LaFamilia.info - 02.06.2017

 

Foto: Google

 

Se trata de un nuevo juguete que está causando furor en los chicos, se llama fidget spinner y es un sencillo dispositivo que mantiene las manos ocupadas. El juguete tiene un mecanismo giratorio con un centro estable y un disco con dos o tres paletas que giran, igual que un ventilador. “El resultado se supone que es relajante y satisfactorio, y realmente buenos giradores pueden moverse durante minutos a la vez” explican desde el portal de CNN.

 

Originalmente el aparato fue diseñado para ayudar a estudiantes con desórdenes como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), puesto que los expertos dicen que tener algo en qué ocupar las manos puede ayudar a mejorar la concentración. Sin embargo, este juguete ha cautivado a la población en general, tanto que muchos profesores ya no permiten dicho dispositivo en sus clases, pues se quejan de la desconcentración de los estudiantes por el famosos apartito. 

 

Lo cierto es que esto tiene un fondo, algo que más allá de una simple moda, por eso nos pareció importante compartir el siguiente escrito que un profesor compartió en su perfil de Facebook:

 

Carta en facebook de un profesor sobre el "fidget spinner" 

 

"El fin de curso del año 2017 ya pasará a la historia como aquel en el que los maestros intentaron dar clase mientras los niños daban vueltas y vueltas a su 'spinner', como si de un grupo de desintoxicación de alguna sustancia se tratase.

 

Aparentemente no tiene maldad ninguna y claro, cuando te dicen (voz de científico) "es un juguete creado para calmar la ansiedad en los niños hiperactivos"... pues uno piensa que si los prohíbe, quedará como un ogro insensible que no deja que los niños calmen su ansiedad.

 

La verdad es que desconocía que el 100% del alumnado de mi centro tuviera problemas de ansiedad o hiperactividad, yo pensaba que solo había diagnosticados unos pocos y como todo el mundo sabe, cada caso es discutible.

 

Lo que sí tengo claro es que estamos ante la generación de la sobreestimulación, del no permitir que el niño se aburra un instante, de niños que cuando comen en casa además escuchan música con sus cascos, con la mano libre juegan con el móvil, todo ello frente a la televisión mientras su madre les pregunta que qué tal en la escuela. En un ejercicio de malabarismo mental que tengo mis dudas sobre si es bueno para el desarrollo de un menor, aunque cojonudo para el desarrollo económico de la última novedad viral.

 

Parece que además de tener una ansiedad irrefrenable, las nuevas generaciones son superdotadas, capaces de disfrutar de la buena música, giros y compases, mientras descubren la mejor forma de pasar al siguiente nivel del juego de turno, a la par que saborean e intuyen que en la comida de ese día había un ingrediente nuevo, mientras con el rabillo del ojo analizan en la tele la situación política del país, todo ello justo antes de elaborar un discurso propio con lo más destacado de lo vivido, sentido y aprendido durante su mañana en el cole.

 

Hoy mis alumnos me preguntaban "¿cómo eres tan creativo?", a lo que les contesté "porque con vuestra edad cada vez que me aburría, no me ponían ningún aparatito en la mano".

 

Bien saben quienes fueron mis compañeros y maestros que no había en el pueblo niño más nervioso que yo, cada mañana daba buena cuenta de uñas, lápices, bolis,... mientras con la pierna condenaba a mi compañero de al lado a un pequeño seísmo continuo. Pero poco a poco empecé a focalizar mis nervios, comencé a dibujar para relajarme, a bailar o disfrutar la música que le robaba a mi hermana.

 

Ahora tengo claro que los grandes pensadores de la historia, Einstein, Newton, Steve Jobs... o cualquiera de esas personas a las que admiramos, no son más listas que los demás, no tienen un cerebro superdotado, no son inalcanzables, es mucho más fácil. Simplemente focalizaban mejor su atención, se concentraban en una única cosa hasta que lo terminaban, simple y llanamente, no se les iba el santo al cielo.

 

Por lo que me pregunto... ¿de verdad les estamos haciendo algún favor permitiendo que estén en mil cosas a la vez? Creo sinceramente que deberíamos dejar de desarrollar el consumismo a costa de desarrollar la mente de las futuras generaciones".

 

Colaboración Family and Media – 05.12.2016

 

20160512adoles 

Mensajes, videos e imágenes que se autodestruyen en tiempo breve. Básicamente este es el  mecanismo de la red social más popular y de moda del momento, al menos entre los adolescentes estadounidenses.

 

Snapchat es una app de mensajería específica para móviles, lanzada en Estados Unidos en 2011. Es única en su género. Se distingue, de hecho, de cualquier otra red social porque permite hacer y compartir fotos y vídeos breves, que no son para guardar pues se destruyen automáticamente inmediatamente después de haber sido recibidos y visualizados por el destinatario. La particularidad de Snapchat consiste en esto: en la caducidad máxima de 10 segundos de los contenidos producidos e intercambio de los usuarios. Vídeo y foto pueden también ser salvados por el destinatario, pero permanecen visibles solo durante 24 horas.

 

En resumen, Snapchat es un cruce entre una red social y una app de mensajería, a mitad de camino entre Facebook y WhatsApp. Con la diferencia de que aquí no hay cronologías, diarios, álbumes o perfiles para personalizar. Hay solo una cámara que invita a hacer una foto o grabar un vídeo para compartirlo con los otros usuarios.

 

Snapchat: cuáles son los riesgos

 

Aparentemente todo es sencillo, fácil, sin riesgos o problemas. Pero si nos detenemos a pensar un momento, quizá alguna duda nos viene. Sobre todo si nos preguntamos hacia dónde lleva Snapchat. A la ligereza y a la desenvoltura, sin duda. Basta pensar que, apenas se abre la app, aparece enseguida la pantalla de una cámara que invita a hacer foto y vídeo, y a compartirlas con tus amigos, sin pensarlo demasiado. Para comenzar a usar la app es necesario, de hecho, sacar una foto o hacer un vídeo. No es una opción, como en las otras redes sociales. Es lo único que hay que hacer. Snapchat por tanto obliga al usuario a lanzarse enseguida, sin reflexionar bien sobre qué está haciendo o sobre las posibles consecuencias de una invitación de contenidos inapropiados e ilícitos.

 

La segunda pregunta surge espontánea: ¿Este mecanismo de autodestrucción de los contenidos, a qué conduce a los usuarios? ¿Qué estímulos produce y alimenta inconscientemente? Si el principio que guía esta red social es la extrema ligereza y libertad de uso, es más que probable que alimente comportamientos impulsivos e irreflexivos. Además, si no es posible archivar fotos y videos, y todo desaparece al máximo en 24 horas, ¿no se está buscando estimular una fuerte dependencia, para ver de nuevo las fotos y los videos que más nos gustan antes de su desaparición, una especie de narcisismo complaciente?

 

Un dato es incuestionable. Este mecanismo gusta mucho a los jóvenes y cada vez más. Snapchat toca hoy el umbral de los 150 millones de usuarios activos. Un número increíble, si pensamos que Twitter, una de las redes sociales históricas y más difundidas en el mundo, está bajo el umbral de los 140 millones. Y no es casualidad que Facebook haya tratado de comprarlo recientemente, haciendo una oferta enorme de 3 billones de dólares (secamente rechazada) a su fundador de apenas 23 años, Evan Spiegel.

 

Snapchat: 3 motivos por los que gusta tanto a los adolescentes

 

¿Pero cuáles son los motivos por los que esta red social gusta tanto a los adolescentes, hasta tal punto que supera en sus preferencias Facebook o Instagram? Hemos probado e hipotizamos 3 posibles motivos como respuesta.

 

1. Los adolescentes son cada vez más “móviles”. Los jóvenes usan cada vez más dispositivos móviles y cada vez menos los fijos. Para ellos el ordenador de escritorio es como una máquina de escribir para los adultos, un recuerdo lejano y remoto. Snapchat, a diferencia de las otras redes sociales, nace como aplicación pura de móvil y no tiene una verdadera y propia doble interfaz en el fijo. Facebook, Twitter y compañía fueron concebidos para un uso de escritorio y solo después han tenido, a menudo con dificultad, que adaptarse a una segunda vida en el smartphone. Es decir, nacieron hace más de diez años, cuando navegar en internet desde el móvil era caro, lento y con una usabilidad poco satisfactoria. Snapchat, al contrario, nace en el pleno desarrollo del móvil y aprovecha todas sus potencialidades, sintonizando inmediatamente con una generación que ha nacido casi con el smartphone en la mano.

 

2. A los adolescentes ya no les gustan los álbumes de fotos. A los adolescentes no les gusta archivar fotos y videos. El smartphone ha eliminado el concepto de álbum digital para salvar y volver a ver. Esta es una lógica de adultos, que tienen una mirada dirigida al pasado y son propensos a conservar sus recuerdos con cuidado, al contrario que los jóvenes, proyectados siempre hacia el futuro. Los adolescentes no acumulan fotos, no aman archivar, sino que prefieren ser libres de expresar su estado de ánimo del instante. Snapchat ha intuido esta profunda diferencia generacional, complaciendo con astucia la emotividad de los adolescentes.

 

3. El encanto de lo prohibido. Es inútil mirar a otro lado y fingir no ver. El hecho de que cualquier snap tenga vida breve y que no sea posible ser guardado por el destinatario, anima a los adolescentes a sacar fotos y videos con contenido sexual explícito. Snapchat ofrece un terreno fértil, desde este punto de vista, y fuera de control de los padres, mucho más que cualquier otra red social tradicional, que por contra debe cuidar extremadamente las conveniencias “morales”, también por exigencias de naturaleza comercial y no sólo de imagen. Todo esto alimenta y hace aún más urgente y compleja la cuestión relativa al Sexting.

 

Ahora, la imposibilidad de tener filtros y controles paternos en una red social como Snapchat utilizado mayormente por menores de edad, nos obliga a estar con la guardia alta. No es casualidad que el robo por parte de algunos hackers - que tuvo lugar hace dos años en la base de datos de Snapchat - de más de 200 mil imágenes, muchas de las cuales de adolescentes con explícito contenido sexual, haya creado una fuerte alarma de pedofilia en Estados Unidos e impuesto a las autoridades la necesidad de una reflexión para un política seria en defensa de la privacidad de los menores.

 

Por Fabrizio Piciarelli de FamilyandMedia para LaFamilia.info

Por Carmen María Martínez / FamilyandMedia – 15.07.2016

 

20161107adolesFoto: Freepik

 

La etapa de la adolescencia se presenta para muchos padres como una situación de incertidumbre y preocupación. Sin embargo, una vez entendida como un proceso que forma parte de la vida, y sobre todo estando bien preparados para hacerle frente, puede ser entendida como una época de retos y de crecimiento personal.

 

Adolescencia: un libro para orientar a los padres

 

El libro escrito por Teresa Artola González, Situaciones cotidianas de tus hijos adolescentes, (Ed. Palabra, Madrid, 4ª edición) es una guía de referencia fundamental que ayudará a entender a los adolescentes y las situaciones que giran en torno a ellos.

 

En esta obra se abordan algunas de las situaciones y problemas cotidianos más comunes con los que se enfrentan muchos padres a la hora de educar a sus hijos y ofrece soluciones a los mismos. Se muestran a los padres las características del desarrollo y cómo surgen estos problemas entre las edades de los 12 hasta los 16 años. El libro se compone de seis capítulos y unas orientaciones pedagógicas finales para poner en práctica lo leído, y unas recomendaciones bibliográficas para profundizar en la materia.

 

El primer capítulo resume las transformaciones que experimentan los chicos y chicas adolescentes y define esta etapa como procesono como problema. Partiendo de este principio, la autora explica esta etapa como un camino de transición hacia la madurez, de desarrollo de distintos ámbitos de la vida en y a la búsqueda de la identidad, que lleva a configurar el proyecto de vida de los jóvenes. Los padres han de afrontar este proceso con serenidad, paciencia y unión.

 

En el segundo capítulo se trata la comunicación, comunicación que en ese periodo se hace problemática y que es parte del proprio proceso de maduración en la adolescencia. La autora describe cuáles son las reacciones de los padres y las soluciones ante los problemas que derivan de la falta de entendimiento. Asimismo ofrece distintas propuestas para solucionar las dificultades para comunicarse.

 

El tercer capítulo está centrado en el tiempo libre y los modos de educar para hacer un buen uso de él. Según la opinión de Artola, la clave es que el ocio se opone a la pereza; alrededor de esta idea, profundiza en los modos de aprovecharlo con responsabilidad y sostiene que, a través de él, los jóvenes se deben enriquecer personalmente y abrirse a los demás con verdadera generosidad.

 

En el cuarto capítulo se reflexiona sobre la amistad en esta etapa. La autora explica que los amigos tienen mucho peso en el período adolescente y pueden contrapesar el influjo paterno. Asimismo, señala que la adolescencia es la etapa del nacimiento de la verdadera amistad y ofrece claves para que este proceso sea el adecuado, enseñando a los hijos a desarrollar habilidades sociales y a que, poco a poco, sepan valerse por sí mismos.

 

En el quinto capítulo se abordan los problemas que más preocupan a los padres y ofrece sugerencias de ayuda para solventarlos, otorgando un papel clave a la detección precoz, la prevención de los mismos y la educación de la voluntad y libertad como elementos de solución.

 

Finalmente, en el último capítulo la autora se centra en los valores y virtudes, en especial la sinceridad, la obediencia, la responsabilidad, los ideales y la sobriedad.

 

El secreto de la educación es tener visión positiva

 

El libro ofrece una guía de consulta y de trabajo muy eficaz y con un contenido bien explicado y ordenado. Su lectura es ágil y, por sus consejos prácticos, hacen de ella una obra de referencia que todo educador y padre debería consultar si sus hijos se encuentran en esta etapa de la vida, puesto que aborda desde un punto de vista optimista, a la par que realista, aquellas pautas educativas útiles y orientaciones para el mundo actual, que pueden ser concretadas a cada caso y situación partiendo de que es básico el conocimiento de los hijos para actuar sobre sus problemas e inquietudes.

 

Colaboración de www.FamilyandMedia.eu para LaFamilia.info. Por Carmen María Martínez Conde, Dra. en Sociología y Máster en Matrimonio y Familia

 

Por Aníbal Cuevas – 14.11.2016

 

20161411adolesFoto: Freepik 

 

Recientemente preguntaba a unos padres que era lo que más les molestaba de sus hijos adolescentes, me contestaron que las malas contestaciones, los silencios, la desobediencia. Yo les preguntaba acerca de lo que esto generaba, mal ambiente me contestaron.

 

Luego les pregunté cómo respondían ellos a esta situación. Ante su propia sorpresa me contestaron que con enfados, silencios, monosílabos, acerca de lo que esto generaba llegaron a la misma conclusión que antes, mal ambiente.

 

Educar es complicado, sin duda, pero cuando el ambiente es malo, cuando las relaciones personales son malas, la misión se vuelve casi imposible. Genera malos pensamientos, la creencia de que el otro hace las cosas para fastidiarme. Esto hace que el ambiente empeore no sólo exteriormente sino en los corazones.

 

Parece un quicio fundamental que en casa haya buen ambiente, sólo así las relaciones personales pueden ser óptimas para que todos crezcamos como personas, nos queramos y seamos mejores; que de eso se trata, de ser felices haciendo felices a los demás.

 

A modo de decálogo, he aquí 10 propuestas para mejorar el ambiente en casa. Sin perder de vista que mejorar el ambiente, en cualquier realidad humana, está en primera instancia en mi campo, soy yo quién tiene que dar el primer paso:

 

1. Procurar un ambiente tranquilo. Reservar momentos para ello, por ejemplo la comida en familia.

 

2. Fomentar el trato cariñoso entre todos. Por ejemplo saludarse al entrar o salir de casa, ceder el paso, sonreír, preocuparse por los demás.

 

3. Respetar su intimidad, lo cual no significa no estar al tanto de los amigos y actividades.

 

4. Acercamientos indirectos (buscar gustos o aficiones comunes con los hijos). Llegar a acuerdos en temas “calientes”: salidas, estudio, orden en casa, etc...

 

5. Exigir con cariño y respeto. Evitar los sarcasmos y las burlas.

 

6. Ser modelo de lucha más que conferenciante sobre lo que está bien y lo que está mal.

 

7. Abrir el hogar para que puedan estar con sus amigos.

 

8. Fomentar una rebeldía sana, darles razones para actuar frente a las injusticias que tanto rechazan.

 

9. Enseñarles a pedir perdón pidiéndolo nosotros cuando fallemos.

 

10. Transmitirles una imagen positiva de sí mismos. Ayudarles a descubrir lo bueno que tienen y a lucha en aquello que pueden mejorar.

 

Son 10 ideas que espero sirvan de orientación para padres “despistados” y de ánimo para padres cansados.

 

Cortesía del autor Aníbal Cuevas para LaFamilia.info
Blog "Ser Audaces": anibalcuevas.wordpress.com
Twitter @anibal_cuevas

 

Por Jorge Dotto - 25.04.2016

 

20162504hadolesFoto: Pixabay

 

Poco se habla sobre los efectos adversos que tiene la marihuana en la salud, más bien se le considera una droga blanda o light que no genera adicción ni causa daños en el cerebro. Pero lo cierto es que hay que informarse bien, esta planta no es tan noble como la presentan.

 

Para ello traemos la opinión de todo un experto en el tema como es el Dr. Jorge Dotto. Médico de la Universidad de Buenos Aires especializado en anatomía patológica de Yale University, patología ginecológica y mamaria de la misma universidad, y patología molecular & genética de Harvard Medical School. Además co-fundador del portal de medicina MisCromosomas.com y autor del libro “Genética. Cómo puede cambiar nuestras vidas”.

 

A continuación el texto del autor publicado en el Huffington Post.

 

*** 

Estoy a favor de las libertades individuales, y por supuesto que no juzgo a quien decide fumar un porro de cannabis, pero es importante informar sobre las consecuencias que tiene esta sustancia. Como todas las sustancias que consumimos -como un medicamento, el alcohol, el tabaco o, en este caso, la marihuana-, tiene un efecto deseado, pero también efectos adversos (toxicidad).

 

Con lo que estoy en total desacuerdo es con la buena campaña que tiene la marihuana, como si fuera inocua, como si fuera una sustancia que no genera toxicidad. La realidad es que no es así. Se difunde masivamente información sobre la toxicidad que producen el alcohol y el tabaco, pero no se habla del daño que también puede provocar la marihuana.

 

El objetivo de esta columna es compartir 10 cosas que deberías conocer sobre la marihuana, para darte cuenta que no es cool fumarla: como es en el caso de todas las sustancias, también tiene sus consecuencias.


1. No es una droga blanda o light

No existe la clasificación de drogas blandas y duras. Esa es una simplificación que no es buena y confunde a la gente. Todas las drogas son peligrosas, y está comprobado que no todas las personas reaccionan de la misma manera a una sustancia. Está claro que una persona no va a morir de sobredosis por fumar marihuana, pero sí está demostrado que la marihuana también mata, ya que es responsable de causar accidentes de tráfico mortales.

2. Es la segunda causa de accidentes de tránsito fatales

La marihuana es la segunda causa de accidentes de tránsito fatales después del alcohol, ya que ralentiza las reacciones, disminuye la coordinación y altera la concentración. Varios estudios científicos han demostrado esta causalidad, incluyendo uno publicado recientemente en 2014 que analizó a 23.591 conductores de accidente de tránsito mortales durante 10 años en Estados Unidos. Los conductores tuvieron test positivo para alcohol (alcoholemia) en el 39.7% de los casos, y 24.8% fue positivo para otras drogas. En este grupo, la marihuana fue la más frecuente. Durante el periodo de 1999 a 2010, los resultados de alcohol en sangre fueron estables, mientras que la marihuana aumentó del 4.2% en 1999 hasta 12.2% en el año 2010. La recomendación es la siguiente: si fumas un porro, no conduzcas, puedes matar a alguien.

3. Causa adicción hasta en un 50% de las personas que la consumen todos los días

Como con todas las sustancias, existe un riesgo de desarrollar adicción a la marihuana. Se estima que se genera adicción o dependencia al cannabis en el 9% de las personas. Pero aumenta el riesgo de adicción en ciertas situaciones particulares. Por ejemplo, causa adicción en el 17% de las personas que empiezan a consumirla en la adolescencia, y hasta en un 50% de las personas que la consumen todos los días. Uno de los genes más importantes que participan en este mecanismo de desarrollo de la dependencia es ANKFN1, localizado en el cromosoma 17; aunque como en otras tantas situaciones, que una persona tenga una variante (alteración) en un gen no quiere decir que vaya a desarrollar un comportamiento o, en este caso, una enfermedad.

4. Es la puerta de entrada al consumo de otras sustancias

Puede ser la "puerta de entrada" al consumo de otras sustancias como la cocaína, paco, éxtasis, cristal, heroína e inclusive medicamentos. Es una droga de fácil acceso para los jóvenes y de relativo bajo costo. Esto no quiere decir que una persona siempre vaya a probar otras drogas, pero sí que tiene un mayor riesgo.

 

Algunos estudios científicos han demostrado que la sustancia activa del cannabis, llamado tetrahidrocannabinol (THC), aumenta los efectos adictivos de otras drogas. También se ha demostrado en estudios científicos realizados en gemelos que la marihuana destruye el centro de placer en el cerebro, y este mecanismo aumentaría la susceptibilidad de consumir o desarrollar dependencia a otras drogas.

5. Destruye el centro de placer en el cerebro

La marihuana destruye el centro de placer en el cerebro en personas que fuman de promedio cinco cigarrillos (porros) de marihuana al día, cinco días a la semana, por un periodo de 10 años. En realidad, esta sustancia daña el sistema del neurotransmisor dopamina a nivel cerebral. Cuando se analizó en un estudio científico el grupo que fumaba (24 personas) con el grupo control (24 personas), ambos producían la misma cantidad de dopamina, pero los que tenían una dependencia a la marihuana no la procesaban como una sensación placentera. Por lo tanto, si la persona que está fumando un porro lo hace para obtener placer, tiene que tener cuidado, porque a largo plazo no solo no va a sentir placer fumando marihuana, sino no que tampoco sentirá placer al ver una película, escuchar música, leer un libro o tener relaciones sexuales, entre tantas otras actividades.

6. Afecta al rendimiento escolar, aumentando la deserción

Te quema el cerebro causando pérdida de neuronas e interfiriendo en las funciones cognitivas como la memoria, la capacidad intelectual y el comportamiento, afectando en los adolescentes el rendimiento escolar. Un estudio recientemente publicado demostró que los adolescentes que fuman diariamente cannabis antes de los 17 años de edad tienen un 60% menos probabilidades de terminar la escuela secundaria.

7. Aumenta el riesgo de desarrollar psicosis

Aumenta el riesgo de desarrollar esquizofrenia, la forma más frecuente de psicosis, una enfermedad psiquiátrica en la cual la persona no puede distinguir la realidad de las alucinaciones auditivas o visuales creadas por su mente. Se han asociado algunos genes como COMT que, a su vez, participa en el riesgo adictivo a la cocaína, y algunas mutaciones (alteraciones) en este gen a su vez se han asociado al desarrollo de la esquizofrenia paranoide.

Mutaciones en el gen AKT1 localizado en el cromosoma 14 también se han vinculado con una mayor incidencia de crisis psicóticas en general, y psicosis en particular, al estar relacionadas con el consumo de cannabis. Se ha demostrado que las personas que consumen diariamente esta droga y tienen una variante particular del gen AKT1tienen siete veces más riesgo de desarrollar psicosis.

A su vez, en algunas personas que tienen una predisposición genética a tener un mayor riesgo de desarrollar psicosis, el uso de marihuana podría adelantar entre dos y seis años la aparición de la primera crisis psicótica.

8. Causa infertilidad masculina

Esta droga afecta la forma y la movilidad de los espermatozoides, siendo una causa modificable de infertilidad. Un estudio recientemente publicado analizó la cantidad y calidad de los espermatozoides en casi 2000 hombres, y demostró que las personas que presentaban alteraciones en sus células reproductivas (318 hombres) en general tenían menos de 30 años y habían consumido marihuana en los 3 meses anteriores a su muestra de semen.

9. Afecta a los pulmones

El cannabis afecta a los pulmones, irritándolos, como el humo del tabaco. También puede causar efectos similares al cigarrillo como tos diaria y productiva (flemas), y riesgo de desarrollar infecciones en estos órganos (neumonía). Hasta el momento, no se ha demostrado de manera contundente que la marihuana cause cáncer de pulmón.

10. Aumenta el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual:

En algunas situaciones, se fuma antes de las relaciones sexuales, y como altera el comportamiento y es probable que no se use preservativo, hay un mayor riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual como el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), hepatitis B, hepatitis C, clamidia, gonorrea, sífilis, herpes, y tricomoniasis.

Se ha descripto que el cannabis tiene efectos terapéuticos, especialmente en el tratamiento de las náuseas y vómitos. Y en algunos países se indica para personas que están recibiendo quimioterapia para el tratamiento de cáncer. Pero, como es el caso de otras sustancias, es necesario que esa prescripción sea realizada por un médico que se hace responsable de la indicación, dosis, y de la persona en un todo. Hago esta aclaración porque es también importante destacar sus efectos terapéuticos, aunque debe ser en un contexto profesional que incluye cuidado, seguridad y responsabilidad.

No están muy difundidos los efectos adversos que causa esta planta. Lo importante es informarse, y después tomar una decisión al respecto.

Si quieres fumar un porro, aunque te enojes y pienses que estos datos son exagerados, haz lo mismo que haces con la información que conoces sobre el alcohol o el cigarrillo. Consúmelo sabiendo que también tiene consecuencias importantes y negativas.

 

 

Más de este tema >

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme