Miguel Soria Ruiz/Aceprensa - 19.02.2021

 

 

Call of Duty: Black Ops Cold War

Clasificación PEGI: 18

Contenidos: Violencia, Lenguaje soez

Género: Acción

 

Cada año hay ciertos videojuegos que salen incondicionalmente: los clásicos títulos deportivos de fútbol, baloncesto y conducción. Pero también hay otros no deportivos que no fallan, y la franquicia Call of Duty es una de ellas. Tras multitud de Modern Warfare y de otros Black Ops, llega la hora de llevar esta última a la Guerra Fría entre EE.UU. y la URSS.

 

Gracias a ello veremos a viejos conocidos de otros juegos juntarse en este, en una trama continuista y con muchos guiños, algo que los fans agradecerán. En el transcurso tenemos algunas novedades interesantes, como el estudio de pistas que logramos durante las misiones, o la posibilidad de coger enemigos y usarlos como escudos humanos (nada revolucionario, pero se agradece).

 

Lo que sí es realmente llamativo es la capacidad de elegir el diálogo que decir o de acciones como ejecutar o perdonar la vida, algo inédito, aunque luego, en el fondo, la decisión no tiene especial importancia en la historia. En total, unas cinco horas de acción casi sin parar (hay secciones de sigilo no muy logradas, pero con cierto interés), muy variadas.

 

El multijugador es, como se espera en esta franquicia, enorme: offline y online, y con muchísimas opciones, además de un sistema de progresión profundo y equilibrado. Vuelve el modo zombis, que también gustará a los acérrimos de Call of Duty.

 

Técnicamente, se ha hecho un esfuerzo por llevar el juego a la nueva generación sin dejar de lado la actual, y está bien ejecutado con gráficos modernos (aunque hay muchas texturas que tardan en cargar), fluidez a prueba de balas y un doblaje al castellano desigual (voces profesionales junto a otras que no dan la talla). Es la guerra, por lo que oiremos varias expresiones subidas de tono.

 

Sin sorprender ni revolucionar, Call of Duty: Black Ops Cold War es una entrega que cumple con lo que prometía, aunque es cierto que ya no sorprende como lo hiciera en sus primeras entregas. Gustará a los incondicionales y a los que busquen experiencias intensas, siempre que sean mayores de edad, por sus duros contenidos.

 

 

También te puede interesar:

Among Us: el videojuego de moda

Los videojuegos que están arrasando en la cuarentena

 

LaFamilia.info - 14.12.2020

 

foto: pixabay

 

A pesar de que el 74 % de los padres saben que existen herramientas de control parental en la televisión para evitar que los niños accedan a contenidos improductivos, sólo una de cada diez familias las está utilizando, según informa el Panel de hogares de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) del segundo trimestre de 2020.

 

El estudio también demostró que 80% conoce de la existencia de horarios de protección del menor en los canales de televisión, pero la preocupación por la exposición de los menores a contenidos que perjudiquen su bienestar físico y mental continúa siendo alta. 

 

Esta preocupación se ha manifestado en padres con hijos entre 0 y 11 años que acceden a contenidos violentos; mientras que las conductas peligrosas, que pueden ser imitadas por los hijos, son el tipo de contenido visual que genera más preocupación entre los hogares con hijos de 12 a 17 años. Por ello, los padres deben tomar ciertas medidas para prevenir los efectos dañinos de los dispositivos electrónicos en general.

 

Dependiendo del modelo de televisor que se tenga, se pueden bloquear ciertos canales de manera automática en determinados momentos del día. “La forma de activar el control parental dependerá del sistema operativo. En el caso de una Smart TV, el procedimiento es bastante simple. Se accede directamente al menú de BLOQUEO DEL CANAL y elegimos lo que se va a restringir pulsando OK en cada uno de ellos.  En el caso de las tablets Android para uso de niños, esta se puede adaptar mediante opciones de control parental de Google Play hasta su configuración más completa de Google Family Link”, indica Enrique Sánchez, director de Tecnología & Gadgets en SinCable.

 

Peligros de la tecnología 

 

Desde el año 2015, el conocimiento de las formas de protección de los menores creció moderadamente, según el informe de la CNMC. Por aquel momento, el 83 % de los hogares con hijos pequeños declararon conocer que existen horarios de protección al menor en televisión, herramienta de cuidado más conocida, y solo el 65 % conocía las medidas de control parental. 

 

Este indicador es positivo, debido a que durante los últimos años el abuso de la tecnología por parte de los niños ha generado efectos negativos. Según comenta Marián García Ariguel, coordinadora del grupo de trabajo Psicología y Adicciones del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, los móviles, el internet, la televisión y las redes sociales no son malos, siempre que se usen racionalmente y que no impida hacer otras cosas como estudiar y conversar con los padres.

