña que tener fe en Dios incluye además creer que Él puede actuar incluso a través de nuestros miedos, de nuestras fragilidades, de nuestra debilidad. Y nos enseña que, en medio de las tormentas de la vida, no debemos tener miedo de ceder a Dios el timón de nuestra barca. A veces, nosotros quisiéramos tener todo bajo control, pero Él tiene siempre una mirada más amplia”.

 

3. Padre en la obediencia

 

“Así como Dios hizo con María cuando le manifestó su plan de salvación, también a José le reveló sus designios y lo hizo a través de sueños”, resalta el Papa. El primero, ante la angustia del embarazo incomprensible de María; el segundo, cuando obedeció y llevó a María y Jesús a Egipto.

 

“En la vida oculta de Nazaret, bajo la guía de José, Jesús aprendió a hacer la voluntad del Padre. Dicha voluntad se transformó en su alimento diario. Incluso en el momento más difícil de su vida, que fue en Getsemaní, prefirió hacer la voluntad del Padre y no la suya propia y se hizo ‘obediente hasta la muerte […] de cruz’. Por ello, el autor de la Carta a los Hebreos concluye que Jesús ‘aprendió sufriendo a obedecer’”, añade el Pontífice.

 

4. Padre en la acogida

 

“José acogió a María sin poner condiciones previas. Confió en las palabras del ángel. La nobleza de su corazón le hace supeditar a la caridad lo aprendido por ley; y hoy, en este mundo donde la violencia psicológica, verbal y física sobre la mujer es patente, José se presenta como figura de varón respetuoso, delicado que, aun no teniendo toda la información, se decide por la fama, dignidad y vida de María. Y, en su duda de cómo hacer lo mejor, Dios lo ayudó a optar iluminando su juicio”, afirma el Papa sobre este aspecto de su paternidad.

 

Por ello, ante todo esto considera que “José no es un hombre que se resigna pasivamente. Es un protagonista valiente y fuerte. La acogida es un modo por el que se manifiesta en nuestra vida el don de la fortaleza que nos viene del Espíritu Santo. Sólo el Señor puede darnos la fuerza para acoger la vida tal como es, para hacer sitio incluso a esa parte contradictoria, inesperada y decepcionante de la existencia”.

 

5. Padre de la valentía creativa

 

Esta “valentía creativa” de la que habla el Papa surge “especialmente cuando encontramos dificultades”. En este punto, explica que “José era el hombre por medio del cual Dios se ocupó de los comienzos de la historia de la redención. Él era el verdadero ‘milagro’ con el que Dios salvó al Niño y a su madre. El cielo intervino confiando en la valentía creadora de este hombre, que cuando llegó a Belén y no encontró un lugar donde María pudiera dar a luz, se instaló en un establo y lo arregló hasta convertirlo en un lugar lo más acogedor posible para el Hijo de Dios que venía al mundo. Ante el peligro inminente de Herodes, que quería matar al Niño, José fue alertado una vez más en un sueño para protegerlo, y en medio de la noche organizó la huida a Egipto”.

 

“La Sagrada Familia tuvo que afrontar problemas concretos como todas las demás familias, como muchos de nuestros hermanos y hermanas migrantes que incluso hoy arriesgan sus vidas forzados por las adversidades y el hambre. A este respecto, creo que san José sea realmente un santo patrono especial para todos aquellos que tienen que dejar su tierra a causa de la guerra, el odio, la persecución y la miseria”.

 

6. Padre trabajador

 

Un aspecto que caracteriza a san José y que se ha destacado desde la época de la primera Encíclica social, la Rerum novarum de León XIII, es su relación con el trabajo. “San José era un carpintero que trabajaba honestamente para asegurar el sustento de su familia. De él, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo”, afirma Francisco.

 

El trabajo se convierte en ocasión de realización no sólo para uno mismo, sino sobre todo para ese núcleo original de la sociedad que es la familia. Una familia que carece de trabajo está más expuesta a dificultades, tensiones, fracturas e incluso a la desesperada y desesperante tentación de la disolución. ¿Cómo podríamos hablar de dignidad humana sin comprometernos para que todos y cada uno tengan la posibilidad de un sustento digno?”.

 

7. Padre en la sombra

 

Francisco cita en este punto al escritor polaco Jan Dobraczyński y su libro La sombra del Padre, donde noveló la vida de san José. “Con la imagen evocadora de la sombra define la figura de José, que para Jesús es la sombra del Padre celestial en la tierra: lo auxilia, lo protege, no se aparta jamás de su lado para seguir sus pasos. Nadie nace padre, sino que se hace. Y no se hace sólo por traer un hijo al mundo, sino por hacerse cargo de él responsablemente. Todas las veces que alguien asume la responsabilidad de la vida de otro, en cierto sentido ejercita la paternidad respecto a él”, indica el Pontífice.

 

En este sentido, Francisco recalca que “ser padre significa introducir al niño en la experiencia de la vida, en la realidad. No para retenerlo, no para encarcelarlo, no para poseerlo, sino para hacerlo capaz de elegir, de ser libre, de salir. Quizás por esta razón la tradición también le ha puesto a José, junto al apelativo de padre, el de ‘castísimo’. No es una indicación meramente afectiva, sino la síntesis de una actitud que expresa lo contrario a poseer. La castidad está en ser libres del afán de poseer en todos los ámbitos de la vida. Sólo cuando un amor es casto es un verdadero amor. El amor que quiere poseer, al final, siempre se vuelve peligroso, aprisiona, sofoca, hace infeliz”.

 

Por ello, cree que “la felicidad de José no está en la lógica del auto-sacrificio, sino en el don de sí mismo. Nunca se percibe en este hombre la frustración, sino sólo la confianza. Su silencio persistente no contempla quejas, sino gestos concretos de confianza. El mundo necesita padres, rechaza a los amos, es decir: rechaza a los que quieren usar la posesión del otro para llenar su propio vacío; rehúsa a los que confunden autoridad con autoritarismo, servicio con servilismo, confrontación con opresión, caridad con asistencialismo, fuerza con destrucción”.

 

Publicado en Cari Filii News

 

 

ACI - 16.10.2020 

 

 

Carlo, un joven italiano de 15 años que falleció en 2006 de leucemia, es conocido como el “ciberapostol de la Eucaristía”. Dedicó su corta vida a promover la adoración eucarística, para lo cual construyó un sitio web en internet dedicado a recoger testimonios sobre milagros eucarísticos.

 

De hecho, es conocido por haber construido una exposición sobre los milagros eucarísticos, que ha recorrido numerosos lugares en todo el mundo.

 

“Su testimonio indica a los jóvenes de hoy que la verdadera felicidad se encuentra poniendo a Dios primero y sirviéndole en los hermanos, especialmente en los últimos. ¡Un aplauso para el nuevo joven beato millennial!”, señaló el Papa Francisco en días.

 

A continuación algunas de las frases que el Beato dejó como legado del que se puede aprender a vivir una juventud santa en el siglo XXI:

 

1. “La Virgen María es la única mujer en mi vida”.

 

2. “Cuanto más recibamos la Eucaristía, más nos haremos semejantes a Jesús, de modo que en la tierra tendremos un anticipo del Cielo”.

 

3. “Al estar ante Jesús Eucaristía nos hacemos santos”.

 

4. “Hay gente que sufre mucho más que yo”. “Ofrezco todo el sufrimiento que tendré que padecer por el Señor, por el Papa y por la Iglesia”.

 

5. “Pide ayuda continuamente a tu ángel de la guarda. Tu ángel de la guarda tiene que volverse tu mejor amigo”.

 

6. “No temas, porque con la Encarnación de Jesús, la muerte se vuelve vida y no hay necesidad de escapar: en la vida eterna nos espera algo extraordinario”.

 

7. “Jerusalén está a la vuelta de la esquina”.

 

8. “Todas las personas nacen como originales, pero muchas mueren como fotocopias”.

 

9. “Estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida”.

 

10. “La felicidad es mirar hacia Dios, la tristeza es mirar hacia uno mismo”.

 

11. “No yo, sino Dios”. “La santificación no es un proceso de suma, sino de resta. Menos yo para dejar espacio a Dios”.

 

12. “¡Criticar a la Iglesia significa criticarnos a nosotros mismos! La Iglesia es dispensadora de tesoros para nuestra salvación”.

 

13. “Lo único que debemos pedirle a Dios en oración es el deseo de ser santo”.

 

14. “Nuestra alma es como un globo aerostático. Si por casualidad hay un pecado mortal, el alma cae al suelo. La Confesión es como el fuego debajo del globo que permite al alma volver a elevarse. Es importante ir a confesarse con frecuencia”.

 

15. “Estoy feliz de morir, porque he vivido mi vida sin desperdiciar un minuto en las cosas que no agradan a Dios”.

 

16. “Nuestra meta debe ser lo infinito, no lo finito. Lo infinito es nuestra patria. El cielo nos ha estado esperando desde siempre”.

 

17. “La Eucaristía es mi autopista hacia el Cielo”.

 

18. “El Rosario es la escalera más corta para subir al Cielo”. “Después de la Santa Eucaristía, el Santo Rosario es el arma más poderosa para combatir al demonio”.

 

19. “¿Por qué a los hombres les preocupa tanto la belleza de su cuerpo y no les importa la belleza de su alma?”. “Una vida es verdaderamente hermosa sólo si llegamos a amar a Dios por encima de todo y al prójimo como a nosotros mismos”.

 

20. “La conversión no es más que mover la mirada de abajo hacia arriba, un simple movimiento de los ojos es suficiente”.

 

 

arguments.es - 05.08.2020

 

Foto: wirestock

 

Si a veces no sabes cómo rezar, si quieres profundizar en tu vida cristiana y que Jesús sea el centro de tu vida… entonces ¡esto es para ti! Desde arguments.es nos comparten la siguiente selección con 5 plataformas que ofrecen meditaciones y oraciones en audio, para que te sea más fácil mantener ese encuentro y diálogo con Dios. Puedes aprovechar los trayectos, los recados, una escapada al mar o a la naturaleza… cualquier momento es bueno para levantar la mirada al Cielo.

 

1. 10 Minutos con Jesús

 

10 Minutos con Jesús no es otra cosa que una plataforma con audios grabados por sacerdotes jóvenes para ayudar a rezar. Nació como la vida misma. Una madre y profesora de un colegio de inspiración cristiana sugirió al capellán de su colegio grabar breves charlas espirituales para compartirlas durante el verano con sus hijos y gente joven de su entorno. Al capellán le pareció buena idea y contactó con otros amigos sacerdotes para que le ayudaran. Crearon un grupo de WhatsApp y empezaron a compartirlos. En seguida personas de todas partes del mundo comenzaron a sumarse como oyentes a esta iniciativa. Para finales de verano ya eran miles de personas las que recibían diariamente estos audios. Los sacerdotes decidieron continuar grabando los 10 minutos hasta el día de hoy. Y así nació los 10mcJ. También está disponible en inglés.

 

2. Rezar Hoy

 

Rezar Hoy surge como una respuesta al deseo de muchos jóvenes de querer hacer oración pero no saber cómo hacerla… De ahí que varios sacerdotes del Opus Dei dedicados a la pastoral juvenil en colegios y asociaciones juveniles, se lanzaran a grabar meditaciones en audio, de tan solo 6-7 minutos, para acompañar a estas personas en su aventura divina de conocer y tratar a Jesucristo.

 

Las meditaciones se centran en el Evangelio y en las circunstancias diarias de los oyentes, con el deseo de ayudar a todos a encontrarse con Jesuscristo y amarle con locura.

 

3. LinkBFF

 

Audios con reflexiones para hacer oración. LinkBFF cuenta con la colaboración de 10min con Jesús: meditaciones diarias, dirigidas a jóvenes; y la reflexión diaria del evangelio a cargo del Padre Luis Sasano.

También cuenta con textos breves para cada día. Arrancan con el evangelio de la misa de ese día, una pequeña meditación sobre el mismo y añade una idea que ayuda a mejorar.

 

4. Rezando Voy

 

Una plataforma de impulsada y respaldada por La Compañía de Jesús, que junto al Grupo de Comunicación Loyola y a artistas cristianos que les prestan su talento, su música y su voz, hacen posible este medio para asomarse a la Palabra. También tiene una sección para niños. Disponible en inglés, francés, holandés y árabe.

 

5. Audio y podcast del Opus Dei

 

En el autobús o en el coche, andando o en casa. Cada vez son más las personas que les han solicitado podcast y audios del Evangelio y del Papa Francisco, de san Josemaría y de los sucesivos prelados. Y eso es lo que allí encontrarás. Muy recomendables sus editoriales de vida cristiana.

 

*Publicado originalmente en arguments.es

 

 

agustinosrecoletos.com - 07.10.2020

 

 

El Papa Francisco lanza en Fratelli Tutti un mensaje positivo a toda la humanidad: solo mediante el amor fraterno avanzaremos como sociedad hacia un futuro sostenible y justo.

 

Fratelli Tutti es la tercera encíclica del Papa Francisco. Firmada en la tumba de San Francisco de Asís, el Santo Padre quiere con ella invitar a la reflexión sobre las distintas realidades a las que se enfrenta la sociedad. En el documento, el Pontífice trata múltiples injusticias que siguen siendo actuales en la sociedad: la trata de personas, la violación de derechos humanos, el consumismo desmesurado, la migración o la desigualdad de la mujer y el hombre, entre otras cosas.

 

Para todas estas circunstancias, el Papa Francisco propone en Fratelli Tutti una solución humana y necesaria: el amor fraterno. Solo si la política y la sociedad, como agentes activos, se involucran para no dejar a ninguna persona atrás, el mundo podrá avanzar y construir un futuro que sostenible, seguro, justo e igual para todos.

 

Diez frases de la encíclica Fratelli Tutti

 

«Partes de la humanidad parecen sacrificables en beneficio de una selección que favorece a un sector humano digno de vivir sin límites». (FT 18)

 

«En el mundo actual los sentimientos de pertenencia a una misma humanidad se debilitan, y el sueño de construir juntos la justicia y la paz parece una utopía de otras épocas». (FT 30)

 

«El dolor, la incertidumbre, el temor y la conciencia de los propios límites que despertó la pandemia, hacen resonar el llamado a repensar nuestros estilos de vida, nuestras relaciones, la organización de nuestras sociedades y sobre todo el sentido de nuestra existencia». (FT 33)

 

«Hoy estamos ante la gran oportunidad de manifestar nuestra esencia fraterna, de ser otros buenos samaritanos que carguen sobre sí el dolor de los fracasos, en vez de acentuar odios y resentimientos». (FT 77)

 

«Desde la intimidad de cada corazón, el amor crea vínculos y amplía la existencia cuando saca a la persona de sí misma hacia el otro». (FT 88)

 

«Todo ser humano tiene derecho a vivir con dignidad y a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país». (FT 107)

 

«Una gran nobleza es ser capaz de desatar procesos cuyos frutos serán recogidos por otros, con la esperanza puesta en las fuerzas secretas del bien que se siembra». (FT 196)

 

«Una sociedad es noble y respetable también por su cultivo de la búsqueda de la verdad y por su apego a las verdades más fundamentales». (FT 207)

 

«Perdonar no quiere decir permitir que sigan pisoteando la propia dignidad y la de los demás, o dejar que un criminal continúe haciendo daño». (FT 241)

 

«Los cristianos pedimos que, en los países donde somos minoría, se nos garantice la libertad, así como nosotros la favorecemos para quienes no son cristianos allí donde ellos son minoría». (FT 279)

 

 

 

ACI Prensa - 15.04.2020

 

Foto: freepik 

 

Mons. José Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastián (España) compartió su felicitación de pascua centrada en 10 puntos y pidió a la Virgen de Aránzazu que “nos ayude a transformar las ‘espinas’ de este momento en semillas de resurrección”.

 

 Según explicó el Prelado, con la “llegada la Pascua de Resurrección los cristianos acostumbramos a felicitarnos, al igual que en la Nochebuena. Lo hacemos desde la luz que el misterio de Cristo proyecta en nuestras vidas”.

 

“En este año tan especial, la luz del resucitado es más necesaria que nunca para iluminar tantas enseñanzas del momento que vivimos”, destacó y compartió este “anuncio pascual a modo de decálogo”.

 

1. Lo pequeño e invisible puede llegar a ser determinante: Y esto es así, no solo por lo que respecta a un microorganismo que puede resultar mortal para la vida del hombre, sino también por lo que narra el Evangelio sobre el grano de mostaza (Mc 4, 30-32). Con frecuencia, la gracia de Dios se transmite a través de lo pequeño y escondido. 

 

2. Somos frágiles y vulnerables. No nos salvamos solos: El “seréis como dioses” que resonó en el pecado original de Adán y Eva, es la gran mentira que conduce al hombre al abismo. La aceptación de los propios límites es el principio de la sabiduría.

 

3. ¡Somos uno! La emancipación es una quimera: No es verdad eso de que mi libertad termine donde empieza la del prójimo, o que la suya termine donde empieza la mía. Lo cierto es que nuestras libertades están entrelazadas, y que tenemos que aprender a convivir con ello.

 

4. El futuro del mundo depende en buena medida de nuestro compromiso. Es posible vivir de otra manera: Estamos en un mundo globalizado, cuyo futuro depende de un cambio de actitud, que incluya la conversión de nuestros hábitos de vida desordenados.

 

5. El miedo o pánico puede llegar a ser nuestro mayor enemigo: La irresponsabilidad comunitaria es letal, pero el pánico también lo es. Es importante cultivar el dominio de nosotros mismos, para poder vivir en paz interior sin dejarnos arrastrar por los miedos irracionales.

 

6. La soledad puede ser o no ser buena: La soledad de un cristiano está llamada a ser una soledad ‘habitada’. En no pocas ocasiones nuestro sentimiento de soledad es la expresión de una carencia de ‘intimidad’… Sin embargo, Dios ha querido que vivamos en comunión; de modo que la ‘soledad habitada’ del cristiano es mucho más hermosa cuando se tiene con quién compartirla…

 

7. Es necesario parar y pensar hacia dónde vamos. La pregunta por el sentido es determinante: Lo más duro no es tener que sufrir en la batalla de la vida, sino hacerlo sin encontrarle un sentido… Es triste cuando a alguien se le pregunta: "¿A dónde te diriges?", y él se limita a responder: "No tengo ni idea. Camino por la inercia de los que van por delante, y empujado por los que vienen por detrás".

 

8. Para poder mirar hacia adelante, hay que mirar arriba: La tierra es redonda, de modo que los vigías de los veleros suben a lo alto del mástil para poder ver más allá… Sin la transcendencia no es posible descubrir el sentido de la vida. El sentido de la vida solo puede ser conocido desde la Revelación de Dios.

 

9. La compasión es el sentimiento clave que nos permite esperar un mundo mejor: El concepto de ‘compasión’ (‘padecer con’) integra el concepto de ‘solidaridad’ y lo supera, abriéndose al núcleo central del Evangelio que es la ‘misericordia’, revelada en el Corazón abierto de Cristo.

 

10. La última palabra no es ‘muerte’, sino ‘resurrección’. Cristo nos enseña que la vida vence a la muerte: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. Ha resucitado." (Lc 24, 5-6). La victoria de Cristo es también la nuestra, puesto que Él es el ‘primogénito’ de entre los muertos: «Por tanto, si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto; y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios." (Colosenses 3, 1-3).

 

Más de este tema:

 

- ¿Puede el aislamiento tener efectos psicológicos en los niños?

Cómo almacenar los alimentos durante la cuarentena

- ¿Como vivir encerrados? Las monjas de clausura nos dan 10 consejos

Guía para superar el impacto emocional del coronavirus 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2021 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme