Imprimir
Categoría: Hogar y Familia
Visitas: 401

 

arguments.es/mujer - 04.09.2020

 

 

Pía Nieto es Organizadora profesional y autora del “Manual para organizar tu casa”; en esta entrevista concedida a Miriam Lafuente y publicada en el blog Sin Miedo a la Mujer explica por qué ser organizados nos ayudará a vivir mejor, además comparte varios secretos para mantener nuestro hogar libre de desorden. 

 

Organizar la casa te permitirá llevar una vida estructurada y simple, con estabilidad emocional y tiempo libre, sin estrés. Organizar la casa es preparar las cosas pensando detenidamente en todos los detalles necesarios para su buen desarrollo. Y eso es lo que Pía hace, a lo que se dedica. Busca la clave que ayude a que todo funcione mejor en casa y, por tanto, en la familia. Le gusta estar en los detalles, es rápida y eficaz. Así es Pía. Te recomendamos que después de leer la entrevista, visites su web para conocerla mejor. 

 

Hace poco más de un año lanzó su libro “Manual para organizar la casa” y sus seguidores en redes no paran de crecer. ¿Qué es lo que le llevó a escribirlo?

 

Fundamentalmente poder llegar a mucha más gente y que se beneficiaran de todo lo que digo. Mi propósito fue llegar a un público muy concreto: los millennials; ese sector al que no le ha llegado la herencia de madres y abuelas que nos lo han enseñado casi todo acerca del hogar. Hoy se encuentran muy perdidos. Quería aportar sistemas de organización y orden muy sencillos para facilitarles la vida y la conciliación.

 

La figura de un Organizador profesional es relativamente nueva, al menos en España ¿Cómo decidió especializarse en organización y orden?

 

Llevo trabajando en este sector más de veinticinco años. Me dedico a ordenar y organizar cualquier aspecto de una casa incluso a formar personas. Siempre me ha gustado todo lo relacionado con el trabajo doméstico, pero desde una perspectiva profesional que me llenara de verdad, por eso estudié Ciencias Domésticas en el Centro de Investigación en Ciencias Domésticas (Madrid). También le debo mucho a mi madre que nos inculcó desde pequeños el cariño por el cuidado de las cosas de la casa como parte esencial en nuestro propio desarrollo y en beneficio de toda la familia.

 

Sobre el orden se ha escrito mucho en los últimos años. A su juicio ¿A qué se debe y qué podemos hacer para ser más ordenados?

 

El orden es pura reflexión. Cuando pensamos con calma analizamos mejor y somos mucho más atinados en nuestros juicios y decisiones. Esto influye en todos los aspectos de nuestra vida. Creo que ha llegado un momento en que la velocidad que llevamos está teniendo un coste humano alto. Hablar de orden ayuda a centrar la cabeza.

 

¿Qué es lo primero y lo último que debe hacerse cada día, cada semana y cada mes?

 

Todo depende del tipo de vivienda, de familia, de sus costumbres, horarios y estilos de vida. Como norma general se limpia a fondo una vez a la semana para poder hacer una limpieza de mantenimiento el resto de los días o en días alternos. La rutina diaria, si tienes empleada o si lo haces tú, comienza por programar una lavadora, organizar la comida y recoger la cocina. Luego ya se inicia la limpieza con tiempo de inicio y de fin. Un profesional tiene hora de entrada y hora de salida. Nosotros igual. Es el modo de trabajar con ritmo, bien concentrados y rindiendo al máximo. Y desde luego sin móvil, con ropa cómoda de trabajo y calzado adecuado. En la planificación de limpieza también debemos incluir las especiales que son menos frecuentes, y requieren de una logística concreta.

 

Vamos con mucha prisa por la vida; es la velocidad que nos impone la sociedad. El trabajo y la familia nos cogen mucho tiempo y a penas lo hay para organizar la casa. ¿Dónde está el fallo?

 

En mi opinión en la falta de organización incluso para algo tan básico, como necesario: pensar para establecer prioridades y organizar la casa. Así de sencillo. Si entendemos esto habremos dado un gran paso. Dedicar tiempo a pensar en mi casa, en mis necesidades y hábitos de vida, es fundamental para tener más calidad de vida porque tendremos más orden y armonía personal y familiar. Pero, para eso hay que pararse y pensar, luego organizar. A partir de ahí ya solo queda seguir la organización y actualizar lo que sea necesario cada semana en esos treinta minutos de organización semanal, indispensables para que todo marche bien. 

 

Nuestras casas están saturadas de cosas, muchas veces inútiles y esperamos a una mudanza para darnos cuenta, ¿Cómo podemos darnos cuenta antes, para tener lo necesario?

 

Cuando pensamos en el estilo de vida que queremos y podemos llevar, y hay orden y organización, es más fácil programar y ver qué compras hay que hacer y cuales, no. El motivo debería estar en función de la necesidad, del poder adquisitivo y del espacio que tenemos. Si compramos sin pensar por encima de nuestras posibilidades reales, entonces tendremos, no solo un problema de acumulación, sino también, de limpieza. Los espacios sobrecargados son más complicados de limpiar y el riesgo de no hacerlo es altísimo.

 

Los horarios profesionales y la falta de conocimiento en temas domésticos, muchas veces nos lleva a comer mal afectando a la salud, ¿Qué nos recomendaría?

 

Como ves todo se reduce a lo mismo; a tener una visión más profesional del trabajo doméstico. La responsabilidad de la gestión de la casa la debe llevar una sola persona para organizar, delegar y supervisar o para organizar y ejecutar el mismo la organización con un horario que le permita hacer otras actividades. Por eso para tener una vida sana y una dieta equilibrada, hay que hacer los menús y una lista de compra ajustada a los menús. En nuestra cultura lo tenemos muy fácil; la dieta mediterránea a la que estamos, por fortuna, muy acostumbrados. Variedad y productos frescos estacionales unido a técnicas culinarias sanas, descartando alimentos procesados, desajustes en los horarios o saltarnos cualquiera de las 5 ingestas diarias. Cuando esto afecta a los niños o adolescentes, con más razón. Si comen en los colegios hay que saber el menú para programar y equilibrar las cenas y si comen de tartera, hay que organizar cuándo se hacen esas comidas y como acoplarlas dietéticamente con las cenas.

 

Por mucho que lo intentemos, la cesta de la compra, está llena de plástico, ¿Qué podemos hacer para disminuir su consumo?

 

Están surgiendo iniciativas en supermercados, como llevar tus propios recipientes. Pero no olvidemos que el plástico es un negocio. Cambiar las mentalidades lleva tiempo porque comprar alimentos ya envasados en plástico es comodísimo y hay que hacer un esfuerzo mental por ser coherentes si queremos ser 100% ecológicos y cuidar el medioambiente. Lo que podemos hacer es elegir siempre la opción de compra a granel o envasada en papel/cartón o cristal y llevar en la mochila siempre una bolsa de tela o de papel bien doblada para meter la compra. Y cuando es mayor, el tradicional carrito de la compra.

 

Estamos muy saturados de productos de limpieza y es difícil saber lo que tenemos qué comprar. ¿Qué recomendaría para limpiar un cuarto de baño?

 

Es cierto. La oferta es amplísima incluso dentro de las mismas marcas y el consumidor se desorienta sobre todo porque no sabe. Se compran productos porque los anuncian en la televisión y sin terminarlos se compran otros por recomendación de alguien que nos ha dicho que es fantástico. Cuidado. Se nos va el dinero y un producto de limpieza o detergentes son elementos químicos contaminantes. Por eso recomiendo reducirlos al máximo. Para limpiar bien un cuarto de baño necesitamos: un desinfectante, un limpia cristales y un producto antical.