Por ReL - 24.09.2019

 

Foto: Freepik

 

Una investigación a gran escala de Science ha confirmado que la atracción por el mismo sexo no puede predecirse genéticamente, sino que está relacionada con muchos otros factores. Este estudio ha suscitado, entre otros comentarios, el de Christian Spaemann en el semanario Die Tagespost. Reproducimos su artículo a partir de la traducción italiana publicada en Tempi:

 

 

Lo decisivo es el entorno. Por qué el nuevo estudio sobre la homosexualidad se queda corto

 

De nuevo, un estudio sobre la homosexualidad. Y, de nuevo, nada realmente nuevo. No debemos asombrarnos: valorar correctamente la atracción homosexual exige un procedimiento extenso y diferenciado, que se acerque a este fenómeno en el contexto de la sexualidad humana, la complejidad de las relaciones, la biología y la psicología. Dado que, además, nuestro modo de mirar a la persona humana nunca está exento de supuestos filosóficos, dicha mirada será siempre, de alguna manera, controvertida. Y es una controversia que hoy, en todo el mundo occidental, tiene su origen principalmente en los años 70 del siglo pasado. Los defensores de los paradigmas de la "igualdad" y de la "no discriminación", que siguen dominando el discurso social, han tomado plena posesión de este tema. Desde entonces, la cuestión ya no es la tolerancia o la disminución de formas reales de discriminación de los homosexuales, sino la afirmación de una ideología.

 

La supresión de cualquier diferencia

 

En lo que respecta a la discriminación, bastaría hacer referencia al principio jurídico: "Lo que es igual debe ser tratado del mismo modo; y lo que es distinto puede ser tratado de manera distinta". Excluir a un homosexual de la presidencia del Deutsche Bank sería discriminación. Por el contrario, no permitir que una pareja homosexual pueda adoptar no sería discriminación, porque el niño sabe que es distinto tener un padre y una madre que tener dos madres o dos padres.

 

Volvamos entonces a la imposición de una ideología. El pensamiento de los intelectuales post-estructuralistas, según los cuales el reconocimiento de las diferencias entre las personas comporta de por sí relaciones de dominio y de poder, ha ganado influencia de manera constante en la sociedad. Y, en una especie de nominalismo radical, implicaba e implica prescindir completamente de cualquier diferencia entre las personas, como la que hay entre hombre y mujer, entre sano y enfermo, normal y anormal, natural y no natural, modificando sistemáticamente la conciencia social en esa dirección.

 

Sale de escena el bien común

 

Las carencias humanas ya no serán pues compensadas por la solidaridad y la compasión, sino meramente redefinidas como si no significasen nada. Una persona que nazca únicamente con tres miembros solo podrá sentirse bien cuando la humanidad deje de considerar normal la presencia de cuatro miembros.

 

Los homosexuales, que en su mayoría lo único que pedían era que se les dejara en paz y no sufrir desventajas sociales, han sido instrumentalizados como "propulsores de la diversidad" por parte de esta ideología de la pluralidad de género, haciendo que se alineen contra la "heteronormatividad" de la sociedad. Ciertamente, y desde hace mucho tiempo, no son las personas implicadas lo único que importa en este cambio de mentalidad. Las diferencias, aunque estadísticamente significativas, en la finalidad de la vida de un hombre y de una mujer, o la importancia para los hijos de la familia natural con un padre y una madre, todo esto, en virtud de dicha ideología, no debe ya jugar ningún papel en la evolución de la sociedad. En resumen: la felicidad del individuo y el bien común, el bonum commune, salen de escena cueste lo que cueste, aunque sea a costa de nuestro propio futuro.

 

La pregunta que no se quiere plantear

 

Cuando se trata de afrontar el tema de la homosexualidad, lo que se concluye es que desde hace decenios, en la investigación científica, se pregunta sólo a los datos en bruto, sin plantearse la pregunta sobre cómo surge la atracción homosexual dentro de una concepción de desarrollo bio-psico-social.

 

No sorprende, entonces, el resultado del estudio publicado recientemente en Science, en el que se analizan los datos de unas 500.000 personas. Ya antes se sabía que la homosexualidad no se puede explicar genéticamente. De todos modos esto no excluye factores biológicos como, por ejemplo, las influencias hormonales intrauterinas. Sin embargo, en este caso no se trata más que de factores de predisposición.

 

Los que son verdaderamente importantes son otros datos, es decir, los que nos dicen:

 

- que la atracción homosexual es muy fluida en el periodo de la pubertad;

 

- que sólo el 1,5% de los varones tiene de manera estable sentimientos homosexuales;

 

- que las personas interesadas preceden, a menudo, de familias rotas o conflictivas;

 

- que las relaciones entre personas homosexuales son sumamente frágiles;

 

- que los homosexuales, estadísticamente, sienten más a menudo atracción sexual hacia niños y jóvenes que los heterosexuales;

 

-que los homosexuales son estadísticamente más proclives a sufrir enfermedades psíquicas o al suicidio que los heterosexuales.

 

Todo esto, si se considera correctamente, no se explica con la discriminación social y la llamada "homofobia".

 

La confrontación negada

 

Hoy sabemos que la sexualidad -también la de los heterosexuales- se ve influida, en su complejidad, por la vivencia específica de cada persona, por las propias heridas y por toda una serie de motivos no sexuales. Por los innumerables testimonios individuales aportados por los psicoterapeutas en los últimos cien años, se puede constatar que la atracción homosexual a menudo tiene un historial psicodinámico en las relaciones con el padre y la madre, además de con el grupo de amigos de la misma edad y del propio sexo.

 

Muchos homosexuales encuentran una gran ayuda en analizar estas experiencias, a menudo muy dolorosas. Ciertamente no es un misterio que, al hacerlo, también la orientación sexual se pone en cuestión. Sin embargo, hablar abiertamente de esto sigue siendo un tabú. Se impide activamente una aproximación psicoterapéutica al tema de la homosexualidad.

 

Como ha demostrado la cumbre romana sobre los abusos, también algunos de los máximos exponentes de la Iglesia católica sufren los efectos de dicho tabú. Y cierran los ojos ante quienes han afrontado seriamente este problema para acabar, en cambio, asociándose al proceso de aplastamiento, autodestructivo y sin precedentes, de esta ideología que no tolera la diversidad, tirando por la borda el derecho natural y, con él, el magisterio de la Iglesia.

 

Sin embargo, las ideologías tienen las piernas cortas y se demostrará que sus discípulos no tienen futuro en la Iglesia.

 

(Traducción del italiano por Elena Faccia Serrano)

 

ElManifiesto.com - 21.08.2019

 


Giorgia Meloni, diputada iltaliana

 

Giorgia Meloni, Secretaria General de Fratelli d'Italia, y única mujer al frente de un partido, pronunció en el pasado Congreso Mundial de las Familias, un extraordinario discurso impugnando los fundamentos de la ideología y de la dictadura progres.

 

En dicho discurso, que se ha hecho viral, alcanzando cifras de difusión astronómicas, Giorgia Meloni dice cosas como:

 

"Creo en una sociedad en la que cada elección que uno hace acarrea sus consecuencias". "Rechazo una sociedad en la que cada deseo y cada capricho consisten en un derecho; una sociedad en la que uno no tiene responsabilidades, sino sólo derechos". Vale la pena verlo completo, aquí se los compartimos. 

 

 

ReL - 12.07.2019

 

Foto: mrsiraphol 

 

Seis grandes asociaciones italianas que representan a los médicos católicos, los psicólogos católicos, a asociaciones familiares y a asociaciones provida, han firmado un manifiesto conjunto para pedir mejores cuidados paliativos, decir un "no" rotundo a la eutanasia y oponerse "a la lógica del descarte que amenaza a las personas menos eficientes". Expresan además su apoyo a los profesionales sanitarios que no quieren que se mate a los pacientes. Y piden a la Cámara (el Congreso de los Diputados en Italia) que defienda legalmente estos valores. (Leer también: El Papa Francisco: recemos por los enfermos que son abandonados hasta dejarlos morir)

 

Comunicado conjunto de entidades italianas: "nuestro más firme rechazo a todo acto de eutanasia"

 

1. En vista de la inminente decisión del Tribunal Constitucional sobre el tema del fin de la vida, pedimos que el Parlamento, consciente de las propias responsabilidades institucionales, ejerza plenamente y a tiempo su función legislativa en materia. Por nuestra parte, deseamos volver a afirmar brevemente nuestro convencimiento, en nombre del cual nos sentimos impulsados a dar nuestra contribución efectiva a la sociedad actual, para la construcción de una renovada convivencia civil marcada por el respeto a cada ser humano, sobre todo si es débil y vulnerable.

 

2. Reconocemos que cada vida humana individual es un bien en sí misma, más allá de las circunstancias que, de hecho, marcan su parábola existencial; la peculiar dignidad humana que distingue a cada persona individualmente, desde el primer instante de su existencia hasta su muerte, une a toda la familia humana y nos hace iguales en valor. En consecuencia, reconocemos que para cada ser humano subsiste el deber moral de cuidar de la vida y de la salud propia y de la de los demás, en un clima de solidaria reciprocidad.

 

3. Somos plenamente conscientes del hecho que, a veces, la enfermedad y el sufrimiento irrumpen de manera implacable en nuestro camino, "hiriendo" profundamente nuestra historia personal y cargando sobre nuestros hombros pesos sumamente gravosos. Estamos convencidos de que en dichas circunstancias la persona "vulnerable" tiene derecho a no permanecer sola con su propia carga humana, sin que debe recibir de la comunidad (en la medida de las responsabilidades propias de cada rol) la ayuda necesaria para curar la enfermedad y aliviar el sufrimiento, en nombre del vinculo de solidaridad y el carácter común inherente a nuestro "ser humanos".

 

4. Consideramos que, aun disfrutando de un continuo y deseable progreso, la medicina actual aplicada a los casos clínicos concretos muestra a veces límites insuperables en lo que atañe a la curación; en dichos casos, con plena convicción consideramos que es obligatorio para el médico abstenerse de insistir en tratamientos que se demuestran clínicamente ineficaces o desproporcionados.

 

5. En especial, deseamos llamar la atención y relanzar la urgente exigencia de aumentar los esfuerzos y recursos para que se implementen aún más los cuidados paliativos, con el fin de garantizar el acceso a los mismos a todas las personas que los necesiten en todo el territorio nacional, como por otra parte ha sido ratificado por la ley 38/2010. La enfermedad, el dolor y el sufrimiento, con su cruda y gravosa realidad, exigen una respuesta auténticamente "humana" construida sobre el amor.

 

6. Con la misma convicción, en nuestra sociedad a menudo marcada por formas de utilitarismo y eficientismo, rechazamos enérgicamente toda "logica del descarte", que tiende a considerar a las personas marcadas por enfermedades u otras vulnerabilidades irresolubles (edad avanzada, discapacidad, patologías psiquiátricas, etc...) como un "peso inútil" para la comunidad, hasta el punto de considerar oportuno reducir (o incluso anular) los recursos y las ayudas para ellas, prescindiendo de sus necesidades efectivas.

 

7. A la luz de todo esto, deseamos por último expresar conjuntamente nuestro más firme rechazo a todo acto de eutanasia, en todas sus formas y modalidades, es decir, a cualquier decisión intencionada y directa finalizada a anticipar la muerte con el fin de interrumpir cualquier sufrimiento. De hecho, estamos convencidos de que la enfermedad, el dolor y el sufrimiento, en su cruda y gravosa realidad, exigen una respuesta auténticamente "humana" construida, no sólo en la ayuda de la mejor medicina, sino también en el amor, el compartir y el servicio; nunca merecen recibir como respuesta la violencia apresurada y engañosa de la eutanasia, falsamente humana, que daña la integridad de la vida y ofende la dignidad humana.

 

8. Miramos con suma aprobación la reciente toma de posición pública por parte de la Federazioni degli Ordini dei medici e degli Infermieri, que consideran que implicarse en posibles prácticas eutanásicas está en plena contradicción con las finalidades y los valores originario del arte de la medicina, expresados y confirmados en los actuales códigos deontológicos. Miramos con igual favor a otras iniciativas y tomas de posición que compartan nuestro punto de vista y valores.

 

9. Deseamos, por tanto, que una tal violación de la vida humana como es la eutanasia no encuentre nunca el aval y la justificación en el ordenamiento jurídico de nuestro país.

 

(Traducción del manifiesto desde el italiano por Elena Faccia Serrano)

 

ForumLibretas.com - 05.08.2019

 

 

 

“Estamos fabricando niños transgénero, estamos fabricando su depresión, su ansiedad, se ha convertido en una gran industria”, denuncia Heyer.

 

Un video de Walt Heyer se está haciendo viral en las redes sociales (haz clic aquí para ir al video). En el mismo, este ex transexual denuncia los perversos efectos de aplicar el cambio de género de hombre a mujer o de mujer a hombre en niños. Al mismo tiempo, este video recuerda el caso de David Reimer, que demostró con su caso que le reasignación sexual no es posible y que la identidad de género no se aprendía.

 

Heyer era vestido como mujer por su abuela cuando se quedaba a solas con ella. Eso le llevó a replantearse su sexualidad.

 

Aunque vivió como mujer hasta ocho años (se operó para ello) se dio cuenta de su profundo error y vivió, según el mismo explica, una situación de absoluta tristeza y dificultad.

 

Se operó de nuevo para recuperar su masculinidad y desde entonces se dedica a ayudar a personas en su misma situación para evitar que sigan su mismo camino y puedan tener una vida plena y feliz.

 

Heyer denuncia en el video la ideología de género: “Esto me causó daño y tengo algunos puntos de vista muy fuertes”, “Este fue el error más grande de mi vida”, “No hay nada bueno en lo que hizo mi abuela conmigo” cuando tenía 4 años, “Eso es abuso infantil”, “Tenemos que comenzar a llamarlo por lo que es”, son algunas de las afirmaciones de este ex transexual.

 

“No es de extrañar que terminen con ansiedad de separación y trastorno bipolar, trastornos disociativos, esquizofrenia y muchos otros trastornos que ellos quieren que ignores. Ellos quieren impedir que cualquier niño tenga acceso a la psicoterapia. La única razón por la que puedo hablar con ustedes hoy es porque después de 46 años lidiando con este problema, pude realizar una de-transición en 1990, después de haber recibido una amplia psicoterapia. La misma psicoterapia que intentan impedir que la gente tenga porque no quieren que de-transicionen”, lo cual es revertir al sexo biológico.

 

Walt Heyer: “Estamos fabricando depresión”

 

“Estamos fabricando niños transgénero, estamos fabricando su depresión, su ansiedad, se ha convertido en una gran industria con la que personas se lucran después de que las vidas de los niños están completamente destrozada”, denuncia Walt Heyer

 

“No hay absolutamente nada bueno en afirmar a alguien con el sexo opuesto porque destruye su vida”, prosigue para sostener que dentro de unos años “habrá alguien más hablando como yo diciendo que fue horrible lo que me hicieron”, “nunca deberían haberlo hecho”.

 

“Más del 50% de las personas con las que he trabajado, cientos de personas con las que he trabajado en los últimos diez años, fueron abusadas sexualmente. Niños que son abusados a una edad temprana llegan a la conclusión de que la única forma de evitar que vuelvan a ser víctimas de abuso sexual” es cambiar de sexo. “En su mente, ese es un mecanismo de defensa para el abuso sexual”, concluye Walt Heyer.

 

El ejemplo paradigmático de David Reimer, que acabó en suicidio

 

Un ejemplo que sirvió para empezar a visibilidad la profunda problemática que se derivaba de la reasignación sexual sue el caso de David Reimer (1965 – 2004).

 

Reimer fue un canadiense que nació como hombre, pero fue sexualmente reasignado y convertido en mujer, después de que su pene fuera accidentalmente destruido durante su circuncisión médica debido a que él y su gemelo a los ocho meses tuvieran fimosis.

 

Un psicólogo, John Money, llevó su caso, lo resignó como mujer y afirmó que se trataba del ejemplo de que la identidad de género se aprendía.

 

Años después, ya de adolescente, Reimer hizo público su caso: con 15 años empezó a vivir como hombre de nuevo y el sexólogo que le trató, Milton Diamond, constató que nunca se había sentido mujer. Después de sufrir fuertes de presiones Reimer se suicidó en 2004.

 

Su caso influenció las siguientes prácticas médicas y contribuyó a entender y confirmar la biología sexual natural. Tras Reimer la medicina empezó a declinar el número de reasignaciones con cirugía en personas con micropenes, con otras malformaciones o que hubieran perdido el pene en la infancia.

 

Su caso constituyó un apoyo para los científicos que consideran que las hormonas prenatales e infantiles influyen intensamente en la diferenciación del cerebro y la identidad sexual.

 

*Publicado originalmente en forumlibertas.com

 

ACI Prensa - 11.06.2019

 

 

 

Estamos presenciando el riesgo de que se imponga un pensamiento único a las escuelas como un pensamiento científico que no podemos aceptar. Al mismo tiempo debemos ser capaces de dialogar, de renovarnos y de valorar lo bueno que ha surgido en la investigación sobre el género”. Cardenal Giuseppe Versaldi

 

Esta ideología “presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia”. 

 

“Este problema que genera la ideología de género debe ser respondido con una “positiva y prudente educación sexual”

 

***

 

El Vaticano se pronunció sobre la ideología de género en la escuela con un documento de la Congregación para la Educación Católica titulado “Varón y mujer los creó. Para una vía de diálogo sobre la cuestión del gender en la educación”, publicado el pasado 10 de junio. 

 

En el documento se explica que “se difunde cada vez más la conciencia de que estamos frente a una verdadera y propia emergencia educativa, en particular por lo que concierne a los temas de afectividad y sexualidad”.

 

El Vaticano advierte que “la desorientación antropológica, que caracteriza ampliamente el clima cultural de nuestro tiempo, ha ciertamente contribuido a desestructurar la familia, con la tendencia a cancelar las diferencias entre el hombre y la mujer, consideradas como simples efectos de un condicionamiento histórico-cultural”.

 

En este contexto, “la misión educativa enfrenta el desafío que surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer”.

 

Esta ideología “presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo”.

 

Por el contrario, “la visión antropológica cristiana ve en la sexualidad un elemento básico de la personalidad, un modo propio de ser, de manifestarse, de comunicarse con los demás, de sentir, de expresar y de vivir el amor humano”.

 

Por ello, “la Congregación para la Educación Católica, dentro de sus competencias, tiene la intención de ofrecer algunas reflexiones que puedan orientar y apoyar a cuantos están comprometidos con la educación de las nuevas generaciones a abordar metódicamente las cuestiones más debatidas sobre la sexualidad humana, a la luz de la vocación al amor a la cual toda persona es llamada”.

 

De esta manera, “se quiere promover una metodología articulada en las tres actitudes de escuchar, razonar y proponer, que favorezcan el encuentro con las necesidades de las personas y las comunidades”.

 

Metodología en tres actitudes: escuchar, razonar y proponer

 

La Congregación para la Educación Católica, tiene la intención de ofrecer algunas reflexiones que puedan orientar y apoyar a cuantos están comprometidos con la educación de las nuevas generaciones a abordar metódicamente las cuestiones más debatidas sobre la sexualidad humana, a la luz de la vocación al amor a la cual toda persona es llamada. “De esta manera – se precisa en el Documento – se quiere promover una metodología articulada en las tres actitudes de escuchar, razonar y proponer, que favorezcan el encuentro con las necesidades de las personas y las comunidades. De hecho, escuchar las necesidades del otro, así  como  la comprensión de las diferentes condiciones lleva a compartir elementos racionales y a prepararse para una educación cristiana arraigada en la fe que «todo lo ilumina con nueva luz y manifiesta el plan divino sobre la entera vocación del hombre». *Vatican News

 

Lea el documento completo AQUÍ.

 

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme