Por Prince Martínez / Blogs LaFamilia.info - 21.04.2021

El 23 de abril se celebra el Día del Idioma, en honor al autor de Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes Saavedra.

También ha sido elegido como Día Internacional del Libro pues coincide la fecha con el fallecimiento de Miguel de Cervantes y el nacimiento de William Shakespeare, en el año 1616.

Miguel de Cervantes y William Shakespeare son considerados como dos de los escritores más importantes de la historia de la humanidad. Cervantes es el mayor exponente de la literatura hispana, mientras Shakespeare de la literatura anglosajona.

Con el progreso en las comunicaciones, el manejo del lenguaje ha cambiado. Es increíble como las noticias nos tienen al día con lo ocurre en cualquier lugar del mundo por lejano que parezca. Pero antes de recibir la noticia por los medios, ya las redes sociales a través de whatsApp han llenado los espacios con los acontecimientos del momento.

Vemos con preocupación que el avance de la tecnología en las comunicaciones ha deteriorado el idioma. “La tecnología marca el pulso de las nuevas maneras de comunicarse y, en consecuencia, de la aparición de nuevos términos. Es el avance tecnológico el que propicia un nuevo lenguaje en estos tiempos que corren: 'Chatear', 'wasapear', 'tuitear', y 'guglear' son palabras que forman parte de nuestro nuevo vocabulario.”

Ante el ritmo imparable de la tecnología y de la ciencia, es muy común en los mensajes abreviar palabras porque ya no hay tiempo para repensar los textos. La pausa entre dos notas, el silencio necesario para proyectar una idea y dar color y belleza a un escrito, es cosa de literatos, porque la prisa es la norma de vida.

Anteriormente, era común elaborar un borrador para organizar el contenido y no sobrecargar el texto. Además, se revisaba la ortografía y antes de enviar el mensaje se verificaba que cumpliera los objetivos propuestos.

Hoy, se lee menos y por lo mismo el cerebro está menos entrenado para escribir. Y como la escritura requiere práctica, se obvia este esfuerzo por parte de jóvenes y adultos. Lo más grave, es que al hablar se cometen errores de dicción, se confunden palabras y a muchos, les resulta difícil expresar una idea básica, de manera clara y concisa.

Recuerdo que en el colegio veíamos Lengua Castellana que constaba de redacción, lectura, ortografía y caligrafía. Cada una de éstas se estudiaba de manera independiente pero todas hacían parte de la asignatura de Castellano. Recuerdo mucho la clase de ortografía. La profesora era Raque Baena. Ella dictaba y nosotros escribíamos. Después de revisar cada uno de los dictados, Raque nos hacía escribir cada palabra mal escrita cien veces.

En las clases de Redacción recuerdo como nos enseñaban que al describir un espacio podíamos transformar un lugar común en uno extraordinario, a expresar por escrito la novedad de una sensación, inclusive la invención de una palabra! Se trataba de que pudiéramos adquirir riqueza del vocabulario.

Muy importante era la clase de caligrafía con el Método Palmer. Consistía en cuidar la postura, la posición de la hoja de papel, tomar el lápiz de manera adecuada y practicar los trazos. Ahora tú eliges cursiva, negrita y los diferentes tipos de letra y es el dispositivo quien hace el trabajo.

Por eso, ante el Día del Idioma, nos queda un gran interrogante, cómo educar las habilidades comunicativas para afrontar las competencias laborales del mundo de hoy.

***

 

Prince Martínez
Tulia Martínez de Barrios, más conocida como “La Prince” es Orientadora Familiar de la Universidad de la Sabana y Universidad de Navarra (España). Fundadora de los colegios de la Asociación para la Enseñanza, Aspaen en Cartagena, Colombia. Asesora y consultora en temas de dirección, administración y gestión de la educación.