Por Alberto Delgado / Blogs LaFamilia.info - 01.06.2020

 

Foto: jcomp 

 

A mis amigos...

 

Sabes bien que desde que nos conocemos hemos tratado en nuestras conversaciones de lo divino y lo humano, de tus cosas y de las mías, de lo más prosaico hasta lo más espiritual… de todo. Ahora, que tengo más tiempo y todavía tengo fuerzas, quisiera seguir hablando contigo a través de estas líneas.

 

Si me lo permites me gustaría enviarte de vez en cuando unos párrafos con ideas que se me vienen a la mente, fruto de mi ya no corta vida, de tantas experiencias vividas, y sobre todo de la formación recibida en tantos años de pertenecer al Opus Dei.

 

Algunas te parecerán bien y estarás muy de acuerdo, y otras no tanto. Eso está muy bien pues así podemos dialogar y profundizar en ellas, con la seguridad de que ambos aprenderemos algo.

 

Otra cosa, resulta que además de tu amistad hay otras personas con las que también me precio de tener esa misma relación. Y tenía la preocupación de cómo hacer para hacer llegar a todos las reflexiones que sirvieran de puente de unión para nuestra amistad. 

 

Estando con esta inquietud, surgió la posibilidad, por un amable ofrecimiento, de hacerlas llegar a todos a través de internet. Hace ya bastantes años, ayudé a crear, junto con un grupo de amigos, la página www.LaFamilia.info, a la que todavía seguimos ayudando. Y como digo, aquí encontré la solución para poder compartir las líneas que pienso escribir periódicamente, con la ayuda de Dios.

 

Espero, como digo, que estas líneas y las que vendrán sirvan para afianzar nuestra amistad.

 

Con todo mi aprecio.

 

Alberto Delgado C

 

Más artículos de este autor:

- A modo de presentación

Agradecer

Alegría

- La Virgen María

- El virus y las cosas pequeñas

- El ejemplo

- Transmitir la fe y la piedad

 

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme