Imprimir
Categoría: Salud y Bienestar
Visitas: 4898

Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
17.05.2008

 

 

Para nadie es desconocido que el agua es un alimento extraordinario para el cuerpo y esencial para la vida. Oímos a menudo que lo ideal es beber ocho vasos de agua, o dos litros al día. ¿Pero sabemos en realidad por qué es tan importante beber esta cantidad?

 

El agua constituye un 60% del peso corporal en los hombres y cerca del 50% en las mujeres. Parte de esta agua se pierde a través de la orina, la respiración y la defecación. Otra cantidad se pierde por la piel en forma de sudor, aunque a menudo esta sudoración es invisible. En condiciones normales se secretan entre 0,5 litros y 0,7 litros de agua a través del sudor, pero esta cantidad se multiplica cuando la temperatura exterior aumenta.

 

Por la orina expulsamos algo más de un litro diario, y a través de ella se eliminan  toxinas resultantes del metabolismo, especialmente de la urea, la cual es el producto final de la degradación de las proteínas. Por ello, cuantas más proteínas incluya una dieta, más agua se requerirá para expulsar los desechos que ellas generan. Por otra parte, la pérdida de agua a través de la respiración y de las heces asciende aproximadamente a 0,4 litros.

 

Un adulto sedentario en un ambiente sin exceso de calor y humedad, requiere unos dos litros y medio de agua al día, que obtiene de tres fuentes: del líquido que ingiere, de los alimentos que consume, y del que produce dentro del organismo como consecuencia del metabolismo. Las frutas y vegetales son los alimentos que más agua contienen.

 

Cuidado con la deshidratación

 

De ahí la importancia de reponer el líquido que a diario perdemos en nuestro cuerpo a través de sus funciones naturales. Sin embargo con el sol y el calor sudamos más y, consecuentemente, la pérdida de líquidos se incrementa. Cuanto más líquido se pierde, más disminuye la capacidad del organismo para regular la temperatura.

 

Es importante tener en cuenta que no se debe esperar a sentir sed para tomar agua: la boca seca ya es síntoma de deshidratación, y el instinto de beber se pierde con la deshidratación progresiva. Calor, humedad y ejercicio físico son las condiciones idóneas para que aparezca un cuadro de deshidratación. Por ello, no hay que confiar en la sed y conviene beber regularmente de 8 a 10 vasos a lo largo del día. Una pérdida del 2% del agua corporal supone la pérdida del 20% de la energía física.

 

Efectos del agua

 

Beber de 1.5 a 2 litros de agua al día trae no solo bienestar y salud al cuerpo, sino que ayuda a prevenir enfermedades. Estas son algunas de sus propiedades curativas y preventivas:

 

 

No es cierto…

 



Fuentes: revista.consumer.es, cubiro.com, vaitman.com

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Joomla SEO by AceSEF