Imprimir
Categoría: Cine
Visitas: 944
estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

Por Nory Camargo/CatholicLink - 08.06.2020

 

 

«El vendedor de sueños» es una película brasileña dirigida por Jayme Monjardim que llegó a la pantalla grande en 2016. La historia está basada en el bestseller de Augusto Cury  y se centra en la amistad que nace entre un mendigo y un renombrado psiquiatra que desea suicidarse.

 

La película está llena de diálogos profundos y frases llenas de enseñanzas, (está disponible en Netflix). No es la típica película comercial que te hace reír y desarrolla una historia obvia. «El vendedor de sueños» es una producción pensada para motivar al público, hacerlo cuestionarse sobre algunos de los temas más importantes de la vida y enviar una fuerte crítica al consumismo de una sociedad que se ha olvidado de soñar.

 

En ella se habla del suicidio, del valor de la amistad y la familia, la importancia de ponerle límites al trabajo, el duelo, el perdón, el mérito que tienen las segundas oportunidades y el secreto del éxito.

 

Dios y «El vendedor de sueños»

 

A medida que transcurre la película es inevitable no pensar en Dios y en lo que ocurre en nuestra vida cuando decidimos creer. Julio César (el protagonista) ha sido un hombre egoísta y prepotente, se ha empeñado en hacerle creer a su hijo que en la vida solo se puede ser el mejor, el número uno. Que no hay espacio para el fracaso o las lamentaciones.

 

Julio César es un personaje en conflicto consigo mismo, se siente cobarde y culpable por no ser capaz de lidiar con sus problemas a pesar de ser psiquiatra. ¿No es irónico que en hombre que se gana la vida tratando de ayudar a otros con su salud mental esté totalmente desequilibrado?

 

La misteriosa figura del mendigo a quien todos llaman el «maestro» no termina de convencer a Julio. Quien al inicio de la película es incrédulo, frío y hasta le responde con brusquedad. El mendigo no dice su nombre, sin embargo a medida que transcurre la película sus acciones le hacen honor al apodo con el que se le reconoce.

 

La fe, el perdón y el amor le devuelven el equilibrio al protagonista

 

Es fácil identificarnos con Julio César. Es un hombre al que la vida le ha pasado factura y se encuentra ahora frágil y vulnerable. El mendigo parece tener respuesta para todo excepto para responder quién es y de dónde viene. «El vendedor de sueños» nos permite reflexionar en temas que algunas veces nos parecen muy «pesados».

 

La misteriosa figura del maestro (quien además conquista a todos con elocuentes discursos) finalmente se desvela y nos deja una grandísima enseñanza. Es una película apta para toda la familia y perfecta para debatir temas trascendentales. Como el lugar que le damos al éxito, el dinero, las apariencias, los títulos y la familia.

 

Te dejo algunas de las frases más lindas y significativas de la película que sirven para reflexionar:

 

— «No tengas miedo del camino, ten miedo de no caminar»

 

— «Los suicidas no quieren matarse, quieren matar su dolor»

 

— «El primero en ser beneficiado con el perdón es aquel que perdona, no el perdonado»

 

— «El ser humano no muere cuando el corazón para de latir, muere cuando de alguna forma deja de sentirse importante»

 

— «Puedo venderte una coma, para que puedas continuar escribiendo tu historia, a pesar de que el mundo pese sobre ti»

 

— «El que comete suicidio es un asesino, primero se mata a sí mismo y luego mata a su familia»

 

— «El secreto del éxito es conquistar aquello que el dinero no puede comprar»

 

*Publicado originalmente en CatholicLink

 

 

Más reseñas de películas 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)