Por Regino Navarro Ribera - 28.01.2020

 

Foto: freepic.diller  

 

Un columnista de las páginas de opinión del periódico El Universal aboga por despenalizar el aborto. No tengo claro, sin embargo, si está a favor del aborto. Promueve primero la tesis de que sobre este tema deben opinar también los varones, lo que parece lógico pues la criatura concebida tiene padre y madre. También propone como solución de fondo la educación de las personas. Me identifico totalmente con esta aseveración: la solución es proporcionar a las personas toda la información que necesitan para ayudar a formar un criterio y tomar así la decisión correcta, sin presiones familiares ni sociales.

 

Me llama la atención un matiz sobre el que tengo dudas, y es afirmar que está socialmente aceptado que la mujer aborte. No suele ser así en los ambientes que conozco. Por supuesto que en términos teóricos puede que sí lo sea. Sin embargo, de hecho, en la vida de la familia, entre amigos y conocidos se procura que el hecho no salga a la luz pública, se habla en voz baja. ¿Debe el Estado legislar sobre este tema?, plantea el articulista. Los que estamos a favor de la vida pensamos que existe un ser humano desde el mismo momento de la concepción. Nos emociona oír latir un corazón en un feto de un mes. ¡Cómo se emocionan los padres cuando el médico les hace ver con una ecografía en la pantalla que se están formando los ojos, brazos, piernas y orejas del feto de 5 a 8 semanas! Y posteriormente, en esa misma fase cómo se aprecia el desarrollo paulatino de los huesos, músculos, órganos internos y cerebro.

 

¿Debe el Estado legislar? Pienso que no hay nada más importante que legislar sobre el derecho a la vida. Y como el embrión es un ser vivo, una persona, debe legislarse a su favor: el derecho a vivir.

 

Menciono argumentos diversos. Hace algunos años, la revista The Economist publicó un reportaje sobre la desaparición de cien millones de mujeres del mundo debido al aborto y al infanticidio selectivo. ¿No es interesante el hecho de que el aborto suela promocionarse como pro-mujer y, sin embargo, un gran número de mujeres son asesinadas en el vientre materno precisamente porque sus cromosomas sexuales son XX? ¿Acaso las niñas no nacidas no tienen derecho a sus cuerpos? ¿Qué dice la ley -otro argumento-, cuando una mujer sentenciada a muerte está embarazada? Todos los estados de Estados Unidos en los que es legal la pena de muerte prohíben la ejecución de mujeres embarazadas. Además, la Alianza Internacional de las Naciones Unidas sobre los Derechos Civiles y Políticos declara que “la pena de muerte no debe... ejecutarse en mujeres embarazadas”. La gente discute si quienes han sido juzgados culpables deben ser o no condenados a muerte, pero todos coinciden en que los inocentes no deben ser condenados a muerte. No aplicar la pena capital a una mujer culpable por la única razón de que está embarazada es reconocer que dentro de su cuerpo hay un niño inocente.

 

  Regino Navarro Ribera
  Consultor empresarial y Coach

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar > Ocho preguntas sobre el aborto que hacen pensar

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme