Por Regino Navarro - Blogs LaFamilia.info - 08.07.2020

 

 

Hace unos días varias personas ven a un señor haciendo algo indebido en un parque. Alguien sube a las redes una foto discreta de la escena. Se producen comentarios de indignación y se pide castigar al culpable.

 

La policía está cerca, actúa de inmediato y es apresado el infractor. Ahora los comentarios son de satisfacción por haber solucionado el problema con rapidez. Es muy nuestro castigar a quien hace algo indebido, y al hacerlo así pensamos que hemos solucionado el problema. Por supuesto el control y la sanción son totalmente necesarios, pero conviene ir más allá, llegar al fondo de los asuntos.

 

Escojamos esta anécdota para analizar el tema que nos ocupa. Si se quiere llegar al fondo de la cuestión, tendremos que preguntarnos si ese hecho es recurrente en ese lugar, pues de ser así el hecho requiere más soluciones. Efectivamente parece que el hecho sucede con relativa frecuencia.

 

La siguiente pregunta sería: ¿existe alguna circunstancia estructural que influya en el problema? La respuesta también es clara, pues no existen baños públicos en los parques de la ciudad, ni en otros muchos lugares concurridos. Además de sancionar a quien no cumple esta ordenanza, habrá que buscar un sistema que facilite a los ciudadanos que puedan satisfacer este tipo de necesidades. Mientras tanto, seguirá ocurriendo.

 

Apliquemos, a título también de ejemplo, el esquema anterior a otros temas de ciudad, los taxis, las motos y la movilidad ciudadana. No me atrevo a decir que ellos son buena parte del problema, pero sí se podría afirmar que en ellos radica buena parte de la solución. A sabiendas de que existen buenos taxistas y conductores de motos, parecería que constituyen una cierta dificultad.

 

Sugiero aplicar el esquema arriba mencionado al comportamiento de taxis y de motos, pues es un hecho generalizado que podrían colaborar mejor con las soluciones viales.

 

Si un buen porcentaje de taxistas y conductores de motos cumplieran las normas de tránsito que se refiere a ellos, la calidad de vida de la ciudad cambiaría radicalmente, además claro está de mejorar la movilidad. No soy experto en el tema, sólo quiero mencionar que la solución de fondo debe tener varios niveles. Primero debe existir un control efectivo, con sus sanciones correspondientes.

 

Después la ciudad debe implementar soluciones estructurales para que los taxis y motos puedan circular normalmente: eliminar vehículos antiguos, establecer bahías de acopio, carriles especiales para motos, involucrar a los dueños de taxis y motos, etc.

 

Pero si queremos encontrar una solución de fondo para estos dos y cualquier otro problema debemos abordar, como solución de fondo, la mentalidad de la gente, la forma de pensar. Y aquí nos encontramos con el reto grande de la educación cultural. Esta es una solución, urgente, importante y de largo alcance.

 

Es urgente y por eso hay que seguir insistiendo de un modo más contundente; es importante y por eso hay que dedicar muchos más recursos; es de largo alcance y por eso debe estar por encima de los planes políticos de turno. Es un proyecto ciudad, sin término final.

 

Debe abarcar la educación en el hogar, una formación rigurosa en las escuelas, colegios y universidades; también campañas cívicas bien pensadas y extendidas en el tiempo. Ninguna de estas soluciones puede faltar para lograr un objetivo: control, respuestas estructurales y educación cultural.

 

***

 

Regino Navarro Ribera

Fundador de LaFamilia.info. Español de nacimiento pero colombiano de adopción. Coach profesional, especialista en Ciencias del Comportamiento, estudios en Orientación y Consejería, profesor, conferencista y autor de varios libros. Twitter: @ReginoNavarroR

 

 

Más artículos de este autor >

 

 

Por Regino Navarro Ribera/LaFamilia.info - 19.05.2020

 

 

La nueva normalidad es ese estilo nuevo de vida que nos impone la presencia del coronavirus en la vida personal, familiar, profesional y social, después de que pasó la etapa de encerramiento forzoso y se regresa paulatinamente a la normalidad. En estas líneas se señalan características de esta nueva situación referidas a los centros educativos. Algunas ya vienen de atrás y se acentuarán. Otras son nuevas y han venido para quedarse de forma definitiva o transitoria. En la educación pública el proceso a la nueva normalidad tendrás una evolución más lenta. 

 

1. En una próxima etapa, cercana, el colegio en casa seguirá primando sobre la modalidad presencial. Las secciones o grados estarán unos días en el centro educativo y otros en la casa. La convivencia de profesores y alumnos durante los días presenciales será más dinámica y con objetivos mejor definidos. 

 

2. De la importancia de tener unas buenas instalaciones físicas se pasará a la necesidad de poseer una buena plataforma informática que haga posible la educación virtual. La tecnología educativa adquiere gran relevancia.

 

3. Los profesores deberán acelerar con urgencia su formación en esta nueva tecnología, para llevar a cabo una educación remota de calidad, que es algo distinto a impartir una clase virtual y dejar tareas al alumno para la casa. 

 

4. Las empresas, que les interesa el teletrabajo para determinados puestos de trabajo, aceptarán cierta flexibilidad para que los padres y madres de familia puedan acompañar a sus hijos en los procesos educativos en casa. Será un equilibrio costoso de conseguir entre empresa y colegio, con la familia en medio.

 

5. Se requiere repensar los costos de la educación privada para facilitar la educación de calidad a más familias. Bastante procesos podrán estar tercerizados. Podría haber agrupación o fusión de colegios. La nueva normalidad en los centros educativo comporta una nueva logística de la movilidad.

 

6. La enseñanza que imparten los profesores perderá protagonismo frente al proceso de aprendizaje de los estudiantes, que es el auténtico protagonista de la educación. Las tareas, que dejarán de llamarse así, estarán encaminadas a aprender a manejar la información para convertirla en conocimiento.  

 

7. La nueva tecnología educativa facilitará mejor que ahora el uso de diversas metodologías: sesiones en grandes grupos, talleres lúdicos, laboratorios virtuales, expresiones artísticas... También permitirá el trabajo personalizado del profesor con un alumno de forma individual o con pequeños grupos, que tendrán mayor relevancia.

 

8. Los papás necesitarán formación adecuada para un nuevo rol educativo, centrado en la persona del hijo más que en el aprendizaje, en los valores más que en el conocimiento, en las habilidades más que en las evaluaciones.  La formación del criterio y la autonomía serán retos importantes.

 

9. Las evaluaciones estarán diseñadas para verificar qué habilidades, actitudes y vivencias han adquirido los estudiantes, más que para averiguar qué conocimientos no han adquirido todavía. El desarrollo de las habilidades de pensamiento, y la valoración de estas, será clave en el proceso educativo. 

 

10. El mayor reto lo constituye la educación preescolar. La presencialidad será parcial y no siempre en las instalaciones del centro. Se puede recurrir a instalaciones deportivas, parques, centros de entretenimiento, etc., de vez en cuando, para disminuir la concentración de personas en unas mismas instalaciones.

 

***

 

Por Regino Navarro Ribera
Fundador de LaFamilia.info. Español de nacimiento pero colombiano de adopción. Coach profesional, especialista en Ciencias del Comportamiento, estudios en Orientación y Consejería, profesor, conferencista y autor de varios libros. Twitter: @ReginoNavarroR

 

 

 

Más de este tema:

La nueva normalidad

10 consejos para profesores que tienen que trabajar en casa por el coronavirus

Guía para superar el impacto emocional del coronavirus

 10 Lecciones de Viktor Frankl sobre la adversidad que te pueden ayudar

 

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme