Blogs LaFamilia.info - 07.04.2015

 

princeblogPrince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación.

 

 

En inglés hay un refrán que dice: “An Apple a day, keeps the doctor away”, se traduce : Una manzana al día, del médico te libraría. Pero hay algo mejor que eso, investigaciones recientes han demostrado que las buenas acciones tienen un impacto beneficioso en la salud de quienes las ejecutan. 

 

Para todos no es ajeno que para mantenerse saludable hay, entre otras cosas, que hacer ejercicio y comer sano. Pues ahora hay que agregarle, “haga algo bueno por alguien.” “Este consejo podría dárselo su médico porque cada vez son más las investigaciones cuyos resultados confirman los beneficios del altruismo”.


Los autores del artículo "El Poder Curativo de Hacer el Bien", Eileen Rockefeller Growld y Allan Luks, nos informan cómo los expertos empiezan a comprender la manera cómo se benefician aquellas personas que ayudan a los demás y además de eso, son sociables. Las buenas accionas benefician a nivel físico, emocional y espiritual.


Menciono algunos beneficios de los diferentes estudios llevados a cabo en diferentes universidades americanas:


Protege del estrés 

Porque estimula la producción de endorfinas que son tranquilizantes naturales del cerebro.


Beneficia el sistema de inmunidad

El cual está íntimamente ligado a la mente. El cerebro se comunica por medio de circuitos neuronales con la médula ósea y el bazo, en donde se producen las células necesarias para combatir las infecciones.


En un sorprendente y controvertible estudio realizado en la U. de Harvard, un profesor hizo que unos estudiantes vieran una película de la Madre Teresa, personaje altruista por antonomasia, y de su trabajo de servicio entre los enfermos y menesterosos de Calcuta. Luego se llevó a cabo un análisis de la saliva de los estudiantes y se descubrió que había aumentado su contenido de inmunoglobina A, anticuerpo que puede ayudar a combatir las infecciones respiratorias.


Disminuye el riesgo de un padecimiento cardíaco

Algunos investigadores consideran que el riesgo de un padecimiento cardíaco depende en gran medida de nuestra actitud hacia los demás. La hostilidad, sostiene, aumenta ese riesgo. Las emociones negativas afectan el corazón.


Aumenta la esperanza de vida

La convivencia aumenta la esperanza de vida sobre todo entre los varones. La tasa de mortalidad correspondiente al período en que se llevó a cabo el estudio fue dos veces más alta entre las personas que no tenían relaciones personales estrechas; independiente de la raza, ingresos, actividad física u otros factores.


Da paz interior

El Doctor Allan Luks se pregunta todas las noches al irse a la cama: ¿A quién ayudé hoy? El considera que esa es su pastilla de dormir.


Un periodista le dijo a la Madre Teresa al verla atender un viejo enfermo y moribundo: -“Yo no haría esto por ningún dinero del mundo”. Ella le respondió: -“Y yo tampoco” . --“¿Y entonces por qué lo hace?” -“Por amor a DIOS!”


Estabilidad emocional

Para formar una personalidad sana, el niño debe sentirse seguro, amado y útil. Esto colabora a construir su estabilidad emocional. ¿Cómo te sientes cuando estás sirviendo al prójimo? ¿Verdad que esas personas te admiran y te quieren? Además te sientes útil, que iluminas, que das ejemplo.


Hay que desempeñar cualquier oficio o profesión con cualificación creciente como vehículo de construcción social y de ayuda a los demás, a los que hay que conocer, comprender y tratar con cercanía y afecto. Cuando se conjugan profesionalismo y espíritu de servicio hay una fuerza poderosa que logra un resultado óptimo para el que recibe como para el que dona. Toda profesión debe conjugar estos dos factores.


¿Tienes esto en cuenta en tu trabajo y en tu vida cada día?

 

Más artículos de este autor >

Prince Martínez, Blogs LaFamilia.info - 17.02.2015

 

princeblogPrince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación.

 

 

El cerebro de un niño podríamos compararlo con un teatro lleno de sillas vacías. En cada una de esas sillas se van sentando principios y enseñanzas que perduran. A los 3 años de edad el 90% del cerebro se ha desarrollado, en esta edad se aprende más rápido especialmente cuando se recibe amor, afecto, atención y alimentación adecuada. Entonces tenemos que sentar en cada una de esas sillas vacías todo lo que va a regir la conducta de ese niño. Indudablemente que se puede reeducar, pero es ya más difícil levantar de esa silla un comportamiento inadecuado.

 

Esto evidencia la necesidad que a la educación de preescolar se le preste la mayor importancia y que los padres sean conscientes de esta realidad, brindándole a sus hijos los cuidados requeridos.


Cuando se argumenta que es muy sencillo ser docente de pre-escolar se desconocen los beneficios y los alcances que tiene en el niño la educación que recibe en esta etapa como también los perjuicios, ya que este es un período formativo muy importante para su desarrollo.


“Invertir en la educación temprana es, de acuerdo a esta premisa, más rentable que hacerlo a mayores edades”.

 

Muchos autores resaltan la importancia de este período, llegando a sostener que lo más importante para su vida lo aprendió en el Kindergarten. Robert Fulghum escribió un libro titulado: “Todo lo que realmente necesito saber lo aprendí en Kindergarten”. Enumera unas premisas básicas que se aprenden en el preescolar. Analizándolas y circunscribiéndolas a un contexto adulto nos damos cuenta de que son unos principios de vida útiles a cualquier edad.

El nos dice, entre otros, en el Kindergarten aprendí a:
• Compartir.
• Jugar limpio.
• No ofender a las personas.
• Colocar las cosas donde las encontraste.
• Limpiar tu propio desorden.
• No tomar lo que no te pertenece.
• Pedir perdón cuando ofendes a alguien.
• Lavarse las manos antes de comer.
• Deshacerse de lo que no te sirve.
• Sorprenderme.
• Una galletica caliente y leche fría son buenas para ti.
• Vivir balanceado. Pinta, colorea. Baila. Dibuja. Canta. Bebe, come.
• Tomar una siesta cada tarde.
• Las raíces van hacia abajo y las ramas hacia arriba.
• Al salir, tener cuidado al cruzar la calle, agarrarse de las manos y mantenerse junto a los demás.
• El pez, el hámster, (cualquier otra mascota) se muere y yo también.


Cuando analizamos estos aprendizajes nos damos cuenta que son premisas básicas válidas para vivir bien. De eso se trata la educación: aprender a vivir en una sociedad compleja. Saquémosle provecho a cada uno. Yo ya lo hice. Eso de la galletica y un vaso de leche, me dice cuán provechoso es tomarme el tiempo para disfrutar de un café con una amiga.


Muchos padres de familia le restan importancia a la educación en esta etapa y matriculan al niño en cualquier preescolar pensando que está pequeño y no necesita tanta atención, sólo que pase el tiempo “jugando” con otros niños y nada más. El profesor de economía e investigador de la Universidad de Pennsylvania, Jere R. Behrman, recalca que la Educación de la Primera Infancia (EPI) es decisiva para desarrollar habilidades cognitivas de lenguaje, interpersonales, socioemocionales y para lograr un adecuado desarrollo físico.

 

Más artículos de este autor >

 

Prince Martínez - Blogs LaFamilia.info
03.11.2014
 

 

princeblog

 

Prince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación.

 

 

Esta semana celebramos dos fiestas en la Iglesia Católica, el primero de noviembre, el Día de Todos los Santos y el dos, el Día de los Difuntos. Es más, el llamado “Halloween” que hoy en día y con ese nombre foráneo se ha infiltrado en nuestro país desde los años 80, significa “All Hallows Eve”: víspera de todos los santos.

 

Día de Todos Los Santos

 

El Día de Todos los Santos comenzó a celebrarse alrededor del año 800. “Es la celebración que reúne y concentra en un día todo el santoral del año, pero principalmente recuerda a los santos anónimos…¿Quiénes son los Santos? Son esa multitud innumerable de hombres y mujeres de toda raza, edad y condición, que se desvivieron por los demás, que vencieron el egoísmo, que perdonaron siempre.” (Encuentra.com)

 

El santo no nace se hace cada día en el hogar, en la oficina, en la calle, en el quirófano, en la fábrica, en la enfermedad, en la fiesta… “La Santidad “grande” está en cumplir los “deberes pequeños” de cada instante.” Libro Camino, 817, San Josemaría.

 

En una entrevista exclusiva al P. Antonio Spadaro S.J., el Papa Francisco nos dice:

 

“Yo veo la santidad en el pueblo de Dios, su santidad cotidiana. Existe una 'clase media de la santidad' de la que todos podemos formar parte (...). Veo la santidad en el pueblo de Dios paciente: una mujer que cría a sus hijos, un hombre que trabaja para llevar a casa el pan, los enfermos, los sacerdotes ancianos tantas veces heridos pero siempre con su sonrisa porque han servido al Señor, las religiosas que tanto trabajan y que viven una santidad escondida. Esta es, para mí, la santidad común (...). Esta era la santidad de mis padres: de mi padre, de mi madre, de mi abuela Rosa, que me han hecho tanto bien.”

 

Esa es la santidad a la que estamos llamados.

 

Día de los Difuntos

 

El dos de noviembre es el Día de los Difuntos. Este día se conmemoran las almas que todavía no han llegado al cielo y se encuentran en el purgatorio. En México celebran el Día de los Muertos como una fiesta nacional enraizada a la cultura del país. Elena Ponatowska describe así esa fiesta: “La muerte es parte de la vida… la muerte no espanta, al contrario, nos recuerda que todo pasa, que todo lo terrestre se acaba y que llevamos dentro un esqueleto”.

 

Vivimos en Tres Dimensiones

 

Estos dos días nos recuerdan que en la Iglesia se viven tres dimensiones: los santos en el cielo viven en la Iglesia Triunfante, los difuntos que están purificándose para llegar a ver el rostro de Dios, viven en la Iglesia Purgante y nosotros vivimos en la Iglesia Militante. ¡Todos estamos vivos! Y por consiguiente nos podemos ayudar los unos a los otros. Las buenas obras y las oraciones que hacemos durante nuestra vida se aplican a la Iglesia Purgante y dan a la vez gloria a los de la Iglesia Triunfante. Esto es lo que la Iglesia llama La Comunión de los Santos.

 

Todos hemos llorado la partida de un ser querido, lloramos su ausencia pero lo que más lloramos es por no tenerlo físicamente a nuestro lado. En esos casos lo que nos consuela a los cristianos es lo que dice un amigo mío: “Cuando le preguntan a Jesús por los difuntos contesta que serán como ángeles. La tarea de los bienaventurados es muy similar a la que hace un Ángel de la Guarda, por lo tanto nos acompañan, interceden, ayudan, etc. Son una gran ayuda para alcanzar la santidad personal”.

 

Eso significa que tenemos seres muy queridos que nos están acompañando permanentemente. ¿Qué hay que hacer? Conectarse a la mejor red social que existe entre las tres Iglesias: la Comunión de los Santos y “chatear” con ellos más a menudo encomendándoles tareas específicas. A la vez nosotros tenemos que ofrecerles nuestras oraciones y nuestro esfuerzo diario para alcanzar la santidad personal y todo esto hasta que nos reencontremos.

 

Más artículos de este autor >

Prince Martínez Blogs LaFamilia.info - 17.12.2014

 

princeblogPrince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación.

 

Estamos viviendo la época de adviento que es el tiempo de preparar la navidad. Así como se organiza el recibimiento de un gran personaje, así nosotros nos preparamos para la llegada del Rey de Reyes. Lo más importante es adecuar nuestro corazón a través de la reconciliación, del perdón y de aceptar las disculpas que nos ofrecen. Esa es la preparación más importante para vivir las celebraciones navideñas con paz y alegría.

 

Hay otra preparación que es externa y refleja lo que está sucediendo en nuestro interior: iluminamos el árbol, decoramos la casa y armamos el Pesebre.

 

¿No has armado tu pesebre?

 

Entonces te falta lo más importante. “Aún hay tiempo de armar el pesebre en nuestras casas, una costumbre que además de depararnos la satisfacción de algo construido con nuestras propias manos, nos remite a la escena histórica del nacimiento de Jesús y nos da en consecuencia la atmósfera adecuada para recordar sus enseñanzas y comprometernos a través de la oración con su mensaje” (Nota editorial de El Universal, 8 de diciembre.)

 

La Madre Teresa de Calcuta contemplando el pesebre expresa: “¡Qué pequeño se ha hecho Jesús para mostrarnos que no espera cosas grandes de nosotros, sino cosas pequeñas con un amor grande!”. ¡Cuánto amó Dios al mundo que se anonadó de esta manera para darnos vida eterna!

 

Lo que podemos aprender

 

Sentarse frente al pesebre y reflexionar con los hijos sobre las virtudes que se pueden aprender allí es lo más enriquecedor para hacer en esta época. La virtudes de la humildad, la generosidad, la fortaleza, la confianza , la fe, la esperanza…

 

El pesebre es “una escuela de vida”, es la vida misma. Aprendemos de cada uno de los personajes que lo componen, de todas las criaturas que participan. Marta Lorena, profesora de pre-escolar, está preparando la presentación del pesebre en vivo. Por consiguiente todos los niños quieren ser San José y todas las niñas La Virgen María. En segundo lugar los Reyes Magos, luego los ángeles, después los pastores pero ni hablar en representar al buey, ¿y al burro? ¡Mucho menos!

 

Esta profesora muy recursiva comenzó a describir las cualidades de cada uno de los personajes incluyendo los animales. Comenzó por el burro. El burro cargó a la Virgen cuando se fue con José para Belén y estaba esperando al Niño Jesús. Pero también el burro cargó a Jesús cuando estaba grande e hizo su entrada triunfal en Jerusalén. Qué honor llevar a la madre del Rey y al Rey mismo, en su lomo. Además el burro es amigable, dócil, es paciente y laborioso. Se adapta a todos los climas por lo tanto se conoce el mundo entero. No hay un lugar donde no haya un burro prestando sus servicios. Qué papel tan relevante tiene el burro en el evangelio.

 

Hablando de los pastores, ella les hizo ver su importancia en ser los primeros en conocer la noticia y ser los mensajeros ante el mundo de la buena nueva. ¡Qué importante resultaron ser los pastores! Y así sucesivamente fue analizando los diferentes roles.

 

El mundo en el pesebre

 

En el pesebre encontramos encumbrados Reyes, humildes pastores, ángeles celestiales, toda suerte de animales y el más importante, Dios mismo, principio y fin de todo, está como el Niño más indefenso siendo el más poderoso, necesitado de una madre y un padre. El ratifica y engrandece lo que le rodea.

 

Lo anterior nos lleva a reflexionar que todo tiene un valor intrínseco y juega un papel importante en el mundo. Esta es una de las tantas lecciones que podemos aprender de nuestro mundo, recreado en el pesebre que es una magnífica representación de todo y de todos.

 

Más artículos de este autor >

Prince Martínez - Blogs LaFamilia.info
08.09.2014
 

 

princeblog

 

Prince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación.

 

 

La familia ha sido y será siempre la célula vital de la sociedad. Es el lugar donde se nace, se crece y se muere como persona. “En la familia aprendemos la verdad, la bondad y se transmite la herencia espiritual y cultural de la sociedad.” Esa célula vital es la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer quienes transmiten la vida a través del nacimiento y crianza de los hijos.

 

El mundo no puede avanzar si la familia primera escuela de la vida del hombre está enferma... En nuestros días, ciertos programas sostenidos por medios muy potentes parecen orientarse por desgracia a la disgregación de las familias. A veces parece incluso que, con todos los medios, se intenta presentar como “regulares” y atractivas -con apariencias exteriores y seductoras- situaciones que en realidad son “ irregulares”. Carta a las familias 1994, San Juan Pablo II.

 

Sabemos del fracaso del comunismo. El desmoronamiento en 1991 de la Unión Soviética marcó el fin de una época. Tuve la oportunidad de hablar con una joven rusa quien me manifestó que el régimen comunista no pudo acabar con los sentimientos profundos y arraigados del concepto de familia entre ellos. Hay que aceptar que el régimen mermó mucho la familia pero prevaleció la cultura de familia y su religiosidad. Es así como muestran orgullosos hoy día sus templos, sus obras de arte, sus íconos, etc.

 

Habrás visto alguna vez las famosas muñecas de madera rusas conocidas como Matryoshka. En la provincia rusa antes de la revolución de 1917, era un nombre de mujer muy popular. Se deriva de la raíz latina “mater” que significa madre. Era asociado a la imagen de una saludable madre de familia numerosa. Se convirtió en un nombre simbólico y fue utilizado especialmente para describir esas muñecas de madera pintadas, confeccionadas de tal manera que son representación de la maternidad y fertilidad. Se presentan en múltiples figuritas una en el interior de la otra, las más pequeñas caben perfectamente dentro de las más grandes, como quien cuida a los que requieren más atención.

 

Todas muy parecidas pero con sutiles diferencias que hacen que cada una sea única, elaboradas a mano con increíble finura resaltando su carácter irrepetible. Expresan perfectamente el símbolo más antiguo de la cultura humana: la familia.

 

Sostuvo la joven rusa que el régimen no había podido acabar con ese sentido familiar. Con orgullo contaba como ese gran científico ruso Dimitri Mendelésyev, célebre por haber descubierto los principios de la tabla periódica, era el hijo menor de diecisiete hermanos. “¡Qué tal que no hubiera nacido el menor de esa familia!”

 

“El hombre viene al mundo en el seno de una familia por lo cual puede decirse que debe a ella el hecho mismo de existir como hombre”. San Juan Pablo II.

 

Más artículos de este autor >

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme