Imprimir
Categoría: Embarazo
Visitas: 407
estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

Por LaFamilia.info -24.10.2019

 

Foto: freepic.diller

 

Hay tantas cosas alrededor de la lactancia, que muchas veces puede resultar abrumador para las mamás. Sin embargo, aquí te damos un parte de tranquilidad y te damos unos tips para que tengas una lactancia exitosa, sin dolor y que la puedas disfrutar como verdaderamente es: un momento mágico entre tú y tu bebé. 

 

La lactancia es una obra maestra de la naturaleza, es increíble cómo el cuerpo de la mujer se prepara durante todo el embarazo para que cuando llegue el bebé pueda tener su alimento y los anticuerpos necesarios para crecer sano y fuerte. 

 

Pero detrás de todo esto tan mágico, también es cierto que la lactancia puede resultar dolorosa para la madre y difícil para el bebé, sobre todo en esos primeros días que ambos están aprendiendo el uno del otro. Así que te invitamos a seguir estos consejos: 

 

1. Cuida tus pezones 

 

Los senos durante el embarazo se crecen para ir almacenando la producción de leche, así que la piel está más estirada y los pezones bastante sensibles. Y cuando nace el bebé hará succión y presión sobre ellos, lo cual puede agrietar el pezón. Para esto se recomienda que la mamá se aplique cremas especializadas para el cuidado del pezón después de cada toma. Asimismo, se debe evitar el uso de jabones, pues tienden a resecar esta zona y es lo que menos se necesita en este momento. 

 

2. Hazte masajes antes de pegar al bebé

 

Estos masajes preparan el pecho y hace menos dolorosa la primera succión del bebé. Con tus manos y en movimientos circulares repasa todos los senos durante al menos 10 minutos.

 

3. Asegúrate que el bebé tenga un buen agarre del pecho

 

Un buen agarre es la clave para una lactancia exitosa. De lo contrario será muy doloroso para la mamá y para el bebé será frustrante pues no podrá extraer adecuadamente su alimento. Para lograr un agarre profundo, la boca del bebé debe abarcar la mayor parte de areola y sus labios deben estar por fuera como la de un pescado, muy importante: la nariz y el mentón deben estar pegados al pecho. Por lo tanto, el bebé nunca deberá tomar sólo la punta del pezón. 

 

Un buen “tip” para lograr un agarre correcto, es tomar tu pecho en forma de “C” como si fuera una “hamburguesa”, luego debes poner el pezón cerca de la boquita del bebé para estimularlo y que abra bien la boca para lograr el agarre. ¡Verás la diferencia!

 

4. Adopta una posición en la cual ambos se sientan cómodos 

 

Existen varias posiciones para alimentar al bebé, pero la más común es la posición de cuna, en la que la mamá está sentada y el bebé está acostado reposando su cabeza en el antebrazo de la mamá. Para esta posición es importante que la madre tenga su espalda recta y totalmente apoyada, debe evitar encorvar sus hombros pues esto le traerá dolores. Algunas prefieren usar un cojín de lactancia que es en forma media luna y así lograr que el bebé esté a la altura de los pechos.    

 

5. No te fíes del extractor

 

El extractor es una excelente ayuda para aquellas mamás que tienen una alta producción de leche materna, pues muchas veces las tomas del bebé no vacían del todo los pechos. Sin embargo, si eres una mamá de baja producción te será más difícil extraer leche y te estresará el hecho que no estés produciendo la cantidad de leche que esperabas, así que no tomes el extractor como un "medidor" de tu producción. Mejor guíate por los indicadores que te da el bebé para saber si queda satisfecho o no. 

 

(También te puede interesar: Lee esto antes de visitar un recién nacido)

 

6. Confía en tí, no te estreses y disfruta este hermoso momento

 

Los bebés nacen con el reflejo de succión y todas las condiciones fisiológicas del recién nacido están diseñadas para mamar el pecho de la madre de forma natural e innata. Así que confía en tí, llénate de seguridad, trata de estar tranquila y mentalízate para tener una lactancia maravillosa. Pero también recuerda que cada embarazo es diferente, cada nacimiento es diferente y cada proceso de lactancia también lo es, entonces no permitas que el tema de la lactancia te genere tanta ansiedad y estrés, pues cada mamá hace lo mejor por su hijo y en caso que no tengas suficiente leche y requieras complementar, sigue creando el vínculo con tu bebé sin medir onzas. 

 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Joomla SEO by AceSEF