Imprimir
Categoría: Espiritualidad
Visitas: 800

 

ACI Prensa - 31.03.2020

 

Foto: Freepik 

 

El aislamiento en las casas para prevenir contagios por coronavirus puede resultar estresante para muchos, ante esto, el sacerdote uruguayo P. Daniel Kerber explicó cómo se puede ver esta situación con otra mirada.

 

En su mensaje, el P. Kerber relató la historia de dos presos que pintaban desde sus celdas.

 

Ambos miraban la misma ventana y “cada uno pintaba lo que veía”, prosiguió el sacerdote. “Uno pintaba el paisaje, el campo, el cielo, el sol, pero el otro pintaba los barrotes”, describió.

 

“Los dos tenían la misma imagen. La ventana, los barrotes y lo que veían detrás de la ventana. Y esto dice mucho de lo que estamos viviendo ahora”, reflexionó. 

 

“Este aislamiento social puede hacer que nos sintamos encerrados y eso puede generar en nosotros sentimientos de angustia, sentimientos de opresión; pero también nos puede permitir ver más allá de los barrotes, como pintaba el preso”, dijo.

 

“Ver más allá de los barrotes significa cortar y poner límite a toda la información que sobreabunda y muchas veces canalizados en un sentido”, explicó el P. Kerber.

 

“En medio de los barrotes podemos ver muchos signos de esperanza”, y relató cuando las autoridades de Lombardía (Italia) pidieron 300 médicos de apoyo y como resultado se presentaron siete mil médicos.

 

“Este tiempo es para estar en casa, es un tiempo para abrirnos al Señor y, como leíamos en el Evangelio del domingo, Jesús le abría los ojos al ciego”.

 

“Pidámosle al Señor que nos abra los ojos para que no solamente veamos los barrotes, sino más allá, para que veamos cómo la vida sigue y cómo el Señor sigue, en medio de una situación muy compleja, suscitando vida y vida en abundancia”, manifestó.

 

“Esa vida que se da a través de personas concretas que se ofrecen”, “aquellos que colaboran y que se ponen al servicio de los demás para hacer que esta situación sea menos penosa”, expresó.

 

“Pidámosle al Señor que nos conceda esta alegría de poder ver más allá de los barrotes y ver este tiempo como una oportunidad”.

 

“Que este tiempo de Cuaresma que es de conversión nos encuentre abiertos para ver”, “que el Señor nos invita a salir y ser testigos muchas veces estando en casa”, finalizó el P. Kerber.