 

Además, señala la especialista que es fundamental informar a los padres, profesores y tutores sobre los peligros externos a los que pueden estar expuestos los niños en las redes sociales. “Es importante que los niños conozcan que hay gente que puede usurpar la identidad de otra persona para acercarse a los más pequeños con el fin de obligarlos a hacer cosas malas”, advirtió. 

 

 

 

familiyandmedia.eu - 27.11.2020

 

foto: freepik

 

Ganar dinero y abrir un verdadero negocio rentable trabajando como manager de tus hijos, los famosos niños influencers, que consiguen captar en su canal de Youtube a más de dos millones de seguidores... era algo inimaginable si se lo hubiéramos planteado a algún baby boomer o a algún representante de la generación X. A decir verdad, ni siquiera en los últimos años se habría podido pensar en algo así, pero el fenómeno de los niños influencers está adquiriendo cada vez más importancia.

 

¿Quiénes son los niños influencer?

 

Ya el año pasado, la Fox Business Network se interesó en este tema al publicar un artículo online en el que se analizaban las potencialidades de este fenómeno y se informaba de algunos nombres y los respectivos canales de los niños más populares del mundo.

 

En el año 2020, ser un niño influencer significa, en la mayoría de los casos, ser un niño con una belleza “video-fotográfica”, con movimientos a menudo similares a los de un adulto y con un carisma y una falsa malicia que casi podría hacer palidecer a las modelos de mayor fama mundial.

 

Pero los niños, después de todo, son siempre niños y no son conscientes del hecho de que en realidad son sus padres, millennials por razones históricas obvias, los que deciden los talentos, las poses y los movimientos de sus hijos, permitiendo así que los focos hagan presa sobre ellos. El peligro, claro, está a la vuelta de la esquina.

 

La vida de una estrella de la web, pros o contras para la educación y el futuro

 

Estos niños y jóvenes, en un rango de edad que va de cero a quince/dieciséis años, se convierten en los protagonistas de un espectáculo personal en el que posan para las sesiones fotográficas acumulando likes dentro de un blog de vida cotidiana, gestionan canales para la reseña de productos e, incluso, a veces son los protagonistas de programas infantiles.

 

Es evidente que, detrás de cada video o foto publicada, hay una enorme cantidad de trabajo. Aunque estos contenidos también pueden ser utilizados para fines nobles, como son el aprendizaje y/o el desarrollo de peculiaridades del carácter y del comportamiento, debemos tener en cuenta cuáles pueden ser las implicaciones psicológicas y de crecimiento en esta fase tan delicada de la vida de una persona.

 

A menudo, incluso ya en sus primeros meses de vida, los niños se ven protagonistas inconscientes de “reality shows” de la vida cotidiana mostrados al gran público a través de los filtros de una cámara de vídeo o de un Smartphone. Inocentes y encantadores niños se muestran realizando actividades a veces triviales, como jugar con su tambor o con los adornos navideños, o cuidadosamente programadas por sus padres convertidos en promotores de relaciones públicas, como si estuvieran siguiendo un verdadero guión.

 

Mientras que para la mayoría de nosotros, exponer a nuestros hijos a la ridiculización de los medios de comunicación puede parecer una verdadera locura, hay muchos padres que, a cambio de un beneficio económico, permiten que el material de audio y video de sus hijos se utilice y publique en varias plataformas sociales.

 

La mayoría de los videos están cuidadosamente diseñados para influir en los sentimientos de los usuarios de Internet y así captar y mantener la atención, incrementando likes y ganando seguidores. Cada vez más empresas son conscientes del enorme poder de esta actividad y se ponen en contacto directamente con los familiares de esos niños con el fin de utilizar su visibilidad para promocionar sus productos.

 

Supongamos que un video de Vito, niño youtuber, puede alcanzar unas 600.000 visitas al mes; imaginemos que la empresa X, productora de ropa infantil, decide patrocinar los videos grabados por Vito y le propone a él y a su familia un verdadero contrato que prevé una tarifa de 400€ brutos por video publicado, a condición de que Vito utilice los productos comercializados por la empresa. Supongamos que cada visualización sea cotizada por la plataforma a 0,50 céntimos brutos y que el programa de publicaciones incluya cuatro videos publicados cada mes. Haciendo cuentas, Vito y su equipo obtendrán un rendimiento económico de unos 2.800 euros brutos y, por consiguiente, un aumento de seguidores, iniciando así un rentable círculo vicioso.

 

Aunque se trata de prácticas establecidas en el mundo laboral moderno y probablemente precursoras del futuro, es importante recordar que "no todo lo que brilla es oro" y que detrás de cada video hay muchas horas de trabajo, grabaciones, sesiones de fotos, errores, tomas que entran en la rutina de un niño e inevitablemente reducen el tiempo dedicado a las actividades lúdicas típicas de esa fase del crecimiento. Este y otros fenómenos parecidos como los niños modelos, niños artistas, etc., llenan las noticias, tanto que los mismos medios de comunicación, en otros programas informativos más serios, apelan a la responsabilidad de los adultos denunciando lo que, partiendo de un fenómeno de nicho, se ha convertido en una verdadera costumbre social.

 

¿Cuáles son los principios que estamos transmitiendo? ¿Con qué criterios crecerán los niños? ¿Qué impacto tendrá todo esto en sus relaciones sociales? ¿Qué significará para su futuro el hecho de ser una estrella de Internet? La experiencia enseña que no es raro ver pequeñas estrellas de televisión o del cine que en el curso de su vida han desarrollado traumas o problemas psicológicos, incluso graves. Aquí están en juego las esferas más importantes de la vida, como son la familia, la educación y el juego.

 

Sólo una cosa desde luego se puede prever. En un estudio realizado por Pwc ya en 2017, se preveía que el mercado de la publicidad digital dirigida a los niños habría aumentado en un 25% en el 2019. En un artículo de osservatori.it del año pasado se informaba del hecho de que el 93% de las empresas de juguetes invierten en publicidad en las redes sociales, porque ya se sabe que el entretenimiento de las nuevas generaciones, la Alfa (a partir de 2010 en adelante) y la Generación Z, ya no pasa sólo por dibujos animados en la televisión clásica sino a través de las plataformas digitales para niños. No obstante estos datos necesitan ser actualizados tras la pandemia de la covid, la tendencia es imparable: Inside Marketing, en un artículo de febrero de 2020, informaba de cómo se está verificando cuanto se predijo hace años: muchas empresas, desde el mercado de los juguetes hasta el de los alimentos y grandes marcas como Disney, están estudiando y aplicando estrategias de influencer marketing, contratando para sus anuncios publicitarios bebés y niños influencers que tienen una cuota de potencial audiencia de millones y millones de personas. El "plan" es muy simple: utilizar a los hijos como meros vehículos de publicidad para sus padres, convirtiéndolos en potenciales compradores presentes y futuros.

 

Ciertamente es casi imposible pensar en detener este fenómeno que aumenta continuamente, pero una cosa sí podemos hacer: preguntarnos, como padres, si queremos sacrificar a nuestros hijos en el altar de nuestro ego de adultos ofreciendo en pasto su inocencia a la trituradora de carne de medios de comunicación sin alma.

 

*Colaboración de www.FamilyandMedia.eu para LaFamilia.info 

 

Empantallados.com - 03.12.2020

 

 

A lo largo de este año se ha puesto de moda un videojuego que parece que ha venido para quedarse. Se llama Among Us y ya tiene más de ochenta y cinco millones de descargas. En estos últimos meses ha ganado muchos seguidores debido a que los youtubers más importantes retransmiten sus partidas. Seguramente ya hayas escuchado en casa hablar de él y puede que tengas muchas preguntas sobre su funcionamiento o si realmente es adecuado para tu hijo.

 

¿Para qué edad está recomendado?

 

Es un juego que sólo está disponible para móviles y PC. En la tienda de Google Play y Apple Store está clasificado a partir de los 10 años. Esto a simple vista puede hacernos creer que será un juego totalmente recomendable para niños pero como todo en esta vida, todo depende de muchas cosas. En primer lugar, aunque luego lo explicaremos más detalladamente, uno de los jugadores se dedica a matar al resto y cada vez que lo hace aparece sangre. Por otro lado tus hijos podrían jugar con desconocidos y comunicarse con ellos. Además, si el videojuego está recomendado para esa edad habría que plantearse si ya es una edad apropiada para tener móvil. Quizá este artículo pueda ayudarte a responder esa pregunta.

 

¿De qué trata el juego? 

 

Es un juego multijugador (de cuatro a diez personas) en el que se te asigna un papel. Todos los jugadores son exploradores espaciales a los que se les ha estropeado su nave y tienen la misión de repararla. El problema es que entre los jugadores hay uno o dos impostores que se encargarán de asesinar a toda la tripulación antes de que estos puedan arreglarla, con una serie de tareas que le son encomendadas a cada jugador. Los jugadores se reunirán cada vez que haya un asesinato para debatir sobre quién es el impostor e intentar desenmascararlo.

 

¿Tiene Control Parental?

 

Lo ideal y más divertido para jugar a Among Us es hacerlo con amigos y que todos los tripulantes se conozcan, pero la realidad es que puede resultar muy complejo juntar entre cuatro y diez personas, así que es muy normal que la gente juegue partidas públicas entre desconocidos y que se pueda comunicar con ellos a través del chat. Existe una función en “configuración” para censurar el chat. Cuando la activas el videojuego censura palabras inadecuadas u ofensivas. No obstante, muchos jugadores en vez de utilizar el chat para comunicarse, lo hacen por voz a través de Discord, una red social de la que ya hemos hablado aquí.

 

Among Us en familia y de forma analógica

 

Quizá ya te has dado cuenta de que Among Us en realidad está inspirado en los juegos de toda la vida como el “Pueblo Duerme” o el “Juez Inicuo”, que se juegan offline, repartiendo roles a cada jugador, y entre todos ellos hay uno que se tiene que encargar de eliminar al resto sin ser descubierto. Después de cada eliminación, los jugadores debaten quién puede ser el sospechoso. Podría ser una buena alternativa a Among Us para jugar en casa. 

 

*Publicado originalmente por empantallados.com

 

Empantallados.com - 23.10.2020

 

 

Si pensabas que después de TikTok ya no iba a haber nuevas redes sociales, tenemos una noticia para ti: siempre hay nuevas redes sociales. Todo el rato. Tantas que no da tiempo a enterarse de todas las que se van creando. ¡Por suerte desde la web Empantallados nos ponen siempre al día sobre lo que está pasando en las pantallas! ¿Has oído hablar de Discord? Es una plataforma que seguramente ya están utilizando.

 

Hace unos meses hablábamos de cómo evitar la saturación en las videollamadas con motivo de la cuarentena y en ella hablábamos de algunas de las aplicaciones más famosas. El confinamiento nos hizo descubrir que había una red social llamada Discord, y que durante los meses de encerramiento creció entre los adolescentes.

 

Pero, ¿qué es Discord?

 

Es una app que está disponible tanto para computadores como para smartphones y permite a los usuarios hablar entre ellos, ya sea a nivel individual o como grupo, y también se puede usar para enviar mensajes directos, hacer videollamadas, chats de voz e incluso compartir las pantallas de sus dispositivos.

 

Inicialmente se creó para que la comunidad de gamers tuviera un lugar de encuentro donde organizar sus partidas y poder hablar mientras jugaban a sus videojuegos preferidos. Actualmente esta sigue siendo una de las funciones por las que se conoce a la plataforma pero lo cierto es que Discord se está posicionando últimamente en un “lugar para hablar”, tal y como se define la empresa. Ahora cuenta con un montón de comunidades de diversos temas para chatear y que pueden ser positivas para nuestros hijos si se utilizan correctamente.

 

¿Está tu hijo en Discord? ¡Puede ser una oportunidad!

 

Es posible que tu hijo ya esté utilizando o quiera dar el paso a tener la aplicación. Si la utiliza, o va a empezar a utilizarla, seguramente sea con fines “gamers” o para pasar el rato hablando con sus amigos. Ambas opciones son muy respetables, pero aprovechamos para darte la idea de que pueden utilizar Discord para muchas más cosas que les pueden ayudar en su día a día. Por ejemplo, ya existen comunidades creadas para hablar de asignaturas y estudiar conjuntamente. También hay comunidades artísticas donde los usuarios comparten sus inquietudes culturales. En definitiva, las posibilidades para sacarle partido a la plataforma pueden ser infinitas y además ellos mismos pueden crear dichas comunidades y promoverlas entre sus amigos.

 

Privacidad

 

Las comunidades son lugares a los que solo es posible acceder con una invitación y en los que puedes hablar, colaborar y compartir. Además, solo hablarán con la gente con la que acepten y sobre los temas que ellos decidan. No existen likes y los followers no tienen importancia, de modo que la red social no fomenta tener este status propio de las tradicionales redes sociales. Discord está disponible a partir de los 13 años.

 

Cosas a tener en cuenta

 

- Discord no tiene control parental: es verdad que tiene un montón de posibilidades de privacidad, pero es el menor el que las tiene que configurar. Lo que sí existe en Discord es lo que llaman “el centro de seguridad”. De ahí se pueden extraer muchas ideas para hablar con los hijos del uso que hacen de Discord.

 

- Contenido inapropiado: Como en otras redes sociales, existe la posibilidad de encontrarse con contenido inapropiado, ya que son los usuarios quienes los generan.

 

- Amigos: La manera más segura de usar Discord es aceptando únicamente las solicitudes de amigos y participando en comunidades privadas. La plataforma tiene la opción de bloquear a usuarios.

 

- Las redes sociales están en continuo cambio. Por eso si tus hijos están utilizando alguna que no conoces o de la que no hemos hablado, ¡cuéntanoslo!

 

*Publicado originalmente por empantallados.com

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2021 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme