Por Vivian Forero/Blogs LaFamilia.info - 16.10.2020

 

 

Recientemente he tenido una idea en mi cabeza y es con respecto a quién debe o quién controla el tipo de letra de canciones que debe ser transmitida en programas de televisión y en especial, cuando se presentan en noticieros o en programas de entretenimiento en horario familiar? ¿A quién le duele o le preocupa lo que nuestros hijos y estudiantes observan y escuchan ya con tanta naturalidad? ¿Quién regula los programas de televisión y la hora o clasificación de los mismos?

 

En estos días de pandemia y de cuidarnos en casa, las familias han estado más expuestas a los medios masivos de comunicación y los padres se han podido dar cuenta de la calidad de los programas transmitidos o por el contrario, la falta de censura en los mismos.

 

Estamos siempre a la expectativa de señalar, juzgar, criticar o dar una opinión con respecto a lo que hace un familiar, el vecino, un amigo o un compañero de trabajo; creemos tener la razón y emitimos conceptos a priori o simplemente nos formamos una idea equívoca con algún gesto o expresión escuchada. ¿Pero aplicamos esto mismo a la literatura que escogemos o compramos a nuestros hijos, a la serie de televisión que elegimos o dejamos ver sin ningún acompañamiento? ¿A las conversaciones o expresiones jocosas, memes, chistes, películas, a las publicaciones que hacemos en redes sociales, etc.?

 

¿En este mundo en el que buscamos afablemente la coherencia, el respeto, la igualdad, la aceptación y la tolerancia, estamos aportando con nuestros actos al fortalecimiento de una sociedad más justa y con tendencia al bien?

 

Debemos iniciar por revisar a ojo clínico todo lo que se nos presenta a nuestro alrededor en donde se tergiversan circunstancias disfrazándolas de valores y por la lucha de alcanzar la igualdad, por ejemplo: la liberación femenina. Es triste percibir que esta lucha se va enfocando únicamente en la competición con el hombre, en cuanto a qué tan fuertes, atrevidas, osadas o libertinas somos. Mas no por qué tan inteligentes, creativas, resilientes, perseverantes, valientes o respetables somos o podemos llegar a ser. No es una lucha de poderes en el cual debemos estar enfocados para alcanzar la justicia tan anhelada. Es una relación recíproca basada en la tolerancia, respeto, comprensión, liderazgo, amor, trabajo en equipo y complemento.

 

En la actualidad abundan programas de televisión, series, películas, literatura, videos clips, cargados de antivalores, en donde se presenta tanto al hombre como a la mujer, como un objeto sexual. Donde las pasiones, el deseo, la lujuria es lo único que sacia y ese es el mensaje equívoco por el que debemos unirnos y luchar para que a nuestros hijos les lleguen mensajes que concilien con los valores transmitidos y fortalecidos en casa y colegio.

 

No podemos seguir con una venda en nuestros ojos pensando que sólo lo que educamos desde casa es suficiente y que además tenemos la confianza que se complementa en el colegio. Y ya con ello estamos confiados y tranquilos. No, no es justo que la sociedad misma se esté encargando de proliferar mensajes que van en contra de la ética y la moral. Que se preocupe solo por hacer más ricos a los actores y cantantes, aplaudiendo y consumiendo estos productos no aptos para menores ni para mayores, porque el hecho de haber alcanzado la mayoría de edad también nos debe cuestionar el saber escoger lo que sirve para nuestra vida o lo que daña nuestra conciencia y ensucia nuestra alma. El llegar a la mayoría de edad equivale a tener mayor responsabilidad y respeto por nuestra vida y sabemos que hay consecuencias por los actos realizados y también por las omisiones.

 

A lo largo de los años se han vetado muchas canciones o programas de televisión, pero con el tiempo, lo que escuchamos o cantamos tan pegajosamente, no nos causa ninguna preocupación. Y quien lo critica o prohíbe en casa raya por ser una persona correcta pero a veces es criticada como “anticuada” o “pasada de moda”. ¿Pero…quién impone la moda para lo inmoral? Me entristece que las acciones se están volviendo relativas. Ya es relativo que un bebé nazca o no, por el simple hecho de estar legalizado en muchos países; el quitarle la vida a una personas disfrazando el acto con la “eutanasia”; el luchar por el poder entre hombre y mujer, entregándose a la promiscuidad; creyendo con ello que es ser libre y que se decide sobre nuestro cuerpo. Cuando en realidad se está decidiendo por otros que imponen las modas. Se quiere luchar por la autenticidad y la diferencia mostrándose como copia de otras personas. Los ideales de personas a las que nos queremos parecer son efímeras pues hasta en las fotografías y videos hay maquillaje y ayudas extra, donde la realidad no es la que vemos porque el ideal se llega a convertir en una fantasía.

 

Estuve revisando historial de canciones en español vetadas y han sido por algunas circunstancias en especial. Remito un breve listado (tomado del .eltiempo.com):

 

• Luis Miguel - 'Decídete': en 1993, Luis Miguel solo tenía 13 y ya cantaba esta canción, cuya letra hablaba del primer encuentro sexual entre una pareja. Esto la llevó a a la censura.

 

• Belinda - 'Egoísta': en 2010, la mexicana tuvo que enfrentar una polémica respuesta por parte de su público en Argentina hacia su canción 'Egoísta', la razón estaba ligada a un lamentable hecho que vivió el país suramericano en 2004.

 

• Mecano -'Hawaii-Bombay': en 1985, la banda de pop español sacaba esta canción que hacía parte del álbum 'Ya viene el sol', sin embargo, causó una polémica reacción por tener en su letra alusiones al sexo.

 

• Los Tigres del Norte - 'La granja': en 2009, cuando la banda ganó el Premio Lunas a la música grupera, no quisieron presentarse a recoger el galardón. La razón fue porque los organizadores no quisieron que la agrupación cantara ese tema en el evento por sus referencias políticas a la inseguridad en México.

 

Pero en la actualidad, escuchando reguetón y trap (y dejando de lado muchos otros géneros musicales) es muy común el contenido sexual en sus canciones y en videos musicales. Llama la atención que las mismas personas permiten dichas canciones pues no hay censura en ellas y hay comentarios muy positivos frente a dichos cantantes. Por ejemplo está muy de moda Farina y Thalía por su reciente canción “Ten cuidao” en la cual hacen mención en un noticiero, al supuesto posicionamiento de la mujer y la lucha por su poder femenino. Al escuchar la letra de la canción me sentí ofendida y más aún, al leer en redes las felicitaciones de sus seguidores por la maravillosa creación.  Tomo como ejemplo esta canción, pero quiero aclarar que no tengo nada en contra de estas cantantes. Pero es de anotar que si deberían en general los cantantes y productores, tener más cuidado en sus composiciones, que rayan la vulgaridad y desconocen por completo los valores. Que los escuchan también sus hijos, hermanos, familiares, amigos. Que deben velar también por las buenas costumbres. No se debe escalar al éxito o a la fama pisoteando a los demás. Sin importar lo que conlleva esa música, que puede ayudar a crecer a las personas o por el contrario, llevarlos por el camino del mal. Muchos videos musicales también tienen gran contenido de violencia, palabras grotescas, machismo y feminismo.

 

¿Quién veta actualmente los video clips, las canciones, las películas, las series? ¿A quién se acude en esta petición por la coherencia y un mundo con valores?

 

***

 


 

Vivian Forero Besil

Especialista en Pedagogía e Investigación en el aula, Licenciada en Educación Básica y especialista en Gerencia de Instituciones Educativas. Con amplia experiencia en docencia. Felizmente casada y madre de un hermoso niño. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Más artículos de este autor >

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2020 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme