Imprimir
Categoría: Temas de Hoy
Visitas: 5162
Roberto Carlos Cuenca Jiménez
25.10.2010

 

 

 

La familia es la comunidad en la que, desde la infancia, se puede aprender los valores morales, comenzar a honrar a Dios y a usar bien de la libertad. La vida de familia es iniciación a la vida en sociedad. Al mismo tiempo, la familia es educadora en la fe, en los valores y virtudes; escuela del amor y del compromiso. “La familia transmite la fe cuando cree, ama y espera”. “La familia, como la mejor escuela de oración y de vida”.

 

Al respecto López Quintás, Alfonso. (2006), mencionaba: que para dar primacía voluntariamente a unos valores sobre otros, necesitamos suscitar en nuestro ánimo desde niños el sentimiento de asombro ante todo lo que encierra un valor: el clima hogareño de amor incondicional y ternura, un bello paisaje, un pueblo acogedor, una obra artística o literaria de calidad, un juego vivido con espíritu creativo, una conversación ingeniosa, un día espléndido, una acción noble, una fiesta popular o litúrgica vivida con autenticidad... Esta capacidad de emocionamos al ver la alta calidad de seres y sucesos cotidianos nos da energía interior suficiente para vencer la tendencia a las ganancias inmediatas y consagrarnos a la fundación de modos de unión más exigentes.

 

Los valores, las buenas costumbres, los principios éticos, se entienden y asimilan mejor cuando se basan en la práctica diaria y en el trato con otras personas, especialmente en el ambiente hogareño. Es decir, la influencia de los padres de manera directa en sus hijos y los abuelos indirectamente puede ayudar a la tarea de educar a los nietos.

 

Patiño Jaramillo, Sor Carmen. (2006), menciona dos aspectos importantes en relación al fortalecimiento de la enseñanza de los valores desde el hogar; lo cual ayudaría a fortalecer las relaciones humanas entre los miembros de la familia, para una mejor convivencia, así tenemos:

 

a) El ambiente que debe haber dentro de la familia

 

b) La Comunicación entre todos

 

¿Por qué educar en valores esenciales a los niños y jóvenes durante el desarrollo desde el mismo ámbito familiar?

 

Es verdad que los educadores tienen la responsabilidad de formar al ser humano, pero no lo es todo, porque necesita primero del apoyo primordial y fundamental de la familia, que tiene la tarea de orientar, educar, formar e impartir su propio ejemplo desde el amor y desde la vivencia de valores y virtudes; es decir, la función primordial de la familia, es la de ayudar a los hijos integralmente, a ser verdaderas personas de bien. De esta manera, surge el interés de educar en valores primordiales como:

 

Educar la voluntad

Es importante sugerir que recursos puede utilizar la familia para la consecución de la educación de la voluntad.

Educar en el esfuerzo

Educar en el orden

Educar en la sinceridad

Educar en el amor hacia los demás

Educar en la tolerancia

Educar en la trascendencia

En la educación de los valores, la familia está llamada a recuperar su tiempo y espacio para cumplir con la responsabilidad de padres, educadores y compartir cada uno de los momentos que les ayude a crecer juntos. Les invito a hacer de su hogar un nido de amor, donde cada miembro done lo mejor de sí mismo, para convertir sus vidas en una ofrenda de amor y esperanza.

 

 

Sobre el autor
Roberto Carlos Cuenca Jiménez es Máster, docente investigador de UTPL (Universidad Técnica Particular de Loja), mediador de conflictos, y pertenece al grupo de Proyectos ILFAM (Instituto Latinoamericano de la Familia)
E-mails: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Ecuador

Joomla SEO by AceSEF