Alteia.org - 11.02.2021

 

foto: freepik

 

¿Qué tipo de persona eres? Si quieres ser una persona pacífica te ofrecemos siete hábitos que te pueden ayudar

 

En una larga fila en una cafetería, una mujer permanece tranquila y contenta mientras que la que le sigue experimenta irritación y frustración.

 

Cuando el tráfico está cortado, un hombre simplemente continúa conduciendo hacia su destino mientras que otro toca la bocina del coche y grita obscenidades.

 

Si no hay nada especial que hacer, una persona se sienta en silencio y disfruta un momento de relajación, mientras que otra empieza a navegar frenéticamente por el feed de un medio social en el móvil.

 

Estos tres ejemplos reflejan los dos tipos de personas que todos podemos ser: calmadas, tranquilas y pacíficas, o agitadas, ansiosas y fácilmente irritables. La diferencia entre estos dos tipos es fina y depende de la conducta personal. Aquí tienes los siete hábitos de esas personas altamente pacíficas que cualquiera puede incorporar en su vida diaria.

 

1. Tienen una rutina

 

Para tener paz mental, es esencial establecer y mantener un ritmo y una rutina diarios. Por lo general, quienes manifiestan altos niveles de paz y calma son individuos que regulan cuidadosamente sus actividades diarias. Se van a la cama al mismo tiempo y se despiertan a la misma hora, comen sus comidas a la misma hora, realizan sus prácticas espirituales a las mismas horas del día, asisten a los servicios de culto regularmente.

 

Aunque no sean monjes o monjas a tiempo completo, las personas pacíficas estructuran su vida diaria en patrones similares a los que encontramos en un entorno monástico. Al hacer esto, su sistema nervioso sabe qué esperar en cada momento, en vez de sentirse constantemente descolocado por un horario errático y desconocido. La regularidad es fundamental para cultivar una mente armoniosa y pacífica.

 

2. Responden en vez de reaccionar

 

Cuando sucede una situación no deseada, estas personas altamente pacíficas crean un espacio, una pausa. En ese breve momento, ajustan su pensamiento y sus emociones para actuar de manera habilidosa. Chuck Norris, actor y experto en artes marciales, cuenta la historia que le relató un amigo que también es un artista marcial de alto nivel. Este hombre estaba en una señal de stop esperando a encontrar un hueco en el tráfico para poder cruzar una calle ancha con seguridad. La persona en el coche detrás de él era impaciente y no dejaba de tocarle el claxon.

 

Cuando por fin perdió la paciencia, el conductor de atrás salió de su coche y empezó a amenazar al amigo de Norris para que “encontrara rápido el pedal del acelerador”. El amigo de Norris hizo una pausa, bajó la ventanilla de su puerta y dijo: “Quieres pelea. Vale, pero tengo mal la espalda y me vas a tener que ayudar a salir del coche”. El hombre furioso se lo quedó mirando desconcertado, negó con la cabeza y regresó a su coche. Norris comentó: “Por suerte para el conductor impaciente, la situación se apaciguó con el humor. No tenía ni idea de lo cerca que había estado de recibir una paliza”.

 

3. Rezan

 

La oración es la práctica espiritual que vincula a la persona pacífica con Dios. Cuando están afligidas, las personas pacíficas rezan para encontrar orientación; cuando están alegres, rezan para expresar gratitud; cuando enferman, rezan para curar, y cuando sienten desánimo, rezan para tener perseverancia y paciencia.

 

Las personas pacíficas también reconocen la lógica y la sabiduría de este consejo de san Francisco de Sales: “Cada uno de nosotros necesita media hora de oración diaria, excepto cuando está muy ocupado; entonces necesita una hora”.

 

4. Pasan tiempo al aire libre

 

Estar en un entorno natural es vital para tener un sentimiento general de calma y armonía. Por eso los monjes budistas prefieren meditar al aire libre en entornos naturales. La ciencia confirma ahora la sabiduría que dice que el aire libre es tranquilizador y reconfortante.

 

En cierto estudio, unos investigadores reclutaron a 280 personas sanas en Japón, donde visitar parques naturales por su efecto terapéutico se ha convertido en una práctica popular llamada shinrin-yoku o “baño de bosque”. En un día, medio grupo recibió la instrucción de caminar por un bosque o una zona arbolada durante unas cuantas horas, mientras que el otro grupo caminaba a través de una zona urbana. El segundo día, intercambiaban los lugares. Los científicos descubrieron que estar en la naturaleza resultaba en “menores concentraciones de cortisol (la hormona del estrés en nuestro cuerpo), menor frecuencia cardiaca y menor presión sanguínea”, entre otras cosas.

 

5. No juzgan

 

El rabino Joseph Telushkin recibió una vez en su buzón esta oración anónima, que le parece suaviza la tendencia humana a juzgar con dureza:

 

Ayúdanos a recordar que el “imbécil” que cortó el tráfico anoche quizás sea una madre soltera que trabajó nueve horas ese día y que conducía apresuradamente a casa para cocinar la cena, ayudar con los deberes a sus hijos, hacer la colada y pasar unos cuantos minutos valiosos con sus hijos.

 

Ayúdanos a recordar que ese joven despistado con tatuajes y piercings que no lograba darnos el cambio correcto en la caja el otro día es un estudiante preocupado de 19 años inquieto por no saber si ha aprobado sus exámenes finales y con miedo por no tener suficiente dinero para pagarse el próximo semestre.

 

Recuérdanos, Señor, que ese vagabundo con aspecto aterrador que pide dinero en el mismo sitio todos los días es esclavo de unas adicciones que solamente podemos imaginar en nuestras peores pesadillas.

 

Ayúdanos a percatarnos de que la pareja anciana que camina tan lentamente por los pasillos de la tienda, bloqueando nuestro carrito, está saboreando ese momento porque sabe que, según el informe de la biopsia que recibió ella ayer, quizás sea el último año que los dos vayan juntos de compras.

 

6. No se inquietan con las dificultades

 

Las personas pacíficas saben que la vida es impredecible y que cambia constantemente. Así que anticipan los buenos tiempos así como los difíciles, fluyendo con los cambios y retos de la vida. El escritor y profesor de meditación budista Toni Bernhard explica: “Despertar a las realidades de la condición humana es crucial para que sepamos qué esperar en la vida. Si nos engañamos sobre qué esperar, sufrimos mentalmente cuando las cosas no van como querríamos. Así que quiero estar despierto al hecho de que la vida puede ser dura en ocasiones y que muchos de mis deseos y anhelos quedarán incumplidos. Entender esto me ayuda a aceptar y estar satisfecho con la vida como es, porque sé que, sencillamente, no puedo tener siempre lo que quiero, nadie puede. Es una realidad de la condición humana”.

 

7. Perdonan

 

“La paz interior solo puede alcanzarse cuando practicamos el perdón. El perdón es dejar atrás el pasado y es, por tanto, el medio para corregir nuestros errores de percepción”, señala Gerald Jampolsky, autor de El perdón: la mejor de las medicinas.

 

Es imposible ser una persona con paz mientras guardamos rencor, cosechamos sentimientos de resentimiento o rumiamos pensamientos de venganza. Por eso, la escritora Karen Salmansohn da este consejo: “Perdónales. A todos. Cuantos más perdones, mejor te sentirás”.

 

Tener paz interior en este mundo significa, simplemente, incrementar las actitudes y acciones que aportan calma y tranquilidad, al tiempo que se reducen las que generan desorden y caos.

 

*Publicado originalmente en Our Sunday Visitor, por Victor Parachin

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2021 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme